Prometida peligrosa – Capítulo 12

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El duque Kling guardó silencio durante un rato después de leer la carta de su hija exactamente dos veces.

Lo que él tomó en serio en la carta fue su mención de “la forma de protegernos”.

Eso sugería que ella no se fue imprudentemente por una razón trivial, sino con un propósito deliberado para eliminar alguna amenaza impuesta en este momento, que él no sabía en absoluto.

Lo que decía en la carta podría ser ridículo. Creció sin conocer la política y las turbulencias, lo que la hizo jugar a juegos divertidos o mostrar una terquedad problemática.

Sospechaba que ella podría haber inventado un gran truco destinado a engañar a alguien o causarle problemas.

Pero Marianne no solía hablar de Estelle cuando bromeaba.

En la carta, ella dijo claramente: “Puedo jurar por mamá”.

Quería encontrar a su hija de inmediato e interrogarla, pero rápidamente admitió que no podía. También admitió que no necesitaba preguntar por qué Hugo y la señora Icell no le informaron con anticipación.

Quizás se sorprendieron al ver las acciones sin precedentes de su hija y no tuvieron más remedio que seguir sus órdenes. Y no fue otro que el propio duque quien los entrenó así.

Después de todo, ya no estaba enfadado con su hija. Incluso la ayudó al mantener su plan en secreto. Pero no podía aceptar su solicitud de que no enviara más hombres de seguridad.

Lo que era más urgente que descubrir claramente la situación era mantener a salvo a su hija.

En secreto, envió a varios caballeros con algunas palabras a Milan antes del amanecer de ese día.

Afortunadamente, el plan temporal de Marianne nunca se filtró fuera de su mansión. Como de costumbre, había una rutina diaria en la mansión Lennox, y los invitados que visitaban la mansión no encontraron nada inusual en la información que obtuvieron de la mansión.

Lo mismo ocurrió con los ayudantes de Ober, a quienes Marianne había alertado a Hugo y a la señora Icell antes de que ella se fuera. De hecho, estaban tratando de manera desesperada y competente con los hombres de Ober.

Aproximadamente diez días después de que ella dejó la mansión, se entregó una noticia sorprendente a la mansión Lennox. Era la orden del emperador proclamada no solo en el castillo de Lennox sino también en todo el imperio.

La orden, que se publicó en las calles más concurridas de cada provincia del imperio, estaba escrita en caracteres grandes y oscuros de la siguiente manera…

♦ ♦ ♦

Temprano en la noche, se escucharon pasos urgentes en el pasillo que conducía al estudio del emperador. Pronto apareció un hombre pequeño, con gafas grandes y con una bolsa llena de documentos. Tenía el cabello rosado y rizado, los ojos rojos y la piel pálida como si nunca hubiera estado expuesto a la luz solar, el cuerpo parecía un conejo rosa. A diferencia de su linda mirada, su expresión era bastante seria.

Casi corrió por el pasillo y se paró ante la puerta del estudio.

El sirviente que estaba en espera ante la oficina lo reconoció y llamó en su nombre.

—Su Majestad, Sir Colin, el principal ministro interno, quiere verlo.

—¡Déjalo entrar!

La puerta se abrió ante su voz fría.

Colin entró apresuradamente en la habitación y le ofreció sus saludos.

Estaba impaciente porque llegó más tarde de la hora prevista.

Y su impaciencia le hizo cometer un error.

—¡Que Dios le conceda el honor de Airius! Lo siento mucho… ¡Ups!

Un montón de papeles en sus brazos resbalaron y se derramaron por el suelo.

—¡Te encuentras bien! ¿Cómo es que tú, no tu sirviente, trae todas esas cosas así?

El hombre, de pie junto al escritorio del emperador, chasqueó la lengua.

—Tenía prisa, así que no pensé en eso ¡…

—Oye, ¿es algo en lo que tienes que pensar? ¿Eres tan estúpido?

Un hombre pelirrojo y corpulento como un oso se acercó a la puerta. Luego se puso en cuclillas junto a Colin, que estaba recogiendo los documentos desordenados.

—Gracias, Sir Jed…

—Si me estás agradecido, envía una botella de alcohol al Tesoro.

Los funcionarios que trabajaban en el gabinete consideraban a cualquiera como un espía si no sabía que el secretario jefe del Tesoro era un bebedor notorio. Colin respondió positivamente, pensando que su queja se ajustaba a su carácter.

—¿Qué pasa con el duque Hubble? Dijo que vendría este mes, ¿verdad? —susurró Jed en voz baja.

Con una cara hosca, Colin sacudió la cabeza mientras recogía los papeles.

Jed de repente se puso de pie sin darle a Colin la oportunidad de detenerlo.

—¡¡Maldito viejo, duque Hubble!!

Jed estaba a punto de lanzarle maldiciones cuando alguien gritó:

—Colin.

Eckart, el joven emperador de Aslan, inaugurado como el séptimo emperador de la familia imperial Frei, dejó con suavidad la pluma después de firmar el edicto.

—Sí, su majestad.

—Quiero ver los documentos que me has traído.

Tan pronto como Eckart dijo eso, Colin rápidamente recogió el resto de los documentos. Todavía molesto y con el rostro enrojecido, Jed miró a Eckart y luego le quitó los papeles a Colin para llevárselos al emperador. Collin, que se quedó con las manos vacías de repente, lo siguió en silencio.

—¿Cuál es el punto de mirarlos? ¡Muy obvio! Continuará con esta resistencia infantil hasta que ponga su propio lunar en el palacio de las concubinas.

Eckart le tendió la mano a Jed, que todavía estaba furioso.

Sus ojos azules justo debajo del elegante cabello platino heredado de la familia Frei se volvieron fríos. Al ver sus ojos azules, Jed entregó los papeles a regañadientes.

Pero Jed siguió quejándose como si todavía estuviera enfadado.

—¿Cuántos meses lleva resistiendo? No vino el mes pasado con excusas de que estaba enfermo, no vino hace dos meses, citando el camino congelado, y no vino hace tres meses porque nevó demasiado. Ya no puedo aguantar más sus pobres excusas.

—Hace tres meses dijo que no podía venir porque no recibió mi mensaje cuando bloqueó el camino para el mensajero en persona —dijo el emperador.

—¿Crees que eso tiene algún sentido? Además, dijo que volvería a la reunión de gabinete si derogaba el decreto de reforma tributaria que proclamó, pero no vino. Ahora, está tratando de controlar su matrimonio a su gusto  —se enfureció Jed.

Mientras entregaba los documentos, Eckart presionó su sien ceñida. Las palabras de Jed eran más duras que las que usó en la familia imperial, pero fueron al grano.

Intrínsecamente ambicioso por el poder, el duque Hubble odiaba a Eckart incluso cuando se convirtió en el príncipe heredero. Tal odio lo llevó a boicotear el gobierno de Eckart antes y después de su investidura como emperador de Aslan sin cooperar. En los últimos años, su resistencia se volvió más grave. No solo organizó fuerzas anti-emperador, sino que también ejerció su poder como si ya hubiera tomado el poder del emperador en sus manos.

—¿Ober?

Mientras leía los documentos con expresión molesta, Eckart leyó en voz alta un nombre familiar.

—Colin. ¿El ministro de Relaciones Exteriores también dijo que no asistiría a la reunión del gabinete?

—Bueno… —Colin arrastraba las palabras mientras estaba de pie a una distancia y rodando sus ojos rojos con inquietud.

—¡Colin! —Eckart lo llamó de nuevo, como para insistir en su rápida respuesta. Colin abrió la boca con impotencia.

—Verán la razón si leen el próximo capítulo, dijo que la cantera en Chester colapsó tanto que regresó a su territorio mientras se dirigía a la capital.

Mientras Eckart estaba entregando los documentos, Jed intervino por curiosidad.

—¿Cantera? ¿Por qué colapsó de repente?

—El marqués Ober dijo que no sabía por qué. Pero sospecho que alguien estuvo involucrado porque no hubo terremoto ni tifón. El suelo tampoco era peligroso. Y si mira atentamente su carta…

—Bueno, esto es lo que dice Ober: “Te insto a que encuentres rápidamente concubinas para la paz de la familia imperial. Y permítanme asistir a la reunión del gabinete la próxima vez para poder presentar una nueva ley tributaria revisada.” ¿Qué piensa?

—Sí, lo que acabas de leer me molesta. ¿No crees que Ober está tratando de arrojar su peso detrás del duque Hubble?

Colin miró al emperador con expresión molesta.

—¡Aah! ¿No sólo el Ministro del Interior, sino también el Ministro de Relaciones Exteriores tienen la intención de obstruir el gobierno del emperador? ¡Son una mierda! ¿No son tus hermanos debajo del árbol genealógico aunque te odien? ¿Cómo pueden hacerte esto? —Jed echaba humo como una tetera hirviendo sobre un brasero.

Eckart, que podría haber estado más enfadado que nadie, no dijo nada.

Colin temía su pesado silencio más que la furiosa ira de Jed.

Lo que se reflejaba en sus ojos azules no era ira, sino vacío. Y Colin no podía imaginar qué tipo de sentimientos escondía en sus ojos.

—Cuando regrese, envía un mensajero a Chester para averiguar la situación de los daños por deslizamiento de tierra e informarme.

Después de un largo silencio, Eckart tomó la mejor decisión que pudo tomar como emperador.

—Permitidme posponer la reunión de gabinete de hoy. No tienes que pensarlo dos veces sobre el asunto de mi matrimonio. Así que ni siquiera respondas.

—Sí su majestad.

Colin bajó la cabeza, deprimido.

| Índice |

2 thoughts on “Prometida peligrosa – Capítulo 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *