La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 80: El escándalo del siglo (1)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Al contrario de los esfuerzos de Aria por evitar el contacto visual deteniendo la conversación, sus ojos mirándola no se dispersaron hasta que terminó la ceremonia.

—Será mejor que salgas —dijo el marqués Vincent, envolviendo los hombros de Sarah para protegerla.

No se apegaron a ella ni le preguntaron si realmente era la Inversionista A, pero la estaban observando constantemente para discernir entre los rumores y la realidad.

—¿Es esa hermosa dama la malvada mujer de los rumores? Es tan diferente. Además, no puedo creer que la mujer malvada sea la inversora que ha contribuido al negocio de la academia. No va a invertir en un negocio que no puede garantizar beneficios a menos que sea un ángel.

—¿Son todos los rumores hasta ahora calumnias? Ahora que lo pienso, ¿de dónde vienen los rumores?

Corrigieron los murmullos, y ella saboreó las voces que levantaban dudas mientras daba pasos ligeros. La multitud, que estaba muy conmocionada, quedó encantada por el significado profundo que estaba contenido en cada paso.

—Será mejor que salgamos de aquí rápidamente.

La condesa dio un paso rápido, consciente de su entorno. Sentía que iba a morir ante los ojos de la gente antes de que pudiera cuestionar a su hija sobre los enormes resultados que había obtenido.

Sarah y el marqués Vincent también preguntaron cuidadosamente si podían visitar la mansión del conde si estaban dispuestos a dividir el tiempo y escuchar la explicación de Aria.

Pensé que tendría una conversación con Asher después de la ceremonia.

Ella no podía hacer eso, ya que él había desaparecido sin una palabra de saludo. Sucedió cuando iba a responderles que, por supuesto, podían hacerlo.

—Lo siento, pero la señorita Aria tiene un compromiso anterior conmigo.

—Oh… Dios mío.

Él, que había desaparecido, volvió a aparecer por detrás.

—Creo que lo mencioné en la carta… ¿No es así?

Instó a Aria a que le dedicara tiempo. La condesa dejó caer el abanico y se tragó el aliento.

—Lo hice.

Ciertamente, en las cartas intercambiadas con Louie Pinonua, había mencionado verla en la ceremonia de finalización. Así que cuando ella respondió, él le tendió la mano como si fuera a acompañarla.

La condesa, en su apariencia educada, hizo un escándalo.

—Oh, vamos. ¿Qué estás haciendo? La explicación no será demasiado como para volver más tarde, así que primero cumple su promesa.

—Gracias señora.

Cuando escuchó que el príncipe heredero, el estado más noble del imperio, estaba agradecido con ella, se puso tan pálida que no sería extraño que colapsara de inmediato. Jessie se apresuró a apoyar a la condesa.

—Lo siento, Sarah.

—…No. Por supuesto, primero debes hacer un compromiso previo. Por favor contáctame cuando tengas tiempo. Estaré esperando. Las cartas están bien.

¿Quién podría detener una promesa con el príncipe heredero? Como era de esperar, Sarah también asintió, y el marqués Vincent, que conocía a Asher, agregó un poco de preocupación:

—La dama aún es menor de edad, así que tal vez sea mejor que un tutor esté con ella.

—Gracias por su preocupación, pero no debe molestarse por eso porque ya nos hemos visto solos varias veces.

Asher, quien se sentía incómodo con eso, respondió secamente e instó a Aria a tomar su mano. Sus comentarios podrían haberle impedido casarse, pero en lugar de sentirse mal, tenía una sonrisa en su rostro.

Así que sin poner ninguna excusa en la gélida atmósfera, como para arrojar agua fría con los impactantes comentarios de Asher, Aria desapareció suavemente tomándole de la mano, y pasando entre la multitud que se reunía.

—Oh, Dios mío… mi hija estaba involucrada con el príncipe heredero…

Cuán envidiosa estaba de los enredos de Mielle con la familia del duque. Pensó que no tendría otro arrepentimiento en su vida si se convertiría en la marquesa, pero resultó que estaba reuniéndose con el príncipe heredero. Sentía que estaba contando la historia de otra persona, no de su hija, a quien siempre se le reprochaba ser vulgar.

Esa no era solo la condesa, sino también todos los que no habían conocido la identidad de Aria antes. También hubo público que escuchó tonterías cerca de ellos.

Si eso es realmente cierto… ¿es el escándalo del siglo?

Incluso Annie, que sabía que Aria era la Inversionista A, no conocía la identidad de Asher, así que siguió los rastros de Aria que habían desaparecido con su rostro sonrojado.

♦ ♦ ♦

Asher llevó a Aria a la pequeña cabaña en el bosque donde habían estado la vez anterior. Por mucho que trató de evitar la mirada de la gente, ella estaba un poco nerviosa porque la llevó a un lugar oscuro y lúgubre, pero cuando dobló la esquina de un edificio, el bosque apareció de inmediato.

Aria, que se había tragado la admiración por lo extraño del proceso después de varias experiencias, se acercó a la mesa del jardín de la mansión, con la escolta de Asher.

—¿Eh?

Cuando se sentó, Aria hizo una cara dubitativa, y él le preguntó el motivo.

—Siento que la silla y la mesa han cambiado.

Recordó que los muebles que había visto antes eran un poco viejos y resistentes, un poco ordinarias para que las usara un noble.

Pero ahora la silla de Aria era muy suave y cómoda, la mano de obra era hermosa, y la mesa era tan lujosa que podía llevarse a la mesa como adorno.

—Oh, lo cambié porque no te parecía adecuado —respondió Asher en tono casual con un movimiento de su mano.

—¿Lo cambiaste por mí?

Solo vine aquí una vez. Cuando ella preguntó y parpadeó, él respondió como si fuera natural:

—Sí, ya que podías volver a visitar, y no sé cuánto tiempo estarías.

Él sonrió suavemente, expresando su deseo de verla. Por supuesto, ella no se negó cuando él le pidió su consentimiento, pero se rio un poco.

—Ocultaste tu identidad —dijo Asher con seriedad, refiriéndose a lo ocurrido.

La repentina y directa pregunta que llegó trajo un aire rápido y frío al bosque, una frialdad que podría haberle hecho hipar si no hubiera sido por el mayordomo que trajo el té. Si bien no la azotó con palabras duras, Aria, que estaba afligida en su mente, respondió evitando sus ojos.

—Simplemente… no sentí que fuera necesario. No me preguntaste si era un inversor.

Sabía que no era una excusa, pero no podía dejar de decirlo de otra manera. Sabía que él la iba a culpar por lo que decía. Se habría sentido frustrada y traicionada cuando Asher había ocultado su identidad.

—Entonces, ¿no te importa si te pregunto todo lo que quiero?

Sin embargo, Asher le preguntó como para confirmar, en lugar de estar enojado o indagar en lo que había dicho. Aria asintió, un poco avergonzada, sin saber que estaba prestando atención a cada pregunta.

Se preguntó qué pediría y por qué estaba pidiendo permiso, y mientras esperaba a que Asher lo hiciera, tragando con fuerza, la pregunta que escuchó fue inesperada.

—¿Cómo has estado?

—¿Eh?

—Creo que ha pasado un tiempo, y cuando me enteré de que eras el Inversor A, temí que también estuvieras tan ocupada como yo.

¿Cómo puedo compararme contigo, el príncipe heredero, incluso si soy un inversor con docenas de empresarios?

—No, solo estaba leyendo y respondiendo cartas en la mansión. Más que eso…

Estaba preocupada por Asher, si había oído hablar de la princesa Isis o si se había enterado de que ahora se casaría con un rey de otro país para reunir al Partido Aristocrático.

—Estaba preocupada por ti —le dijo con una expresión sincera. Asher la miró con amabilidad, parecía contento de que Aria hubiera estado preocupada por él.

—Siento que lo voy a pasar mal… ya que te has preocupado por mí.

—¡No tienes que pensar en eso!

Aria estaba un poco enfadad por la respuesta, sin saber si era una broma o una respuesta seria, y Asher cerró los ojos y se rio. Era la primera vez que él sonreía con tanta alegría que Aria lo miró fijamente durante mucho tiempo, sin saber que sus mejillas estaban sonrojadas.

—No soy tan débil como crees.

No, el príncipe heredero que ella recordaba era un hombre débil que había sido influido por el Partido Aristocrático y ni siquiera podía dar su nombre. Ella no entendía por qué ahora podía extender sus alas así.

Mientras leía la ansiedad y las preocupaciones en los ojos de Aria, le dio una explicación para ganarse su confianza.

—Por supuesto, no hay nada que pueda decir sobre parecer débil. De hecho, nunca pensé que obtendría la ventaja del Partido Aristocrático tan pronto. Pensé que era un juego a largo plazo. Si era necesario… estaba pensando en casarme con la princesa. Estaba desesperado porque no veía un solo agujero para salir.

Mientras mencionaba la historia de su matrimonio con la princesa, el rostro de Aria se ensombreció. Como para tranquilizarla, Asher tomó la mano de Aria que sostenía la taza con fuerza. Cuando el calor de Asher llegó a su mano, que se había enfriado un poco, sintió que su ansiedad se iba.

—Pero tal vez desde que te conocí —continuó con una pequeña sonrisa como si estuviera recordando el día en que conoció a Aria—, el recuerdo de estar tan avergonzado disminuyó. Desde que era niño, siempre he estado obsesionado con la idea de planificar a fondo y por completo… pero todo se volvió inútil cuando te conocí.

—Estás… hablando del caso del casino.

Era la conexión que había comenzado al vender el boleto de la subasta al dueño de la tienda general; era la conexión que era posible por conocer el futuro, lo que nunca había sido posible en el pasado.

—Sí, trabajé en eso durante mucho tiempo, pero saldría mal. Desde entonces, he confirmado que el rumor se había extendido como dijiste, así que te he estado investigando.

Había habido un malentendido entre ella y Mielle, y Aria también había confundido con su identidad.

—Cuanto más te conocía, más misteriosa te volvías. Tuve una oportunidad que no esperaba de tus sabios consejos.

Había escuchado sus consejos, pero la princesa había realizado una jugada diferente. Aunque no estaba oficialmente confirmado, llevaban años hablando de matrimonio, sin embargo, de repente se casaría con el rey de otro país.

—Pero la princesa…

—Sé lo que te preocupa. Pero quiero que confíes un poco más en mí. Soy una persona que nunca pierde una oportunidad si aparece.

No mencionó sus planes, pero al ver la mirada gentil de Asher, estaba segura de que había una solución.

—¿Puedo visitar la mansión del conde en un futuro próximo?

—La última vez viniste sin permiso. —Entonces, pensó que le gustaría mover el espacio como en esa ocasión, pero al escuchar las palabras que siguieron, inmediatamente supo que no era así.

—Me gustaría darles un saludo formal y pedirles su permiso.

—¿Saludo formal…? ¿Y permiso para qué…?

—¿Estará bien que me gustes en el futuro?

Su corazón comenzó a latir con fuerza como si algo pesado hubiera caído sobre su pecho. Había pensado que él podría tener sentimientos más por ella misma, pero cuando lo escuchó a través de su boca, quedó casi sin aliento.

—Lo he hecho muchas veces antes, pero… no sé si me reuniré contigo en la ceremonia de hoy, así que todo lo que puedo dar es un tulipán.

Como si ya hubiera sido montado, un hermoso ramo de tulipanes estaba en manos del mayordomo, que había aparecido, y Asher se lo entregó y se arrodilló cortésmente frente a Aria.

—¿Puedo pedir una cita formal?

No había preocupación ni ansiedad en sus ojos mientras preguntaba con un ramo de flores. Tenía la convicción de que Aria lo recibiría. Realmente era un hombre que no desaprovechaba ninguna oportunidad.

—Entonces quiero recibirlo en un lugar que sea un poco más brillante y magnífico la próxima vez. Solo hay una vez en la vida —dijo, recibiendo las flores mientras Asher sonreía ampliamente.

—Lo haré por ti incluso si uso todos los recursos del imperio.

♦ ♦ ♦

La condesa, que regresó primero a la mansión, no escuchó una explicación detallada, pero resumió la situación y el diálogo en ese momento para sacar sus propias conclusiones.

El Inversionista A que ha sido alabado tanto en público es Aria, y ella estuvo viendo al príncipe heredero durante mucho tiempo. Incluso la princesa, que se hizo famosa por ser la prometida del príncipe heredero, se casará con el rey de otro país…

Quizás era una conclusión muy razonable que el príncipe heredero hubiera echado a la princesa para convertir a Aria en su esposa, quien tenía un poder emergente en su espalda. Era una conclusión muy sólida.

¡Oh… Dios mío!

Después de ordenar, un grito agudo en su pecho fluyó. Aria era muy hermosa, y la condesa pensó que podría encontrar una buena pareja, pero nunca pensó que sería un miembro de la familia imperial.

Solo tenía un pequeño pensamiento en beneficiar a su hija enviándola a un buen matrimonio, pero se sentía muy halagada por el hecho de que era la familia real más noble del imperio que no tenía paralelo en ninguna familia. Su asombro continuó incluso después de que el carruaje llegara a la mansión.

—Has estado en la ceremonia de finalización bastante tiempo, mi padre se sintió muy incómodo.

Mielle, que estaba bajando al primer piso, se vistió muy bien para recibir a la condesa. Su personalidad cambió repentinamente después de la muerte de Emma, ​​y ​​culpó al comportamiento de la condesa, mostrando signos de malestar. Parecía haber encontrado su verdadero yo, abandonando todos sus trabajosos actos de bondad.

Era cierto que sabía que el conde lo odiaría, pero se había obligado a salir de la mansión. Se habría reído si hubiera sido cualquier otro día, pero no hoy. Mielle ni siquiera sabía lo que se había revelado en la ceremonia.

La condesa respondió con una agradable sonrisa.

—Mielle, desearía que hubieras estado allí conmigo. Ha habido algo grandioso.

Aunque estaba muy dispuesta a regañarla, la condesa, que tenía una sonrisa amistosa como la de una madre, respondió con voz un poco emocionada. Había sucedido algo bueno y no había necesidad de correr imprudentemente.

—¿De verdad? Eso es muy interesante. Voy a salir por negocios.

Mielle tomó aliento y salió de la mansión, luciendo totalmente poco interesada. Tan pronto como la detestable figura desapareció, Annie, que seguía a la condesa, apretó los dientes.

—¡Entonces se enterará más tarde y dejará caer un tenedor o una taza de té!

Debido a que lo había presenciado varias veces mientras servía a Aria, incluso la modesta Jessie se tapó la boca rápidamente y contuvo la risa. La condesa, que captó el carácter de Annie con sus ojos penetrantes, le acarició el pelo.

—Creo que es hora de hacer uso de tu especialidad.

—¿Mi especialidad?

—Sí, estoy segura de que todos sienten curiosidad por lo que pasó hoy.

—¡Ah!

Sólo entonces los ojos de Annie brillaron cuando se dio cuenta de lo que quería decir la condesa. Era el momento de hacer la orgullosa aparición de su ama, que había estado escondida.

Ya se habría contado por boca de miles de personas en el exterior. Entonces, ¿por qué no dejar que la mansión lo supiera? Con el fin de darle el tratamiento adecuado a Aria que regresaría pronto… La emocionada Annie se apresuró a recorrer la mansión.

—¡Todo el mundo! ¡Algo grandioso sucedió! ¡No os arrepintáis más tarde, reunámonos rápido!

—¿Cuál es el problema? —Ella siempre era la que traía noticias nuevas e interesantes, por lo que los sirvientes y doncellas, que trabajaban en toda la mansión, asomaron la cabeza y preguntaron qué sucedió.

¿Dónde van a escuchar el conde, Cain y Mielle las noticias de Aria?

Dondequiera que estuvieran, debía ser una reacción muy interesante y agradable que nunca antes había visto. Habiendo pasado de prostituta a condesa, ella desapareció en su habitación, tarareando y pensando que podría ser llamada la madre de la princesa heredera.

♦ ♦ ♦

El carruaje de Mielle, que se dirigía a la mansión del duque, se detuvo frente a una famosa panadería para encontrar un pastel que había reservado con anticipación. Para tomar un pastel recién horneado, tenía que hacer una reserva. Mientras su criada iba a buscarlo, quitó las cortinas que cubrían la ventana y miró hacia afuera.

—Hay mucha gente hoy.

Cerca, se había llevado a cabo la ceremonia de finalización de la academia, y como había terminado, los asistentes estaban fuera. Este era el único camino hacia abajo mientras que el Castillo Imperial se encontraba en un sendero ascendente.

Entonces, ¿por qué la condesa, que salió con Aria, volvió sola?

En ese momento, mientras ella cuestionaba lo que estaba pasando, algunas personas se sorprendieron y se detuvieron frente al carruaje de Mielle.

Normalmente, si encontraban el carruaje de un noble, debían evitarlo un poco o inclinar la cabeza. Curiosamente, cada vez más gente miraba fijamente el carro o se acercaba y fisgoneaba.

—¿Que está pasando?

A la pregunta de Mielle, el caballero esperando, salió del carruaje para comprobarlo. Cuando miró por la ventana, Mielle abrió mucho los ojos para ver a personas actuando de manera grosera, sin ocultar sus caras felices, ante la aparición del caballero. La gente le decía algo con entusiasmo con sus caras llenas de emoción, y el caballero ladeó la cabeza y habló con ellos durante mucho tiempo.

¿Qué demonios es eso?

Tenía curiosidad por la extraña situación. Era un asunto que terminaría cuando les prestara atención y los hiciera dispersarse, pero ¿por qué se demoraba tanto? La conversación, que continuó hasta que apareció su doncella con el pastel, terminó cuando la alegría se desvaneció gradualmente de los rostros de la gente común que se había reunido allí, y solo después, se dispersaron.

Mielle le preguntó cuál era el motivo cuando regresó con una mirada de vergüenza.

—Eso es…

Pero el caballero no pudo responder fácilmente a la pregunta. La criada, que se percató de ello, interceptó la respuesta. Como la conversación entre el caballero y la gente común no terminó hasta que sacaron el pastel, ella había captado el contenido. Su rostro estaba iluminado como si hubiera recibido un regalo de cumpleaños. Ella estaba en un estado de gran excitación.

—Le diré. Conoce al famoso inversor público, ¿verdad? ¡El inversor ha seguido invirtiendo en empresarios jóvenes y capaces, independientemente de su estatus!

—¿El Inversor A?

—¡Sí! Bueno, el inversor A, se presentó hoy en la ceremonia de finalización de la academia.

El cabello de la doncella, que respondía con alegría, brillaba con la horquilla que había recibido de Aria.

—Oh, estoy seguro de que son ellos los que estaban allí. Entonces, ¿qué tiene esto que ver con eso ahora? —preguntó Mielle, al ver que no le dijeron lo más importante. El rostro del caballero se oscureció y la doncella tragó y alzó la voz.

—¡Sorprendentemente, escuché que el inversionista A era la señorita Aria! ¡Por eso la gente se reunió alrededor del carruaje con el sello de la familia! ¡Se preguntaban si la señorita Aria lo estaría montando!

—¿Qué?

Mielle estaba dura como una piedra cuando la doncella respondió con orgullo. Miró fijamente a su doncella sin moverse, como si hubiera olvidado cómo respirar. Parecía como si estuviera escuchando tonterías.

—¿El rumoreado Inversor A es la hija de esa vulgar prostituta? ¿A quien la princesa quería poner de su lado?

¿Esto tiene sentido? ¿Qué diablos estoy escuchando? Era increíble, pero fue un shock, así que los ojos de Mielle se abrieron un poco más y dio fuerza a sus manos que estaban cuidadosamente colocadas sobre sus piernas.

Ella era una mujer tonta con nada más que su rostro. Pero era una gran inversora. No sabía su identidad, pero la princesa le había dicho que el Inversor A era una persona muy inteligente y perspicaz. Su voz inquisitiva tembló débilmente.

—¿Es eso cierto? ¿Es eso realmente lo que dijeron? ¿No cometieron un error?

—Eso es lo que dijeron. Mencionaron a Aria Roscent, de quien se rumoreaba que era una mujer malvada.

—Es cierto —dijo la criada, pero Mielle no podía creer la repetida respuesta de su criada y miró al caballero, instándolo a responder.

Por favor, di que no. Me gustaría que lo llamaras el engaño de una doncella tonta.

Sin embargo, contrariamente a las expectativas de Mielle, el caballero evitó la mirada de la joven en respuesta.

¡Cómo puede ser algo tan ridículo…!

La pálida Mielle se perdió en sus pensamientos por un momento. Luego salió corriendo del carruaje. Fue un movimiento brusco en el que ninguna mujer noble jamás podría pensar. El caballero la llamó y corrió tras ella.

Alguien que todavía no se había retirado corría alrededor del carruaje, y la confundió con Aria. En su mano tenía un documento urgente que quería mostrarle.

—¡Oh, lo siento!

Pronto, sin embargo, se dio cuenta de que todos menos su cabello y ojos eran diferentes, y se apresuró a inclinarse ante la noble. A diferencia de Aria, que invirtió generosamente en la gente común, los aristócratas comunes los consideraban insignificantes.

—El inversor… ¿es de la familia Roscent? ¿Es por eso que estás esperando? —preguntó la pálida Mielle, y el hombre con la cabeza gacha respondió con cuidado,

—¿Si? Oh, sí .. dijo que se llamaba Aria Roscent.

—¿Cuál era el color de su cabello? ¿De sus ojos? ¿Qué tan alta era ella? ¿Cómo estaba su color de piel? ¿De qué tono? ¿Qué edad tiene?

El hombre, avergonzado por un momento por la incesante oleada de preguntas, pronto comenzó a responder una tras otra; una rubia brillante, hermosa apariencia y ojos verdes que parecían contener joyas. Describió perfectamente la apariencia de Aria, por lo que Mielle perdió el equilibrio, y el caballero tuvo que apresurarse a sostenerla.

—¡Uh, vayamos rápido a la mansión del duque!

Mientras el caballero la ayudaba a ponerse de pie y a caminar de regreso al carruaje, la gente se reunió a su alrededor para comprobar qué estaba pasando, pero los oídos de Mielle no escucharon ningún sonido, tal vez debido a la conmoción.

¿Sabe la princesa esto? ¿Y si ella lo sabe? ¿No se va a enfadar? No me digas que está pensando en unirse a la hija de esa vulgar prostituta…

Mielle, que agarró su corazón para evitar que latiera tan rápido, levantó la voz pidiéndole al conductor que fuera a la mansión del duque lo antes posible, y el carruaje que corría lo más rápido que podía traqueteó y se dirigió a su destino.

La princesa, que estaba hablando con un invitado, saludó complacida a la visitante Mielle, como si aún no hubiera escuchado los rumores del público.

—Oh, Dios mío, no te ves bien, señorita Mielle. ¿Qué está pasando?

—¡Eso es…!

Mielle no pudo responder, mirando a Vika, que seguía a Isis fuera del salón. Vika, que sabía que él era un obstáculo, se despidió con una sonrisa inesperada.

Maru
Y así comienza la lucha política y el ascenso de Aria junto a Asher. Estas tipejas van a caer, y lo voy a disfrutar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *