La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 28: El pobre corderito cae en manos de una mujer malvada (1)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Hace mucho frío, maestra —dijo Aria.

—Así es. Parece que va a nevar pronto.

—Si nieva, iré a ver el lago. La orilla, donde se acumula la nieve, es todo un espectáculo.

—¿Deberíamos ir juntas?

—Sería perfecto.

Aria y Sarah se sonrieron mientras hablaban de cosas triviales.

—También pareces tener bastante frío.

Annie sacudió la cabeza, sorprendida por la repentina declaración de Aria.

—Oh, no. Estoy bien.

—¿De verdad? Debes ser fuerte en el frío.

—Bueno, eso es correcto…

—De todos modos, me temo que te resfriarás si no te pones nada.

—Todo está bien…

La criada parecía muy incómoda en la posición en la que estaba ahora. No había esperado servir a Aria, quien nunca había imaginado que tal oportunidad llegaría. No hubiera sucedido sin el reloj de arena.

Sarah sonrió suavemente mientras miraba a Aria, que cuidaba incluso a su doncella.

—¿Le importa si hago algo diferente hoy, maestra?

—¿Algo nuevo?

—Sí. Espero su debut social a finales de año, así que creo que deberíamos ensayar.

De esa manera, Annie comenzará a envidiarme. Codiciosa… Parece muy interesada en eso.

—Es una buena idea.

Con el consentimiento de Sarah, Aria aprendió a caminar con gracia en sus zapatos puntiagudos, cómo abanicarse suavemente y cómo responder a su escolta.

Annie lo observó de principio a fin. Sus ojos brillaban de envidia. Era un mundo desconocido para ella, que nunca experimentaría en su vida.

Si te rindes pronto, tu vida será tranquila, pero no puedes ocultar tu avaricia, así que esta perra malvada te extenderá las manos.

Finalmente, al revisar los pasos de baile, los ojos de Sarah se abrieron y dijo:

—Oh, creo que eres mejor que yo.

—Su cumplido es demasiado. Supongo que es gracias al hecho de que he estado practicando sola.

Los movimientos que ambas practicaron eran muy fáciles y simples para Aria, que solía divertirse todo el tiempo. En aquellos días, solo había pensado en hacerse atractiva para los demás.

Por supuesto, todos los movimientos estaban destinados a acentuar la belleza, no para expresar gracia, por lo que tenían que ir acompañados de la etiqueta que había aprendido y practicado de Sarah. Afortunadamente, no era tan difícil. Todo lo que tenía que hacer era detener cualquier risa indecente, que naturalmente salía de ella.

Cuando estaban a punto de comenzar la práctica de baile, ya fuera que uno tomara el papel de hombre o mujer a la vez, Jessie regresó de su recado. Reemplazó apresuradamente a Annie con su rostro sonrojado porque al parecer se quedó sin aliento camino al tercer piso.

Annie salió de la habitación de Aria con una mirada de pesar porque no podía ver el baile que estaba a punto de comenzar en serio. Por fin, Aria vio que los ojos de Annie se dirigían al broche dorado en el pecho de Jessie.

Estoy segura de que te estás preguntando. Vamos a darle un poco de tiempo para imaginar todo tipo de cosas.

Aria estalló en risas infantiles y le dio a Jessie una taza de agua.

—¡S-Señorita!

—No tenías que tener tanta prisa… Sentí mucho ver tu cara tan sonrojada y vertí el agua sin darme cuenta. Tómala.

—¡G-Gracias!

—No hay nada que hacer, así que puedes descansar. ¿Verdad, maestra?

—Sí, me temo que te vas a desmayar así.

La cara de Jessie brillaba tanto que le resultaría extraño colapsar allí mismo.

Después de tomar el vaso de agua, Jessie observó la clase bebiendo en silencio en la esquina. El regreso de la sirvienta eliminó la necesidad de continuar esa tediosa práctica de baile, por lo que la clase terminó rápidamente. Aria, que estaba viendo el carruaje de Sarah partir por un momento, le preguntó a Jessie si le había ido bien en lo que le había pedido que hiciera.

—Sí señorita. Decidió traer un diseño y muestras en unos días.

♦ ♦ ♦

Habían pasado unos días, como ella había dicho, y llegaron un dibujo y seis muestras del reloj que Aria había pedido al joyero. El dueño de la joyería lo trajo en persona. El reloj, que estaba compuesto de joyas de colores y artesanía, parecía adecuado para ser utilizado como colgante para un collar largo. Aria estaba agonizando sobre las seis muestras frente a ella.

—Estoy preocupada porque todo es hermoso. Jessie, ¿cuál crees que es mejor?

—¿Y-Yo?

Jessie, a quien habían llamado por su nombre, dudó en responder con sorpresa.

¿Por qué no es valiente con eso? Bueno, ella había estado subordinada toda su vida, pero a Aria todavía no le gustaba que Jessie se sorprendiera por todo a pesar de que ya le había advertido sobre eso.

—Tomaré la primera muestra porque es más refinada.

—Esa es una excelente opción.

Era un reloj de bolsillo con ópalo y un lirio arcoíris sobre él. El diamante que decoraba el interior del reloj se veía bien, pero la artesanía en el borde era exquisita y mucho más valiosa que las joyas. Por supuesto, esa era solo una muestra inacabada, por lo que la real sería un poco diferente, pero tenía la impresión de que podría ser mucho mejor que esto.

Como esperaba, el trabajo terminado que recibió aproximadamente una semana después fue mucho más lujoso y bello que la muestra. Era un hermoso reloj de bolsillo que también podía actuar como colgante.

¿Cuándo sería un buen momento para comenzar?

La capacidad del reloj de arena y la herramienta para hacer un uso adecuado estaban listos para llevar a Mielle a las profundidades de la desesperación.

¿Sería bueno su cumpleaños, o debería robarle a su doncella primero?

De cualquier manera, era seguro que el futuro de Mielle no sería fácil.

♦ ♦ ♦

Aria no tuvo que preocuparse por el primer uso de su reloj de bolsillo. Para su pesar, Mielle recomendó algunas de sus doncellas a Aria.

Parecía un poco temprano, aún era antes de fin de año, pero quizás la visita de Oscar había sido el detonante. Esa debía haber sido la razón por la que se había presentado en el comedor cuando ni siquiera había mostrado su rostro desde su visita y había comido con las orejas erguidas.

¡Qué estúpida eres!

Mielle probablemente había enviado a su doncella porque no había recibido ninguna información. Aria no perdió esta oportunidad y acogió a la criada. Mielle había recomendado a Annie porque Aria todavía no necesitaba muchas doncellas, pero al menos necesitaba una para hacer todas las tareas.

No era como si Mielle se hubiera decidido por Annie al principio. Le fue asignada solo después de que Aria hubiera usado el reloj de arena para regresar al pasado y postulara que sería bueno que la joven sirvienta le sirviera. Entonces, sin tener que elegir, usó el reloj de bolsillo por primera vez para traer alguna a su servicio.

A diferencia de Jessie, que se tomaba un breve descanso cuando Aria quedaba absorta en un libro, Annie la seguía donde quiera que fuera, de la mañana a la noche, en nombre de “una respuesta inmediata y rápida”.

Asumió que Mielle le había ordenado que hiciera eso. Estaba segura de que Mielle ni siquiera podía dormir porque se preguntaba de qué había hablado Oscar. Y así, las acciones de Annie fueron conducir a Aria, la espina en sus ojos, a un abismo.

—Annie, ¿vas a cambiar el té?

—Sí, señorita.

Cuando dio la orden sin apartar la vista del libro, Annie trajo un té nuevo de inmediato. Parecía haber sido preparado de antemano.

No importa lo joven que seas, eres la criada de Mielle.

Annie era más capaz de lo que había pensado. A pesar de su edad, había trabajado como empleada doméstica durante mucho tiempo. Además, todos en la mansión eran socios de la amada Mielle. No había forma de que ella no fuera competente.

Aria, que la observó vertiendo el té educadamente cerca, le habló con una expresión que Annie encontró extraña.

—¡Qué bonita es tu piel!

—¿Eh…? ¿Sí?

—Tienes pecas, así que no me di cuenta de lejos, pero tu piel es muy blanca y fina.

Annie se puso roja cuando Aria de repente alabó su piel. Impulsada por el hambre, los elogios de Aria continuaron.

—Tienes ojos grandes, nariz afilada y piel clara.

La sirvienta siguió estupefacta, sin saber qué contestar ante los halagos.

—Si te vistes bien, serás llamada una mujer noble.

Annie no respondió a esa serie de cumplidos. Ella se sonrojó y miró al suelo, porque las dos todavía no tenían una buena relación.

Además, Aria había abusado de su maestro, Mielle. Había nacido hija de una prostituta, que era peor que una plebeya, y había tenido la suerte de convertirse en una mujer noble, por lo que Annie había estado ocupada maldiciendo su nacimiento, pensando que Aria era diferente de los verdaderos nobles.

Sorprendentemente, Aria comenzó a ensalzarla, por lo que era natural que no supiera qué decir.


Maru
Las estrategias de Aria no tienen fin.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *