Espada y Vestido – Capítulo 5 – Parte 2: El banquete de la princesa Aranea

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


¿Qué podría hacer además de acariciarle la cabeza? En lugar de responderle, extendí mi mano y mis dedos rozaron su cabello negro. Su cabello era suave y se sentía bien al tacto. Mientras acariciaba su cabeza, el capitán Jullius se quedó quieto y confió completamente su cabeza y se apoyó en mí. Al observar su estado actual, de repente recordé que Clauen afirmó que el capitán Jullius era una persona sensible. ¿Pero no lo parecía? ¿Quizás se abstenía por cortesía?

—Capitán Jullius.

—¿Mmmm?

—Si no te gusta cuando hago esto, siempre puedes decírmelo.

El capitán Jullius giró la cabeza para mirarme y dijo:

—No lo odio.

—¿Es eso así?

Entonces estaba bien para mí tocarlo más. Cuando estaba a punto de inclinar mi torso hacia el capitán Jullius nuevamente, sentí que alguien más se acercaba. Luego…

—¡Oh! ¡Lo siento!

Una pareja de hombres y mujeres jóvenes que voltearon las cortinas, rápidamente regresaron mientras se disculpaban. Ah, olvidé poner el letrero para indicar que este lugar estaba ocupado. Tuve que quitar la decoración del cordón de la cortina o colgarla al revés. Le acaricié el pelo por última vez y salté de la barandilla.

—¿Vamos ahora, sir Rizar?

El capitán Jullius respondió extendiendo su brazo de una manera muy natural.

—Vamos, señorita Epheria.

Caminamos juntos hacia el salón de banquetes de buen humor.

Quizás porque habría algunos miembros de la familia imperial que asistieron a este banquete, hubo otra inspección en la entrada del salón de banquetes. Cuando estábamos en medio de verificar nuestras identidades, una mujer noble de veintitantos años que usaba un vestido rojo se nos acercó.

—Los he estado esperando, sir Rizar y la señorita Epheria.

¿Quién era ella? Era la primera vez que la veía. Cuando le eché un vistazo al capitán Jullius, por el aspecto de sus ojos, parecía que él tampoco lo sabía. La noble dama sonrió dulcemente cuando vio nuestras miradas confusas, luego se presentó.

—Soy la condesa Canaly. Sir Versena me pidió que los cuidara a los dos durante este banquete.

Versena… Ah, así que era la asistente Ortzen. No importaba cuánto habíamos aprendido, Ortzen todavía estaba preocupado de dejarnos asistir al banquete sin ninguna orientación adecuada. Entiendo. La condesa Canaly se adelantó a nosotros mientras comenzaba a molestarla en voz baja.

—En primer lugar, ambos deben saludar a su alteza la primera princesa Aranea, la anfitriona de este banquete.

Eso ya lo sabía.

—Después de eso, les presentaré a algunos nobles acreditados para construir algunas conexiones. Será útil en el futuro conocerlos.

¿Podíamos saltar esa parte?

—Cuando hayan terminado de socializar con ellos durante bastante tiempo, los dos bailarán para una o dos canciones. Este es el primer banquete en el que anuncian al público que ambos están en una relación, así que mantengan una relación cercana siempre que sea posible.

Eso era fácil. Después de bailar un poco, disfrutaríamos de la comida. Después de pasar por el puesto de control y pasar una puerta más, finalmente llegamos al salón de banquetes. El gran salón para banquetes, con techos tan altos como un edificio de dos pisos, ya estaba abarrotado de muchos invitados. Colocados en la larga mesa cubierta con cordones blancos, había varios aperitivos servidos maravillosamente con decoraciones elaboradas y también estaba la orquesta imperial a un lado. Noté que había estatuas únicas, muebles coloridos, hermosas decoraciones en la pared y demás dentro del salón de banquetes, pero lo más importante era la comida. Aunque el propósito de hoy para venir al banquete era diferente, pero en el pasado, siempre asistía a muchos banquetes en mi tiempo libre para comer postres dulces. Era gratis.

Este era un banquete informal, por lo que no llamaron el nombre de todos los invitados cuando el invitado entró en el pasillo. Era solo que había algunas personas que nos echaron un vistazo. En el pasado, muchas jóvenes nobles me rodeaban de inmediato tan pronto como entraba en el salón de banquetes… Me sentía algo aliviada y triste al mismo tiempo.

—Su alteza la princesa Aranea está por aquí.

La condesa Canaly usó el extremo puntiagudo de su abanico para empujarnos a caminar más rápido.

Mi relación con la princesa no era tan buena… Pero eso ya no era importante porque no me reconocería ahora, ¿verdad? Después de seguir el acuerdo de la condesa, vi a la señora cuyo rostro me era familiar. Una bella dama de veintitantos años con cabello rojo, cuerpo alto y delgado y un par de brillantes ojos dorados. Ella no era otra que su alteza la primera princesa Aranea, que era famosa por su inteligencia, sus sabios conocimientos, así como la princesa mayor del emperador reinante. Además, ella siempre estaba liberando que iba a atraparme y comerme vivo en el pasado… Ah, le tenía miedo. Sentí ganas de huir de aquí.

Inconscientemente apreté el brazo del capitán Jullius y él giró la cabeza mirándome con cara de desconcierto.

—¿Qué pasa?

—N-Nada. Yo… solo me siento un poco nerviosa.

Después de que me regañaron para siempre en total tres veces, siempre tenía el impulso de huir cada vez que veía su cabello rojo, pero nunca imaginé encontrarla de nuevo ahora. En realidad, la princesa no era una persona grosera o alguien que tuviera mal temperamento. Para ser honesta, era una persona tranquila y una princesa capaz, pero… No sabía por qué ella siempre me molestaba. Sin embargo, recordé que nunca le había hecho nada malo. Entonces… ¿por qué fue?

Entonces, de repente, alguien gritó mi nombre.

—¡Hermana mayor Silla!

¿Hermana mayor? Giré mi cabeza hacia la dirección de donde venían los sonidos y vi a alguien que nunca había visto antes. Sin necesidad de preguntarle su identidad, podría adivinar por completo quién era ella. Una chica de cabello rubio con un par de ojos morados que era sorprendentemente similar a la condesa, era definitivamente Roanne Epheria, mi media hermana. Ella era realmente hermosa como su madre. Con una cara ligeramente pálida, se acercó a mí y preguntó en un tono agudo.

—Escuché que la hermana mayor no vendría.

—Debes haberlo escuchado mal. Yo nunca dije eso.

Debía estar sorprendida. Era imposible para una dama noble ordinaria escapar de ser secuestrada en un carruaje de caballos, y también destruir la puerta del carruaje. Nunca se imaginó que podía escapar y acudir al banquete cuando ya sabía que su madre había logrado secuestrarme. Roanne trató de suprimir su ansiedad y relajó su expresión, luego estaba a punto de decir algo otra vez, pero la condesa Canaly la golpeó y se paró frente a ella.

—Jovencita, ¿cómo puedes impedir que otras personas saluden a su alteza? Es un comportamiento muy grosero. Teniendo este tipo de actitud, ¿te ves como alguien en una posición más alta que la princesa Aranea?

Las palabras de la condesa asustaron a Roanne y ella rápidamente retrocedió.

—N-No, no lo es. Absolutamente no. Lo siento.

Después de que ella dijera eso, me fulminó con la mirada.

¿Qué? ¿Qué hice? La que te regañó es la condesa Canaly, ¿por qué me miras así? La condesa se retractó de su fría mirada, luego volvió a su actitud tranquila y volvió a mirarnos.

—Ahora, saludemos a su alteza la princesa.

Solté el brazo del capitán Jullius y procedimos a caminar hacia la princesa Aranea, que nos había estado notando desde hacía un tiempo. Según el estado de alguien, el Capitán Jullius debía saludarla primero inclinándose respetuosamente ante la princesa.

—El líder del Escuadrón de Tareas Especiales, el capitán Jullius Rizar, a su servicio. Gracias por darme el honor de asistir a este banquete.

Ese saludo fue exactamente lo que estaba escrito en el libro de texto sin ningún cambio en lo más mínima o incluso, palabras de adulación adicionales. Bueno, a la princesa Aranea tampoco le gustaban los aduladores La princesa respondió con una sonrisa graciosa y asintió.

—Debería estar agradecida de que el capitán Jullius esté dispuesto a aceptar mi invitación. Su majestad también desea que sir Rizar socialice más. Sería increíble si pudiéramos encontrarnos más a menudo en el futuro.

En lugar de dar una respuesta, el capitán Jullius me miró y me pidió ayuda.

Oh, su alteza… el capitán Jullius no ha aprendido a responder a esa oración. Pero al menos no se negó directamente como solía hacerlo. Eso ya es un gran logro. Estaba a punto de intervenir cuando la condesa Canaly me adelantó.

—Su alteza, esta es la señorita Silla Epheria, la futura prometida de sir Rizar.

Mientras la condesa Canaly me presentaba, la princesa desvió su mirada hacia mí. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que me encontré con su mirada, y me puso muy nerviosa, tanto, que inconscientemente tragué saliva. La gente decía que los ojos del capitán Jullius daban miedo, pero para mí, los ojos de la princesa eran mucho más aterradores. Bueno, ella no sabía que Silla era yo. ¡Incluso estaba siendo amigable con el capitán Jullius justo ahora! Traté de calmar mi corazón tembloroso, levanté un poco el dobladillo del vestido e incliné respetuosamente la cabeza para saludar a la princesa Aranea.

—La hija mayor del conde Epheria, Silla Epheria, saluda a su alteza la princesa Aranea. Le agradezco sinceramente por invitarme a este banquete.

—Levanta tu cabeza.

Tan pronto como levanté la cabeza, el hermoso rostro de la princesa apareció en mi vista. Me miró directamente y dijo:

—Obviamente, la persona que invité fue la señorita Silla Epheria, pero ¿cómo podría la que trajo la tarjeta de invitación fue la señorita Roanne Epheria? Quiero escuchar tus explicaciones.

Oh… ¿por qué ella siempre se metía conmigo? ¡Incluso después de cambiar mi cuerpo, ella seguía siendo tan feroz! Cuando estaba dudando sobre cómo responderlo, Roanne, que todavía estaba rondando, apareció de repente y respondió en mi lugar.

—Mis disculpas, su alteza, la hermana de esta niña dijo que era reacia a asistir al banquete organizado por su alteza la princesa. Y así, esta chica asistió al banquete en nombre de mi hermana.

Las personas a nuestro alrededor comenzaron a murmurar después de escuchar la fuerte respuesta de Roanne. Los fríos ojos de la princesa pasaron de Roanne a mí.

—Señorita Silla Epheria, permítame escuchar su explicación.

De repente… mi primer encuentro con la princesa vino a mi mente y sentí que solo quería huir ahora.

—Entonces…

¿Qué hacer? ¿Estaría bien decir la verdad? Según cómo Ortzen nos ordenó al capitán Jullius y a mí dar a conocer nuestra relación con el público en el banquete de la princesa Aranea, parecía que la princesa debería estar de nuestro lado. Pero aun así, no estaba completamente segura. Cuando todavía estaba luchando sobre cómo debía proceder, miré a Roanne que tenía una mirada triunfante en su rostro. La maldita que robó mis vestidos… ¿Vestidos? ¡Ah!

—No deseo calumniar a mi propia familia revelando el mal hábito de mi hermana menor en ese lugar con tantos ojos y oídos. Pero, en realidad, mi hermana menor es cleptómana.

—¡Mentiras!

Roanne gritó enfadada en voz alta.

—Su alteza, mi hermana ahora…

—¡Callate la boca!

Esa voz fría y rígida cortó las palabras de Roanne. Los ojos dorados que tenían el color de los rayos solares, miraron fríamente a la niña cuyas mejillas estaban ligeramente rojas de vergüenza.

—La señorita Silla Epheria está hablando. Señorita Roanne Epheria, me ha interpuesto tres veces. Recuerda que esta es tu última oportunidad.

—Sí…

Roanne se encogió y cerró la boca. Vaya, ella los estaba contando a todos. Después de todo, la princesa Aranea era realmente difícil de tratar. Que estricta. Tragué saliva una vez y continué mi explicación.

—Desde que es niña, ya solía robar mis vestidos y joyas. Incluso me quitó los vestidos, aunque no se ajustaban a su talla. Esta vez no pudo soportar sus malos hábitos y robó la tarjeta de invitación del banquete de su alteza la princesa Aranea. Teniendo en cuenta que estamos atadas por la sangre, traté de ocultar el hecho lo más posible, pero finalmente se trata de esto.

En realidad, no me lo robó directamente, pero no cambiaba el hecho de que me robaron la tarjeta de invitación, por lo que no difería mucho, ¿verdad? Las personas a nuestro alrededor comenzaron a discutir en voz baja. Roanne me fulminó con ojos como cuchillos con la cara roja como una remolacha, pero no pudo decir nada después de que la princesa Aranea le advirtió.

—¿Hay alguna evidencia o testigo?

—Por supuesto. Su alteza puede verificar el hecho buscando en el vestuario de Roanne dentro de la mansión del conde, pero otra evidencia obvia en este momento es ese collar.

Señalé el collar de diamantes azules en el cuello de Roanne. Cuando Sofía vio la basura enviada por la condesa, medio furiosa, medio lamentada, me contó todo sobre los recuerdos que dejó la difunta condesa, la madre biológica de Silla. El difunto conde Epheria gastó grandes sumas de dinero para ordenar el collar de diamantes azules para su única hija querida como regalo para su primer debut. Incluso antes de que Silla naciera, había declarado en su testamento legalizado que ese collar sería transmitido a su primera nieta.

En otras palabras, eso era mío. Sofía me dijo que Silla lloraba durante días y noches porque la segunda señorita se había llevado ese collar, así que no lo vendería y había estado pensando en recuperarlo pronto.

—Ese collar de diamantes azules fue un regalo del difunto conde para mi madre, la difunta condesa. Ese collar fue hecho a pedido especial en el famoso taller en la capital, por lo que será fácil verificarlo. Además, también hay documentos notificados que dicen que el collar debe ser heredado de la condesa fallecida a su hija primogénita. Era mío hasta que ella me lo robó.

Roanne estaba nerviosa y espontáneamente agarró el collar de su cuello. Estaba segura de que ese era el mejor collar que había tenido entre sus otras colecciones, pero ¿cómo podría caminar con orgullo usando un collar robado sin ningún tipo de vergüenza? Bueno, si solo tuviera la mente para ver las cosas con claridad, no robaría ese collar en primer lugar.

—Señorita Roanne Epheria. —La princesa Aranea preguntó con voz severa—: ¿Silla Epheria dice la verdad?

—E-Esto… ¡La hermana mayor Silla me lo dio! Ella dijo que yo también soy hija del conde Epheria, así que también tengo derechos sobre este collar.

¿Derechos? ¡Y una mierda!

—Como todos ya saben, Roanne es mi media hermana. Ella no es descendiente de mi difunta madre y tampoco está relacionada con la sangre de la familia Epheria.

Además, ella no tenía ningún derecho sobre el collar, incluso si había nacido como la primera hija del actual conde Epheria porque ese collar debía transmitirse al descendiente directo de la difunta condesa Epheria.

—Su cara es bonita pero su personalidad es realmente mala.

—Extender sus manos sobre los recuerdos de otra persona, eso es realmente bajo.

—Parece que la condesa no la educó bien.

Los sonidos murmurados flotaban sobre el lugar. En medio de las personas que acusaban a Roanne como una dama noble con personalidad podrida, la princesa Aranea intervino.

—Señorita Roanne Epheria. Como lo vimos, el collar pertenece a la señorita Silla Epheria. ¿Tienes alguna objeción?

—¡Esto es injusto! ¡La hermana mayor realmente me lo dio! Ella no recibió el amor de nuestros padres como yo. ¡Está celosa de mí, así que me incriminó!

—Lógicamente hablando, no hay razón para que alguien le dé recuerdos a su madre a su media hermana. Además, como mencionó anteriormente, sé el hecho de que la señorita Silla Epheria está siendo ignorada dentro de la residencia del conde. Basándome en este hecho, no tenía sentido que la señorita Silla Epheria le regalara recuerdos a su madre voluntariamente como lo que la señorita Roanne Epheria afirmó decir.

—E-Eso es…

—Señorita Roanne Epheria, preguntaré por última vez, ¿tiene alguna explicación razonable para esta situación?

La cara medio llorando de Roanne se había distorsionado por completo ahora. Lentamente, retrocedió unos pasos y se inclinó ante la princesa Aranea.

—Lo siento, alteza. Me retiraré ahora.

Luego se dio la vuelta rápidamente y corrió hacia la entrada del salón de banquetes. ¿Ella estaba tratando de escapar? La princesa Aranea miró la espalda de Roanne, levantó una de sus manos y dio una orden.

—¡Atrapadla!

Justo después de que la princesa dio su orden, sus dos caballeros escolta inmediatamente dieron un paso adelante para ejecutar su orden. Al instante la alcanzaron a Roanne y la agarraron por los brazos.

—¡Aaah! ¡Dejadme ir!

Roanne estaba asustada y luchaba por separarse de sus manos, pero no pudo. Finalmente, los dos caballeros la arrastraron hacia atrás y la llevaron ante la princesa.

—Señorita Roanne Epheria.

—Sí…

—La persona con la que debes disculparte no soy solo yo, ¿no crees?

—¿E-Entonces quién…?

Ante una pregunta tan infantil hecha por Roanne, la punta de las cejas de la princesa Aranea se levantó ligeramente.

—¡Discúlpate con la señorita Silla Epheria!

—¿Por qué tengo que hacer algo como e…?

El fuerte sonido de golpear las mejillas de alguien, se pudo escuchar claramente dentro del salón de banquetes. La princesa Aranea agitó su mano sin piedad. Muy pronto, la mejilla blanca de Roanne se puso roja y sus lágrimas se derramaron sobre ella. La princesa Aranea miró fríamente a la desconcertada niña que tenía delante sin ningún cambio de expresión en su rostro.

—Disculpa mi comportamiento grosero, pero como anfitrión del banquete de hoy, es mi obligación proteger a los invitados. Además, la señorita Roanne Epheria no es mi invitada, ¿verdad? No puedo tolerar más su comportamiento grosero con la señorita Silla Epheria.

—Lo siento…

—Lo diré de nuevo, no soy la única con quien deberías disculparte.

Roanne giró su cuerpo tembloroso hacia mí.

—Estaba equivocada…

Intentó contener las lágrimas con la cabeza gacha y lo dijo sin mirarme directamente.

—Uh, está bien. Ten más cuidado la próxima vez.

Acepté sus disculpas mientras trataba de controlar la reacción de la princesa Aranea. Honestamente, no era Silla, así que… podría perdonarte si devolvieras todas las cosas que le quitaste incluyendo muchos intereres. Pero, considerando la muerte de Silla, ¿tal vez debería tomar represalias un poco más? Bueno, de todos modos, si la familia del conde era destruida, esta chica sería expulsada y quedaría sin dinero.

Después de todo, la princesa le quitó el collar del cuello de Roanne

—Enviaré un aviso de queja oficial al conde Epheria sobre este asunto.

Tan pronto como la princesa Aranea dijo eso, Roanne se puso nerviosa y sacudió repetidamente la cabeza.

—¡M-Mis padres no sabían nada de esto! Me escapé por mi cuenta…

¿Qué? ¿Entonces ella realmente robó mi tarjeta de invitación? Y hasta se lo robó a la condesa. Ah… todavía es una joven inmadura. Bueno, en primer lugar, esa astuta condesa nunca dejaría que su hija inmadura asistiera al banquete de la princesa sin que alguien la guíe.

La princesa Aranea con una cara molesta llamó al mayordomo principal que estaba cerca de ella.

—Envía a la señorita Roanne Epheria de regreso a su residencia.

—Hace un momento recibí un informe de que alguien enviado por la familia del conde Epheria llegó hace un tiempo.

—Eso es bueno. Pasa el aviso de queja a él.

—Sí, su alteza.

Los hombros de Roanne se encogieron mientras caminaba detrás del mayordomo principal para salir del salón de banquetes. A pesar de que la condesa realmente adoraba a sus hijos, todavía la regañaba porque Roanne había causado una gran perturbación. Sin embargo, me sentí aliviada de que esto terminara.

—Señorita Silla Epheria.

—¡S-Sí!


Maru
Bueno, siendo sincera, disfruté cada momento. Me gusta la princesa, no tiene reparos en poner en su lugar a las zorras.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *