La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 82: El escándalo del siglo (3)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Sin embargo, el conde no tomó ninguna medida para corregirse. Ella había contribuido mucho al negocio del almacén, pero el conde ni siquiera había mencionado lo que había pasado, y mucho menos la reconoció.

—Ya veo. Pensé que lo habías olvidado porque no mencionaste nada. Por eso hice todo de forma independiente —respondió Aria con una risa.

Ya no tenía que ser cautelosa, por lo que lo culpó por sus faltas. El conde sintió un pinchazo de conciencia y se aclaró la garganta, cambiando el tema delicado como si no hubiera hecho nada malo en el pasado.

—Sí, sí. Ahora lo sé. De ahora en adelante, creo que deberías salir con Cain. ¡Tengo mucho trabajo por hacer!

Él exigió con orgullo que ella ayudara a su negocio en el futuro. Su tono declaraba que era natural que Aria le ayudara. No, que sería lo que pasaría.

—No, ya sabes, estoy ocupada. Otros jóvenes podrían venir como hoy, así que debería darles la bienvenida. No puedo dejar mi lugar porque llegan cartas de otros países.

La boca del conde se cerró como si hubiera sido cosida por su firme negativa. Ciertamente, parecía estar ocupada para cualquiera. Quizás se dio cuenta de que ya había perdido la oportunidad, porque los ojos del conde vagaron por el aire.

—Has… conocido al príncipe heredero antes, ¿no es así? —preguntó Caín, que logró encontrar un hueco para intervenir. Su expresión era bastante seria. La condesa también esperaba una respuesta con los ojos brillantes, luciendo curiosa.

—Han pasado dos años desde ese momento… Tenía catorce.

Fue un período notable incluso cuando ella lo dijo. Habían pasado dos años desde esa mala relación. El príncipe heredero, que era un niño, se convertiría en adulto a la edad de veinte años, durante su cumpleaños de este año. A partir de la ceremonia de mayoría de edad, tendría una aparición oficial y, a diferencia del pasado, se exaltaría en el mundo.

¿Puedo ser yo misma la que se sentaría a su lado? Ella sonrió con una extraña anticipación y ansiedad, pero Caín lo aceptó frunciendo el ceño al máximo.

—¿Por qué lo escondiste todo este tiempo? —dijo su madre, haciendo escándalo.

—Lo conocí sin saber quién era. Recientemente supe que era el príncipe heredero.

—Oh, ¡Dios mío…! ¡Es como una historia en una novela! ¡Se han enamorado sin conocerse! ¿Cómo podría no ser romántico?

Ella era como una niña admirada. Parecía feliz porque su hija había logrado un sueño que nunca había soñado.

—No me digas, ¿el hombre que conociste antes en la corte era el príncipe heredero… no el señor Pinonua?

—Oh, ahora que lo pienso, lo has conocido. Así es. Pinonua es… dijo que es un nombre que tomó prestado por un tiempo.

—Oh, ¿vino a la corte porque estaba preocupado por ti, incluso si estaba ocupado?

—Eso dijo. ¿Esas son todas las preguntas? Creo que es mejor escuchar más sobre eso cuando venga el señor Asher. Si les cuento todo, la conversación entre nosotros desaparecerá —dijo Aria, y regresó a su habitación. En el cálido jardín iluminado por el sol, solo tres personas quedaron con pensamientos y corazones diferentes.

♦ ♦ ♦

Fueron necesarios menos de dos días para que los rumores de que había servido comida a los jóvenes que la habían visitado cubrieran la capital.

La malvada mujer del rumor, no, Aria, la bella inversora que había tratado de elevar su estatus social y entender a la gente común, sonrió al ver a los jóvenes reunidos hoy en la puerta de la mansión.

—¡Señorita! ¡Les dije que vinieran en una fecha y hora determinadas todas las semanas, según lo ordenó! —dijo Jessie con una cara brillante.

Soy un inversor que habla con jóvenes emprendedores todas las semanas. ¡Qué cosa tan hermosa es!

—Buen trabajo.

—Y traje un periódico, un poco antes. Hans lo llevó él mismo a la mansión.

—¿De verdad?

La expresión de Jessie al sacar el periódico fue muy brillante. Aria sintió que su historia estaba allí.

—¿Qué tipo de elogio me están dando?

Abrió el periódico con anticipación y Jessie agregó:

—¡Parece que Hans ha entrado en la academia en la que invirtió! ¡Escuché que consiguió una beca! Pensé que se estaba quedando sin tiempo, así que dije que llevaría periódicos a la mansión porque tenía tiempo libre.

—¿En… serio?

Se sintió extraña cuando escuchó una historia en la que nunca había pensado porque en el pasado había enfrentado un final terrible, pero ahora encontró su propia felicidad. Esperaba poder afrontar un futuro así, deshaciéndose de la verdadera mujer malvada.

«¡La malvada mujer de los rumores era una santa!»

«La identidad del Inversor A, que salvó a innumerables empresarios independientemente de su estado social resultó ser la señorita Aria de la familia Roscent. Además, recientemente, después de la finalización de la academia, los rumores de Aria Roscent, que había estado en plena publicidad, resultaron ser falsos. Y la fuente del rumor también es impactante. Algunos sospechan que provino de su hermana, Mielle Roscent, que estaba celosa de su belleza. Si es cierto, ¿puede haber cosas más terribles que esto?»

El artículo parecía representar su corazón, y la boca de Aria se elevó hacia el cielo. Jessie tenía un rostro brillante como si lo hubiera leído antes de entregárselo.

Después de que resultó que ella era la Inversionista A de los rumores, ganó popularidad. Fue gracias a los dos años de cambiar pequeñas cosas paso a paso. Un grupo de jóvenes que había conocido en una reunión con Sarah, y los sirvientes y doncellas de la mansión, o un grupo de personas con su apoyo para los negocios eran los ejemplos.

También fue gracias al hecho de que en ocasiones asistió a la reunión oficial y reveló que tenía una apariencia brillante y hermosa, y un comportamiento elegante completamente diferente de lo que se rumoreaba. Interpretar a la víctima en el caso de Emma también había influido. Todos esos pequeños esfuerzos que había hecho hasta ahora brillaron a través de esta oportunidad.

—Al principio, nunca pensé que tendría tanto éxito en los negocios.

La razón por la que había hablado de negocios por primera vez era para ganarse de alguna manera el corazón del conde en venganza contra Mielle. Pero luego se dio cuenta de que estaba mal y se lanzó a su propio negocio para crear su propio poder para sobrevivir a Mielle y la princesa; sin embargo, no había esperado tener tanto éxito.

Ni siquiera se había imaginado que la haría feliz tener una relación así con alguien. Comparada con antes, se sentía como si fuera otra persona.

—¡Finalmente va a resultar que los rumores sobre usted han sido maliciosos!

Jessie ni siquiera recordaba lo que pasó cuando Aria había entrado por primera vez en la mansión. Borró toda pizca de ansiedad sobre su amo y reveló su pura confianza.

Si pudiera volver, me gustaría regresar a la época en que llegué a la mansión.

Entonces, no habría necesitado estas molestas series de acciones. Ella tampoco habría sido mala con Jessie. Sin embargo, había regresado a la vaga época en la que le había hecho algo malo a Jessie y se lo había devuelto. Negó con la cabeza y se quitó los arrepentimientos de su mente, porque no tenía tiempo para pensar en el pasado.

Aria volvió a mirar el periódico. No importaba lo barato que fuera el periódico que leía la gente común, la historia involucraría al conde, Caín y Mielle.

Fuera o no el caso, el conde y Caín se habían comprometido en silencio con su trabajo durante algún tiempo, habían regresado tarde a casa y era difícil verles la cara. Aun así, Aria le preguntó a Jessie, sospechando de sus intenciones porque era un comerciante que no ignoraba lo que le interesaba.

—¿Y Mielle?

—Ah… ella salió temprano.

Y, con algún propósito, Mielle también había estado ocupada saliendo últimamente. Aria entrecerró los ojos.

No podría mostrar mi cara si fuera yo. Es una chica descarada.

Aunque su reputación iba decayendo día a día, Mielle se volvió a levantar y se obligó a salir. El destino era… probablemente la mansión del duque, para encontrarse con la princesa que la había relacionado con Oscar.

Según los informes de las criadas de la mansión, Mielle había recibido una carta de la princesa. Y también dijeron que incluso antes del incidente, a menudo llegaban cartas. Así que esta vez debió haber ido en busca de un consejo.

Qué enojada y molesta estará la princesa porque pensaría que yo intercepté al príncipe heredero.

Antes del príncipe heredero, Aria también había tenido un escándalo con el adorable hermano de Isis. No la había visto, pero estaba segura de que Isis quería destrozarla hasta la muerte porque había estado involucrada en cosas malas.

Ahora que Mielle depende de ella. ¿El verdadero enemigo es la princesa?

De todos modos la princesa se convertiría en un enemigo si continuara reuniéndose con el príncipe heredero, pero aparte de eso, estaba atada por su rencor personal. Aria no podía olvidar la mirada hostil en la fiesta de cumpleaños de Mielle.

Así que pasó el día pensando en cómo evitar que Isis buscara un nuevo poder al casarse con el rey de otro país, y cómo comprobarlo, pero un invitado la visitó a última hora de la noche. Era un invitado inesperado, con un ramo de tulipanes que no se marchitaban fácilmente y una caja de regalo en la mano.

—¿El señor Lane?

—Lo siento si llego tarde en la noche. Estuve en un viaje de negocios a un lugar lejano y no tuve tiempo libre para visitar.

Su visita significaba que ella podía escuchar las noticias de Asher. Tenía prisa por preparar el té, pero desafortunadamente, el conde y Caín llegaron a casa en ese momento.

El conde tuvo que informar a Caín de su trabajo y ocuparse del trabajo acumulado, por lo que se veía muy cansado. También era por los rumores que circulaban entre sus dos hijas. No le había importado su hijastra cuando ella era una mujer malvada, pero lo doloroso que debía ser para su propia hija convertirse en una… Sin embargo, todos los rumores estaban fundamentados y no tomó ninguna medida. Si no hubiera motivos para los rumores, habría estado por ahí diciendo que todo fue por el trabajo de Aria.

Por eso al conde no le agradó ver a Lane, que había venido de visita después de mucho tiempo. También fue porque no había nadie más con quien desquitarse.

—¿Qué te trae por aquí tan tarde? Recuerdo que dijiste que ya no vendrías. No me digas, ¿viniste aquí porque estás interesado en Aria?

El conde, que había intentado entregarle a su hijastra en el pasado, ahora se preguntaba si Lane estaría interesado. Ni siquiera se dio cuenta que Aria resopló ante su actitud hipócrita. Cain también miró a Lane con una cara similar a la de su padre.

No le dieron la bienvenida lo suficiente como para hacerlo sentir incómodo, pero Lane respondió con un rostro descuidado:

—Ja, ja. Quería hacerlo, pero me preguntaba si al conde le iba bien. Mi maestro me pidió que le dijera hola y que está muy interesado en sus negocios.

—¿De verdad? Bien entonces.

Cuando Lane mencionó a su maestro, que ya les había ayudado, sólo pudo sugerirle que comiera con ellos a pesar de tener el cuerpo exhausto, y tragándose su incomodidad. Por supuesto, parecía pensar que Lane había venido a verlo. Lane parecía un poco incómodo, pero pronto asintió y se dirigió al comedor. Los ramos y regalos que había preparado fueron entregados a Aria por instrucción de Asher para que todos sus asuntos estuvieran hechos.

¿Por qué no vino el señor Asher?

Como sentía curiosidad, se apresuró a subir a su habitación y abrió la carta.

«Te estoy enviando una carta a través de Lane porque estoy en un lugar difícil para visitarte.»

A través de la primera oración, Aria se dio cuenta de que no era que él no hubiera venido sino que no podía. ¿A dónde se fue para que no pudiera venir? Volvió a leer la carta a toda prisa, temiendo que pudiera estar deambulando por lugares extraños por fuerzas hostiles como antes.

«No es algo de lo que debas preocuparte. La razón por la que te envío esta carta es porque no pude comunicarme contigo aunque te dije en la última reunión que te visitaría pronto. Estaba pensando en cuándo sería bueno, y pensé que sería mejor coordinar contigo.»

La siguiente carta estaba escrita como si le estuviera hablando ante sus ojos. Entonces, escribió sobre la hora en que Asher deseaba visitar, y era bastante tarde por la noche. También decía que por si acaso ella debía dejar la habitación ese día, así que se lo metió en la cabeza para no olvidarlo.

¿Qué es esto?

Cuando terminó de leer la carta, la miró un rato y abrió el regalo que había dejado sobre la mesa. Había un brazalete que nunca había visto formado por una cadena de finos hilos atados entre sí. Era la primera vez que lo veía.

—¿Está fuera del país?

Por eso sentía que él le había enviado este maravilloso adorno. Dondequiera que estuviera, esperaba que volviera con buena salud.

♦ ♦ ♦

—Mira esta galleta. Tiene una forma fresca.

—Sí. Es linda.

Las señoritas, sentadas en una lujosa mesa en un colorido jardín, expresaron una exagerada admiración. En el centro de ellas estaba Mielle.

—Es especial de la princesa.

—Es como se esperaba.

—Ella tiene un ojo diferente.

Intentaron fingir estar tranquilas, ignorando las bombas que caían en su territorio. Como estaban ansiosas y preocupadas, se lavaron el cerebro como si la situación estuviera bien.

—Entonces, la mujer malvada de los rumores… Ya sabes, ella ha estado corriendo así, y ella está… Bueno, tomó la peor decisión.

—Tiene la sangre sucia y por eso lo ha estado haciendo así. Es una criatura que debe ser parasitaria, al igual que su madre.

—Estoy preocupada por el futuro del imperio.

Se reunieron para atacar al enemigo público.

—Estoy segura de que la princesa está luchando por detenerlo.

—Así es. Prefiere unirse a otro país que tener sangre sucia como descendiente del imperio.

Finalmente, elogiaron la existencia en la que creían y seguían. El trabajo de Mielle era unir los corazones de las damas aristocráticas en esta situación, donde los rumores sobre ella y su fe en el Partido Aristocrático se habían vuelto borrosos.

A diferencia de Aria, que había construido su propio poder, lo que todas las demás damas aristocráticas podían hacer en la situación actual era reunirse y disfrutar de refrigerios y chismes.

—Le transmitiré tu opinión a Isis. Estoy segura de que estará feliz.

De hecho, solo diría sus nombres, pero Mielle, que habló palabras vacías como representante, pasó un tiempo moderado con las jóvenes antes de dirigirse a la princesa.

Isis se había puesto nerviosa después de saber que el príncipe heredero se iba a reunir con Aria por la conmoción de que la hija de una prostituta, que no era nadie más, ocuparía su lugar. Incluso si hubiera sido elevada a su estatus, ¿quién le daría un nuevo poder?

Mielle también se sorprendió, pero no tanto como Isis. La princesa había sido comparada con la sangre sucia que tanto odiaba. Incluso existía la opinión de que, a diferencia de cuando se comparó a Mielle y Aria, la joven de nacimiento superficial era mejor que Isis, quien tenía la sangre de la familia Imperial.

Provenía de quienes estaban poseídos por su apariencia frívola y su carácter falso. Mielle informó lo que había sucedido mientras tanto, intentando no ofender a la princesa tanto como pudiera.

—No tienes que preocuparte por las señoritas. Son leales a ti. Si encontraran alguna traidora, se lanzarían a detenerla.

Aunque no era un informe importante que Isis deseaba, era un asunto de gran importancia. Por eso Isis respondió con cara fría y preguntó algo más:

—Entiendo. ¿Su alteza visitó alguna vez la mansión?

—¿Sí? Oh no. Aún no…

Estaba tan obsesionada con eso hasta el punto de que se arrepintió de haber hecho un informe. Incluso después de bastante tiempo, la sombra del príncipe heredero no era visible.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *