Ya no te amo – Capítulo 6

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


Niveia podía decir aquello porque confiaba en que el marqués no trataría de robarle el libro, era demasiado honorable, así era como se le conocía externamente, esa era su reputación, una persona recta y justa. No es ninguna mentira, era fácilmente comprobable al ver que había estado pagando la manutención de aquella hija a la que quería borrar por más de diez años, pero al mismo tiempo, era hipócrita. No soportaba estar cerca de ella, despreciándola y cargando de todo su cariño a su nueva hija.

No puedes detenerme, también soy tu hija, aunque no te guste. Tú, abominable hipócrita.

—Ahora, ¿quieres saber a qué vine realmente? Si cumples con mis solicitudes, reduciré el monto de la deuda.

—Habla…

—En primer lugar, voy a vivir en esta casa, solo será por aproximados quince días, la dependencia está vacía, ¿no es así? Me quedaré ahí, así que no interfiera con mi acceso.

—Está bien.

—En segundo lugar, quiero todo el apoyo posible de la casa Solen, necesito entrar al palacio imperial y comprar artículos de lujo para lo mismo.

Explicó que no planeaba dejarlos endeudados, pero no dijo que no escatimaría en gastos, ella planeaba utilizar todo Solen como piedra angular para conocer a Joachim XII. Haría lo que fuera necesario para casarse con él, si consideraba necesario vender el nombre Solen, así como sus tierras y toda la familia, lo haría.

Mientras el marqués, que no conocía el interior de su hija, creía que al aceptar sus términos para aminorar sus deudas era un buen negocio, que su rostro brillara delataba honestamente sus sentimientos.

—¿Algo más?

—La niña, es bella.

Frunció el ceño ante el repentino cambio de tema.

—No metas a mi hija en esto.

—Ella es mi hermana, una niña ilegítima.

—¿Cómo te atreves a hablar así cuando tu madre es una criada?

—¿Y eso es mi culpa? Eso díselo a la persona estúpida que no supo resistir la tentación y cavó su propia tumba.

Tan pronto como la joven habló del tema, su padre se sintió conmocionado, trató de atacarla, olvidándose del panorama completo.

Era bueno saber que el futuro de la casa Solen estaba en las manos de un cabeza de familia tan tonto. Sin embargo, algo más le hizo sentir mal.

Dices “mi hija” olvidando que yo también soy tu hija.

Al ver como el rostro de su padre cambiaba, ella giró su mirada a la ventana. Desde ahí podía ver al jardín donde los vio cuando entró a la propiedad hace un rato. Era lamentable ver cómo la gente había cambiado, mientras que los jardines, cuidados por el personal, seguían como antes.

Volvió a centrar su atención en el marques para seguir con la conversación.

—Parece tener cerca de diez años, ¿ya ha hecho su debut?

—¿Debo repetirte que no te metas con ella?

—¿Crees que estoy para recibir órdenes tuyas? No me hagas preguntarte de nuevo.

Tenía un límite para soportar sus ridiculeces. Al ver el ceño ligeramente fruncido de su hija, pronto pareció recordar la deuda que tenía con ella.

—Hizo su debut el invierno pasado… ¿satisfecha?

—Me alivia escuchar eso, planeo llevarla a la fiesta en el Palacio Imperial. Desde que llegó la delegación, el Salón Imperial está abierto todos los días.

—Porque quieres llevarla.

—No es necesario que lo sepas, pero puedes estar tranquilo, no haré nada para lastimarla, me agradan bastante los niños.

Es más que suficiente que yo sea la víctima en la pelea de facciones.

Recogió la factura del escritorio con una actitud indiferente.

—Me despido, nos estaremos viendo.

Se despidió de nuevo con una reverencia, tal como lo hizo al llegar y salió de aquella oficina. Tenía mucho que preparar si quería entrar al Palacio imperial y ver al emperador de Thierry.

Primero debía ir a comprar ropa y joyas, necesitaba apresurarse para estar lista lo antes posible.

—¡Oh Dios mío! ¡Niveia! ¿De verdad eres tú? No sabes lo sorprendida que estaba cuando me dijeron que habías vuelto… ¡Si vienes, deberías ir a saludar a tu madre primero! ¡Oye! ¡Nia! Te estoy hablando, ¿a dónde crees que vas?

No tenía tiempo de hablar con su madre que apareció de pronto, fingiendo ser amable.

—¡Maldita! ¡¿Me estás ignorando?! Ya era malo que tu padre me abandonara, pero ahora tú también, ¡¿que no eres mi hija?!

Detestaba a los hipócritas como su padre, pero ella además también era despiadada, le parecía repugnante.

Sabía que desde que el marqués dijo que tenía un hijo ilegítimo, el trato de su madre hacia él había sido desproporcionado, pero en realidad, ella se veía aún más miserable. Solo sus joyas brillaban tratando de enmascarar su orgullo destrozado, pero eran más viejas y sucias que hacía años. Podía verla pudrirse con esas joyas en su tumba, pero no se sentía responsable por ella.

Niveia siguió su camino sin detenerse, mientras que la marquesa siguió gritando, pero no le importaba, continuó dirigiéndose a la dependencia. Para la hija, los gritos de su madre no eran diferentes que una cigarra ruidosa en verano.

♦ ♦ ♦

Ahora que la negociación con su padre había terminado, el siguiente lugar que debía visitar era la tienda de Madame Laurent, la cual era muy conocida en la capital. Una vez en el lugar compró casi toda la ropa que tenía en stock.

—Comprare todo lo que hay de aquí hasta acá. —Dijo con una actitud cliché. Era casi imposible ir al Palacio Imperial con ropa modesta, por lo que necesitaba vestidos elegantes, así que, apenas dándoles un vistazo, agregó los más posibles a su compra ante la mirada de asombro de la madame dueña del negocio.

—Señora Solen, ¿segura que quiere esos? Están pasados de moda…

—No es de importancia, envía todo junto con la factura a la casa del marqués.

—Oh, será un pedido grande, de acuerdo. —Se tapó la boca y se rió encantada de la fría respuesta de la chica. Ella era famosa por su mal genio, pero hoy, al estar con la joven en el camerino, se sentía fascinada al ver cómo gastaba dinero.

En el pasado, esos lujos habrían sido impensables, debía vivir con muy poca dignidad y mínimos gastos de vida.

—Tengo un montón de ropa de moda

Niveia miró la ropa de moda con poco interés, había un vestido con flecos de un patrón simple que enfatiza el cuerpo, similar a uno que tuvo alguna vez en su armario en Wistash, el único vestido que se había llevado a Solen.

En ese momento, no podía pensar en comprar ropa nueva a la moda, por mucho que quisiera, sería vergonzoso faltar a su palabra con su padre, pues estaba gastando su dinero.

Ahora, su comportamiento pasado le causaba risa, no importó cuán frugal trató de vivir, siempre la miraron como si tuviera espinas. Ahora ya no tenía que ser así.

Firmó la factura y se la entregó a la señora Laurent antes de salir de la tienda y dirigirse al siguiente destino, la joyería.

♦ ♦ ♦

Volviendo a la casa Wistash, Valor no podía creer lo que oía o veía.

—¿Niveia firmó los papeles de cancelación de compromiso?

—Como lo ve, empacó sus cosas y salió temprano.

Valor miraba los papeles en sus manos con incredulidad, no podía parar de mirarlos de arriba abajo. Ahí, estaba “Niveia Solen” escrito con una letra moderadamente inclinada y tipografía de noble, colorida y juvenil. No le veía ningún sentido.

Hacía poco que Valor había llegado a su casa lo más temprano que pudo, apenas el sol se puso, solo se había tomado un tiempo de permiso, debía regresar antes de la media noche. Al volver, pensaba invitar a tomar una taza de té a su prometida, pensando que ella aceptaría y así pedirle perdón y regresar pronto a su trabajo. Solo quería deshacerse lo más pronto posible de esa sensación de resentimiento y lástima. Pero una vez que llegó a su casa, lo único que encontró fue un documento firmado y su soltería.

—Ja ja ja

Valor se quedó en silencio durante un largo tiempo, después volvió a reír y dejó caer los documentos en el escritorio, solo podía reír y tratar de entender aquello que le parecía absurdo.

—Mayordomo, debemos estar siendo engañados, no hay forma de que ella quisiera romper el compromiso después de todos estos años. Debes estar equivocado en algo.

Los ojos negros de Valor estaban perdidos, convencidos de una extraña idea. No podía creer que aquellos papeles fueran reales, ella había estado a su lado firmemente por diez años, sin importar cuanto la presionara para romper, ¿Por qué de repente ella terminaría el acuerdo? ¿Solo un día quiso hacerlo? ¿Decidió dejar de ser la señora de Wistash? No podía ser verdad, no sabía que estaba pensando, pero no podía ser real.

Empezó a moverse a zancadas, luchando contra sí mismo.

| Índice |

16 thoughts on “Ya no te amo – Capítulo 6

  1. Edithcita says:

    Ese Valor es un HDP … en serio se enojó porque Niveia firmó los papeles de la ruptura de compromiso??? si la trataba peor que basura, que un mueble más

  2. Devany says:

    Valor, Valor, de verdad eres un idiota si valor (★≧▽^))★☆. ¡¿esperaste que aguantara así toda la vida?! y todavía te indignas ahhh lo bueno es que a partir de ahora vivirás arrepintiéndote, y gozare eso >:D kajajajajjaaja
    Pd. Ya quiero que Niveia y el emperador se conozcan T—T

  3. Ana León says:

    Me da pena que ella no haya sido nunca amada!!!! se merece que el emperador se enamore de ella y sea feliz, ojalá que así sea. Mil gracias por el capítulo.

  4. GenIssa says:

    De verdad que no tiene madre, mira que ofenderse por qué firmó los papeles y se fue, siendo él quien los firmó primero. Bueno quien lo entiende
    乁( •_• )ㄏ
    Mil gracias de todo corazón 😘 por el capítulo 🌻🌻
    Son un amor 💕

  5. kehr says:

    a ver mano, qué no te lo crees?? por favor!!! fuiste un desgraciado y crees que no hay punto en esta vida que no tenga límite -_-
    Ojalá y te quedes solo por 10 años así como lo estuvo ella *_*

  6. ANGELICA DEL CARMEN ACOSTA BUSTAMANTE says:

    cuando estaba leyendo me hice un espoiler mirando mas abajo para saber la reaccion de valor y cuando vi jajaja lo maldije por maldito pero cuando vi que estaba mal me senti satisfecha que sufra esa maldita rata..

  7. Milagros says:

    ¡Ay Valor! Tú si que tienes cara para ponerte en plan de ofendido, osea la tratas recontra mal durante años y ¿pensabas que siempre estaría ahí esperándote? De verdad, mereces sufrir siquiera un poquito de lo que Niveia ha pasado.

    Gracias por el capítulo.

  8. Kathtifiz says:

    Hmph imbécil te lo mereces revuelcate en tu miseria mi preciosa Niveia se fue ja ahora quiero verte en tu cara idiota muérete idiota
    Gracias por traducir realmente la semana se me hizo eterna

  9. Estefi says:

    Oh por favor! Amo esta novela, que buen capítulo… Sufre valor, sufre jajaja.
    La traducción impecable como siempre, muchas gracias ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *