El emperador y la mujer caballero – Capítulo 120

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La forma en que la gente miraba a Pollyanna era reservada y persistente, por lo que los ignoró como si ni siquiera existieran. La única razón por la que vino aquí fue simple.

Fue para su emperador, Lucius I.

Dos hombres estaban de guardia detrás del emperador. Uno era Sir Wook y el otro parecía desconocido. Pollyanna asumió que era el hermano de Sir Ainno, Sir Jainno, quien pasó los últimos diez años como jefe de los guardias personales del duque Luzo.

Antes de que Pollyanna se inclinara ante el emperador, Lucius I se puso de pie, haciendo que todos a su alrededor murmuraran en estado de shock.

—Mi caballero favorito.

—Su alteza, me siento muy honrada de ser invitada a su banquete.

El emperador estaba saludando a la caballero personalmente, y los otros nobles miraban molestos. Pero a Pollyanna no le importaba; estas personas no podían lastimarla con su apariencia. Podían mirarla todo lo que quisieran, pero nunca podrían derribarla.

Lucius I sonrió alegremente. Era el hombre más hermoso de la habitación y Pollyanna se sentía orgullosa de ser su emperador. El emperador le dijo:

—Hoy es su último día de vacaciones, sir Pol, así que he organizado este banquete para celebrar tu regreso al trabajo. Eres la heroína de esta noche, así que espero que la pases de maravilla.

Organizar tal fiesta para un solo caballero, especialmente un caballero que todavía no tenía un título y rango oficiales, era algo inaudito. Pollyanna sabía que todavía corrían horribles rumores sobre ella. Algunos todavía creían que ella era la amante del emperador. Algunos también la llamaban fea, pero estas personas no importaban.

Solo su amo le importaba y mientras él estuviera feliz de tenerla aquí, ella se quedaría y lo serviría. Ella lo seguiría a cualquier parte. Al infierno o a otra guerra, iría si su emperador lo mandaba. El único lugar para ella era al lado de Lucius I, y ser su sombra era su elección.

♦ ♦ ♦

Sir Wook la saludó y se hizo a un lado tan pronto como ella se le acercó.

—¿Has tenido unas buenas vacaciones?

—Sí, las tuve.

Sir Jainno se inclinó levemente para reconocerla. Sus ojos se negaron a apartarse de la franja dorada de su uniforme azul. Cuando Pollyanna permaneció de pie detrás del emperador, Lucius I se volvió hacia ella y la regañó.

—¡Te dije que disfrutaras la noche! Así que sal y diviértete.

—Soy más feliz cuando estoy a su lado, alteza. —Pollyanna también sintió curiosidad, así que preguntó—: ¿Por qué no baila, alteza?

—Me siento igual. Lo que más disfruto es cuando estoy a su lado, Sir Pol.

Pollyanna se lo tomó como una broma y con una sonrisa le agradeció. Lucius I, quien se dio cuenta de que ella tomaba sus palabras sinceras como una broma, tosió para ocultar su incomodidad. Allí, le dijo:

—No estaba bromeando.

—Sí, lo sé, alteza, comprendo lo que está diciendo. Si sales, tienes que mezclarte con la gente, lo que significa que tienes que hablar con ellos. Puede ser muy agotador.

—Umm, eso no es lo que quise decir.

—Soy muy consciente de lo importante que es relacionarse y conversar con la gente, pero técnicamente no estoy de servicio hasta mañana, así que creo que simplemente descansaré a su lado, alteza.

Estar detrás de su emperador como su guardia era un deber agradable. Cuando Pollyanna sonrió feliz, Lucius I miró hacia otro lado y murmuró:

—Me haces tan difícil rendirme…

—Si quiere bailar, ¡no se rinda! ¡Salga a bailar!

—Está bien. El duque Luzo está bailando, así que eso es suficiente para mí.

De hecho, el duque Luzo estuvo bailando toda la noche. Parecía muy decidido a encontrar una esposa lo antes posible. ¿Pensó que el emperador dejaría de obligarlo a trabajar tan duro una vez que se casara?

El emperador negó con la cabeza. Por supuesto, iba a mantener a su primo trabajando incluso después de casarse.

Lucius I luchó contra el impulso de tomar la mano de Pollyanna y comenzar a bailar. Como no podía confesarle su amor, le dijo en cambio:

—Sir Pol. Tienes que ser feliz, eso es una orden.

Pollyanna no lo demostró, pero estaba sorprendida y confundida.

¿Sir Rabi le dijo algo sobre mí? No, no puede ser. Pollyanna se dio cuenta de que su emperador era solo un gran hombre reflexivo que se preocupaba por su felicidad. ¡Qué gran emperador era!

Tanta gente en el mundo le deseaba felicidad. Estaba contenta de estar todavía viva. Pollyanna respondió en voz baja:

—Su alteza. Ya estoy muy feliz.

Lucius I sonrió alegremente, haciéndola sentir aún más feliz.

♦ ♦ ♦

Aehas, la antigua patria de Pollyanna, permitía a las mujeres heredar la riqueza y el título familiar. Si una familia noble no tuviera un hijo, su hija heredaría todo, pero en Acreia esto no estaba permitido. Una mujer no podía heredar legalmente nada. Lo único que tenía a su nombre era la dote que recibió de su familia cuando se casó, pero si se divorciaba tenía que devolver el dinero a su familia.

Si su esposo moría, la esposa podía heredar su riqueza, pero solo si tenían un hijo. Y a la esposa se le permitía actuar solo como guardiana temporal de su riqueza hasta que su hijo se convirtiera en adulto.

Pero aunque la ley de Acreia no permitía que una mujer heredara riquezas y títulos, no había una ley específica que estableciera que una mujer no podía recibir recompensas ni regalos. Lucius I usó este vacío legal para recompensar oficialmente a Pollyanna con un título y tierras. Como no se trataba de una herencia, se consideró una transacción legal.

Sin embargo, los ancianos, que todavía estaban muy pasados ​​de moda, protestaron rotundamente.

—¡Una mujer obteniendo un título! ¡Esto no puede ser!

—¡¿Y un marquesado?! ¡Eso es demasiado generoso, alteza!

—¡Su alteza, no puede recompensarla por tantas tierras! ¡Esto no es apropiado!

—No podemos creer que esté haciendo esto… Esta laguna debe solucionarse de inmediato…

—¿Quién sabía que alguien permitiría que una mujer se convirtiera en caballero y entrara en la guerra? ¡Esos idiotas de Aehas!

—¡Esos cobardes! ¿Dejaron que las mujeres lucharan por ellos?

Cuando protestar no funcionó, los ancianos optaron por abordar este problema de una manera diferente. El marqués Seeze le dijo al emperador con una sonrisa:

—De hecho, es muy impresionante que una simple mujer haya podido lograr tanto durante esta guerra. Me sorprendió mucho, alteza. —Lucius I esperó en silencio mientras el anciano continuaba—. Pero… Si permitimos la existencia del marquesado Winter, ¿qué será lo próximo? ¿No cree que habrá mujeres más sabias que podrían intentar lograr grandes logros? Y estas mujeres recibirán títulos y riquezas como la marquesa Winter… Pero su alteza, ¿ha considerado qué pasará con sus propiedades después de que estas mujeres mueran? ¿Quién los heredará?

—Me gustaría escuchar su opinión, marqués Seeze.

—No estoy tratando de sugerir nada, alteza. Soy realmente curioso. Cuando un noble muere, su heredero lo hereda todo. Pero, ¿qué pasaría si una mujer noble casada, que recibió su propio título y tierra, muere? ¿Quién heredará sus propiedades personales?

Lucius I pensó en todas las posibilidades rápidamente. Sabía lo que sugería el marqués. Si se permitiera que las propiedades de la mujer casada fueran heredadas a su esposo, aparecería un caso en el que un esposo mataría a su propia esposa por la riqueza.

Después de una breve contemplación, el emperador decidió:

—Si una mujer no puede heredar las propiedades de su esposo, entonces debemos ser justos. Hagamos la ley para que el esposo tampoco pueda heredar las propiedades de su esposa.

Los ancianos no tuvieron más remedio que aceptar la decisión del emperador. Así fue como se creó la nueva ley para las mujeres que recibieron sus propios títulos y tierras.

Por supuesto, los mayores confiaban en que Pollyanna Winter sería la única excepción. No creían que alguna vez hubiera otra mujer que pudiera lograr lo suficiente para recibir sus propios títulos y tierras, y los ancianos ya han escuchado el rumor de que Pollyanna era estéril. Esto significaba que la nueva ley de herencia para las mujeres realmente no importaba. Incluso si Pollyanna se casaba, no iba a tener un heredero, lo que significaba que sus tierras serían devueltas al reino.

Y si adoptaba un heredero, tenía que ser un varón noble. Esto significaba que su título y tierras irían eventualmente a un hombre. Todo lo que los ancianos tuvieron que soportar fue una generación de una sola mujer marqués, estaban de acuerdo con eso.

Pero los ancianos no terminaron. El siguiente tema que abordaron con el emperador fue la cantidad de tierras que recibió Pollyanna.


Maru
Debería matar a todos esos viejos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *