Herscherik – Capítulo 8: Príncipe, mayordomo y trampa (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Herscherik se despertó con la humedad de pleno verano. Sin embargo, a pesar de que sus ojos estaban abiertos, su visión no era completamente clara. Más bien, estaba nublado, como si estuviera envuelto en humo. No, esto no fue “como si”, la sala estaba realmente llena de humo.

—De ninguna manera, ¿un incendio?

Herscherik estaba a punto de caer en un estado de pánico, pero en un breve momento, su estado pasó del pánico a la calma.

Este fue el resultado del entrenamiento de su vida anterior. El área donde vivía Ryouko era propensa a los desastres naturales, por lo que podía recordar fácilmente, incluso ahora, el tiempo en que estaba en la escuela primaria, donde el sincero regaño del director salía volando de su boca a los estudiantes que no podían preocuparse menos por la seguridad.

El director siempre calmado recomendaría encarecidamente a los estudiantes que formaran fila en el patio de la escuela.

—Si realmente hubiese habido un incendio esta vez, la mitad de ustedes estudiantes estarían muertos. ¡Si no pueden hacerlo durante la práctica, no hay forma de que puedan hacerlo durante una situación real!

Los haría rehacer la práctica desde el principio.

Si no podían llegar al destino dentro del límite de tiempo de evacuación, tenían que hacerlo nuevamente. Si el director encuentra a alguien charlando innecesariamente, todos tienen que volver a hacerlo. Finalmente, una sonrisa satisfecha apareció en el rostro del director cuando vio a la gran cantidad de estudiantes que ya no charlaban inútilmente y ahora formaban una fila.

—Como se esperaba de los estudiantes de mi escuela. Ciertamente, todos ustedes aquí no serán negligentes cuando ocurra un verdadero desastre.

Gracias a esa experiencia en la escuela primaria, los simulacros de seguridad fueron lo único que se tomó en serio hasta el día de hoy.

Si los de grados más bajos comenzaban a parlotear sin sentido, los de grados superiores les advertirían, por lo que los de grado inferior terminaban siguiendo con precisión su ejemplo. La imagen de todos los que cooperaron en el simulacro de seguridad se transmitió continuamente del alma mater a la generación más nueva.

La compostura que Herscherik había cultivado, a partir de ese momento, le permitió recuperarse y cayó al suelo.

Durante un incendio, se acumula humo en el área superior de la habitación, lo que significa que el aire respirable estaría en la mitad inferior. Quería evitar inhalar el humo y caer inconsciente a toda costa.

Se arrastró por el suelo y se dirigió hacia la puerta.

Cuando finalmente la alcanzó, se negó a moverse, como si algo la estuviera cerrando.

De ninguna manera. ¿Es una trampa?

La pregunta de quién podría ser ni siquiera apareció en su mente.

Había anticipado fácilmente que alguien apuntaría a su vida. La persona con la mayor posibilidad era ese conde Grimm.

Todavía en el suelo, Herscherik miró el reloj de bolsillo. Todavía no era tan tarde en la noche.

¿Sabía que se estaban reuniendo pruebas?… No, esto sería una reacción demasiado rápida.

Además, era impensable que Kuro, que había logrado infiltrarse fácilmente en el castillo real, cometiera tal error.

¿Entonces debo quedarme en una esquina y no hacer nada?

Las llamas ya habían roto el centro de la habitación. Incluso si trataba de escapar por la ventana, salir solo del tercer piso era imposible.

‘No salgas de esta habitación’. Recordó las palabras de ese hombre.

Él lo había dicho. Por lo tanto, Herscherik decidió quedarse.

Agarró la manta, aún no quemada, y usó la magia del reloj de bolsillo para crear agua.

Se palmeó la espalda por memorizar qué tipo de magia podía hacer con el reloj de bolsillo en este momento de necesidad.

La cantidad de agua que podía crear utilizando el poder mágico errante, era suficiente para una sola bebida, pero definitivamente no lo suficiente como para apagar un fuego de este grado. Pero, al menos podía empapar la manta.

Herscherik llevaba la manta empapada sobre sí mismo y se arrastró hasta el área no quemada de la habitación con la menor cantidad de objetos inflamables.

Kuro, te estoy esperando.

Herscherik se resolvió a sí mismo; colocó la manta húmeda cerca de su boca y se acurrucó tan fuerte como pudo mientras esperaba.

Pero las llamas ardientes ya se arrastraban hacia él.

⧫ ⧫ ⧫

Para el momento en que Kuro notó el alboroto en la villa, ya había encontrado los documentos para ser usados ​​como evidencia.

Había una montaña de evidencia documental en el estudio en el que se infiltró.

Escogió el mejor entre ellos que seguía las especificaciones de Herscherik y lo guardó en el bolsillo interior de su chaqueta. Infiltrarse en esta mansión había sido un trabajo más fácil de lo que esperaba, con guardias insuficientes y sin barreras. Cuando estaba a punto de irse, miró por la ventana y vio la colina con la villa rodeada de una luz roja.

En el instante en que notó esta anomalía, Kuro inmediatamente se puso en movimiento.

Abrió la ventana y saltó sin dudar. Se agarró a la rama de un árbol cercano, balanceándose alrededor como un gimnasta en una barra horizontal, y aterrizó encima de ella. Rápidamente sacó su cuchillo, apuñaló el baúl y saltó.

Debido a que el cuchillo aún estaba en el árbol, su velocidad de caída disminuyó y aterrizó en el suelo sin hacer ruido. Tan pronto como aterrizó, corrió hacia la colina con la villa. Tejiendo a través del bosque de árboles, su velocidad no cayó en lo más mínimo.

Por un breve momento, el sonido de algo cortando el aire resonó.

Kuro se escondió detrás de un árbol suavemente, como si fuera simplemente un reflejo y no hubiera escuchado ese débil sonido. En el momento siguiente, dos flechas, una tras otra, perforaron el tronco del árbol.

—Para esquivar esto, como se esperaba del ilustre ‘Colmillo de las Sombras’.

—… ¿Quién eres?

Desde detrás del árbol, Kuro examinó sus alrededores, buscando al dueño de la voz.

¿Cómo saben que soy ‘Colmillo de las sombras’?

Como para burlarse del vigilante Kuro, un hombre apareció desde la sombra de un árbol, alto, delgado y sombrío.

Kuro estaba seguro de haber visto a este hombre antes, varias veces en el gremio subterráneo, pero fue solo de pasada y nunca se hablaron.

—No hagas una cara tan extraña. Ya eres famoso bajo tierra, ¿sabes? Dicen que ‘Colmillo de las sombras’ desapareció. La mayoría de la gente piensa que ya has pateado el cubo y esas cosas… Bueno, yo también lo pensé… —dijo el hombre y resopló. —Si no hubiera ido y pagado al agente de información, nunca me habría dado cuenta de que el mayordomo principal del séptimo príncipe y ‘Colmillo de las Sombras’ eran la misma persona. Entonces, ¿cómo te las arreglaste para llegar hasta ahí?

Sus palabras fueron pintadas con envidia. Envidioso de que un hombre, que solo podía vivir bajo tierra, estuviera parado en el escenario delantero.

Tch, debería haber silenciado al agente de información.

Kuro chasqueó la lengua en silencio y revisó su pensamiento.

El agente de información venderá información siempre que haya dinero de por medio. Lo vendía justamente a cualquiera. No importaba si el comprador era un aristócrata, un ciudadano común o un criminal.

— ¿Vas a perseguirme?

—No, incluso yo no tengo tanto tiempo libre para hacerlo. Es solo que otra solicitud me dijo que te encontrará y llevará. No conocía todos los detalles, así que fui y compré información del agente de información. Bueno, si el contenido de la información fuera realmente cierto, entonces el cliente y yo tendremos un apuro, así que llegamos a un acuerdo de que no tengo que llevarte.

Kuro se preguntó cuánta confidencialidad se estaba manejando dentro de este contrato, pero ver a su oponente romper esta regla, reveló que probablemente se dio cuenta de cuán peligrosa era la situación en la que se había metido.

Si bien esto no tenía nada que ver con el Kuro del presente, todavía era repugnante escuchar esta deslealtad.

Cuando regrese, tendré que borrar todos los rastros de ‘Colmillo de las sombras’.

O bien, era bastante obvio que esto traería desgracia a Herscherik en un futuro lejano.

—Entonces, mi empleador actual nos contrató para asustar a la gente aquí… De todos modos, ¿entiendes por qué te dije esto?

El hombre sonrió ampliamente. Kuro también entendió el significado de esto. Sintió que varias personas lo rodeaban.

Son 15, ¿eh?

Sus armas brillaban a la luz de la luna.

—Nuestro empleador dijo que quiere que ese príncipe desaparezca. La villa ya es un mar de llamas. Si te detenemos aquí o te matamos, obtendremos una recompensa especial por ello. Quiero decir, si podemos matar a ‘Colmillo de las sombras’, aumentaremos nuestro valor, ¿sabes?

El hombre confiaba en su victoria, pero Kuro lo miró con ojos sin emoción. Esta era la cara que tenía cada vez que hacía este tipo de trabajo.

—…Ustedes son los que no deberían estarme subestimando.

¿Era Kuro, el hombre una vez temido como ‘Colmillo de las Sombras’, deliberadamente siendo sumiso, permitiendo a sus oponentes correr la boca y rodearlo?

La única razón para que lo hiciera era que quería información.

Identificar al idiota que haría una tontería.

—Sabes que dicen que los hombres muertos no cuentan cuentos.

Ahora que Kuro tenía la información que quería, estos tipos habían cumplido su propósito.

Sin emociones, mostró una expresión de burla.

Esta sonrisa cruel era una que nunca le mostraría a Herscherik.

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Capítulo 8: Príncipe, mayordomo y trampa (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *