El gato blanco que juro venganza – Capítulo 1: Invocación (2)

Traducido por Kowloon

Editado por Ruby y Nemoné


Frente a la estupefacta Ruri, un grupo de personas mayores que vestían como sacerdotes se encontraban gritando animados.

—… ¿Huh?

La mente de Ruri estaba hecha un desastre. Y para aclarar sus ideas comenzó a examinar su entorno, notando las figuras de Asahi y otros 4 compañeros de clase.

Como bien lo demostraba su expresión de asombro, ellos se veían tan despistados como ella sobre su situación actual.

De improviso, se hizo presente una figura como de Príncipe que llevaba una ropa de estilo occidental, quién inició una conversación.

—Bienvenida a nuestro mundo, nuestra esperada Princesa del San… tuario…

El hombre, que estaba haciendo una expresión de alegría al poner sus ojos en Asahi, que estaba más cerca de él en ese momento, después de ver al resto de la pandilla su expresión lentamente se volvió confusa.

— ¡¿Qué significa esto, sacerdote?! ¡Hay 3 chicas aquí!

Otra figura, que vestía una vestimenta de ritual, dio un paso al frente por las palabras del Príncipe.

—Parece que otras personas, además de la Doncella del Santuario, también fueron convocadas accidentalmente.

— ¿Cuál es la verdadera Doncella del Santuario?

—Se dice que la Doncella del Santuario tiene el poder para atraer a cualquiera.

El hombre que parecía príncipe comenzó a mirar a través de cada chica presente. Al final, volvió su mirada hacia Asahi y dejó escapar una sonrisa.

—Si es así, esta chica es sin duda la más atractiva.

Qué sujeto tan grosero. No estoy siendo narcisista ni nada, ¡pero he heredado la sangre de mi madre! Soy bastante bella si tengo que decirlo yo misma. Pensó Ruri furiosa.

El hombre se arrodilló ante Asahi y le dio un beso de caballero en la mano, haciendo que esta se sonrojara.

Asahi envió una mirada intensa al apuesto hombre que se arrodillaba ante ella.

El cuerpo de Ruri vaciló al presenciar la escena.

Si Asahi se enamorara de un hombre, ¡¿no me dejaría en paz?!

Recapacito Ruri, con ese pensamiento sin sentido, para  lograr calmarse.

Estábamos de pie en la calle hasta hace un momento, pero de repente nos teletransportamos a una ubicación totalmente diferente. Algo así es simplemente imposible. ¿Podría ser que nos hayan secuestrado después de perder el conocimiento? 

Dicho esto, ¿qué pasa con todo este asunto de la “Doncella del Santuario”? Este no es solo otro evento extraño evocado por los devotos de Asahi, ¿verdad?

Los devotos de Asahi bien podrían haber hecho esto. En serio creía así.

Si Asahi es la única persona que necesitan, me voy de aquí.

— ¿Dónde estamos exactamente? —preguntó Ruri a uno de los sacerdotes más cercanos, quien a su vez le preguntó a otro.

— ¿Qué hay de los otros?

—Hmm, primero debemos llevarlos a reunirse con Su Majestad. La cuestión de cómo tratar con ellos viene después de eso.

¡No! Solo quiero ir a casa.  

Divagó ella, antes de que tuviera la oportunidad de expresar sus pensamientos.

Inmediatamente los sacerdotes nos encaminaron a un lugar desconocido. Y al llegar a nuestro destino, nos instaron a arrodillarnos frente a una figura real magníficamente vestida, que estaba sentada en una silla magníficamente decorada en una posición alta.

Entre nosotros, solo a Asahi se le permitió ponerse de pie.

—Es un honor poder finalmente encontrar a la profetizada Doncella del Santuario que se dice que traerá gloria a nuestro país —anunció el Rey.

—Eh, muchas… gracias… Pero, ¿dónde está exactamente este lugar? Hasta hace poco estaba en la mitad de la calle… —respondió dubitativa Asahi, sin entender realmente la situación.

—Este es el Reino Nadarsia. Fuiste convocada aquí.

— ¿C-Convocada?… —exclamaron Ruri y el resto de los otros, que estaban arrodillados, sin poder ocultar su sorpresa.

¿Está él seriamente soltando acerca de alguna fantasía sin sentido?

♦ ♦ ♦

Para resumir las palabras del Rey, de acuerdo con una antigua profecía del reino, una Doncella del Santuario convocada de otro mundo traería gloria y prosperidad al país.

Al principio no podían creer tal historia. Pero una vez que se les mostró “magia“, no tuvieron más remedio que creer que era la verdad.

Al enterarse que la razón de su secuestro fue solamente por una tonta profecía, provocó que la ira de Ruri sólo fuera en aumento.

—La Doncella del Santuario fue profetizada para ser de un color claro. Con tu cabello rubio y ojos de color verde, no hay error, definitivamente eres tú. —Continuó el sumo sacerdote.

Al escuchar sus palabras, Ruri tomó un trago mientras hacía una expresión de dolor.

Afortunadamente, debido a que estaba arrodillada su rostro no era visible. Aunque nadie se fijó en ella, obviamente estaba conmocionada.

A diferencia del cabello plateado de su madre, el cabello de Ruri era más del color rubio del típico color rubio platino. Sin embargo, como ese color rara vez se veía en Japón, se destacaría demasiado.

Solo estar con Asahi la hacía sobresalir bastante. Entonces, bajo la recomendación de su madre, Ruri comenzó a usar una peluca desde la escuela primaria.

Aunque realmente quería teñirselo, su madre lo prohibió diciendo que no le permitiría dañar su hermoso cabello. Así que ella se fue con la ruta de la peluca.

En este momento ella estaba usando una peluca de color marrón, junto con gafas para ocultar su rostro. Además, se puso un maquillaje que la haría parecer más sencilla de lo que realmente es, gracias a la técnica de maquillaje que aprendió de su madre. En otras palabras, ella luce como cualquier otro personaje adicional que verías al acecho en el fondo.

Frente a Ruri, Asahi comenzó a copiar la apariencia de Ruri poco después de ingresar a la preparatoria. Se decoloró el cabello y usó lentes de contacto verdes. No hace falta decir que ella también usaba maquillaje.

A juzgar por los criterios, enumerados por el sacerdote, de la Doncella del Santuario, la posibilidad de que sea Ruri es casi seguro que es del 100%. Pero ella se abstuvo de hablar.

Muy por el contrario, ella quería mantener la verdad oculta.

♦ ♦ ♦

Asahi estaba felizmente hablando con el Príncipe que conoció por primera vez, sin mostrar signos de decir la verdad.

Muy bien, déjame animarla. Ella no parece lo suficientemente satisfecha.

Es de la densa pequeña Asahi de quien estamos hablando aquí, después de todo. Ella se olvidará de mí en un santiamén.

La propia Asahi tampoco parece preocupada, así que tomé una decisión y comencé a conversar con el Rey.

—Dígame, la única persona que necesita estar presente como la Doncella del Santuario es solo ella, ¿no? Si no me necesitan, ¿podría enviarme de vuelta a mi mundo original? —preguntó Ruri.

Esperando que él no dijera algo estúpido como “eso no es posible”, esperé la respuesta del Rey.

—Lamento informarle que la invocación es de un solo viaje. No se ha desarrollado un hechizo de invocación de retorno. Puede que sea posible en el futuro, pero a partir de ahora, simplemente no es factible —contestó.

Esto es simplemente genial…

La realidad de que este sea un mundo de fantasía comenzó a caer sobre el resto del grupo. El color comenzó a drenarse de sus caras.

—Eso no puede ser… ¿Eso significa que ya no podré encontrarme con mi padre y mi madre…? —Comenzó a preocuparse Asahi.

Al verla derramando lágrimas, el Rey y el sacerdote comenzaron a entrar en pánico.

—Por favor, no llores. Te juro que recibirás el tratamiento del Rey durante tu estancia aquí. Eso es, ¡haré los arreglos para que te quedes con tus amigos! De esa manera no te sentirás sola.

Y así, la decisión de quedarse en el castillo se tomó sin su aporte.

Bueno, supongo que esto también está bien. Incluso si empiezo a gritar sobre secuestro, nada ocurrirá. Además, todo se nos proporcionará, así que… 

Qué diablos ¯ \ _ (• n •) _ / ¯

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *