La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 21: Venganza (5)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Aria estaba encantada de ver el broche que había traído.

—Es… perfecto.

—Gracias, señorita. Mi maestro me ha dejado un mensaje de que quiere que nos favorezca en el futuro para sus necesidades.

—Por favor, dile que lo haré.

Parecía normal terminar el intercambio con adulación. La extraña artesanía en forma de lirio reunía al rubí rojo en perfecta armonía.

No había tenido que hacerlo tan bueno como lo fue para ella, lo que la hizo sentir aún mejor al respecto.

¡¿Cómo podría ser todo tan suave?!

Se inclinó profundamente por la cintura y, dejando atrás al criado de la joyería que le había dado su cortesía, ella caminó sola hasta el pasillo para decidir el destino del conductor. Jessie, que tenía en sus manos el paquete que contenía los broches y el collar, la siguió.

Aria sonrió brillantemente mientras imaginaba la cara arrugada de Mielle.

♦ ♦ ♦

Según el deseo de Aria, el conductor fue despedido.

Tuvo que ser expulsado sin recibir ninguna indemnización por despido. Ese fue el juicio de la condesa benevolente. No pudo resistirse a abandonar la capital, ya que era culpable de tratar de dañar a su amo.

—Despido a Elect, el conductor, del empleo de la familia del conde Roscent.

La voz clara de la condesa llenó el amplio salón. El conductor cayó al suelo, aparentemente fue incapaz de dormir toda la noche. La tez de Mielle también estaba pálida.

—Además, Yagi, quien abandonó su lugar de trabajo, será reasignado para trabajar en los establos. Su deber será limpiarlos.

Debido a la intoxicación alimentaria, Yagi había estado ausente sin permiso del lugar de trabajo, por lo que ahora fue reasignado. Él estaba a cargo de limpiar los establos, como los jóvenes sirvientes que acababan de ingresar a la mansión.

Tal vez él renuncie. No será promovido por el resto de su vida porque está desfavorecido con su maestro.

Fue un resultado muy satisfactorio. Si hubiera seguidores que no fueran esclavos de Mielle, pensarían un poco sobre el tratamiento que podrían recibir con este incidente.

—No me siento bien, así que tendré que subir —dijo Mielle mansamente.

La tez pálida de Mielle, que parecía estar a punto de desmayarse en cualquier momento, hizo que todos en la mansión se preocuparan por su salud con un solo corazón. Parecían pensar que estaba sorprendida por las terribles circunstancias de su hermana.

Aria no se olvidó de decir palabras de agradecimiento con una expresión conmovida en el cálido corazón de Mielle, porque se había presentado preocupada por el bienestar y el sustento de Aria.

—¡Sí! Eso es lo que deberías hacer. No te has visto tan bien desde anoche, así que… creo que deberías descansar un poco. Muchas gracias por cuidarme.

—No… hermana. Es normal que me preocupe.

Nunca se habría preocupado por Aria, pero Mielle tuvo que asentir como si lo hubiera hecho. Antes de irse, Aria se acercó a Jessie, que estaba esperando detrás de ella.

—¡Espera un momento, Mielle! Jessie, ¿puedes darme el collar que llegó hoy de la joyería?

—¿Si? ¡Sí, señorita!

—Es un poco extraño dártelo en una situación como esta, pero… Mielle, creo que te quedaría bien.

Aria se lo entregó a su doncella, que lo aceptó en nombre de Mielle, que estaba a punto de colapsar. La criada, que tenía muchas pecas en la nariz, la había ofendido y envidiado tanto en el pasado como ahora al lado de Mielle.

Estaba familiarizada con ella, así que le entregó el collar a propósito. Por instrucciones de Aria, abrió el estuche que recibió, y mostró su contenido.

—¡Oh, Dios mío!

En el interior, estaba el collar de zafiro entregado por el dueño de la joyería. La criada de Mielle expresó su admiración sin darse cuenta de su vergüenza.

Los ojos de todos los que lo vieron estaban muy abiertos por su tamaño y brillo. Por supuesto, no era tan bueno como las joyas y la ropa que tenía Mielle, pero no era insignificante.

¿Por qué Aria le dio ese collar a Mielle?

Todos tenían esa pregunta en mente. Jessie, la criada de Aria, sentía lo mismo.

¿Por qué le daría el collar que recibió como regalo?

—La última vez tomé prestada tu ropa y ni siquiera pude devolverte el dinero. Lo siento —dijo, luego de acercarse a su hermana y con expresión muy triste.

Era demasiado para un solo uso de un vestido. Por supuesto, para Mielle, que sabía el valor de la prenda, no habría sido suficiente incluso si Aria hubiera traído un carruaje lleno de joyas, pero era suficiente para aquellos que no sabían la verdad.

—¿No te gusta?

—No, no. Gracias, hermana.

Mielle no pudo evitar aceptarlo. Le había prestado un vestido solo una vez y recibió una gran joya a cambio. Ella no necesitaba un collar y no tenía la intención de usarlo, pero Aria pudo presentarse como una amigable hermana de esa manera.

Pero ahora, el corazón de Mielle posiblemente estaba al revés. Había prestado el vestido, que Oscar le había regalado, a alguien a quien más odiaba y quería matar, pero tenía que perdonarla con solo una joya. Sintió que una brasa la estaba quemando hasta la muerte, así que no estaba bien en absoluto.

—¿Te gustaría usarlo de inmediato?

—¿Debo?

Aria recogió el collar a mano y se acercó a Mielle.

Su cuello delgado, rígido y con el pelo dorado brillante en la parte superior, parecía tan débil que hizo reír a Aria. Parecía que se rompería fácilmente si aplicaba un poco más de fuerza, y ese impulso abrumó a Aria.

Pero, sin siquiera insinuar su deseo, simplemente colgó el collar alrededor de su cuello con suavidad. No sería divertido si Mielle perdiera la vida sin razón. Ella merecía morir después de estar completamente expuesta y deshonrada.

Desafortunadamente, o por fortuna, Mielle y el collar coincidían muy bien, y la mayoría de los que estaban allí bendijeron a las amistosas hermanas. Mielle sonrió torpemente, pálida como si fuera a desmayarse, y se fue apresuradamente, diciendo que se sentía enferma.

—Creo que todo está arreglado entonces, así que tendré que subir. Tengo que salir por la tarde —dijo la condesa.

—Has tenido dificultades, madre. Gracias por tomar la decisión correcta.

—Ahora que tu padre se fue, por supuesto, es mi trabajo.

¿Cómo puede ser tan casual cuando ha descuidado sus deberes hasta ahora?

Aria, tragando una sonrisa, la siguió hasta su habitación.

Aria, que decidió tomarse un descanso mientras Jessie preparaba a un sirviente para enviar a Oscar el regalo, disfrutó de la victoria de ese día mientras tomaba el té de hierbas preparado por Jessie.

¿Cuán afligido debe estar el conductor ahora que su maestro lo ha llevado al abismo? Sería bueno si pudiera moler la espada de la venganza y cortar ese cuello de calumnia.

Pero eso no sucedería. Mielle, o tal vez incluso sus esclavos, unirían fuerzas para hacer que la vida del conductor fuera conveniente, y él pasaría sus últimos años contento con su grosero cuidado.

Porque esta no es la única oportunidad.

Aria no podía destruir a esa chica malvada desde el principio. No era una gran cosa hacer algo así en primer lugar, y si Mielle rechazara el asunto por completo, se saldría de cualquier asociación con él.

Además, había algo que la estaba molestando. Mielle siempre se había aferrado a una criada en particular, y eso le recordó a quién había tenido Mielle en el pasado.

Emma.

Mielle, que había perdido a su madre, había estado unida a la criada como si fuera su madre. Emma también parecía considerar a Mielle como especial. Aria pensó que el incidente de ese día podría no ser la mala acción de Mielle cuando observó que Emma le daba consejos. Su hermana actualmente era como un ciervo muy pequeño y joven.

Si es así… tendré que buscar a esa criada, Emma. Usaré esa criada pecosa primero.

Aria tenía el presentimiento de que Emma también estaría involucrada en su muerte. Sentía que no era una mera conjetura. Entonces, no podía dejarla ir. Si esa corazonada era cierta, ella separaría sus huesos de su carne y los arrojaría para alimentar a alguna bestia.

Cuando recordó que siempre le había echado una mirada desagradable al lado de Mielle en el pasado, le hizo sentir la piel de gallina en el cuello. Eso era porque la ansiedad de su muerte parecía no haber desaparecido.

Aria, que se había tocado el cuello por un rato, se levantó y se acercó a la pintura del paisaje en la pared. Cuando empujó contra la pared en blanco detrás de él, apareció un asa que conducía a un espacio secreto.

Abrió la puerta, sacó la caja bien escondida dentro, y la puso sobre la mesa.

Mi benefactor, salvador de mi vida.

Cuando abrió la tapa y tocó el reloj de arena, se sintió un poco aliviada.

Todo está bien.

Esa estúpida mujer que había sido decapitada en el pasado ya no existía. Solo había un pionero, que mataría a los demonios que luego la matarían.

Mientras se consolaba por un momento, escuchó la voz de Jessie, seguida de un cuidadoso golpe en la puerta.

—Señorita, tengo a alguien listo para entregar los productos.

—¿De verdad? Entra. Preparaste todo antes de lo que pensaba.

La carta no estaba lista, así que sacó el papel que el dueño de la joyería encerró con los broches. Había hasta cinco hojas de papel en el caso. Sin cometer errores, Aria solo usó uno de ellos. Ella expresó brevemente su gratitud sin escribir nada profundo.

«Oscar Frederick:

No sé qué decir por tu regalo de agradecimiento por mi pañuelo.

Esta es una pequeña muestra de sinceridad, así que acéptela.

Aria Roscent.»

Lo escribió todo brevemente. El broche lo estaba enviando una pobre joven vestida de civil, por lo que seguramente respondería sin aceptarlo.

—¿Cómo está la escritura a mano?

—Lo escribió en un estilo amable y hermoso.

¿Cuándo practicó la escritura de esa manera? Los ojos de Jessie se abrieron porque no había visto a Aria escribiendo nada antes, ni practicarlo.

Su escritura a mano se había calibrado naturalmente a medida que envejecía, y finalmente se hizo bastante digna de ver. Por supuesto, eso significaba que su letra era mejor que la de las señoritas de su edad. Todavía era torpe y descuidada en comparación con los adultos, y fue cuando recordó que siempre había tenido a alguien que la ayudara o que le escribiera como escritor fantasma.

Será extraño si mi caligrafía es demasiado buena.

Aria ordenó con satisfacción que se sellara el sobre.

—Por favor, entrégalo con el regalo.

—Sí, señorita.

Jessie organizó lo que estaba sobre la mesa y selló la carta escrita en un sobre. Empaquetó cuidadosamente la caja con el regalo para evitar que se torciera o se rompiera, y estampado el sello de los Roscent en la tapa para anunciar al remitente.

No era un paquete elegante, por lo que sería visto como un regalo simple y ordenado. A diferencia del regalo que había enviado, también era pequeño. Nadie esperaría un broche muy caro dentro de ese paquete.

—Dile que lo entregue lo antes posible.

—Sí, señorita.

De esa forma, podría ver la cara distorsionada de Mielle lo antes posible.

Jessie salió de la habitación y Aria sacó el reloj de arena de la caja. Esa cosa era del tamaño de su palma, y ​​quería ver si estaba bien.

Estaba perfecto, sin un grano de polvo, gracias al hecho de que lo escondió por completo en una caja que nadie podía tocar. Aria giró el reloj de arena y lo puso sobre la mesa para asegurarse de que la arena cayera bien.

Los granos de arena, que brillaban tan finamente como la nieve, cayeron suavemente. Cuando descubrió que funcionaba con seguridad, Aria se sintió un poco aliviada y se apoyó contra el respaldo de la silla, exhalando un pequeño suspiro.

Fue entonces que…

—¿Debo traer más té?

—¡¿Eh?!

Había sido solo un momento de alivio, pero cuando volvió la cabeza, sorprendida por la voz repentina, encontró a Jessie parada en el umbral de su habitación.

¿Por qué? ¿Por qué está de vuelta cuando acaba de salir de la habitación? Nunca le pedí que entrara. No puedo entender por qué está de vuelta aquí.

—No te llamé. ¿Qué está pasando? ¿Olvidaste algo?

Pensó que Jessie podría haber olvidado algo. No podría haber bajado tan rápido al primer piso para haber regresado después de entregar el paquete. Cuando se le preguntó al respecto, Jessie parecía perpleja.

—¿Si? Solo estaba esperando que escribieras la carta.

—¿De qué estás hablando? Acabas de recibirla.

Jessie no respondió nada, solo parpadeó, pareciendo pensar que si su señora había enloquecido.

Aria, que sacudió la cabeza y miró hacia otro lado, de repente se dio cuenta de que tenía algo en la mano.

¿Una pluma? ¿Por qué?

Y el membrete estaba sobre la mesa. Había un pedazo de papel con “Querido Oscar Frederick” escrito en él.


Maru
¿Así que ahora puede retroceder en el tiempo? Esto puede ser muy peligroso.

Sharon
No puedo imaginar ese poder como algo bueno. Ya regresó una vez y todavía no pagó nada por ello, si ahora va a hacerlo varias veces, definitivamente terminará saliéndole caro en algún momento

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *