Prometida peligrosa – Capítulo 7

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Se habría sentido bien si no hubiera sido por el dueño de esta voz familiar y espeluznante.

Sí, ella se habría sentido bien, de hecho.

En el fondo, se reprendió por su descuido. Estúpida. Olvidó que si no fuera por Eve, solo dos de los muchos nobles invitados a la mansión hoy podrían hacerle esto. Su padre el duque Kling y…

—Lord Ober.

Ella podría agregar el título “Lord” a su nombre porque actuó tan racionalmente como pudo en este momento. Dio un paso atrás del joyero y levantó la cabeza.

Ober, que estaba apoyado contra el pilar cerca de la ventana a cierta distancia, caminó hacia ella.

Marianne apenas soportó el fuerte deseo de darse la vuelta y correr de inmediato.

Sin embargo, ella retrocedió unos pasos inconscientemente ya que no podía ocultar su odio.

Desearía no haber sido engañada por Eve y Angel. Debería haberlas detenido.

Se arrepintió instintivamente, pero admitió que ya había llegado tarde. Al mismo tiempo, incluso racionalizó que no podía evitarlo en este momento.

Había demasiadas fiestas que Ober había organizado para ella en su vida anterior, pero obviamente, no había una sola fiesta sorpresa.

—Te ves más demacrada de lo que te vi la última vez. ¿Estás enferma?

Ober ya se había acercado a ella y se detuvo. Incluso le preguntó con una mirada preocupada y la envolvió en la cintura de forma natural.

Ella se puso rígida como leña cuando él la tocó de repente. Entonces ella sonrió torpemente y por la fuerza apartó sus brazos de su cintura.

—Estoy bien. No quise preocuparte.

Él frunció el ceño levemente ante su actitud reacia. Ella vio sus ojos grises debajo del cabello rojo oscuro hundirse pesadamente.

—Te ves enfadada conmigo.

Ella se sorprendió por su juicio bastante rápido de la situación.

En el pasado, habría estado complacida con sus cálidas consideraciones, pero su mirada aguda ahora era como una espada para ella. No sabía qué pasaría mañana o de inmediato si perdía el favor en sus ojos.

Puso su cerebro a trabajar rápidamente porque tenía que evitar la situación de inmediato.

—Realmente no puedo engañarte. ¿No puedo creer que fuiste tú quien instigó a Evelyn y Angelica a jugar este ridículo juego de secuestro contra mí? ¿Por qué no me avisaste de antemano? Me sorprendió.

—Si te hubiera dicho de antemano, no habría visto tu hermosa expresión que hiciste frente al joyero.

Ober respondió hábilmente a su queja y la miró a los ojos.

Ella la sostuvo impotente por un momento.

Los ojos de Ober parecían muy cariñosos a pesar de que tenían un color considerado ominoso.

Su aspecto elegante y su imagen extrañamente erótica eran suficientes para causar una impresión nítida pero fascinante. Tal vez su antiguo yo podría haber amado este tipo de sentimiento peligroso.

Pero ella sacudió la cabeza como si quisiera quitársela.

En poco tiempo, se dio cuenta de que él estaba perplejo por su extraña reacción, por lo que tuvo que encontrar una excusa rápidamente.

—Te equivocas. Hubiera sido feliz incluso si lo hubiera sabido de antemano.

—Bueno, parece que te gusta mi regalo. ¿Está bien?

—Absolutamente. ¿A quién no le gustaría esta hermosa esmeralda?

Rápidamente alcanzó el joyero. Tocó el collar con incrustaciones de diamantes en el intervalo de dos dedos y elegantemente forrado con dos colgantes de esmeraldas en el centro.

Le entregó el collar a Ober.

—Si no me lo pones en el cuello en persona, me enfadaré contigo.

—¡Qué linda amenaza!

Solo entonces sonrió levemente. Le quitó el collar de granate existente. Luego, bajó la cabeza y se acercó a ella con la excusa de colgar el nuevo collar de esmeraldas en su delgado cuello.

—Escuché que el verde puro de las esmeraldas simboliza la eterna primavera y el amor inmutable.

Susurrándole así, él dejó escapar su aliento caliente en sus oídos.

Marianne agarró el borde de su vestido, fingiendo no mostrar que tenía la piel de gallina.

Tan pronto como él le puso el collar en el cuello, ella rápidamente retiró los brazos.

Se apresuró a trotar hacia el espejo a un lado de la habitación. Las esmeraldas reflejadas en el espejo limpio se veían muy bien, al igual que las joyas hechas para ella.

Sin embargo, la realidad de que no podía estar completamente satisfecha con su belleza complicaba su mente.

—Gracias, señor. Es un regalo especial.

Ella le sonrió, fingiendo complacerlo tanto como pudo.

—Esta esmeralda es tan preciosa que no está disponible ni siquiera en la familia imperial. Esto es incomparablemente mejor que cualquier otra. No dudes en decirme si quieres alguna otra joya. Puedo pedir una en cualquier momento.

Seguía hablando de eso molestamente sin leer su mente complicada.

Si ella hubiera sido inocente, habría sido estúpidamente conmovida por el hecho de que él le hubiera dado un regalo tan precioso. Cuando descubrió su verdadera intención, solo tomó sus palabras con un grano de sal.

Lo que acababa de decirle parecía una implicación de que él ya tenía el poder y los recursos para comprar todo lo que ella quería, lo que ni siquiera la familia imperial podía.

—Este es un producto premium que incluso la familia imperial no puede encontrar. ¿Realmente puedes darme algo nuevo?

—Por supuesto. ¿Hay algo que no pueda conseguirte si realmente lo quieres?

—¡Increíble! ¡Realmente tiene una gran capacidad, señor!

Casi mencionó “ambición” en lugar de “capacidad”.

Ella quería irse del lugar lo antes posible.

—¿No crees que tengo que ser lo suficientemente capaz de ganar tu corazón?

Ober no dudó en expresar su afecto por ella y se acercó a ella frente al espejo. Bajando la mirada hacia ella, lentamente la envolvió por los hombros con los brazos. Esta vez no pudo encontrar ninguna excusa para evitar su contacto físico.

Poniéndose rígida, puso los ojos en blanco. Luego se encontró con sus ojos que la miraban en el espejo.

Sus ojos eran amables, lo que parecía susurrarle que la besaría de inmediato y la amaría para siempre.

Amaba sus ojos fervientemente hasta solo unos pocos días. Estaba emocionada cuando la abrazaba y la acariciaba. Prometió que lo amaría para siempre, enamorándose de sus cálidas manos y sus palabras melosas. Solo estaba feliz con él todo el tiempo. Ingenuamente pensó que el amor lo era todo porque no sabía nada.

De hecho, podría desear incluso ahora que pudiera pensar eso. Ella podría esperarlo solo un poco.

Pero Ober era un traidor. Su ternura era su favor calculado. Ella fue una testigo que vio de primera mano cómo cambiarían sus ojos melancólicos cuando se mezclaran con el desprecio.

¿Cómo podía olvidar sus ojos malvados?

No podía olvidar sus ojos amenazadores mientras se hundía en el agua fría y él dijo que era una muñeca cara.

—Ya es hora de que comience la fiesta. Por favor, ve al jardín primero. Déjame cambiarme por un vestido nuevo que combine con este collar.

—Suena bien. Puedes salir despacio. Se supone que la heroína de la fiesta de hoy es la última en llegar.

Él respondió con una sonrisa y luego besó su mano después de levantarla.

Ella también sonrió alegremente. Solo entonces él le soltó los brazos y salió de la habitación.

Tan pronto como se cerró la puerta, ella frotó bruscamente la mano que sus labios tocaron en su vestido.

De hecho, ella ya no quería ser engañada por él. Y no quería ser tratada como una muñeca.

♦ ♦ ♦

La fiesta continuó sin problemas. El clima estaba despejado y no hacía viento. Los aristócratas invitados disfrutaron del fresco jardín de primavera tanto como pudieron y esperaron a que apareciera la heroína.

Marianne apareció en la fiesta un poco antes del mediodía. Su apariencia era completamente diferente cuando se detuvo brevemente en el balcón por la mañana. Estaba vestida con un vestido blanco puro como las alas de un ángel, y su cabello cuidadosamente levantado tenía una mini tiara que parecía un copo de nieve. Las joyas verdes también brillaban en sus pendientes de lunares y colgantes de collar.

—Oh, Dios mío, parece una diosa primaveral sentada en un campo nevado blanco.

Alguien entre la multitud exclamó en voz alta, asombrado por su apariencia.

El rumor de que las esmeraldas, que se parecían mucho a sus ojos, fue un regalo especial de Ober, el sucesor del marqués Chester se extendió menos de una hora y se convirtió en un tema candente entre ellos.

La mansión estaba de fiesta una vez más por la tarde cuando el duque Kling apareció en la fiesta. Cansada de ser felicitada por horas, Marianne solo pudo relajarse mientras miraba la ópera que su padre preparó especialmente para la fiesta. Aunque dijo repetidamente que era una actuación que quería disfrutar tanto, no estaba interesada en absoluto en el contenido o las canciones.


Maru
Cuánto aplomo. No sé si yo sería capaz de fingir de esa manera ante mi asesino.

| Índice |

One thought on “Prometida peligrosa – Capítulo 7

  1. Chocomenta says:

    Lo siento, pero creo que es media tonta la prota, ¿no se supone que esta es la segunda vez que celebra su fiesta de cumpleaños?, que acaso esta sorpresa no se la habían hecho en el pasado, ¿entonces porque caer nuevamente en ella?, no lo entiendo, además de que aceptó llevar las joyas que le dio el tipo, si lo que busca es alejarse de él lo mejor sería no habérsela puesto ya que los otros nobles hablarian aun más de ellos como pareja, y esta bien que actué un poco fría con él, va a ser raro que de repente cambie su actitud, pero si no lo puede soportar, que lo haga. Además, perdonen que lo diga, pero él tipo tenía razón, ella es solo una ingenua y tonta niña rica, es una flor en un invernadero, es inútil, e incapaz de hacer algo por su cuenta. Se que soy siendo demasiado dura con ella y estas son solo las primeras impreciones, pero no se, me frustra leerla, al final, ella era todo lo que él le dijo, obvio que no apoyo las atrocidades que el tipo le hizo, aggggg, solo no me gusta y ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *