Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 4 (2): Dos príncipes, sospecha y dos años atrás

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Después de que terminó su entrenamiento, Herscherik escuchó la explicación frenética de Orán sobre su relación con el primer príncipe y finalmente comprendió.

Sin embargo, pensó que era un poco sospechoso que estuviera tan desesperado en resolver el malentendido. Pero, considerando que sería demasiado lamentable expresarlo, lo mantuvo dentro de su corazón.

Cuando Herscherik regresó a su habitación, el postre de gelatina hecho a mano de Kuro lo estaba esperando. Parecía haber algún tipo de cítrico dentro de la gelatina verde transparente. Cuando le dio un mordisco, un refrescante aroma a menta se mezcló con la acidez del cítrico, lo que le permitió olvidar el calor opresivo.

— ¡Hmm, delicioso! En serio, Kuro, ¿dónde aprendiste esto?

El mayordomo no dijo nada, solo mostró una sonrisa ante la felicidad del príncipe, quien tenía sus mejillas rellenas de gelatina.

Herscherik continuó comiendo la gelatina mientras se preguntaba si este lado enigmático de Kuro era otra razón por la que era popular entre las damas.

Terminó el postre en un abrir y cerrar de ojos y luego se quedó mirando al silencioso Orán. El caballero había estado sentado en su asiento, mirando hacia el espacio sin hacer ruido mientras su gelatina y té permanecían intactos frente a él.

Recientemente, hubo varios momentos en que se ponía así. Más específicamente, fue desde el siguiente día al alboroto en la ciudad del castillo a principios del verano. Al ver a su subordinado con ese aspecto preocupado, Herscherik dejó escapar un suspiro.

…Sin embargo, quería esperar hasta que Orán lo dijera él mismo.

Pero, a ese ritmo, podría ocurrir otro evento imprevisto sin que él lo supiera. Por encima de todo, estaba preocupado por el bienestar de Orán. Llegando a esa conclusión, Herscherik lanzó una mirada a Kuro. Después de que el mayordomo asintió, comenzó a hablar.

—Orán, quiero disculparme primero. Lo siento.

—… ¿Príncipe?

Orán sospechaba de la repentina disculpa de Herscherik, pero el pequeño continuó hablando.

—Hice investigar los últimos dos años de tu vida.

— ¡Haah!

Orán se levantó de repente de su silla. Siguiendo ese movimiento, la silla se cayó ruidosamente y su mano golpeó su taza, derramando el té.

Kuro inmediatamente dejó escapar un suspiro y comenzó a quitar la taza y la gelatina de la mesa antes de limpiar el desastre.

Pero Orán no miró al mayordomo; sus ojos seguían fijos en Herscherik.

— ¿Por qué…?

—Orán, en primer lugar, relájate y… siéntate.

— ¡¿Por qué?! ¿Por qué investigarías algo tan personal?

—…Orán, siéntate.

El tono de Herscherik era inusualmente dominante. Esas palabras tenían tanta fuerza detrás de ellas que el otro no tuvo más remedio que obedecer.

Después de que enderezó su silla caída y se sentó, el príncipe dejó escapar otro profundo suspiro. Se esperaba esta explosiva reacción, pero de cualquier manera, Herscherik ya había comenzado. No podía dejar el tema ahora.

—Por eso me disculpé primero —continuó suspirando por lo mucho que Orán estaba actuando según su predicción. —Investigué tu historia porque tus calificaciones eran muy poco naturales. Cayeron repentinamente al fondo un día sin razón aparente. Apenas avanzaste y lograste graduarte. Tanto tu comportamiento como la opinión de tu instructor empeoraron dramáticamente. Esto tuvo que ser deliberado. —El niño recordó ese sentimiento fuera de lugar. Por eso había investigado el pasado de Orán.

Y de acuerdo con el informe de Kuro, el pasado de Orán fue más pesado de lo imaginado. Al mismo tiempo, Herscherik estaba convencido de que este pesado pasado era la razón por la cual su caballero actuaba de esta manera. Tenía la intención de mantener esto cerrado dentro de su corazón.

No obstante, ahora que el pasado creó un estado de emergencia actual, había surgido la posibilidad de una conexión.

El día después del alboroto en la ciudad del castillo, Orán ocasionalmente se perdería en sus pensamientos.

—Podría decirte ahora mismo lo que he descubierto, pero si es posible, quiero escucharlo de tus propios labios. No hay nadie más alrededor de la habitación, así que no habrá espías —Herscherik agregó. —Como puedes ver, solo soy un niño, así que sé que puedes verme como poco confiable. Pero sé esto; Creo en ti y quiero seguir creyendo en ti en el futuro… No quiero volver a pasar por eso.

Herscherik recordó un momento amargo ocurrido el año anterior y le dolió el pecho.

Su niñera lo dejó. Había varias razones, pero su niñera no creía en el rey o en Herscherik, por lo que sucedió ese incidente. Incluso ahora, entendía que ella sentía que no tenía otra opción. Pero, él no quería una repetición.

Quería evitar que Orán tomase el mismo camino que su niñera.

—…Por eso…

—Lo sé.

El pequeño continuó hablando, pero Orán lo interrumpió.

En lugar de creer en Herscherik, era más como si se hubiera rendido. Aun así, quizás estaba un poco feliz de que el príncipe priorizara sus sentimientos.

—…Hace dos años, mi prometida falleció.

Recordó el camino teñido de rojo por la puesta del sol, así como su rostro, pacífico en la muerte.

Los dos fueron arreglados para casarse por sus familias. Su familia no tenía ningún heredero, por lo que el jefe de su familia le pidió al padre de Orán, quien era un amigo, que la llevaran a la familia Ordis. En ese momento, Orán, como el tercer hijo, tenía exactamente la misma edad que ella, lo que lo convirtió en el candidato preferido para este compromiso.

—Al principio, estaba avergonzado y reacio…

Estuvieron juntos desde la infancia cuando se determinó su matrimonio, y al llegar a la pubertad, habían comenzado a cambiar su relación a una de amantes.

—Cuando cumplimos dieciséis años y tuvimos nuestro debut público, todos a nuestro alrededor sabían que estábamos comprometidos.

Al mismo tiempo, Orán asistía al Departamento de Caballeros de la Academia.

—He tenido numerosos combates con Mark… quiero decir, Su Alteza Marcus, y él era un buen rival. Entonces, cuando estaba debatiendo si debía convertirme en un caballero de la Guardia Imperial, un Caballero Personal, o incluso en la ruta para convertirme en General, también pensé que sería bueno estar al lado de este príncipe, quien era como un amigo.

La vida de Orán parecía transcurrir sin problemas, cuando un día dio un giro repentino, y el color rojo intenso de la puesta de sol le dejó una impresión para siempre.

Mientras practicaba solo en la Academia, le llegó un mensaje expreso a caballo desde la casa de sus padres. Fue entonces cuando fue alertado de su muerte.

—No sabía… por qué murió…

Inmediatamente salió de la Academia y se dirigió hacia su casa. Sintió que Marcus lo había llamado, pero no estaba realmente seguro.

Cuando él cargó contra su mansión, ella ya había fallecido pacíficamente, parecía que solo estaba dormida.

Escuchó que su salud se había deteriorado, por lo que ella estaba tomando un descanso de la Academia por el momento. Ella le había asegurado con una sonrisa que era solo fatiga por el calor del verano. Como Orán había programado una sesión de práctica independiente ese día, pensó en visitarla al día siguiente con algunos de sus dulces favoritos.

Sin embargo, ella nunca volvería a sonreír ni a llamarlo.

Incluso ahora, podía recordar vívidamente la desesperación que sentía en ese momento. Sus familias habían determinado su compromiso y todavía eran jóvenes, pero él realmente la amaba.

—En los artículos que dejó atrás, estaba su diario que registraba lo difícil que era para ella estar conmigo.

Tanto para su futuro como para el de ella, se esforzó en sus estudios sin descuidar su entrenamiento. Como tal, se destacó en la Academia. No obstante, ella escribió en su diario que tener un esposo con un futuro tan excelente era una carga pesada y dolorosa para una chica normal como ella.

—Pero, no la veía como cualquier otra chica común……

Era cierto que era tímida en algunas áreas, pero era una mujer considerada y amable. Aunque por lo general era torpe, se capacitó adecuadamente para ser una novia, se ofreció como voluntaria en un orfanato y demás. Como era una mujer así, Orán trabajó duro para asegurarse de no molestarla. Sin embargo, al final, eso fue lo que la agobió.

Además, esta tímida mujer noble sufrió de varias cosas por su posición como prometida de Orán por parte de otras mujeres nobles.

Eso es lo que llamamos ‘bullying’ en mi mundo… No importa en qué mundo sea, las mujeres dan miedo.

El acoso femenino es más traicionero de lo que cualquier hombre pueda imaginar. Hacen cosas tan poco claras que los hombres no pueden entender. Era probable que por ello Orán no se había dado cuenta y seguramente ella no sentía la confianza como para pedirle ayuda y mucho menos a sus propios padres, sobre esta intimidación.

Los matones seguro vieron a través de su naturaleza, por eso la eligieron como su objetivo. Eran cobardes al elegir a los débiles para intimidar.

—Si eso fuera todo, solo yo debería haber tenido la culpa, pero el diario tenía más. Continuó escribiendo confesando cómo un día de primavera se involucró con drogas vendidas bajo tierra para escapar de este dolor. La droga le permitió olvidar temporalmente su estrés, aliviando su mente. Pero, una vez que desapareciera, sería asaltada por un escandaloso sentimiento de culpa, que la haría volver a tomar la droga. Cuando se quedaba sin dinero, empeñaba en secreto artículos valiosos por dinero para comprar más drogas. Y cuando ese dinero se acabara, ella repetiría. La siguiente y última entrada del diario hablaba de cómo no podía escapar y se había vuelto completamente adicta a la droga, con lágrimas que manchaban la página.

Y Orán escuchó que cuando su colección de artículos preciosos se agotó, cierto aristócrata se apoderó de esto, la debilidad de su prometida, y presionó por una relación.

—No podía comprar más drogas, no tenía a nadie a quien consultar, y si no tenía una relación con ese aristócrata, él amenazaba con exponerla. Y ese día de verano, ella murió.

Los criados estaban preocupados de que no hubiese salido de su habitación desde la mañana, y cuando finalmente entraron a verla, descubrieron que estaba muerta.

—Solo pensaba en mí y estaba absorto en mis estudios en la Academia. Es por eso…

Si en algún momento se hubiera dado cuenta y se hubiera quedado a su lado, ella no habría muerto. Pero la realidad era que solo tenía los ojos puestos en sus propios objetivos.

—Ella murió débil. ¿No es extraño que una mujer noble muriera tan fácilmente?

Cuando Orán leyó el diario, se preguntó si eso era un efecto secundario de las drogas.

—Yo fui la causa de su muerte. No obstante, esa droga era peligrosa. Y tuve que hacer algo al respecto.

Inmediatamente después de enterarse de todo esto, envió una solicitud a la oficina del gobierno para comenzar una investigación, pero se movieron lentamente. Irritado, Orán fue hacia Marcus. Por el bien de su amigo, Marcus lo intentó, pero el suministro de drogas había desaparecido sin dejar rastro, cerrando la investigación.

El propio Orán intentó precisar la ubicación de las drogas, pero fue inútil.

—…Desde ese momento, ya no vi un propósito en convertirme en caballero.

Odiaba a todos y todo: a sí mismo por no poder proteger a la que quería proteger; el país y la realeza por no molestarse en proteger a los ciudadanos como les correspondía; y los aristócratas que arrinconaron a su novia en una esquina.

Es por eso que ya no sentía la necesidad de mantener su lugar como el mejor estudiante de la Academia y desdeñaba a la familia real que no se movería cuando necesitara su ayuda.

Su causa oficial de muerte fue catalogada como enfermedad, pero como hubo quienes la insultaron en la Academia, Orán terminó causando numerosos altercados que hicieron que lo suspendieran. En retrospectiva, solo ocurrieron ocho veces esas cosas. Había considerado abandonar el país después de la graduación, pero su padre no parecía que fuese a darle permiso fácilmente, por lo que Orán había pasado sus días perezoso y desempleado.

—Existe la posibilidad de que la droga que desapareció hace dos años vuelva a circular otra vez.

Esta fue la información que su padre filtró. Aunque Roland se había retirado, jugó un papel esencial en este país. Sus antiguos subordinados ahora eran oficiales en la Oficina de Patrulla y él los contactó en secreto.

Hasta que Oran terminó su historia, Herscherik y Kuro permanecieron en silencio mientras escuchaban.

Una quietud incómoda dominaba la habitación.

Herscherik respiró hondo. Estaba tan concentrado en la historia que casi parecía que olvidó respirar.

—Orán, gracias. —Las primeras palabras que salieron de la boca del niño fueron de agradecimiento. Después de eso, bajó la cabeza. —Aunque hiciste todo lo posible para confiar en mi hermano, desde la familia real, no pudimos hacer nada por ti. Lo siento.

En ese momento, solo tenía tres años y aún no había comenzado sus propios estudios. Sin duda, no podría haber hecho nada, pero eso sería sólo otra excusa.

Orán continuó bajando la cabeza en silencio, mientras Herscherik continuaba.

—Tu historia respalda el contenido de la investigación de Kuro.

Sus recuerdos se habían convertido en una pista importante.

—En primer lugar, el tiempo de circulación de la droga fue corto.

Fue durante el corto período desde la primavera hasta el verano hace dos años. Un período de circulación más corto produciría más beneficios que uno más largo. Todavía existía un riesgo, pero con cada adicto creado, el número de clientes habituales también aumenta. Y si la demanda supera la oferta, el precio se eleva.

—Luego, la mayoría de los usuarios de drogas eran aristócratas o ricos, lo que estrechaba el mercado.

En cuanto a la investigación de Kuro, la mayoría de las víctimas eran ricas. Eso significaba que los canales de distribución ya eran bastante estrechos en ese momento.

—También existe la posibilidad de que haya alguien de alta posición involucrado.

Este caso fue sobre la muerte sospechosa de una mujer aristocrática. Era extraño que la investigación concluyera así. En otras palabras, puede haber habido presión de algún lugar alto para aplastar la investigación en sí.

Esta clara declaración de Herscherik hizo que Orán mirara al príncipe.

¿Realmente tiene… solo cinco años……?

En ese momento, el niño había encontrado varios puntos importantes al escuchar esa historia en la que Orán, quien tenía 16 años en ese momento, ni siquiera había pensado.

Herscherik no parecía ser un príncipe tan inmaduro como su apariencia implicaba.

—Estoy seguro de que la clave de este caso de drogas radica en el campo de actividad de tu prometida. —Herscherik dijo mientras se levantaba. —Kuro, usa la historia de Orán como referencia e inmediatamente investiga el campo de actividad de su prometida en esa época. Esta vez puede ser un criminal diferente, pero estoy seguro de que debe haber algún tipo de conexión.

—Entendido.

Herscherik asintió ante la respuesta de Kuro.

—Voy a escabullirme y ver si hay algún documento de ese momento. Si podemos determinar qué tipo de droga era, podría ser un gran avance.

Sacó el reloj de bolsillo y confirmó la hora. Todavía era de noche.

— ¿Tiene la intención de ir solo otra vez?

—El castillo es prácticamente mi patio trasero ahora.

Incluso con los ojos cerrados, podía llegar a cualquier lugar que quisiera en este castillo. Sin embargo, Kuro frunció el ceño ante la jactanciosa sonrisa en el rostro de su joven maestro.

—… ¿Por qué? —Un murmullo escapó de la boca de Orán.

Hace dos años, el país no se movió en absoluto cuando alguien murió.

Pero ahora, este príncipe se movía a un ritmo rápido.

Herscherik dejó escapar un largo suspiro cuando escuchó las palabras de su caballero personal.

—Una ciudadana perdió la vida por una droga. Y ahora esa droga reaparecerá en el mercado. A pesar de que otro ciudadano podría tener su vida al revés de la misma manera, ¿esperas que me calle y mire?

Su tono sonaba como si estuviera amonestando a un niño que no conocía nada mejor. Las palabras de Herscherik hicieron que Orán volviera a preguntar.

— ¿A pesar de que son personas que nunca has conocido?

— ¿Qué nunca he conocido? —Herscherik hizo una pregunta reflexiva en respuesta. Pero esta vez, su tono era un poco enojado. —Soy un príncipe de este país. Tengo el deber de proteger a los ciudadanos.

—Correcto….

Herscherik había dicho esto tan convencido que Orán no tenía nada más que decir.

Cuando miró hacia atrás en esos dos años, una sensación de impotencia lo venció cuando se dio cuenta de que no había estado haciendo nada en absoluto. No obstante, todavía podía llegar a tiempo ahora. Para evitar más víctimas como ella, tenía cosas que necesitaba hacer.

—… ¿Hay algo que pueda hacer?

—Por supuesto. Eres mi caballero, así que voy a hacerte trabajar.

Herscherik asintió con una sonrisa.

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 4 (2): Dos príncipes, sospecha y dos años atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *