El emperador y la mujer caballero – Capítulo 124

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Un día, Pollyanna vio a Sir Ainno mientras caminaba. Habían pasado muchas cosas desde que se fue. Mientras estaba fuera, los caballeros de la orden de los caballeros estaban pasando un rato agradable mientras molestaban a Sir Mahogal.

Nadie parecía saber dónde había estado Sir Ainno todo este tiempo o qué había estado haciendo. Ni siquiera le informó al emperador en detalle, pero aún parecía tan confiado y tan autorizado como siempre.

Incluso ahora, Sir Ainno miró a Pollyanna con arrogancia cuando le decía:

—Deberías tener un mejor control sobre tu división.

Qué idiota.

Sir Ainno la miró con el ceño fruncido y Pollyanna hizo lo mismo. Se miraron el uno al otro con el rostro profundamente arrugado. Pollyanna finalmente respondió:

—Quería decirte lo mismo yo misma, Sir Ainno.

Sir Ainno eligió a sus caballeros basándose solo en sus habilidades y nada más. Estos caballeros siguieron las órdenes de Sir Ainno, pero no las de Sir Mahogal. Mientras Sir Ainno se fue, Sir Mahogal tuvo dificultades para controlar a estos hombres. Estaba tan ocupado que nunca tuvo la oportunidad de regresar a casa ni una sola vez.

Pollyanna no podía simplemente jugar a la defensiva, así que le preguntó a Sir Ainno:

—¿No te vas a casar, Sir Ainno?

—Puedo casarme cuando quiera y con quien quiera. —Sir Ainno respondió cómodamente—. Incluso puedo jugar hasta los cuarenta años y luego casarme.

¿Casarse con una joven a los cuarenta? Él era un idiota. Y cuando Lucius I lo escuchó, tuvo la misma reacción que Pollyanna.

—Inno, ¿hablas en serio? Eso es tan asqueroso, no seas un pervertido. Piénsalo.

Esto era especialmente un problema en Acreia. Los hombres solo intentaban casarse con mujeres jóvenes, lo que significaba que había muchas solteronas que no podían casarse. A Lucius I se le dijo que este no era un gran problema entre los aristócratas de alto rango, pero definitivamente lo era entre los nobles y plebeyos de rango inferior. Todos pensaban que el problema de las mujeres solteras se resolvería una vez que los hombres regresaran de la guerra, pero parecía que todos los hombres querían casarse solo con chicas jóvenes.

Tener demasiados hombres y mujeres solteros era un gran problema para el reino. Se consideraba de mala suerte. Por supuesto, el propio emperador no planeaba casarse pronto, pero estaba convencido de que era solo porque estaba demasiado ocupado en ese momento.

Se le pidió a Lucius I que aprobara un matrimonio entre un noble de unos treinta y una joven de trece. El emperador se estremeció de ira.

—Crearemos una ley que prohíbe a las jóvenes casarse. También se negará un matrimonio entre dos partes con una diferencia de edad superior a veinte años. No tenía idea de que hay tantos pervertidos en este mundo —anunció.

No había lugar para el amor cuando se trataba de un matrimonio entre aristócratas. Lo único que les importaba era la riqueza y el apellido. Una cosa era tener dos hijos comprometidos para casarse cuando fueran mayores, pero el emperador no podía permitir que los ancianos tomaran a niñas jóvenes como esposas. Simplemente estaba mal.

Mientras creaba nuevas leyes, Lucius I se sintió frustrado. Ya tenía tantas cosas que hacer, pero cada vez que terminaba una tarea, tenía la carga de diez más.

—No soy perezoso en engendrar un heredero. Tengo mucho que hacer por este reino —le dijo este a Pollyanna.

—De hecho, su alteza. Está trabajando muy duro y lo que ha logrado hasta ahora es muy impresionante.

Siempre que el emperador se sentía frustrado o molesto, todo lo que tenía que hacer era alabarlo. Esto pareció ser suficiente para animarlo y hacer que volviera a trabajar.

—Pero no todos son pervertidos, alteza —dijo Pollyanna.

Ella estaba en lo correcto. Había muchos soldados jóvenes que se casaron con una viuda con hijos que perdieron a sus maridos en la guerra. También hubo muchos que se ofrecieron a casarse con las hermanas e hijas solteras de sus compañeros soldados.

Lucius I los elogió y les otorgó regalos de boda.

Después de una agradable charla con Pollyanna durante su descanso, el emperador llamó al duque Luzo. El duque estaba trabajando sentado afuera porque los curanderos afirmaban que el sol era bueno para la caída del cabello. Con aspecto cansado, el duque Luzo apareció frente al emperador, quien lo miró con cariño y disculpa.

—Luzo, te prometo que después de que terminemos la mayor parte del trabajo, te dejaré ir.

—¿De verdad quieres decir eso?

—Por supuesto. Soy el emperador y nunca haría una promesa que no pueda cumplir.

—¡Todos, escribid todo lo que decimos con precisión! ¡Hacedlo! ¡Aseguraos de hacer un trabajo perfecto! —gritó el duque a los escribas.

Pollyanna observó a los dos hombres trabajar duro durante un rato antes de salir de la habitación.

—¿Cómo es que hay tanto que hacer por todos nosotros?

Pollyanna vio recientemente el retrato del duque Luzo cuando era más joven. Se sorprendió al darse cuenta de que solía ser un joven hermoso antes de que comenzara la guerra. Ella se compadeció de él y se sintió avergonzada de haberse quejado de la cantidad de trabajo que tenía que soportar.

Incluso las personas más importantes como el duque y el emperador están trabajando tan duro… No debería quejarme en absoluto.

También se sintió avergonzada de que Sir Ainno señalara cuán incontrolada estaba su división. Demasiado trabajo no era lo suficientemente bueno como excusa, necesitaba solucionar este problema lo antes posible.

Pollyanna convocó de inmediato a una reunión de emergencia. Todos los guardias, excepto los que necesitaban quedarse con el emperador, se reunieron a su alrededor. Sus propios hombres, que estaban familiarizados con su estilo de entrenamiento y conferencias, miraron al cielo con miedo.

—Por los estúpidos hombres de Sir Jainno, todos vamos a ser castigados…

Los guardias de Pollyanna miraron enfadados a los guardias de Sir Jainno. Era Pollyanna quien los iba a castigar, pero ellos no estaban molestos con ella. Sus hombres sabían que Pollyanna tenía que ser muy estricta y dura para controlar esta división porque era mujer y era extranjera. Esta era la única forma de ganar una lealtad firme e inquebrantable por parte de su unidad.

Hoy iba a ser el día en que Pollyanna les mostraría quién mandaba.

Era un hermoso día soleado en el área de entrenamiento del castillo. Cualquiera que la desafiara, incluso en lo más mínimo, sería arrastrado a la celda de la cárcel y azotado sin piedad.

—Supongo que todos pensáis que está bien relajarse y vivir un poco solo porque la guerra terminó, ¿eh? ¿Creéis que podéis faltarme el respeto y saliros con la vuestra? ¿Sabéis quién me dijo que perdí el control sobre mis propios hombres? ¡Es Sir Ainno, me dijo que perdí mi toque! ¿Debo conseguiros, hombres, que se unan al entrenamiento con la orden del caballero? ¿Os gustaría ser entrenados por Sir Ainno? ¿Es eso lo que se necesita para que me escuchéis? —anunció con fuerza.

—¡No, señora! ¡No volverá a suceder!

—¡Le pedimos disculpas, Sir Pollyanna!

Pollyanna asintió con la cabeza y continuó:

—Si tenéis una queja contra mí, decidla y la consideraré. Si tener una superiora es un problema para alguno, puede acudir a mí. Le quitaré los huevos y le haré mujer para que no tenga más problemas conmigo. Si tener un extranjero como superior es un problema, dímelo. Lo arreglaré haciendo que lo ejecuten por desafiar la orden del emperador, que era considerar a todos en este continente como acreianos. ¿Algo más? ¿Mi título? ¿Mi fuerza? Si tenéis más problemas, podéis quejaros con el emperador y ver qué pasa. ¡¿LO ENTIENDÉIS?!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *