El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 12

Traducido por Lily

Editado por Lucy


La duquesa sonrió un poco y miró a Leslie. La adopción de niños nobles era algo muy difícil de hacer. Aunque ella había escuchado esas palabras salir de su boca, habló con una expresión tranquila.

—Pero si se trata de la duquesa definitivamente podrá hacerlo.

De pronto la propia mujer levantó una tetera y le respondió a la niña sirviendo un vaso con agua.

—Está en lo correcto señorita Leslie, son pocas las familias que están por encima de los Sperados, y esta casa es una de ellas.

La joven observó el agua mientras caía desde la tetera en dirección al vaso. La duquesa lo hizo por sí misma de una manera perfecta, sonrió y al terminar dejó la tetera de plata a su lado.

—Pero necesito tiempo para preparar los papeles básicos, si quiero adoptarla, eso también incluye persuadir a la corte imperial y darles buenas razones, incluso los otros nobles pueden intentar detenerme o sabotear la adopción. Tengo muchos enemigos. Es molesto que cada vez que trato de hacer algo, siempre interfieren.

La duquesa gruñó brevemente y continuó.

—Y lo más importante, son sus padres, los marqueses Sperados. Tus padres biológicos siguen sanos y vivos, no puedo llevarme a la señorita Leslie sin su consentimiento.

—Mis padres…

Leslie frunció el ceño.

El marqués Sperado siempre había preferido a mi hermana Eli, mientras que yo termine siendo encerrada, usada para mejorar su vida, tanto Eli como los marqueses no tuvieron problemas ni remordimientos al lanzarme al fuego, todo con el fin de conseguir sus objetivos.

Si no me hubiera tirado del acantilado en ese momento, sin duda hubiera muerto. Jamás los consideraré como mis padres, ni tampoco quiero su permiso.

—No creo que sea necesario el permiso de mis padres.

Bueno si a eso se le puede considerar padres reales, ¿realmente la duquesa necesita su permiso? 

La niña se mordió el labio inferior al darse cuenta, que para conseguir su venganza aún necesitaba “un permiso”. Luego, miró cuidadosamente a la duquesa de nuevo.

—¿Entonces, cuanto tiempo tengo que esperar?

De forma pensativa la mujer con su dedo índice, dio ligeros toques a la mesa y de pronto dio una respuesta.

—Hmm… me llevará alrededor de un mes.

—Un mes…

Al escuchar sus palabras Leslie sintió una gran ansiedad y miedo, el proceso de adopción duraría más tiempo de lo que pensaba. ¿sería capaz de sobrevivir por otro mes, en su condición?

¿Tal vez, pueda en su lugar rogar que me deje quedarme en esta casa, hasta que pase ese periodo?

Su mente empezó a llenarse con sentimientos de miedo e inseguridad, quería seguir estando en este lugar, quedarse allí, definitivamente no quería volver a relacionarse con aquel matrimonio Sperado ni con su hija y mucho menos la niñera.

Al darse cuenta de sus pensamientos, Leslie sacudió su cabeza en señal de desaprobación.

¡No! ¿Por qué estoy pensando en algo tan estúpido?

Eso sería demasiado precipitado, si me quedara en esta mansión ahora, solo provocaría un problema entre la familia Sperado y la familia Salvatore.

Además, la duquesa dijo que la corte imperial y los otros nobles no lo aprobarían fácilmente. Planear todo eso durante un mes, sería mucho trabajo para la duquesa, ya que sin importar cuánto trabajo suba eso a su espalda, un mes sigue siendo muy poco tiempo.

Sí, lo mejor será no pedir más de lo que hemos hablado.

Leslie, apretó sus manos, sujetando su vestido, apenas a gusto, asintió para sí misma mientras miraba a la duquesa.

La duquesa Salvatore la miró y le hizo una pregunta.

—Señorita Leslie, excepto por usted y yo ¿alguien más sabe sobre su poder? Especialmente si proviene de la familia Sperado.

—Eli lo sabe.

—Debe referirse… A Eli Darren Sperado. ¿Hay alguien más aparte de ella?

La niña sacudió la cabeza con desaprobación. Casi nunca suele escuchar el nombre de su hermana, ya que para el Marqués ella sería su “pequena adorada hija”

Leslie intentó mantener oculto el gran odio que sintió al recordarlos.

Eli jamás pudo demostrar su poder, aunque ambas lo tuvieran, así que ella se adelantó y se lo mostró primero, como respuesta a su dolor. Ahora al darse cuenta de eso, su hermana trataría desesperadamente de esconder a las demás personas el poder que ella poseía.

—No, no hay nadie más.

La duquesa inclinó su cabeza ligeramente hacia un lado ante la respuesta de Leslie, luego sus oscuros ojos verdes la observaron.

—¿Podrá la señorita Eli guardar ese secreto?

—Si, definitivamente lo mantendrá en secreto, no desea que la atención de los marqueses llegue a mí, por lo que se ve obligada a mantenerse callada.

Y yo tampoco deseo tener su atención.

—Hmm.

La señora Salvatore, volvió a dar ligeros toques con su dedo índice, luego la miró.

—Sería algo malo, si la señorita Leslie aumenta más su valor.

¿De qué estará hablando? 

La niña la miró con los ojos bien abiertos, en estado de confusión.  Mientras la duquesa sonrió en silencio y continuó hablando, observando la linda expresión que hizo.

—Si los Sperados se enteran del poder que la señorita Leslie tiene ahora, el marqués no la dejará ir. Incluso hasta algo más grande podría ir detrás de ti. Por ejemplo… Sí, quizás ellos.

Una gran  serpiente con dos cabezas…

Leslie parpadeó sorprendida.

¡La familia imperial Recardius!

El  emblema de la familia real  Recardius era un escudo con una gran serpiente de dos cabezas con un sol y una luna en su boca. la cual ayudó al primer emperador en la fundación del imperio, y con el tiempo se convirtió en el símbolo de la familia imperial.

—No sé sobre otras serpientes, pero la serpiente que conozco es un poco codiciosa. Estoy segura de que la señorita Leslie entiende lo que quise decir.

 —Lo entiendo.

La mujer asintió, abrió su mano y levantó dos dedos, el dedo índice y el dedo medio para ver si la respuesta de la niña era satisfactoria.

—Está bien. Pero hay dos cosas que me gustaría pedirle a la señorita que haga. Primero, no dejes que otros vean tu poder. Segundo, no te lastimes por un mes, o sufras lecciones en casa. Intenta ahorrar tu fuerza. Si descubres algo sospechoso contactame de inmediato. Si no puedes hacerlo, uno de mis dos hijos irá a visitarte.

Entonces, Leslie no pudo evitar también hacerle una pregunta, ya que estaba confundida sobre qué era lo que tenía que hacer, vio en sus ojos verdes oscuros ligeramente doblarse debajo de la máscara.

—Entonces, duquesa, esta vez le haré una pregunta de mi parte. Por favor, avísame qué puedo hacer como “Leslie Salvatore”

Ella acabó por pronunciar ese nombre por un momento, pero algo le hizo cosquillas en su espalda, así que apretó sus manos sin ningún motivo.

Si entro en esta casa y me convierto en Leslie Salvatore, entonces recibiría un segundo nombre. 

Leslie sintió que su ánimo se levantaba.

—Hmm. Lo siento, señorita Leslie. Ese tipo de cosas es un poco difícil de responder ahora.

La duquesa la miró con una rara expresión llena de pena.

—Te haré saber el día que vengas a esta mansión como Leslie Salvatore. No tienes que preocuparte porque no es algo tan difícil para ti.

No sabía qué hacer a partir de ahora. Se sintió un poco injusto, pero asintió por ahora.  Fue porque recordó lo que dijo ayer en el salón.

Dios mío, creo que tenemos ratas en nuestra casa. Gracias, señorita Sperado.

Sería peligroso contar un plan secreto en presencia de una rata.

Leslie parpadeó al pensar en ello.

 ¿Y si el marqués Sperado descubre que estoy aquí?

Incluso aquella vez, use mi poder.

Además de eso, parecía que ellos estaban muy informados. Si ellos descubren que he visitado a la duquesa Salvatore, y que tengo este poder, el marqués me encerrará en una habitación tan pronto como regrese a la mansión.

Al pensar en todas las cosas que podrían suceder pequeñas lágrimas empezaron a recorrer los ojos de la niña en dirección a su mejilla. En eso la tranquila voz de la duquesa llegó a sus oídos

 —No se preocupe, señorita Leslie.

Al hacer contacto visual sonríe de nuevo. Sus ojos verdes parecían más brillantes y bonitos el día de hoy, que cuando los vió, por primera vez, cuando pensó que parecían un pantano profundo.

—Ahora me tienes a mí ¿no?

La joven sintió que sus preocupaciones se desvanecían de inmediato cuando la mujer le habló claramente, a pesar de que no sabía lo que estaba pensando.

—Si, es verdad.

♦ ♦ ♦

Luego, un pequeño carruaje color marrón de aspecto sencillo, sin marcar emblema que demostrará de donde provenía, ya estaba listo para llevar a la señorita Leslie a su casa.

La duquesa Salvatore, se quedó junto a la ventana del pasillo por un momento y la observó hasta el final, luego pronunció el nombre de su primer hijo.

—Bethrion, ¿has terminado tu entrenamiento? Eso fue más largo de lo que pensaba para ser matutino.

El muchacho, quien llegó empapado en sudor, escuchó las palabras de su madre y evitó el contacto visual.

Originalmente, el entrenamiento matutino comenzaba al amanecer y terminaba antes del desayuno, pero la duquesa era muy consciente de la razón por la cual su hijo continuó un poco más hoy, por lo que terminó el entrenamiento mucho más tarde de su hora de comer habitual.

—Madre, no estoy acostumbrado a tener la pequeña cosa, cerca.

El joven que rara vez se sonrojaba, recogió su cabello sudoroso

Bueno, supongo que es entendible. Leslie ni siquiera puede alcanzar su cintura porque él es mucho más grande que un humano promedio.

Y como siempre ha estado rodeado entre los miembros de la familia Salvatore y los caballeros, no es de extrañar que no sobresalga al ser una niña pequeña.

—Pero aún así, tienes que estar cerca de ella. Pronto se convertirá en tu hermana.

Al pensar en todas las cosas que pasaron, la duquesa dio un pequeño suspiro.

—Desearía que hubiera podido presentarles a Leslie a Sai y Enti, pero lamentablemente ellos están afuera.

Pero lo que no sabía era que su esposo, Sayraine, y su segundo hijo, Luenti, acabarían con un resultado tan decepcionante.

Aunque los dos estaban trabajando en este momento bajo el nombre de la duquesa Salvatore, por lo tanto no había nada que se pudiera hacer.

Estoy segura de que le hubiera gustado mucho.

Con mi primer embarazo estaba tan emocionado, deseaba tanto que fuera una niña. Tenía ese sueño.

Se portó como un lindo marido, incluso la llamó “Elizabeth” y decoró toda la casa, dándole un piso completo solo para su hija.

Pero al final el resultado fue “ese niño”

Leslie hubiera estado feliz de conocer a mi esposo. ¿No atrapó fácilmente los corazones de los sirvientes de la mansión, en solo un momento? Él se podría tan feliz que lloraría.

La duquesa Salvatore sonrió levemente, mientras recordaba a su esposo, quien era una persona muy emocional.

—De igual manera, se enteraran cuando regresen.

Ante las palabras de Bethrion, la dama asintió con la cabeza. Luego, volvió a suspirar.

Y como si le hubiera ocurrido algo, golpeó la ventana con ligeros toques usando su dedo índice, mientras miraba a su hijo por el reflejo de la ventana.

—Bethrion, parece que tenemos una rata en nuestra casa. El marqués Sperado sabía que había enviado a alguien a un orfanato.

La duquesa torció la esquina de su boca, y sonrió. Estaba segura de que el marqués Sperado sabría que hacer esta cosa pronto le pasaría factura.

¿Cómo se atrevía? La mujer estaba empezando a molestarse, pero pronto se relajó.

Ahora que lo pensaba mejor, gracias a estos sucesos pudo conocer a la señorita Leslie. Lo cual es un efecto inverso bien afortunado.

Estoy segura que el marqués Sperado ni siquiera sabe lo que esa pequeña niña está planeando dentro de su pequeña cabeza.

Quién pensaría que esa hija que abandonó, es tan hermosa, fuerte e inteligente.

Él ahora debe estar muy cómodo en su casa, sin saber nada.

—Me encargaré de eso, madre.

Tan pronto como la escuchó nombrar a la rata, Bethrion giró su cuerpo para irse y empezar la búsqueda.

—Sí, por favor.

La duquesa sonrió levemente, se dio la vuelta y regresó a su asiento en la gran mesa ovalada.

Lily
Viva!!! La Loli morada empoderada!!!!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *