Herscherik – Capítulo 7: Charla ociosa – Rey, su mayordomo y su amante favorita (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—…Luke, por favor. Protégelo de los que lo atacan.

Estas fueron las palabras dejadas por esa mujer, la amante favorita del rey y amiga de Luke, en su lecho de muerte.

En aquel entonces, Luke solo entendía la mitad de lo que ella había dicho.

La duda estaba escrita en su rostro, así que ella añadió esto a sus palabras: —Soleil es amable. Más amable que cualquiera… Coloca a los demás antes que a sí mismo y se sacrifica… Siempre se está sacrificando por los demás.

La vida de la mujer, que dio a luz al hijo de Soleil, continuó desvaneciéndose incluso a través de sus palabras. Pero a pesar de eso, ella persiste, hablando con claridad.

—La amabilidad de Soleil se sienta justo al lado de su miedo. Si volviera a perder a alguien valioso para él, estoy segura de que se rompería y el miedo lo consumiría… Tengo la sensación de que cualquier cosa y todo se descuidará, llevando a este país a la ruina.

Sus palabras dejaron sin aliento a Luke.

Soleil es un rey gentil.

Para proteger a su familia, continuaría soportando el deshonor en silencio, incluso si eso significaba ser menospreciado por los aristócratas.

El horror de perder a su familia a los 10 años y su primer hijo a los 20, lo erosionó.

Nunca se esperaba que Soleil se convirtiera en rey.

Como tercer príncipe, estaba el primer príncipe, lleno de sabiduría y coraje, así como el segundo príncipe, que sobresalía en artes marciales, antes que él. Soleil no podía competir con los dos en sus especialidades, y nunca pensó en hacerlo.

—Quiero convertirme en un investigador para apoyar a mi padre y a mis hermanos mayores en el futuro.

El Soleil, que felizmente conversó con su amigo de la infancia Luke en el pasado, no se veía por ninguna parte ahora.

Su estimado padre y sus hermanos, fallecieron debido a la enfermedad incurable que infligió a la realeza, y Soleil fue convertido en un rey títere por los aristócratas. Aunque era un adulto, no cambió el hecho de que estaba siendo controlado como si fuese un niño.

Sin embargo, al principio, Soleil luchó para cumplir con su deber. Junto con Luke, que se había convertido en su mayordomo principal y los otros caballeros y magos primarios a su lado, luchó contra los aristócratas, sin preocuparse por lo que estaba sucediendo fuera del escenario.

En ese momento, tuvo un hijo con una princesa consorte legítima con la que se había casado por razones políticas. Incluso si se trataba de un matrimonio arreglado, Soleil atesoraba a su esposa y colmaba de amor a su primogénita, una hija.

No obstante, cuando la princesa consorte legítima estaba embarazada de su próximo hijo, les ocurrió una tragedia. La primera princesa había caído en la enfermedad incurable que infligía a la realeza.

Después de conversar a solas con el ministro, en el cual el hombre expresó sus condolencias, Soleil tuvo un cambio completo en su actitud, ya no quería oponerse a los aristócratas. Sus caballeros y magos lo solicitaron una y otra vez, pero el rey no se movió.

Después, los caballeros y magos finalmente se alejaron del lado de Soleil. Querían un rey amable y fuerte, no un tonto vacío y débil.

Luke también se preguntó si debería irse, pero mientras estaba preocupado por esto, el rey le recomendó que se fuera. Sin embargo, como su amigo de la infancia, Luke entendió. Sabía que el rey estaba tratando de protegerlos, y para esto, el rey decidió quedarse solo en su trono.

Por esa razón, Luke se preguntó si debería irse, sin importar qué.

—Soleil es un rey gentil. Pero si alguna vez vuelve a experimentar miedo y desesperación, me temo que ya no podrá seguir siendo un rey.

Las palabras de la mujer fueron una predicción.

Pero Luke entendió que no eran solo eso, sino lo que realmente sucedería en el futuro.

—Por eso mi hijo se convertirá en un apoyo para él. Pero también existe la posibilidad de lo contrario: será arrinconado.

La amante favorita trató de darle tranquilidad con su sonrisa, aunque débil, como ella dijo.

—No hay nadie más a quien pueda confiar esto excepto tú. Protege a Soleil… y cuando llegue el momento, detenlo.

La mujer, amiga de Luke y esposa de su amigo de la infancia, se lo confió y dejó el mundo.

Luke se volvió para mirar la puerta cerrada. Por otro lado, su amigo de la infancia estaba luchando contra su miedo incluso en este momento.

Si se relajara solo por un momento, aquellos preciosos para él desaparecerían en un abrir y cerrar de ojos. Por eso, no importa cuán herido este, se negó a cruzar su línea de fondo. Continuaría soportando el peso de todo.

Pero, ¿y si cruza esa línea? Se preguntó Luke.

Entonces Luke tendría que detener a Soleil incluso si le costaba la vida. Eso era lo que había prometido después de todo. Pero todavía había cosas que podía hacer antes de eso.

Príncipe Herscherik, estoy seguro de que se convertirá en una figura principal en el futuro de nuestro país.

Esto no fue solo por el bien del rey.

Sintió que la mujer había apostado su vida para dejar atrás esta esperanza.

Independientemente de las medidas que Luke debe tomar, debe asegurarse de que el niño sobreviva.

Para dar el primer paso para esto, se fue al pasillo oscuro.

Después de ver salir a Luke, Soleil se miró las manos. Vio cuán patéticamente le temblaba la mano cuando la extendía hacia la luz de la chimenea.

Cuando escuchó que Herscherik fue secuestrado, sintió como si estuviera encarcelado en hielo.

Estaba helado hasta el fondo de su corazón. Si Herscherik hubiera regresado a casa en cualquier otra cosa que no fuera en las mejores condiciones posibles, no estaba seguro de poder mantener su cordura.

—Incluso si ya no estoy aquí, mi hijo lo estará, así que estarás bien.

Aun ahora, Soleil podía recordar vívidamente las palabras que murmuró como si hablara para sí misma justo antes de morir.

—Él estará a tu lado en mi lugar. Estoy segura de que te ayudará.

Dijo la mujer mientras sonreía débilmente. Era una leve sonrisa, todo lo contrario de la habitual brillante sonrisa que solía tener.

—Por eso… estarás bien incluso si no estoy cerca. Mi hijo estará aquí… Te amo, Soleil. Eres la persona que más amo en este mundo. Mi amado rey…

Con esas últimas palabras, la mujer partió al Jardín del Cielo.

El niño que dejó atrás comenzaba a parecerse más a ella a medida que crecía. Soleil adoraba a sus otros hijos, pero él amaba más a Herscherik. Esa podría haber sido su reacción ante el dolor que sentía por perder a esa mujer.

—Pero ya sabes, los niños crecen… —murmuró Soleil.

Actualmente, el príncipe más joven superó a los príncipes mayores solo en términos de su ser interior.

Si bien sintió algún tipo de soledad, sin embargo, estaba feliz.

Se suponía que debía protegerlo, pero antes de darme cuenta, parece que podría ser yo el que está siendo protegido.

Recordó al príncipe más joven de hace un momento.

Actuó obstinado sin confesar nada, y sus ojos parecían estar completamente decididos a alcanzar su objetivo.

Quien estaba delante de Soleil ya no era un bebé inestable, sino un príncipe que había comenzado a recorrer su propio camino con sus propias piernas. Lo único que le quedaba por hacer como padre, era velar por su hijo.

—Si él es tu hijo, debería estar bien, cierto…

Se persuadió a sí mismo.

Esa mujer era fuerte. Se impulsó hacia adelante sin temor a nada.

Ella era la mujer que lo apoyaba, el rey que solo sentía miedo, luchando con miedo por la agonía que sentía, incluso cuando se quedó quieto.

Pero esa mujer ya se había ido.

—Todavía….

El rey murmuró y miró su mano que había dejado de temblar.

—Me pregunto qué habría pasado si hubiera perdido a Hersche.

Estaba satisfecho con el crecimiento de Herscherik. Quería ofrecerle ayuda. Pero también quería encerrar al príncipe en una jaula para protegerlo y evitar que alguien lo tocara.

Sentimientos conflictivos chocaron y corrieron desenfrenados dentro de Soleil.

Murmuró el nombre de su amante favorita, aferrándose desesperadamente con la esperanza de que ella pudiera salvarlo una vez más.

| Índice |

3 thoughts on “Herscherik – Capítulo 7: Charla ociosa – Rey, su mayordomo y su amante favorita (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *