La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 7: Mi nido

Traducido por Maru

Editado por Ayanami


Al final, no pude tolerarlo más y dije lo que pensaba. Soviesh me miró asombrado. Tenía los ojos calientes por las lágrimas no derramadas, pero me mordí la lengua para contenerlas. La emperatriz no debe llorar por orgullo.

—Dijeron que escucharon rumores, no que yo los dijera. ¿Me estás culpando por los rumores de los que no conoces la fuente?

—No importa cuánto lo piense, no hay nadie más que tú que pueda beneficiarse de ello.

— ¿Qué ganaría?

—Rashta es como una rival romántica para ti, ¿no es así? —Me quedé en silencio, mirándolo anonadada—. ¿No fuiste tú quien me contó la historia de Rashta siendo un esclavo fugitivo? Nunca dijiste una palabra sobre la fuente del rumor entonces. No lo sabía antes, pero podrías haber sido tú desde el principio.

La acusación de Soviesh era unilateral e insultante. Me las arreglé para mantener el aliento y la compostura. Pero, cuanto más trataba de mantener la calma, más parecía sospechar Soviesh de mí. Me tomó un momento, pero, finalmente, logré forzar una voz que sonaba normal.

—Tu concubina no es un rival para mí.

— ¿Qué?

—No eres mi amante, entonces, ¿cómo puede ser ella una amenaza para mí?

La expresión de Soviesh vaciló. Enderecé mi espalda y le di una sonrisa practicada, cientos de veces, frente a un espejo.

—La concubina es preciosa para ti, mientras que yo soy como todos los demás. Estoy cansada de esto, así que déjame decirlo de nuevo, Su Majestad, no me involucre con usted y su concubina.

Me di la vuelta y me vi a través de la puerta. El ministro de finanzas estaba caminando nerviosamente por el pasillo y giró la cabeza en mi dirección. Sus ojos se abrieron cuando su mirada cayó sobre mí. Era obvio que no podía manejar mis expresiones faciales.

Le sonreí, luego, salí rápidamente del pasillo y me dirigí a los terrenos del oeste. Corrí a mi reclinada silla nido, donde no había damas de honor y me enterré dentro. Abracé mi cuerpo y sofoqué mis sollozos lo mejor que pude. La emperatriz no llora. Ella no llora delante de los demás. En mi cabeza, Soviesh y su concubina son tan pequeños y sin importancia que no pueden sacudirme. Pero, en mi corazón, hay un agujero.

Finalmente, se volvió oscuro. Me quedé en mi silla durante mucho tiempo. Estaba segura de que mis damas de honor me estaban buscando y, lentamente, desplegué mi cuerpo. Después de estar sentada en una misma posición durante horas, mis brazos y piernas estaban tan rígidos como una muñeca de madera.

Entonces, hubo un chillido penetrante a lo lejos. Levanté la vista de mi silla nido y vi un gran pájaro que bajaba del cielo.

— ¡Ah!

Era el hermoso pájaro, el que trajo la nota del extranjero borracho. Se dirigió hacia mí otra vez, luego, aterrizó en mi regazo y me miró de cerca. Se veía tan adorable que me eché a reír, el pájaro parpadeó con sus grandes ojos e inclinó la cabeza.

—Viniste a verme.

De nuevo, una nota estaba atada a la pata del pájaro. Desplegué la nota y la vi escrita en un guión ordenado,

[¿Necesita un nombre? Puedes darle uno si es necesario.]

Estudié al pájaro, y éste me miró. Su mirada se sintió más penetrante de lo habitual. ¿Sabe que me siento deprimida?

—Pájaro.

El pájaro continuó mirándome con esos ojos penetrantes.

—Pájaro.

Lo miré a los ojos brillantes y casi creí que me entendía.

No, eso era una tontería…pero las aves inteligentes, pueden entender a las personas, ¿verdad? Dudé por un momento, miré a mi alrededor, luego, abracé al pájaro y le susurré a su cabeza plumosa.

—Este… es mi lugar secreto.

El pájaro se movió y me miró en blanco. Acaricié la espalda del pájaro y continué torpemente.

—No hay ningún lugar donde pueda llorar. Pero, aquí, puedo llorar a gusto. Es un secreto, así que no se lo digas a nadie más.

El pájaro volvió a parpadear sus grandes ojos. Luego, lentamente, levantó un ala y la rozó contra mi mejilla como para consolarme, y sonreí.

—Bonito pájaro.

Besé su cabeza en agradecimiento, el pájaro emitió un gracioso chillido y tocó la nota con el pico.

¿Quiere una respuesta? Es una criatura realmente inteligente. Afortunadamente, llevaba papel de nota y un bolígrafo conmigo. Los saqué, medité sobre el nombre correcto para el pájaro y lo escribí.

[El nombre del pájaro es “Reina”.]

Cuando terminé la nota, levanté la vista para ver al pájaro mirando mi escritura, como si pudiera leer las letras. El pájaro tocó la palabra “Reina” con una gran garra.

—Ese es tu nombre. Si pudieras darle esto a tu maestro…

Até la nota a la pata del pájaro y luego lo abracé suavemente.

La emperatriz. Sí…pase lo que pase, yo soy la emperatriz. No importa lo que Soviesh dijo, la concubina es la concubina y la emperatriz es la emperatriz. Saqué un pañuelo, palmeé el área hinchada alrededor de mis ojos y respiré hondo. Recordé lo que dijo mi madre: no debo involucrarme con ellos.

—La gente no espera que sea una emperatriz que es amada por el emperador.

 El pájaro pareció sorprenderse ante mis palabras.

—Mi objetivo en la vida, tampoco es ser amada por el emperador.

Había aprendido y vivido para ser la emperatriz más perfecta. Soy humana y me lastimaré, pero no puedo hundirme en la desesperación. Ya tengo suficiente lástima por mí misma. Ahora, tengo que levantarme.

Contuve el aliento, besé nuevamente la cabeza del pájaro y lo dejé volar hacia el cielo. El pájaro parecía no querer separarse de mí y, por un momento, dio vueltas sobre mi cabeza, pero, finalmente, se alejó y voló muy lejos.

Practiqué mi sonrisa, una vez más, luego, regresé al palacio.

♦ ♦ ♦

El gran pájaro voló directamente a una montaña cercana. Rozó los árboles hasta encontrar un afloramiento adecuado, que ya estaba ocupado con una bandada de pájaros, y aterrizó allí. La aparición del gran pájaro hizo que los otros pájaros, más pequeños, se dispersaran, el gran pájaro se encaramó en una roca en el espacio abierto.

Entonces, increíblemente, el pájaro se transformó en un hombre joven. Era, extremadamente, guapo, todo su cuerpo estaba finamente proporcionado y formado con músculos bien definidos.

—Llamar a un hombre “Reina”.

El joven se quejó para sí mismo y se rascó la cabeza. Un pájaro azul, que estaba sentado en un árbol cercano, saltó y también se transformó en un hombre, esta vez, con cabello azul. El hombre de cabello azul sacó una capa roja de otro árbol y comenzó a regañar al otro.

— ¿Qué quiere decir? Dijo que iba a explorar. No fue a ningún otro lado, ¿verdad…?

—Oh. No, he estado explorando.

— ¿Para buscar bellezas?

— ¿De qué estás hablando? Fui al palacio, el palacio.

— ¿Está seguro?

El apuesto joven hizo una mueca, cuando el hombre de cabello azul lo miró con desconfianza.

— ¿No me crees?

El hombre de cabello azul colocó la capa roja alrededor de los hombros del joven.

—Eso nunca sucederá. Pero, por favor, preste atención a sus acciones, Su Alteza. Recuerde que es el heredero del Reino Occidental.

♦ ♦ ♦

Parece que se me cayó el pañuelo, cuando saqué el bolígrafo ayer. Busqué por toda mi habitación, pero no pude encontrar el pañuelo que solía llevar conmigo. Fui a trabajar como siempre, en el palacio central, luego, me dirigí al jardín occidental durante el almuerzo.

—Está bien. La emperatriz no estará aquí en este momento.

— ¿La Emperatriz, realmente, posee todo el palacio? Solo la habitación de la emperatriz es de ella.

—La Emperatriz, a menudo, también visita aquí, así que ¿por qué no, la señorita Rashta también viene?

Escuché risas y conversaciones, cuando me acerqué a mi silla nido, y me detuve justo frente a los arbustos para observar lo que estaba sucediendo.

Rastha estaba sentada en mi silla nido, mientras una criada la empujaba como un columpio. La otra criada había traído una mesa e incluso estaba cortando fruta.

Una ira ardiente atravesó mi pecho. ¿La concubina todavía no sabía que el palacio occidental es dominio de la emperatriz? No, ella debe saber si me está evitando. Apenas podía tolerar el hecho de que alguien que no me gusta se divierta en mi silla.

—Bueno, la emperatriz nunca vendría a un lugar tan pequeño. Si Rashta no se sienta en él, la silla estará sola, ¿verdad? —dijo Rashta.

—Señorita Rashta…adorable cosita.

—Es tan diferente de las otras señoritas. Es tan inocente.

— ¿Por qué? ¿Y los demás?

—Bueno…los nobles hacen su debut en la sociedad a la edad de diecisiete años. Después de eso, deben ser astutos.

—Hay muchas peleas y puñaladas por la espalda.

—Señorita Rashta, no se involucre con ellos, o se la comerán viva.

Rashta sonrió, luego, se volvió y me vió de repente.

—A-Ah, Su Majestad.

Rashta se puso de pie de un salto. Las doncellas, que habían estado hablando mal de la nobleza, también retrocedieron sorprendidas. Las dos nuevas damas de honor, no se veían por ningún lado. Supuestamente, no se llevaban bien con Rashta, y debían haber sido devueltas por Soviesh o las criadas.

Aparté algunos tallos y me acerqué a ellas, con los ojos fijos en la silla del nido. Cuando Rashta se puso de pie, vi mi pañuelo detrás de su vestido. Ella había usado el pañuelo para sentarse en mi silla nido. Cuando Rashta vio la dirección de mi mirada, habló apresuradamente.

—Esto no es basura, Su Majestad. Es muy hermoso.

—Sé que la silla no es basura. Es mi silla.

Rashta se estremeció ante mi tono recortado. Conté hasta el número diez en el idioma antiguo. Esa silla es mi posesión más preciada, y este es mi lugar secreto. Estaba enfadada porque la concubina de Soviesh invadió mi precioso lugar.

—Yo… ¿Su Majestad? ¿Por qué te ves tan aterradora?

La voz de Rashta era corta de aliento, pero no pude abrir la boca para responder. No estaba prohibido que nadie más estuviera aquí. Si bien, nunca vi a otras personas con mis propios ojos, cualquier otra persona podría haber usado esta silla.

Y, sin embargo, la ira estalló en mi pecho al pensar en Rashta usándolo. Se supone que las concubinas no deben venir al palacio occidental para ver a la emperatriz. Sin embargo, es impropio que una emperatriz se ofenda por alguien sentado en una silla, y esas sirvientas, seguramente, cotillearían sobre los nobles como lo hicieron antes.

Me las arreglé para estabilizar mi respiración y me repetí para nunca enfadarme de ninguna manera.

—Su Majestad…

—El pañuelo en el que estás sentada es mío.

Cuando logré calmar mi ira, Rashta se volvió rápidamente sorprendida. Las doncellas se miraron e inclinaron la cabeza.

—Lo siento, Su Majestad. Rashta no lo sabía. Estaba justo al lado de la silla…

—Lo hiciste sin saberlo. Pero, ya no vengas al palacio oeste. No es bueno que nos veamos.

—P-Pero, Rashta quiere ser amiga de Su Majestad…

Rashta estaba llorando y las criadas miraban con lástima. Probablemente, piensan que soy una mujer mala que se ofendió por una silla o un pañuelo. Al ver a Rashta tan molesta, sonreí deliberadamente y dije algo para sorprenderla.

—Puedes ser amiga de la próxima concubina.

— ¿La próxima concubina?

—La próxima concubina que traerá el emperador después de ti.

Solo le devolví lo que me dijo.

Rashta palideció y me miró con expresión herida. Ella inclinó la cabeza y salió corriendo, sus doncellas la persiguieron.

Me quedé sola, miré mi silla nido y mi pañuelo aplastado.

No me sentía bien. Era la misma silla y pañuelo que tenía antes, pero…no encontré alegría en ellos.

♦ ♦ ♦

— ¡Su Majestad!

Soviesh se sorprendió cuando visitó a Rashta después del trabajo. Tan pronto como entró en la habitación, una sollozante Rashta saltó a sus brazos.

— ¿Qué pasa? ¿Por qué estás llorando? ¿Te volvió a insultar una dama de honor?

—Su Majestad, cuando se canse de Rashta, ¿traerá a otra mujer como su concubina?

— ¿Qué? ¿Quién te dijo…?

Él la miró estupefacto, y ella gritó:

— ¡La emperatriz!

— ¿La emperatriz?

Soviesh frunció el ceño como si le resultara difícil de creer.

— ¿Por qué la emperatriz te diría eso de repente? No, ¿dónde la encontraste?

—Hay una silla abandonada en el jardín del palacio oeste. Nadie lo estaba usando, así que Rashta estaba jugando allí…

— ¿Fuiste al palacio del oeste otra vez?

—Fui cuando la emperatriz no estaba allí. Y es el jardín apartado, no cerca del edificio, Su Majestad.

Las lágrimas cayeron por la cara de Rashta en riachuelos, Soviesh suspiró y se las secó con la manga.

—Entonces, estabas sentada en una silla que nadie estaba usando. Y estabas evitando a la emperatriz.

—No lo sé. Tenía una cara de miedo, y R-Rashta dijo que quería ser amiga de la emperatriz.

— ¿Y ella insinuó que traería otra concubina cuando me canse de ti?

—Ella no dijo eso exactamente, pero lo decía en serio. ¿Es eso realmente cierto? ¿Amarás a otra mujer además de Rashta? Su Majestad, ¿va a engañar a Rashta?

—Eso no es posible.

— ¿Estás seguro? ¿No eres el tipo de hombre que engaña?

Rashta lo miró ampliamente con sus ojos de cierva, Soviesh la abrazó con fuerza y repitió su respuesta. Su temblor, finalmente, se calmó. Soviesh frotó la espalda de Rashta, frunciendo el ceño.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *