Herscherik – Capítulo 10: El príncipe reencarnado y el reino en aflicción

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Hoy fue el banquete de celebración en honor del quinto cumpleaños del séptimo príncipe del Reino de Greysis.

Realmente hay una tradición 7-5-3 aquí…

Él y su padre, el rey, saludaron a los invitados que llegaron.

Por cierto, los saludos de la familia real acababan de concluir. La reina, los príncipes y la princesa habían evolucionado de alguna manera para volverse aún más hermosos de lo que eran hace dos años, y encontrarse con ellos cara a cara nuevamente, dio el mismo golpe crítico al orgullo de Herscherik que la última vez, destrozándolo.

Pensé que después de no poder ganar contra ellos hace dos años, finalmente podría subir al mismo escenario, ¡pero realmente es imposible!

Sería inevitable que los sentimientos de cualquier persona se agriaran ante eso.

Seguía siendo sencillo en comparación con su padre y sus hermanos. No había flores a su alrededor. Además, no tenía ni poder mágico ni reflejos motores. Puede ser porque la base de su comparación era incorrecta, pero desde la perspectiva de otras personas, se reconoció como el príncipe decepcionante.

Por cierto, mientras sus otros hermanos participaban en este banquete, era habitual que alguien tan joven como él regresara rápidamente a su habitación tan pronto como terminaran los saludos.

—Maestro Hersche.

Mientras el príncipe estaba perdido en sus pensamientos, Kuro lo llamó desde atrás. La mirada de Herscherik fue dirigida por la línea de visión de Kuro y cayó sobre la persona que más quería ver en el banquete.

—Padre, deseo excusarme por un rato.

Al recibir el permiso de su padre, Herscherik se adelantó. Por supuesto, con Kuro siguiendo unos pasos hacia atrás.

—Conde Grimm, gracias por el año pasado.

El príncipe mostró una sonrisa despreocupada al conde que estaba acurrucado en una esquina del lugar, desconfiado de todas las miradas circundantes.

El príncipe parecía que tenía un halo brillante a su alrededor mientras sonreía, pero el conde tembló y retrocedió unos pasos. Tenía una cara vacía de toda esperanza, como si acabara de conocer al diablo.

—Conde, ¿está mal de salud? ¿Debo hacer que Schwartz le traiga algo?

Herscherik miró a Kuro. Ahora consciente de la presencia del mayordomo, el Conde Grimm tembló aún más, su tez se movió más allá del blanco puro.

—Conde, realmente no luce muy bien. Le pregunté sobre la situación a todos en su tierra. La carta de Meria decía que los ha estado tratando muy bien. Puede haber problemas en su tierra en el futuro, así que por favor hágalo mejor.

El conde asintió una y otra vez como una muñeca al sonriente Herscherik. Después de una rápida despedida, se alejó rápidamente del lugar.

—…Parece que estaba realmente nervioso hasta que me escuchó hablar.

—Tenías una sonrisa tan espléndida, Maestro Hersche. La cara del conde Grimm parecía que acababa de encontrarse con los Guardianes de la Puerta en las profundidades de la Tierra.

—Kuro, eso definitivamente no es un cumplido.

Bueno, no es como si estuviera equivocado. El conde se volvió completamente blanco cuando vio la cara de Kuro. Había perdido más cabello en comparación con la última vez. Y no creo que estuviera imaginando que él también ha adelgazado.

Herscherik había salvado al conde Grimm dos veces, tanto por su crimen como por su obesidad. Pensó que esto era algo digno de elogio.

Él pensó eso, pero fue llamado por su padre antes de que pudiera expresar su evaluación, y regresó a su asiento.

Y, ante sus ojos había un hombre, uno que todavía tenía la misma presencia que hace dos años: el ministro Barbasse. Barbasse tenía el mismo aspecto que la última vez y no había aumentado de peso, a diferencia del conde Grimm.

—Ha pasado un tiempo, su alteza Herscherik. Me alegra verlo con buena salud.

—Ministro, tampoco ha cambiado.

Engorda y luego pierde tu cabello, maldito anciano.

Ocultando sus sentimientos, Herscherik respondió con una sonrisa. La sonrisa de negocios que había cultivado en su vida pasada todavía tenía usos aquí.

—Hace poco me informó el conde Grimm que visitó su tierra el año pasado… ¿Pasó algo?

El ministro se parecía a un rapaz mirando a su presa mientras observaba al pequeño príncipe, pero éste fingió que no se había dado cuenta.

—Sí, tenía algunos negocios privados para asistir ahí. Pero fui atacado por ladrones en medio de la noche… Afortunadamente, mi vida fue salvada, gracias a los esfuerzos de los Guardias Imperiales y del Conde Grimm. Sin embargo, me siento culpable de que algunos de los caballeros fueron sacrificados para protegerme.

Herscherik evitó los ojos del ministro que buscaban una luz al plasmar una expresión triste.

Realmente se sintió mal por los caballeros, pero sintió una sensación de culpa aún peor por usarlos así.

— ¿Es eso así? Pero es bastante deplorable saber que existen tales ladrones en nuestro país. Debo tomar contramedidas contra ellos de inmediato.

— ¡Sí, por favor haz eso! —La mirada triste de Herscherik se convirtió en un alivio.

Pero si el interior de su corazón se pronunciara como palabras, no hacía falta decir que desataría una tormenta de maldiciones que necesitarían ser censuradas.

—…Hersche, ¿no estás cansado? —Después de que el ministro se fue, el padre de Herscherik preguntó, preocupado.

En lugar de ser una pregunta sobre la fatiga, parecía referirse a otra cosa. Como tal, Herscherik finalmente mostró una sonrisa real.

— ¡Estoy bien! … Padre, si estás cansado, dímelo, ¿de acuerdo? —Para aliviar a su padre, Herscherik agarró su mano fría y continuó hablando. —Aunque todavía soy joven y poco confiable, mientras esté junto a mi padre puedo manejarlo.

Los mayordomos primarios que estaban detrás del rey y el príncipe, intercambiaron miradas con esas palabras.

Luke asintió con aprobación y Kuro sonrió con orgullo, pero su conversación sin voz pasó desapercibida para Herscherik debido a su posición.

Las palabras maduras de su hijo más joven, hicieron que los ojos del rey se abrieran por un segundo, pero inmediatamente sonrió y asintió. Usó su mano libre para pasarla con amor por el cabello rubio de su hijo.

Si este era un juego otome y Herscherik era la propia Ryouko de su vida pasada, no había duda de que sería cuando el rey se lo propondría. Sin duda, ella compraría todas sus figuras e ilustraciones; este era el tipo de sonrisa que Soleil tenía en este momento.

Herscherik soltó la mano de su padre y examinó el lugar.

Cuando tenía tres años, aquí fue donde se encontró ante una encrucijada.

Metió la mano en su bolsillo sosteniendo el viejo y hermoso reloj de bolsillo plateado.

Pensó que había crecido un poco en estos dos años.

Conde Luzeria… los protegeré. Todo lo que quisiste proteger, lo haré.

Protegería este gran Reino de Greysis, conocido como “El Reino en aflicción” por los furtivos países vecinos.

En su vida pasada, Hayakawa Ryouko murió a la edad de 34 años.

En su nueva vida, se había convertido en el séptimo y más joven príncipe del Reino de Greysis, Herscherik Greysis, ahora de 5 años.

Lo que le esperaba en el futuro no era en absoluto un camino fácil.

Pero, los futuros historiadores escribirían que su existencia en el país no era más que una luz tenue, como un mechón de su cabello rubio cayendo de las nubes oscuras que envuelven el cielo, pero ciertamente, un rayo de esperanza.

Final del Volumen 1: El Príncipe reencarnado y el reino en aflicción.

Notas del autor: Muchas gracias por seguir conmigo hasta aquí.

A decir verdad, el plan para subir esta novela iba a tomar el doble de tiempo, pero muchas personas la han visitado, la registraron como su favorita, la calificaron y dieron sus opiniones. Si bien hacer eso puede ser algo tan simple, estoy encantado, ¡así que sigamos fuertes hasta el final! Gracias por dejarme que me bombee esto.

Por el momento, el volumen “Reino en aflicción” está completo, pero planeo regresar en cualquier momento para corregir cualquier error tipográfico y hacer revisiones.

Actualmente, estoy en medio de escribir el siguiente volumen.

Puede tomar algo de tiempo, pero tengo la intención de darlo todo para que todos aquí puedan ver al protagonista trabajador, su mayordomo y los otros personajes nuevamente.

Quiero atar cabos sueltos, revelar a los príncipes que aún no han aparecido y dejarlos sin palabras con cosas como otros países y los villanos.

¡Espero verlos a todos nuevamente en el próximo volumen!

Todos los que me han animado hasta ahora y todos los que lo han disfrutado, muchas gracias.

PD: Decidí aceptar opiniones sobre trabajos terminados. Quienes deseen escribir sus comentarios, les pido que primero echen un vistazo a mi página.

26/1/2014 Kusunoki Nobiru

Shisai
¡Terminamos el primer volumen! Wow, pensar que hace años la habíamos comenzado a traducir, luego en inglés la abandonaron y ahora por fin pudimos finalizarlo, qué emoción. Además, está disponible en español el manga también. ¡No se lo pierdan! Intentaré meter algunas imágenes del manga entre los caps para ayuda visual igualmente. Nos leemos~

| Índice |

3 thoughts on “Herscherik – Capítulo 10: El príncipe reencarnado y el reino en aflicción

  1. Vix says:

    ¿Tiene manga? Woah. 💖💖💖💖💖💖Muchísimas gracias por su trabajo, por la traducción, por su esfuerzo. 💖💖💖💖💖💕💕💕💕💕💕💕💕💕

  2. Zafro says:

    Muchas Gracias ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️. Me encanta nuestro Lindo ❤️ proceso

  3. Ari mocaccino says:

    Gracias por el trabajo!! , el príncipe ya con cinco añitos >. < que gracia al pensar que salvo al conde de la obesidad 🤣🤣

    Esperare con ansias el volumen dos ❤️❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *