Emperatriz del Bisturí – Capítulo 35

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Esta es la persona que intenta cortar las fuerzas de la Expedición de Crimea usando el reino Moncelle. Si no fuera por su consejo, las fuerzas de la Expedición de Crimea habrían sido destruidas.

Pero ¿por qué está Louise Nicholas aquí en este baile? La república y el imperio no estaban lo suficientemente cerca como para enviar emisarios. Ella mezcló su conocimiento de su memoria pasada para llegar a una conclusión. ¡Quizás…! ¡¿Es por eso?! Estaba sorprendida más allá de lo creíble. Esperaba que su conclusión fuera errónea. Pero si no fuera por eso, Nicholas no vendría a Brittia.

—¿Por qué… un baile conmigo?

—¿No es el honor de todos los hombres bailar con una bella dama? Y quería conocerte desde hace mucho tiempo.

—¿Conocerme?

Louise Nicholas sonrió. Solo sus labios sonrieron.

—Sí. Me preguntaba quién era la persona que detuvo mis planes. Nunca imaginé que sería una bella dama como tú.

La cara de Elise se endureció.

¿Sabía que adiviné los movimientos del reino Moncelle? Lo miró a los ojos. Su mirada estaba hundida. Como una serpiente que miraba a su presa. Louise Nicholas extendió suavemente su mano.

—Bella dama. ¿Harías el honor de bailar conmigo?

Elise vaciló. Para ser honesta, no quería bailar. ¡No se sentía tan bien, y era Nicholas de la república! ¿No era técnicamente el enemigo de su segundo hermano en su vida pasada?

Pero rechazar su oferta fue grosero. Estaba bien rechazar a la mayoría de la gente, pero él era básicamente el príncipe de la república. Era el hijo del presidente gobernante de treinta años, y probablemente iba a ser el próximo.

Ah… si alguien lo detuviera. Ella terminó sosteniendo su mano. Pero fue entonces cuando su mano enguantada tocó la de Nicholas. Una voz fría se les acercó.

—Detente.

—Eso es suficiente.

Cabello negro oscuro y ojos dorados que tenían poderes sobrenaturales. El hermoso pero frío príncipe heredero los estaba mirando. Elise hizo una reverencia.

¿Por qué está aquí el príncipe heredero?

—Elise de Clarence saluda al príncipe heredero.

A diferencia de ella, Nicholas le habló casualmente.

—Esta es la primera vez que te veo desde el Continente Negro hace dos años. Ha pasado un tiempo, alteza, no, ¿puedo llamarte príncipe, como en el Continente Negro?

Pero el príncipe heredero ni siquiera lo miró. Linden todavía miraba sus manos.

—Déjala ir. ¿No me entiendes? Suelta esa mano.

Su voz era más fría de lo normal.

La cara de Nicholas se puso rígida. Y volvió a sonreír.

—¿Por qué debería? ¿No puedes pedir a bellas damas que bailen en Brittia?

—A ella no le gusta.

—¿Perdón?

—¿Estás ciego? ¿No ves que a ella no le gusta?

Y la expresión de Nicholas desapareció de su rostro. Miró a Elise. Ella hizo una expresión incómoda al recibir su mirada.

¿Qué pasó? Ella no quería bailar con él. E incluso esperaba que la gente lo detuviera. Pero, ¿por qué estaba el príncipe heredero aquí tan de repente?

E incluso parecía extremadamente incómodo. Ella podía decir exactamente lo que él estaba pensando ya que él fue su esposo. Parecía frío como siempre, pero en realidad era una mirada muy desagradable. ¿Pero por qué? ¿Por qué se sentía así?

—Entiendo. Cometí un error.

Nicholas sonrió. Luego se encogió de hombros y se arrodilló hacia Elise.

—Bella dama, daré un paso atrás ahora. Si nos encontramos de nuevo, ¿puedo pedir otro baile?

—Ah… sí.

—Esperaré el día hasta que podamos vernos de nuevo. Estoy esperando desesperadamente, así que probablemente se hará realidad.

Se despidió de ella a la manera franca. Y los dos se quedaron solos en la esquina.

Elise lo miró torpemente en medio de ese incómodo silencio.

—Uh… gracias, su alteza.

—¿De qué estás agradecida?

Elise se preguntó por un momento. ¿De qué estaba agradecida? Pedirle a la gente que bailara aunque no te gustara era normal. En realidad, el príncipe heredero era extraño por detenerlo. Pero ella seguía agradecida. Porque realmente no quería bailar con él. Ella respondió con honestidad.

—No quería bailar con él.

—No tienes que estar agradecida. —Giró la cabeza y habló—. Simplemente di un paso adelante porque no me caía bien. No fue para ayudarte.

—Entiendo. Pero todavía estoy agradecida.

Ella entendió un poco por qué él había intensificado. Hace dos años, el Continente Negro había comenzado una guerra con el imperio y la república. El príncipe heredero y Nicholas lucharon para matarse entre ellos, por lo que probablemente todavía tenían sentimientos intensos. Lo suficiente como para sentir odio cuando se vieron.

No, pero ¿siempre fue alguien que se movió por sentimientos personales? Nunca lo vi expresar sus sentimientos públicamente. ¿Era eso lo mucho que odiaba a Louise? Pero ella no podía continuar sus pensamientos. El príncipe heredero dijo palabras inesperadas a continuación.

—Señorita Elise.

—¿Sí?

—Si está bien, ¿bailarás conmigo?

—¿Disculpa?

Elise levantó la cabeza sorprendida. Sus indiferentes ojos dorados la observaban.

¿Me acaba de pedir que baile? ¿Ese príncipe heredero?

—Señorita Elise, ¿bailarías conmigo? —le preguntó de nuevo.

Damas elegantes vestidas, comida abundante y vino delicioso. Hubo muchas cosas que hicieron que una pelota fuera hermosa, pero una de las más importantes fue bailar. Un conjunto de hombres y mujeres bailando juntos con la maravillosa música. No era solo movimiento, sino una historia, así como un arte.

Y en este momento, en medio del Salón Imperial. Se estaba desarrollando otro arte.

—¿Qué, el príncipe heredero?

—¿El príncipe heredero de verdad?

Todos miraron el centro del baile.

¡El príncipe heredero, Linden de Lambert, bailaba al ritmo de la música con una chica!

—¿Cuánto tiempo ha pasado desde que el príncipe heredero bailó?

—No lo he visto bailar recientemente. Es interesante.

—¿Pero quién es esa señorita?

—Creo que ella es la señorita Clarence de la familia del canciller.

Todos los presentes en el baile los miraron a los dos.

—De todos modos…

Alguien murmuró.

—Es impresionante.

Sonaban encantados.

—¿Ese baile siempre fue tan hermoso?

Así se sentían todos. Si, era hermoso. Una música suave pero moderada. Y un hombre fuerte guiando a la dama con un vestido ligero, siguiendo sus pasos. Era un baile compuesto, suave y elegante, pero controlado.

—Es realmente bello.

—El príncipe heredero es famoso por ser un buen bailarín, pero esa dama también es increíble.

—Sí. Tampoco creo que ella haya tenido su ceremonia de mayoría de edad.

Todos los hombres y mujeres en el salón de baile admiraban su baile.

—De todos modos, es difícil bailar así si no encajas bien con tu pareja, pero realmente encajan bien juntos.

—¿Verdad? Es increíble.

Bailar no era algo que hacías tú solo. Tenías que llevarte con tu pareja.

—No lo habrían practicado antes, ¿verdad?

—No, no lo creo.

A menos que fueran amantes o una pareja, no bailarías repetidamente con una sola pareja.

—No lo sabes. Como es una dama de la familia Clarence, podría haber conocido al príncipe heredero.

—Oh, ahora que lo dices, supongo que sí. Entonces, ¿crees que la prometida que se anunció hoy es la señorita Clarence?

Las mujeres nobles charlaban sobre lo que pensaban. En realidad, sus conjeturas no estaban equivocadas. Puede que el príncipe heredero no lo supiera, pero este no fue el primer baile de Elise con él. Como en su vida pasada, estaban casados.

Al recibir las miradas de todos, la señorita Clarence, Elise, se perdió en sus pensamientos.

Ha sido un tiempo. Un baile con su alteza. Prometida, princesa heredera, emperatriz. Fue un amor unilateral, pero había durado nueve años.

Odiaba bailar, pero tenía que presentarse como el príncipe heredero, y ella tenía que bailar con él en esos momentos.

Su liderazgo. Es lo mismo de siempre. Su baile reflejaba su personalidad. Un baile indiferente y controlado, a la vez que poderoso. Era un baile perfecto, peinado con los modales del Palacio Imperial, pero era difícil de seguir.

Trabajé muy duro para seguir su ejemplo. Después de avergonzarse durante su primer baile con él, practicó hasta que le sangraron los pies. Esperaba que él viera sus esfuerzos. Todo está en el pasado. Comenzó a sentirse amargada pensando en aquel entonces. Bueno, hoy es especial. No voy a bailar con él así en el futuro.

Ella no sabía por qué él le pidió que bailara. Nunca bailó hasta que fue absolutamente necesario. Y no estaban en ninguna relación ahora.

No lo sé. Me duele la cabeza. Solo quiero irme a casa.

Luego, a medida que la música se hizo más rápida, su liderazgo cambió. ¡Fue más duro!

—¿Qué estás pensando?

Era una voz baja mezclada con disgusto.

—No es nada.

Y fue entonces…

¡Su mano repentinamente se movió por su espalda hasta su cintura!

| Índice |

2 thoughts on “Emperatriz del Bisturí – Capítulo 35

  1. Moustache says:

    Realmente todavia no me decido por un posible ship real, el principe es un posible pero todavia no veo como se desenvuelve, siento curiosidad por ese tal mikhail(? Y espero profundamente que ella no se vea obligada a ser la emperatriz si no lo desea.

    PD: Les agradezco su continuo esfuerzo, la traducción esta magnifica y es como estarlo leyendo directamente del original por la calidad y coherencia.
    PD2: me encantan las mini clases de medicina, esta todo de una manera muy clara y me encanta sentir que aprendo de ese tema. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *