Herscherik – Vol. 2 – Prólogo: Principios del verano, jóvenes desempleados y montañas de papeleo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


En este día caluroso de principios de verano, un joven fue convocado por su padre, el jefe de la familia.

Después de tocar la puerta, entró en el estudio y se inclinó, antes de levantar la cabeza, solo para encontrarse con las cejas arqueadas de Roland Ordis, jefe de la famosa familia del Marqués Ordis, quienes sirvieron como caballeros de la familia real durante generaciones.

A pesar de que la cabeza se había retirado de su posición como general hace varios años, todavía estaba en la flor de su vida, musculoso y con el pelo rojo brillante a pesar de su edad.

— ¿Me llamaste, padre? —Quien habló fue Octavian Ordis, el tercer hijo de la familia Ordis, quien acababa de graduarse de la Academia de Caballeros Reales el año pasado.

Este joven tenía el cabello anaranjado, suelto y desordenado, como una puesta de sol que se disuelve, con mechones ocultos de oro, solo visibles si uno miraba más de cerca. Sin embargo, sus ojos caídos, que parecían tener zafiros incrustados en ellos, daban una sensación gentil en su rostro.

—Octavian, hoy hay una entrevista para un puesto de caballero. Dirígete ahí de inmediato.

—… ¿Huh? —Octavian levantó la voz, estupefacto.

— ¿No me escuchaste? Dije “Ve a la entrevista”.

—No, te escuché, pero ¿por qué de repente? Además, ¿hoy? Quiero decir, ¿a dónde debería ir? —Octavian rápidamente replicó la repentina e inesperada declaración de su padre, pero luego lanzó un profundo suspiro, sin fuerzas. —…En primer lugar, ni siquiera quiero ser un caballero. Entonces, definitivamente no voy a ir.

Su rostro bien presentado se deformó con disgusto. Hizo una mueca a su derecha y colocó su mano en el pomo de la puerta, listo para salir de la habitación.

Pero en el momento siguiente, una brisa pasó por el oído de Octavian, y el sonido de algo atravesando la puerta hizo eco. Tímidamente miró a su lado y se encontró con el reflejo de su propio rostro en la hoja pulida de una espada. Por cierto, esta no era una espada ordinaria. Esta era la amada espada que pertenecía al jefe de la familia, Roland.

La longitud de la hoja era desde los hombros hasta los pies. Su ancho era lo suficientemente grande como para ocultar toda su cara y parecía más apropiado para vencer a los enemigos que cortarlos. Esta espada de gran peso especialmente diseñada, fue apuñalada perpendicularmente a la puerta de madera justo en frente de sus ojos. Se podía imaginar fácilmente que la punta de la cuchilla habría atravesado la puerta.

— ¿Quién dijo que podrías irte? —La voz llena de ira de su padre hizo que los hombros de Octavian cayeran en derrota.

En este punto, su padre había dejado claro que sus palabras eran absolutas. Podría tratar de doblegar la voluntad de su padre demostrando su mérito, pero, actualmente, la única capaz de ganar contra la cabeza de la familia era la hermana mayor de la familia Ordis.

Y esa hermana estaba en medio de su viaje en busca del novio más fuerte. Aunque en realidad fue solo un simple viaje de entrenamiento, afirmó que su madre y su padre dijeron lo contrario y forzaron una entrevista de boda.

Octavian renunció y se enfrentó a Roland.

—Ha pasado medio año desde tu graduación y, sin embargo, todo lo que has estado haciendo es holgazanear en la casa, ser absolutamente improductivo.

—No, no. Todavía no he perdido un día de entrenamiento…

Octavian intentó débilmente objetar, pero se mordió la lengua. La aguda mirada de Roland le había ordenado en silencio que cerrara la boca.

—Escucha bien. El lema de nuestra familia es “Los que no trabajan no comen”. No podemos permitir ociosos en estas instalaciones.

—Por eso dije que emprendería un viaje para mejorarme…

—Y es por eso que esta entrevista para caballero es la oportunidad perfecta para ti. Más bien, solo vete. Date prisa y vete.

Octavian renunció. Su padre era el tipo de persona que nunca escuchaba lo que otros tenían que decir.

La única excepción a esto fue la madre de Octavian, la esposa de Roland. Había escuchado que incluso cuando su padre era general, solo escuchaba la mitad de lo que sus superiores tenían que decir; Al mismo tiempo, no obstante, escucharía lo que la madre de Octavian tuviera que decir, sin lugar a dudas. Su madre nunca dejó de sonreír y fue tan amigable con sus hijos como lo fue con los subordinados de su esposo y sus propios sirvientes. Pero, por alguna extraña razón, su padre palidecía cada vez que veía esa sonrisa.

Así es. Si le pregunto a mi madre…

—No tiene sentido preguntarle a tu madre. Esta es una orden de Anne también. ¿Cómo debo decir esto…? Si no vas, estaré en problemas; Valoro mi vida. —dijo su padre mientras temblaba débilmente y palidecía. Octavian decidió que sería mejor no pedir detalles. De hecho, decidió no tocar el asunto en absoluto y simplemente seguir las órdenes.

—Entonces, ¿a dónde debo ir?

Al escuchar la respuesta de su padre, inmediatamente se arrepintió de no haberse ido a entrenar como su hermana.

Con pesados pasos, atravesó la puerta de la mansión. Como aplaudiéndole desde atrás, la brisa de principios de verano cruzó por su cabello color puesta de sol.

♦ ♦ ♦

La misma brisa de principios de verano entró por una ventana, haciendo que la montaña de documentos en la sala bailara como pétalos.

En medio de estos pétalos perfumados de tinta, estaba el dueño de la habitación acostado encima de un sofá de primera clase, dormido. La brisa fresca le acarició el pelo y lo despertó.

—…Una tragedia.

El dueño de la sala estaba en su ingenio en este espectáculo.

Los documentos que había ordenado cuidadosamente por categoría, ahora estaban todos desordenados por la brisa.

El nombre del propietario con problemas era Herscherik Greysis, el séptimo príncipe del Reino de Greysis. Este año cumplió 5 años y su padre y su mayordomo principal lo llamaban “Hersche”.

Su nombre en su vida anterior fue Hayakawa Ryouko.

Ella era una empleada de oficina para una determinada empresa que cotiza en una nación isleña conocida como Japón, pero el día antes de cumplir 35 años, falleció en un accidente de tráfico. No tenía novio, ni mucho menos un marido y era una otaku incondicional que decidió que pasaría su vida junto con su amante 2D.

Ahora, una mujer así se había reencarnado en un hermoso joven con un cabello rubio pálido, sedoso y lo suficientemente largo como para cubrir sus orejas, ojos de jade como el tono de las hojas frescas y una estructura facial que se parecía a su padre, muy valorado por su aspecto. Sin embargo, a pesar de que tenía tanta belleza, su brillantez no podía sostener una vela a sus hermanos. Este hecho decepcionante era de conocimiento común.

Herscherik saltó del desproporcionado sofá de cuero para recoger los documentos dispersos. Esta era su oficina; aunque si nos fijamos en su edad, debería llamarse una sala de estudio.

Era más pequeño que una sala de estar o un dormitorio, pero era lo suficientemente grande como para que el escritorio, el sofá y la mesa, que los visitantes pudieran usar, no se interpusieran en el camino. El papel tapiz tenía un tinte verde relajante y los muebles eran de primera clase, lo que hacía que esta habitación fuera un poco derrochadora para un niño de 5 años.

No obstante, no solo las estanterías de esta sala de primera clase estaban completamente llenas, sino que la parte superior del escritorio e incluso el piso, se desbordaban con montañas de documentos que había reunido en secreto.

Según la persona misma, “los documentos están organizados de una manera que yo entiendo”. Pero teniendo en cuenta que se había quejado de montones de documentos en una situación diferente, realmente no tenía derecho a decir tal cosa sobre su propio desastre. En su vida pasada, la habitación de Ryouko en casa estaba a la par con la de un estudiante de secundaria en términos de desorden, pero por suerte, no había nadie aquí que pudiera señalar eso.

Mientras estaba ordenando lentamente, escuchó una voz del cielo resonando en sus oídos y… no, fue solo un golpe en la puerta.

—Perdóneme. Maestro Hersche, le he traído algo de beber.

Era el mayordomo principal del séptimo príncipe, Schwartz Zweig, un hombre con cabello negro brillante y ojos rojos rubí. A pesar de que era a principios del verano y tenía la larga ropa de mayordomo envolviendo su cuerpo, no parecía que la alta temperatura lo molestara.

Ya se había vuelto extremadamente popular entre las asistentes femeninas en el palacio interior, pero no se preocupaba por eso en absoluto.

— ¡Has venido en el momento correcto, Kuro!

Siendo llamado por su maestro, Kuro echó un vistazo al desastroso espectáculo a través de la puerta y la cerró con una breve reverencia y una sonrisa refrescante. Sus movimientos fueron extremadamente suaves.

— ¡Wa, espera! ¿¡Por qué te vas!? ¿Me estás abandonando?

La puerta se abrió nuevamente ante el chillido de Herscherik.

De pie ahí ya no estaba el mayordomo con una sonrisa refrescante, sino un Kuro frunciendo el ceño mirando al príncipe.

—Hersche, te he advertido una y otra vez que si no cierras las ventanas, los documentos desaparecerán. No tenías intención de saltar afuera, ¿verdad? 

—Pensé que habría estado bien, pero… —Herscherik murmuró lastimosamente.

Quiero decir….

Si bien era cierto que Kuro le había advertido, el aire en la habitación se vuelve pesado cuando la ventana está cerrada.

La habitación estaba equipada con un dispositivo de enfriamiento que funciona consumiendo energía mágica errante, pero el aire artificial como los aires acondicionados de su vida pasada no le hacían sentir bien.

Kuro suspiró, dejó la bebida sobre la mesa y fue hacia la ventana.

Después de confirmar que no había documentos revoloteando afuera, la cerró. Él entendió claramente que si la ventana se dejaba abierta, el desastre volvería a ocurrir la próxima vez que soplara el viento.

—…Hace calor.

—No te quejes. De todos modos, ¿no es hora? Prepárate después de haber terminado eso.

Mientras su maestro se quejaba, Kuro señaló el té negro frío que quedaba sobre la mesa y comenzó a limpiar los documentos.

A pesar de murmurar quejas contra Kuro, Herscherik agradeció la ayuda y se sentó junto al sofá cerca de la mesa, colocando la bebida entre sus labios. El té negro fragante y frío era perfecto para despertarlo.

—… ¿Qué está pasando ahora? —Herscherik intentó recordar el horario de hoy.

No había planes para estudios o capacitación. Incluso estaba pensando en escabullirse a la ciudad del castillo por la tarde. Kuro dejó escapar otro suspiro por enésima vez hoy a Herscherik.

—Hoy es el día en que seleccionas a tu caballero principal.

—….Oh sí.

Ahora que lo pienso, es cierto.

Caballero principal: en otras palabras, un caballero de la Guardia Imperial para su uso exclusivo. Sobre ese tema, parecía que su padre había arreglado algunos candidatos. El plan original era esperar a que el príncipe creciera un poco antes de decidir sobre tales asuntos, pero parecía que este padre preocupado por las verrugas quería un guardaespaldas para su hijo.

— ¿Importa? Tengo a Kuro, ¿no es eso suficiente? —Las palabras distraídamente murmuradas de Herscherik hicieron que Kuro se congelara por un momento. Inmediatamente comenzó a moverse de nuevo, pero sus movimientos parecían más ligeros que antes.

—Si no te gustan, ¿por qué no los dejas rechazar a todos? —Sus palabras salieron de su boca a la ligera, como sus acciones, pero Herscherik no se dio cuenta.

—Es verdad.

No necesito personas que solo buscan fama y títulos.

Lo que él quería eran camaradas de ideas afines.

Herscherik miró hacia el cielo desde la ventana.

El cielo azul presagió un nuevo aumento de la temperatura hoy.

—Me pregunto qué tipo de personas van a aparecer…

Herscherik susurró en silencio mientras terminaba su té y volvía a colocar la taza sobre la mesa. El hielo que quedaba en la taza hizo un sonido refrescante. 

Notas del autor: Perdón por hacerte esperar.

Este es el comienzo del segundo volumen de la serie “El príncipe reencarnado”: El caballero del crepúsculo.

Espero que disfrutes este volumen como el anterior.

Si cree que esto es interesante, me alegrará que marques y califiques esto.

Arreglaré cualquier falta de ortografía o palabras faltantes cuando tenga tiempo, así que ignorarlas por ahora.

Pues bien, ¡disfruta!

Octavian

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Vol. 2 – Prólogo: Principios del verano, jóvenes desempleados y montañas de papeleo

  1. Zafro says:

    ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️Muchas Gracias ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *