Amada Villana – Capítulo 9: La Amada Villana se confunde “¡Oh dios mío…!”

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


—Presidente, nosotros volveremos a nuestras clases.

—Volveré al final del día.

De esa forma, el Tesorero y el Secretario se fueron. Al parecer, algunos alumnos de segundo año, entre ellos Yuris, el secretario y el tesorero, fueron llamados al Salón de Profesores. Quizás se trate sobre el futuro Consejo Estudiantil.

Por cierto, originalmente, le ofrecieron el puesto a Yuris, pero él lo rechazó porque debía cuidar de Yukina.

Estaba infeliz cuando dijo que prefería cuidarme que trabajar en el consejo, pero cuando pensé que el Yuris del trabajo original tampoco participaba, pude controlar mi enojo. Bueno, aunque en el juego fue Yukina quien se interpuso también.

—Entonces, ¿qué fue lo que pasó?

Por el momento vamos a dejar eso de lado. No tengo tiempo para pensar en las irregularidades, así que vamos a volver al tema original rápidamente.

—Bueno, pensé que fue mi culpa que Lilith no pudiera ver a Rigel, así que fui a verificarlo.

¡¿Eso es todo lo que dirás al respecto?!

Ella miró su expresión deprimida, pero fue incapaz de comprender la razón. A Wiz le gustaría decir que Yukina también es responsable, pero como no serviría de nada aunque se lo dijera, se quedó callado.

Estando acostumbrado a ello, Wiz suspiró y se llevó el té a la boca.

De reojo vio cómo Shion le daba el té a Yukina, y ella le agradecía. Desde donde estaba sólo podía ver la espalda de Shion, pero le fue fácil predecir que su rostro usualmente estoico debía estar relajado.

—Hey, Yukina, tú eres mi prometida, ¿verdad?

—¿Eh…? Ah, es verdad.

Casi me olvidé de eso.

—Dejando eso de lado… ¿eh?

Eso…

Mientras sus palabras atravesaban el corazón de Wiz, Yukina hizo un sonido al recordar algo de repente.

Por alguna razón, alternó la mirada entre Shion, Wiz y el reloj antes de hablar.

—Hablando de eso… ¿No era Shion otro objetivo?

Siguiendo la historia, su evento sucedía durante el receso para almorzar.

Es decir, ahora.

Si lo recuerdo bien, Lilith visita el cuarto del Consejo Estudiantil porque tiene algunos documentos que entregar.

Entonces… Por supuesto, Yukina Delufes no se encontraba ahí. Sudor frío bajó por la frente de Yukina, a la vez que sus mejillas palidecían.

—¿Yukina? ¿Qué objetivos…? ¡¿Q-Qué sucedió?!

—¡H-Hey! ¡Yukina!

Mala, la situación realmente era mala.

Aunque en el caso de Riggel estuvo cerca, ¿no queda afuera por completo esta vez?

¿Por qué estaba Yukina en el Salón del Consejo Estudiantil?

No, para ser más precisos, se había olvidado de la configuración original donde Wiz odiaba a Yukina, por lo que no le permitía entrar al salón del Consejo. La causa del olvido es que había estado entrando y saliendo de este cuarto en sus visitas frecuentes durante los últimos dos años.

O, mejor dicho, Shion también debería odiarme. Se me olvidó por completo. Como se esperaba, en lugar del final bueno, parece que estamos yendo hacia el malo. Estoy muerta. Eso es todo.

Así, mientras Yukina caía en la confusión en base a sus nuevos descubrimientos, un sonido llegó desde la puerta.

—Lo lamento, soy Lilith, una estudiante transferida. Tengo unos documentos….

En ese momento Yukina se movió con rapidez y sin desperdiciar movimientos, y corrió hacia Shion y Wiz.

Se levantó rápidamente del sofá, y acortando por encima de uno de los escritorios, se dirigió hacia la mesa del Presidente. Con tranquilidad, se ocultó debajo, y miró a los otros dos.

—¡Es Lilith! ¡Por favor, no le digan que suelo visitar al Consejo!

—Eh…

—¡Si no, voy a maldecirlos!

—¿Eh…?

Diciendo esto, se escondió bajo el escritorio.

Sabiendo que ellos no dirían nada, el escondite de Yukina se completó.

Una vez más, alguien golpeó la puerta.

—Disculpen…

—Ah, pasa.

De esa forma, el evento de Shion en una novela bastante original comenzó.

♦ ♦ ♦

—Discúlpenme…

Por otro lado, Lilith sostenía los documentos con una mano, mientras la otra temblaba sobre el picaporte. La razón de esto es que conocería al Consejo Estudiantil con la mayor autoridad sobre la escuela que escuchó de los rumores.

Al parecer, alguien había olvidado qué documentos se suponía que debían entregarles. “Alguien” siendo Nokuxia. Él dijo que era una oportunidad para que Lilith pudiera saludar al Consejo, pero definitivamente era mentira. Su voz estaba temblando de risa cuando habló.

Tenía una discusión importante con otros profesores. En realidad, ella estaba un poco molesta, pero como parecía urgente, no tuvo más opción que hacerle ese favor.

Como su amigo de la infancia Natche le dijo, el consejo estudiantil sólo elegía estudiantes de trasfondos de importancia y que poseían gran valor y talentos extraordinarios. Comenzando con el Presidente, el príncipe Wilentz, luego estaba el Vicepresidente e hijo de un duque, el secretario, hijo del marqués, y el Tesorero cuya familia poseía la misma autoridad que un marqués. Todos decían que lucían impresionantes.

Entonces, en el momento en que escuchó la voz del primer príncipe, el corazón de Lilith se estremeció. Ya lo había conocido una vez en la azotea. Sus ojos claros que la reflejaban quedaban perfectos con su cabello negro. Unos labios delgados, y un cuerpo flexible. No había malicia ni amabilidad en su gentil voz cuando le habló, sólo indiferencia. Lilith no pudo evitar pensar que sus ojos tranquilos y su voz eran muy hermosos.

Lilith tiene una habilidad especial de la que no habla con otros. Dependiendo de la persona, la habilidad funcionaba diferente.

Podía ver colores en las voces humanas. Para ser exacta, ella sabe qué sentimientos se esconden en las palabras, sin importar cuánto se intente ocultar. Debido a ello, en su infancia, reconocía cuándo lo que decían con una sonrisa en realidad era algo sospechoso. Por eso, Lilith era muy sensible a las emociones de las personas.

A pesar de todo, no sentía nada de Wiz. No, eso tampoco era cierto. Sin embargo, le habló a una chica que se encontró en la azotea. Le habló sin sentir demasiado ni muy poco.

Aunque parecía algo obvio, mostrar lo que uno pensaba con exactitud en realidad era raro. Por eso Lilith pensaba que Wiz era hermoso… Y por ello, creía que se había enamorado a primera vista. O eso pensaba.

Hablando de rarezas, hace poco conoció a alguien extraño en la biblioteca. Una persona que era tan delicada como una chica y con sus ojos medios cerrados. Un chico angelical. Su voz sonaba aburrida y molesta, y no parecía muy interesado en ella. Después de preguntarle varias veces, consiguió que le dijera el camino, pero incluso eso le pareció molesto.

Al igual que el joven que conoció en su camino hacia los dormitorios, un profesor asquerosamente dulce llamado Nokuxia, sus voces demostraban que estaban pensando en alguien más.

Esa persona ocupa gran parte de sus pensamientos, eso me dijeron sus voces.

Sin embargo, había otra persona que la impresionó tanto como Wiz. Se trataba de “la señorita Yukina”.

Una estudiante mujer, con un rostro espléndido, acompañada del joven con voz azul. Lo más probable es que sea la hija de algún aristócrata.

Una chica cuya voz se disculpaba por sus palabras, mientras le decía que conociera su lugar como plebeya en un tono arrogante. Honestamente, la forma en que actuaba como si odiara a los plebeyos era muy buena. Al igual que la forma en que ocultó sus emociones. Debido a que bajó la guardia por completo, no pudo comprender sus emociones ocultas.

Fue increíblemente frustrante.

Si la vuelvo a ver, quiero volverme su amiga a toda costa. Si es ella, seguramente tendré una vida escolar divertida.

De forma diferente a Wiz, Yukina atrajo la atención de Lilith.

Cuando regresó a la realidad después de hacer su evaluación, dio un paso dentro y su mirada atrapó el sofá blanco de inmediato. Estaba colocado cerca de una mesa cuadrada, y lucía suave. Ella sintió que la invitaba a sentarse.

Sin embargo, recordó su tarea y desvió la mirada rápidamente.

Entonces vi a dos personas de espaldas. Uno era un joven apuesto con gafas, y el otro era Wiltentz, con quien se encontró por segunda vez.

—V-Vine a entregar esto.

Incapaz de verlos a los ojos, desvió la mirada deliberadamente y les presentó los documentos. Lilith imaginó con facilidad sus mejillas sonrojándose.

♦ ♦ ♦

Autor: ¿No pasó demasiado tiempo hasta que abriste la puerta? ¿Cuán nerviosa estabas?

Lilith: Estaba escapando de la realidad… Me dijeron que el Consejo Estudiantil era absoluto, así que mi tensión estaba en lo máximo.

Autor: El Consejo Estudiantil es una configuración natural en los juegos otomes, así que… Por cierto, ¿lo sabían? Aunque Wiz habló un montón, el evento de es Shion.

Wiz: ¡¿Shion?! ¡Espera un minuto! ¡Eso duele!

| Índice |

6 thoughts on “Amada Villana – Capítulo 9: La Amada Villana se confunde “¡Oh dios mío…!”

  1. Damaflor says:

    Recuerdo que estaba más actualizado que pasó? 🤔 Pero bueno …cuando será la próxima actualización?? 😮😍😍😍

    • Sharon says:

      ¡Pues tengo una buena noticia al respecto! Después de tanto tiempo, alguien retomó la novela~ Así que los capítulos volverán a salir a partir de Julio. Hice algunos cambios en este capítulo y el anterior en algunas partes donde me confundí. Gracias por esperar tanto tiempo a la continuación, y espero que te guste~

  2. Khrystal MeL says:

    Gracias muchas gracias por traer devuelta la traducción de la novela. Sigo sintiendo pena por Wiz, jeje Yukina sin duda no se da cuenta de nada
    Nos quedamos en una parte muy interesante, espero el siguiente jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *