Para ayudarte a entender – Capítulo 4

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Winter comenzó a leer detenidamente el contrato, y Rowell no pudo ocultar su ansiedad. Era la primera veia a este hombre ser tan amable y prepotente a la vez.

Como de costumbre, cuando Winter volteaba la mesa, las negociaciones que deberían ser cortas, se volvían largas y atenuantes, Rowell con el tiempo había descubierto maneras de provocarlo.

—He oído que los puros de Larkround son famosos.

Al final de las palabras de Rowell, Jael inconscientemente contuvo el aliento antes de cubrirse la boca con las manos. Como dijo, Larkround era famoso por sus cigarros,  pero era un lujo que solo los aristócratas podían disfrutar.

Al principio, Winter había pensando en aprender sobre las costumbres de los aristócratas, pero pronto se cansó de las estrictas etiquetas de la nobleza. Desde entonces, no había tocado un cigarro.

—Podría tener uno, si no le importa —continuó Rowell.

—Por supuesto.

¡Señor, no debería decir eso! 

Jael contuvo su comentario antes de que escapara de sus labios. Si Rowell comenzara a hablar sarcásticamente sobre los cigarros, Winter definitivamente se enojaria y, al final, las negociaciones comerciales volverían a estar a su favor.

Era un contrato importante, ya que se refería a una enorme cantidad de granos de café que serían suministrados a todos los hoteles de la compañía en el futuro. Cualquier cambio en las negociaciones tendría repercusiones en las ganancias. Mientras tanto, Winter anotó algunas cosas antes de entregarle la nota a Jael.

Jael  no pareció entender y leyó las palabras más tiempo del necesario. Cuando el secretario no se movió, Winter le preguntó:

—¿Tengo que ir a comprarlos yo mismo?

—¡Oh no, no! ¡Ya vuelvo!

Jael no se había dado cuenta de que eran los nombres de algunos cigarros, y pronto salió corriendo. Se apresuró a una tienda especializada cerca de donde estaban y compró el paquete de cigarros que Winter había especificado en su nota, y los colocó en el escritorio frente a él.

Winter sacó el cigarro de su caja y lo presionó ligeramente entre sus dedos.

¿Deberías presionarlo así? ¿No es caro?

Por supuesto, Jael no sabía nada sobre cigarros. Después de que Winter comprobó que no tuviera imperfecciones, le entregó el cigarro directamente a Rowell.

—Este es muy popular en la familia real. Espero que sea de tu agrado.

Rowell aceptó el cigarro con sorpresa. Winter también tomó un cigarro para fumarlo, cortó la cabeza y lo encendió. Incluso Rowell, que se consideraba superior a Winter, no podía criticar los bueno movimientos del hombre frente a él.

Parecía que había sido educado en en los modales de la nobleza desde su nacimiento.

Desesperado por lograr su objetivo, Rowell extendió su propio cigarro.

—Me gustaría que lo enciendas para mi como mi menor.

En el momento en que escuchó esas palabras, Jael rápidamente retrocedió. Estaba seguro de que Winter perdería los nervios y volcaría la mesa.  Pero Winter simplemente volvió la cabeza hacia un lado como si no entendiera. Violet también sentía lo mismo, y ella era la que estaba en su cuerpo. No importaba cómo hubiera sido tratada en su descuidada familia real durante los últimos 3 años, ella nunca había escuchado el término menor, sin importar cuánto estrés le hubiera causado el título de princesa.

Violet, después de pensar por un momento, respondió:

—Debo ser más joven entonces.

—No, no me refiero a la edad.

—De todos modos, no me di cuenta de que no estabas familiarizado con los cigarros hasta el punto de no saber cómo encender uno. Lo siento, debería haberlo explicado con más detalle.

No fue una burla. Violet realmente interpretó el término “menor”’ como una cuestión de edad, no de estatus, y como Rowell estaba pidiendo su ayuda como una persona mayor que no estaba familiarizada con los cigarros. Ella sintió un poco de pena por él.

Pero Rowell lo tomó como una broma y su rostro se enrojeció.

Violet no entendió la razón, otra vez, pero fingió no notar el cambio en su expresión.

—Esta reunión llevará un tiempo, entonces bastará con presentarles todas estas cosas nuevas que usted desconoce.

Jael, apenas logró contener la risa, levantó varias marcas de cigarros que Winter había anotado en la nota con una sonrisa.

—Así es, muchas cosas nuevas.

Esta vez, la cara de Rowell se puso pálida. Rowell instintivamente sintió que uno de ellos moriría por una sobredosis de nicotina y que el perdedor sería él.

Rowell, que había estado casi prisionero durante cuarenta y siete horas, regresó a su habitación gritándole a Winter que hiciera lo que quisiera. Violet también salió de la sala de conferencias poco después.

La mesa estaba llena de cajas de cigarros y botellas de licor que se habían consumido por todas partes.

Violet se sintió culpable por haber usado el cuerpo de Winter de esa manera, pero pensó que se alegraría de que el contrato se hubiera cerrado correctamente. Después de todo, el dinero era tan importante para él que no podía dedicar un día a su esposa.

Violet le entregó el contrato a Jael, sellado con el sello de Rowell. Era todo lo que Kanixa, la compañía, quería.

Jael habló como si no pudiera entender lo que había presenciado.

—¿Qué te ha pasado?

—Lo siento, pero no sé a qué te refieres.

Después de trabajar durante tantas horas seguidas, Violet estaba medio adormilada. Se dirigió directamente a la habitación.

Jael la siguió, pero estaba demasiado cansado para preocuparse. Tan pronto como cerró las cortinas y la habitación se volvió algo oscura, Violet se durmió con una satisfactoria sensación de logro.

Si esto es volverse loco, entonces no me importaría vivir así.

♦ ♦ ♦

Por primera vez en su vida, a Winter Blooming le resultó difícil despertarse por la mañana. A partir de ese momento, supo que no era su cuerpo.

—Maldición, hijo de…

Después de lograr levantarse, se dio cuenta de que estaba en el cuerpo de su esposa, a juzgar por su nueva voz y el dormitorio en el que estaba. Después de chasquear la lengua, se adaptó a la situación.

El gran Winter, había estado encerrado en una pequeña ciudad durante un maldito mes, y había sido secuestrado por una bruja loca, que hizo experimentos con él. Esto no era nada. En comparación, ni siquiera era extraño. Ahora necesitaba contactar a las damas en las cercanías.

Pero no importa cuán fuerte haya tirado de la cuerda, no vino ninguna doncella. Cuando un impaciente Winter se levantó de su asiento, sus pies tocaron las botellas vacías de champán y medicinas.

Siempre había pensado que la princesa era una mujer delicada, pero ella no parecía vivir de manera muy diferente a él.

En el momento en que abrió la puerta para buscar a alguien, todo su cuerpo tembló.

—Mierda, ¿qué pasa con este cuerpo?

Winter maldijo mientras salía tambaleándose de la habitación antes de sentarse rápidamente. El dolor de cabeza era tan intenso que le resultaba difícil caminar, a penas podía dar un paso, pero Winter estaba obsesionado con el café. Y así, logró llegar a las escaleras.

Cualquiera sea la razón, había terminado en este cuerpo en lugar de firmar el contrato. Independientemente de la condición de su cuerpo, necesitaba regresar a su hotel de inmediato y completar el trato con ese maldito gusano de las montañas Widellin. Si la princesa hubiera cambiado de cuerpo con él, no sabía qué podía hacer. Una mujer como ella probablemente nunca se hubiera encontrado con esa clase de problemas en toda su vida.

Mientras de alguna manera trataba de arrastrarse por las escaleras, Winter notó que el médico de la familia Blooming, Lichton, entraba en la habitación cercana a donde estaba.

Lichton había ignorado por completo a Winter, un niño ilegítimo, al principio, por lo que Winter tampoco se había molestado en tratarlo como un ser humano. Pero en este momento, podría llorar de gratitud por haberse encontrado con alguien calificado como médico.

—¡Lichton! Que bueno que estás aquí. Ven a ayudarme.

—¿Huh? Sí…

Lichton se sintió un poco avergonzado por el trato inusual de Violet, pero la siguió a su habitación de todos modos.

Winter se dejó caer sobre la cama, apoyándose en la almohada, y habló en un tono dominante.

—Me duele la cabeza. Identifique rápidamente la causa.

—Te lo dije ayer, mi lady. No hay nada malo contigo.

—¿No hay nada malo? Este cuerpo se siente como mil infiernos.

—¿Qué… qué quieres decir…? Estás hablando de forma muy impropia, mi lady.

Mientras hablaba Lichton, comenzó a examinar la condición de Violet.

Desde que Violet desapareció sin decir adiós en el medio de la fiesta anoche, el duque y la duquesa de Blooming, junto con Diev, habían decidido no dejar pasar tal falta de respeto. Entonces, Winter debía atenderlos en este cuerpo enfermo.

Lichton se quejó después de pretender hacer algún tipo de examen médico.

—¿Cuánto tiempo va a fingir estar enferma? Puede que seas una princesa, pero eres demasiado terca… ¡iiiih! ¡Pequeña dama!

Lichton dejó de hablar. Winter lo agarró por el cuello y lo amenazó.

—Dije que no me siento bien. ¿Quién le dio a este maldito curandero una licencia para decir tales invenciones tan temprano en la mañana?

¿Invenciones? Winter supuso que Violet probablemente lo habría dicho así.

Sí Winter hubiera estado en su cuerpo habitual, el hombre ya habría sido inmovilizado, pero eso era inimaginable con la falta de fuerza de Violet. Winter reprimió su ira, sabiendo que no podía vencer a semejante oponente en este momento, y habló.

—Eres consciente de que tu sueldo es pagado con mi dinero, ¿verdad?

—¡No, no es así pequeña dama, sino del dinero del maestro!

—De todos modos, estamos casados, así que no importa quién de lo dos te pague. Es lo mismo.

—Eso…

—Entonces, si no quieres que te despidan, entonces debes decir lo que quiero escuchar de ahora en adelante, ¿está claro?

Lichton, que fue agarrado por el cuello por una mujer, se alisó la camisa desaliñada cuando escapó de su alcance.

Mientras tanto, Winter hizo señas con el dedo para que Lichton lo siguiera, salió de la habitación de Violet y se metió en la suya.

Cuando entró en su habitación, vio a Phillip, su sirviente favorito, barriendo el piso. Phillip lo saludó cortésmente y le preguntó:

—¿Hay algo mal, mi lady?

—Ah, él, debería estar en la Capital ahora…

Winter tropezó con sus palabras mientras hablaba debido al terrible dolor de cabeza. Phillip extendió una mano amiga, un poco avergonzado, y luego la trajo de nuevo. Winter volvió a hablar, esta vez agarrada a la cama.

—Tráeme un café. Un café muy caliente.

—Sí, pequeña dama…

—Y dame un masaje.

—¿Qué?

Los ojos de Phillip estaban muy abiertos, pero salió de la habitación para ir a buscar un café primero, como se le indicó. Luego, cuando Winter abrió la caja fuerte de su habitación, Lichton, que estaba parado a lo lejos, saltó.

Era los ojos y oídos de Catherine Blooming, por eso se quedaba en la residencia de Violet. Fue impactante ver a Violet abrir la caja fuerte de Winter cuando todo lo que había presenciado era que su relación empeoraba.

El dinero para Winter era tan importante para él como su vida. Si fuera por dinero, incluso estaría dispuesto a matar gente. El hecho de que un hombre así compartiera el código de su caja fuerte con su esposa era lo mismo que confiarle su propia vida.

Era claramente digno de mención que, no solo había cambiado la actitud de Violet, sino que también conocía el código de su bóveda.

En cualquier caso, Winter metió un fajo de billetes en el bolsillo de Lichton y se recostó en la cama. Luego, le pidió a Lichton, cuyos ojos estaban muy abiertos, que revisara lo que Winter le había dado.

—Entonces, Lichton. ¿Qué dije antes?

¡Debía dar la respuesta que la dama quería!

—Como tengo que llegar a la Capital lo antes posible, quiero que hagas lo que puedas. Si me desmayo en el camino, yo… No, mi esposo personalmente separará tu cabeza de tus hombros.

Planeaba dormir tan pronto como regresara, pero ahora Winter necesitaba su ayuda. Su cabeza daba vueltas por más de una razón. Afortunadamente, Phillip regresó con café y azúcar.

Winter vertió el azúcar en la taza sin dudarlo y la tragó. Después de eso, Lichton se fue para preparar la medicina para el tratamiento.

Un momento después, Phillip regresó con un cuenco lleno de agua tibia.

Sintiéndose un poco avergonzado cuando Winter se sentó en la cama, Phillip se arrodilló y puso los pies debajo de él.

Envolvió los pálidos pies de la dama en sus manos, los sumergió en el agua y lentamente comenzó a masajearlos.

Ante el ligero toque de Phillip, Winter sintió una oleada de irritación.

—¿De repente te convertiste en un hombre de 80 años?

—¿Sí? Ah… pero, pero si aplico mas fuerza mi lady te causaría dolor.

—¿Qué tipo de…?

Los ojos de Winter se posaron lentamente en las manos de Phillip mientras empujaba un poco el tazón de agua.

Era una escena extraña. El rostro de Phillip estaba rojo brillante, aparentemente incapaz de levantar la cabeza, y estaba luchando incluso por sostener los pies de Violet por miedo a que su fuerza la lastimara. Por supuesto, ahora era Winter en el cuerpo de Violet, pero Phillip no lo sabía. Winter habló con voz apagada:

—Sal. No te acerques a mí otra vez.

—¡Gra, gracias mi lady!

Phillip respondió con una voz fuerte que Winter nunca había escuchado antes, inmediatamente agarró el tazón de agua antes de huir de la habitación.

Winter chasqueó la lengua y se revolvió el cabello por un momento antes de detener su mano. Luego, giró la cabeza hacia el espejo, notando que el largo cabello de Violet había sido cortado a la altura de los hombros. Después de mirar un momento al espejo, Winter murmuró:

—Te tardaste.

Recordó una conversación que tuvo con Violet el invierno pasado.


Kiara
Esto es todo y más de lo que yo esperaba ese Winter es terrible, ya me imaginaba como seria su reaccion como Violet, pero leerla es mucho mejor

| Índice |

2 thoughts on “Para ayudarte a entender – Capítulo 4

  1. Miyuky says:

    Winter, sabe como poner las cosas en sus lugar. Pobre Phillip, como se habrá sentido al tocar los pies de su señora y Winter no era consciente que el estaba permitiendo que otro hombre toque lo que el todavía no a tocado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *