El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 229: Caída en picada

 Traducido por Shisai

Editado por Raine


Pasaron varios días desde que Dida salió de la mansión.

—Debería estar llegando al este en este momento —murmuré mientras manejaba mis archivos.

Esperaba que la alarma que sonaba en mi cabeza no fuese más que paranoia.

Estos fueron los pensamientos que pasaron por mi mente cuando Tanya llamó a la puerta y entró.

—Disculpe, señorita. Hay algo que necesito informarle.

—Oh, ¿Dida ya envió un informe?

La expresión de Tanya se puso rígida, algo raro de ver. Ella sacudió su cabeza.

—No. Pero es algo muy importante.

La forma en que se veía me hizo inconscientemente sentarme derecha.

—¿Qué demonios ha sucedido?

—La línea de defensa del viejo conde Monroe está a punto de desintegrarse… no, más exactamente hablando, se ha desintegrado.

Las palabras de Tanya hicieron que mi cerebro se quedara en blanco en un instante. Debido a lo caótico que me sentía emocionalmente, me tomó un tiempo entender lo que estaba diciendo. Después de entender completamente, respiré profundamente para calmarme.

—¿Estamos seguros de esto?

—Es un informe de un subordinado que se ha infiltrado en sus filas. Teniendo en cuenta el momento de la entrega, probablemente no sea indignante suponer que la línea de defensa ya se ha roto.

—Dime los detalles. ¿Qué tipo de situación causó esto? ¿Qué pasa con el ejército de mi abuelo? ¿Ha llegado el refuerzo?

—Por el momento no ha habido malas noticias sobre el Maestro… no, el general Gazelle. El ejército del general Gazelle combinó fuerzas con el barón Messi y las tropas privadas, combatiendo con éxito el doble de enemigos. Pero a pesar de que los refuerzos se unieron a las tropas del viejo conde Monroe…

—Todavía perdieron. ¿El enemigo envió tantas tropas en esa dirección?

—Sí. Se rumorea que también hay bastantes militares debidamente entrenados.

Recuerdo que la mayoría de las tropas que atacaron el territorio del barón Messi eran civiles, ¿hubo alguna confusión? Quizás adivinaron que el abuelo saldría y actuaría en respuesta. Probablemente sabían que si la guerra ocurriera en el territorio del barón Messi, mi abuelo saldría por un viejo amigo. Y luego para reprimir con números absolutos, enviaron una ola de tropas civiles…

Organizando mis pensamientos, solté todo lo que estaba pensando.

—Por eso esperaron antes de atacar el territorio del conde Monroe, además de enviar tropas mucho más entrenadas de esa manera. Pero espera… no importa cuántos enemigos haya, los refuerzos también deberían ser bastante numerosos. ¿Cómo podrían perder tan rápido?

—La gente de la tierra de conde Monroe se ha convertido en aliada del Reino Towair.

—¿Qué? —Accidentalmente grité, levantándome de pura emoción y golpeando mi mano contra la mesa.

Al ver lo tranquila que estaba Tanya, gradualmente volví a calmarme también.

No podía dejar que nadie más que ella me viera dejando salir mis emociones así. Pensando esto para mí misma, hablé.

—¿Es por la tiranía de conde Monroe?

Tanya asintió temblorosa.

—Para la gente en esa tierra, esta guerra simboliza la liberación en lugar de la invasión. La gente ya se había rendido: no solo por las políticas del conde Monroe, sino también por el Reino de Tasmania. Entonces decidieron amotinarse y convertirse en aliados del Reino Towair. Además, también hubo otro factor incitante.

—Divan y sus compañeros, ¿verdad?

—Sí. Tal como dijo en el pasado, señorita.

—¿Yo?

—El curso de este mundo es como un río. Incluso si cada gota quiere ir en una dirección diferente, no pueden contrarrestar el flujo general. Incluso si las personas no quieren pelear, no pueden contrarrestar el poder de la opinión pública como individuos. Inconscientemente, terminan siguiendo esa dirección, diciendo cosas como “esa es la única forma” o “no hay otra posibilidad” hasta que sus pensamientos ya no son los suyos. Dijo eso en el pasado. Esa es probablemente la situación en la que se encontraban los ciudadanos del territorio del conde Monroe. Con las semillas del descontento y la desesperación sembradas, alimentadas por constantes emociones incitadoras, finalmente han florecido en rebelión. Aunque la interferencia del primer príncipe promete un cambio positivo, todavía no fue suficiente para desarraigar sus preconceptos existentes… al menos eso es lo que supongo.

—Cierto…

Realmente estaban preparados, suspiré.

Cuando interactuaron por primera vez con el conde Monroe, probablemente ya estaban listos para poner en práctica su plan para incitar a sus ciudadanos a los disturbios. Entonces, la línea militar y la defensa nacional se vieron obligadas a retirarse de las tierras del conde Monroe.

—Espera un momento. Si esto continúa, ¿no significa eso que el barón Messi será atacado desde dos direcciones diferentes?

—Sí. ¿Pero qué pasa si otros territorios envían refuerzos?

—¿Crees que es posible? Parece más probable que se concentren en proteger sus propios territorios.

Los territorios que rodean las tierras del conde Monroe y del barón Messi ahora no tenían idea de cuándo los enemigos descenderían sobre ellos. Aunque no era una garantía, probablemente no aceptarían solicitudes de tropas de otros territorios.

Más importante aún, esos territorios no tenían los recursos para ello en primer lugar.

—¡Señorita, algo ha sucedido!

Acompañado de un golpe en la puerta, sonó la voz de afuera.


Shisai
¿Otra mala noticia?

Raine
Pero si cuando llueve, diluvia... ¿Ahora qué? Yo ya puedo sentir el dolor de cabeza viniendo...

| Índice |

One thought on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 229: Caída en picada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *