Herscherik – Capítulo 7: Charla ociosa – Rey, su mayordomo y su amante favorita (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Después de que Herscherik salió de la habitación, el rey del Reino de Greysis, Soleil, dejó escapar un profundo suspiro y se sentó en el sofá, con la espalda hundida en el.

A pesar de haberse liberado de la tensión que lo había acosado desde ayer, la fatiga lo asaltó al surgir un nuevo problema.

—Ese niño realmente se parece a ella…

Sin pensar, el rey refunfuñó una queja. De pie a su lado estaba su mayordomo y amigo de la infancia, encogiéndose de hombros. Estuvo absolutamente de acuerdo con la declaración del rey.

—No, en lugar de decir que se parece a ella, la supera en ese nivel, o incluso…

Su recuerdo de ella era completamente sincero: la amante favorita que era más varonil que los hombres. Por supuesto, su virilidad se refería a su personalidad; su apariencia era la de una mujer encantadora. Era solo que cada vez que sus palabras masculinas y audacia, que avergonzarían a cualquier hombre, salían volando de esa hermosa apariencia, los cerebros de los dos hombres se estancaban.

—Hersche es, sin duda, su hijo.

Soleil puso una mano sobre su frente y soltó una carcajada.

La apariencia de Herscherik ciertamente se parecía a la de ella, así como a su obstinada personalidad.

Su disposición a nunca apartarse del camino que había decidido y nunca traicionar sus objetivos principales, incluso si tomaba decisiones diferentes, era heredada de su madre.

—Dejando a un lado el asunto de Hersche para más tarde… Luke, fuiste descuidado esta vez. Si no fueras tú, inmediatamente te habría hecho lamentar vivir.

Luke sintió que la temperatura de la habitación había bajado varios grados. Así sonó la voz fría de Soleil.

Luke lo supo. Sabía que su amigo de la infancia y actual rey, Soleil, era igual en términos de esgrima a un caballero de la Guardia Imperial y destreza mágica como el de un mago de alto rango.

Pero fue solo su personalidad la que insistió en no hacer alarde de este poder.

—Lo siento. No es que fueras descuidado, sino que, quién hubiera pensado que Meria sería la que haría algo tan escandaloso.

—…Muy cierto. Meria fue quien se equivocó.

Soleil creía que la razón detrás del secuestro del séptimo príncipe era un error de su parte.

Meria había venido a pedirle que tratase el tema sobre el sufrimiento causado por el señor en su ciudad natal. Pero Soleil no pudo cumplir su deseo porque no había una sola prueba definitiva en sus palabras. Él mismo también quería llegar a un acuerdo con ella, pero no había tiempo suficiente.

El pensamiento excesivo de Meria condujo al desarrollo de este incidente.

Él simpatizaba, pero eso no significaba que pudiera perdonarla. Permitirle hacer algo como secuestrar a un miembro de la familia real, tal comportamiento haría que el país vacilara y sacudiera sus cimientos. Por eso, el castigo por ello fue más pesado de lo necesario.

Aunque esto no cambiará a ese hombre o lo que hace…

Ese hombre, hacia el cual el sistema estaba completamente sesgado, le había quitado a la hija de Soleil en el pasado: el ministro y cabecilla; lo que estaba haciendo y lo que Meria había hecho, no eran tan diferentes. Más bien, Meria sería perdonada después de ver su razón con una perspectiva sentimental.

¡Si tan solo pudiera obtener alguna evidencia; cualquier cosa realmente… entonces, podríamos haber continuado sin que se volviera así…!

Ahora, fue como la última vez: si solo se hubiera aferrado con más fuerza, entonces esta situación podría haberse evitado. Soleil apretó los dientes y se ahogó en odio a sí mismo por las numerosas veces que se vio impotente.

Gracias a Hersche, este evento puede cerrarse sin tener que castigar a Meria. Eso es lo único positivo.

A pesar de ser la víctima que más sufrió en este incidente, Herscherik no confesó un solo detalle, por lo que se decidió que este incidente se cerraría sin haber encontrado al criminal.

Soleil había preguntado insistentemente, afirmando que era el deber de Herscherik como príncipe informar al rey de todo lo que sucedió, pero el niño no dudó.

—…Soleil, para ser honesto, el príncipe Herscherik no es un niño normal.

Mientras su maestro permanecía en silencio con enojo autodirigido, Luke abrió la boca para hablar.

Luke había concluido esto a partir de sus observaciones durante aproximadamente dos años, mientras cuidaba en secreto a Herscherik.

La primera vez que se dio cuenta, fue justo después del banquete celebrando el tercer cumpleaños del príncipe.

Después de que Herscherik propuso que quería estudiar, Luke hizo arreglos para conseguir maestros según las instrucciones de Soleil.

Herscherik no tenía poder mágico ni destreza física, pero sobresalió en todos los ámbitos en lenguaje y estudios aritméticos. Y, después de medio año, progresó hasta el punto de poder leer libros técnicos que serían difíciles incluso para un adulto.

Leía todo en un día cada vez que tenía tiempo. Eso era algo impensable para cualquier otro niño pequeño de 3 años. El joven príncipe, sentado en el sofá y leyendo entre una montaña de libros, le pareció extraño a Luke.

Además, el príncipe desaparecería en medio de la noche.

Después de que Meria apareció llorando y él informara este asunto a Soleil, Luke buscó de inmediato en cada rincón y grieta del palacio interior. Pero tan pronto como estaba perdido por la desaparición del príncipe, Herscherik volvió a su cama con una mirada inocente.

En un día diferente, Luke decidió seguir sigilosamente al príncipe, mirándolo en secreto dirigirse hacia el castillo real y deslizarse en varias oficinas para leer numerosos documentos. Después de que el príncipe se fue, Luke miró el documento que más le interesaba a Herscherik: una factura por un pago anormal.

Después de que el príncipe se dirigiera a varias oficinas y leyera una gran variedad de documentos, meditaría por un tiempo y luego regresaría a su habitación y dormiría. Estaba viviendo una vida así.

Cuando Luke le informó esto a Soleil, el rey reflexionó sobre esto por un momento antes de decidir dejar que el príncipe hiciera lo que quisiera. Sin embargo, el rey le pidió a Luke que protegiera al príncipe sin ser descubierto.

La mayor sorpresa para Luke fue cuando apareció un intruso. No sabía cuál era la intención del intruso, pero había entrado en contacto con el príncipe.

Como era de esperar, Luke intentó ir a rescatarlo, pero el príncipe había logrado evitar el peligro e incluso llevarse bien con él.

Luego, Luke investigó al intruso y se enteró de que era el famoso “Colmillo de las Sombras”, muy conocido en el gremio clandestino. Como se esperaba, silenciosamente le informó esto a Soleil con la esperanza de detener al príncipe, pero su maestro se negó egoístamente a ceder.

Los días pasaron con Luke trabajando como ayudante cercano del rey durante el día y como guardia del príncipe durante la noche. Para cuando se acostumbró a la doble vida del príncipe, el príncipe había logrado extender su alcance a la ciudad del castillo.

Podría morir uno de estos días por trabajar demasiado…

Nadie podía culpar a Luke por pensar eso.

El príncipe mostró la misma inteligencia en la ciudad del castillo, atrayendo la atención de una pareja de vendedores de frutas, a cuya tienda solía ir a jugar.

Y no fue solo la pareja.

A medida que pasaban los meses, el príncipe se integró en la comunidad e incluso los habitantes de la ciudad del castillo lo aceptaron.

Pero, el príncipe no estaba ahí para perder el tiempo. Parecía que el príncipe se movía por la ciudad del castillo para verificar lo que había descubierto en sus investigaciones nocturnas.

Y, en este momento, mientras Luke informaba a Soleil después de regresar de la ciudad del castillo, fue cuando ocurrió el secuestro, según Meria.

Había creído completamente en Meria, por eso salió por la puerta de atrás.

—Sí, lo sé. —Soleil sonrió cuando respondió a Luke. —Hersche no es normal. Pero él es mi hijo y el de ella. Al ver que soy este tipo de persona, no hay forma de que pueda ser normal.

—Er, yo también lo creo, pero eso no es realmente lo que quise decir…

Luke aceptó involuntariamente.

Soleil también entendió que lo que Luke quería decir no era eso.

El adorable y más joven príncipe de Soleil no tenía poder mágico ni destreza física, y en comparación con los otros príncipes, su apariencia carecía de flores.

Sin embargo, Herscherik, con ojos brillantes como las plumas de un martín pescador y similares a los de Soleil, vio todo sin obstrucciones. Lo que vio el príncipe y cuán lejos llegó a las profundidades, Soleil no lo sabía.

—…Dije que dejaras que Hersche fuera libre.

Cuando Herscherik dijo que quería estudiar, parecía que había elegido esto por su propia cuenta.

Y, como tal, el príncipe actuó con sus propias intenciones en mente. Como su padre, Soleil tenía la vaga sensación de que seguramente sería un camino espinoso. Naturalmente, quería detener a su hijo, y debería detenerlo, ya que el camino que su hijo había elegido probablemente tenía la mayor probabilidad de acortar su vida. Pero, Soleil no pudo detenerlo.

Como hijo de una mujer que conocía tan bien, su propia esposa, Soleil sabía que el príncipe no se apartaría de su determinación. No obstante, estaba preocupado, lo que resultó en que Luke cuidara a su hijo.

Pero, eso podría tener que terminar.

Herscherik había comenzado a caminar por su propio camino.

Soleil sintió que esto era demasiado rápido; su hijo intentaba ir a lugares donde su mano ya no podía alcanzar al niño. Pero su hijo hizo lo que había dicho: él eligió libremente hacer esto.

—Pero, ¿qué debemos hacer con su mayordomo principal?

Soleil frunció el ceño.

No podía contar con ninguno de los aristócratas. Prácticamente todos en los que podía confiar habían abandonado el castillo real. No, en realidad, el ministro los obligó a irse. Traerlos aquí puede generarles algunos peligros inesperados.

— ¿No hay alguien cercano a él que esté bien?

Luke sonrió ampliamente.

—Además de ser inteligente, tener altas habilidades de combate y no estar dispuesto a traicionar debido al conocimiento de la torpeza de los aristócratas, ¿no hay un perro negro lamentable que ha sido completamente capturado por el encanto del Príncipe Herscherik?

—No hables del hijo de alguien como una mujer malvada.

—No, la personalidad real del príncipe es peor que una mujer malvada.

Una mujer malvada es calculadora, pero las acciones del príncipe se mostraron por adelantado.

—Pensar que el “Colmillo de las Sombras”, que parece menos cooperativo que tú o yo, cayó en un abrir y cerrar de ojos. Es siniestro, ¿eh? —Luke era igualmente consciente de los peligros.

Se mantuvo firme por ser el mayordomo principal de Soleil, pero cuando escuchó que el príncipe había sido secuestrado, su visión se oscureció por un segundo como si sufriera una alucinación.

Soleil superó con creces la parte superior de la lista en belleza en la familia real. Incluso el artista mejor calificado tendría problemas para expresarlo. Como tal, su apariencia era suficiente para atraer a la gente hacia él.

Sin embargo, Herscherik no tuvo esa apariencia. Tenía algo más que atraía a la gente; tal vez debería llamarse “carisma”. Además, la persona misma no se dio cuenta de que naturalmente lo estaba filtrando.

—En cualquier caso, si el perro negro está con él, debería estar bien, ¿verdad? Me aseguraré de que funcione bien, así que déjame el resto a mí.

—Bien.

Luke se inclinó, volviéndose hacia la puerta mientras planeaba salir de la habitación. Pero, antes de salir de la habitación, se dio la vuelta para mirar a Soleil.

— ¿Estás bien?

—…Sí.

Fue una respuesta débil, pero Luke la escuchó y abandonó la habitación.

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Capítulo 7: Charla ociosa – Rey, su mayordomo y su amante favorita (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *