Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 30: Para la prueba de entrada

Traducido por Bee

Editado por Sharon


Después de la cena, volví a mi habitación. Padre aún no estaba convencido, pero con el apoyo de mi madre, no se opuso.

Mañana, todo se decidiría. Debo pasar la prueba de entrada de la Orden.

¿Pero cuáles eran los contenidos de la prueba de ingreso, me pregunto? Por un momento, pensé en preguntarle a mi hermano mayor, pero no debería tener un comportamiento tan cobarde.

Porque no importa qué prueba, debo superarlo yo misma.

Dicho esto.

—Natalia, ¿qué piensas de la prueba de ingreso de la Orden?

—Sobre esto, ni siquiera yo la entiendo…

Inferencia como esta debería estar bien.

Como mínimo, debo considerar todas las condiciones para manejar cualquier tipo de examen.

—Es una Orden, ¿no sería una prueba que mide la capacidad de combate?

—¿También lo cree?

—O puede ser uno que mida la capacidad atlética general. Probablemente no habrá ninguna prueba escrita

—Hmm…

No sabía cuánta habilidad atlética tenían las chicas en general, pero mi habilidad en la escuela era extremadamente baja. Mis calificaciones de aptitud física estaban en la parte inferior de la media, y trabajé duro en mis estudios académicos para recuperar algunos puntos.

No creo que pueda pasar tomando la prueba de habilidad física únicamente.

—¿Hay algún método para fortalecerse de la noche a la mañana?

—No existe tal cosa.

—Eso pensè. Tal cosa sólo existe en los cuentos de hadas.

No tenía sentido hablar de los sueños. Debo enfrentar la realidad.

Soy lenta para correr, mi cuerpo es torpe y mi fuerza es débil. Pero pasaré la prueba pase lo que pase.

Pensé mucho, pero la respuesta no llegaba.

—¿Es imposible después de todo…?

Lo que le dije a mi madre era verdad; Pienso que todos en la Orden son geniales.

Wilhelm-sama es una persona digna, aunque es probable que sea porque es el Capitán.

Sin embargo, ¿realmente era imposible entrar sólo con la admiración de una mujer?

—Señorita.

—Dime.

—Si la prueba de la Orden es de habilidad atlética en general, entonces le será difícil.

—Yo tambièn lo creo.

Incluso a los ojos de Natalia, será imposible con mi habilidad física.

Entonces, solo tendría que encontrar una manera de administrar.

—Puede ser presuntuoso de mi parte, pero… Como su sirvienta, quiero conceder su deseo tanto como sea posible. Entonces, para ese propósito, no me importa si usa este cuerpo.

—Natalia…

Sus palabras fueron muy indirectas. Me está diciendo que se unirá a la Orden.

Algunos podrían preguntarse qué significaba ese curso de acción, pero no era una forma incorrecta de acercarse.

Cuando fui educada como la próxima reina, también aprendí las leyes de este país. Las reglas de la Orden de Caballería se incluyeron entonces, también. Y como anhelaba a Wilhelm-sama, recordé bien las relaciones de la Orden.

Había dos clases de caballeros.

Un caballero regular y un caballero menor.

Un caballero regular se refería a alguien que pasó la prueba de ingreso de la Orden. Un caballero menor era una persona con un rol para acompañar a un caballero regular. Además, una prueba de entrada no era necesaria para un caballero menor. Bastaba con tener la nominación de un caballero regular.

A excepción del salario, no había diferencias importantes.

Usando esos medios, podré unirme a la Orden.

Sin embargo…

—Natalia.

—Sí.

—Mi madre dijo esto: “Por favor, pase la prueba por sí misma”. Si se hace con la ayuda de Natalia, no será aprobada por mi madre .

—Uu…

Me dijeron que lo hiciera por mí misma. Natalia no puede prestarme ayuda.

—Me disculpo —dijo, y agachò la cabeza.

—No, está bien. Sin embargo, necesito pasar por mis propios medios.

—Entonces, ¿qué piensa hacer?

—Eso es…

Piensa. ¿Cómo podría entrar en la Orden?

Busqué desesperadamente en mi mente, movilizando todo el conocimiento y pensando mucho.

La educación que recibí para ser la próxima reina no es necesaria para unirme a la Orden. Perforaron la ley en mi cabeza lo suficiente como para ser recitada, y practiqué etiqueta una y otra vez. Sabía de las costumbres de cada país más que un diplomático cualquiera. También estudié farmacia, medicina, literatura y química. El aprendizaje lleva a todo, así que estudié casi todos los días.

Quizás fue en parte debido a mi falta de fuerza física. Pero…

—¡Ah!

Una idea vino a mi mente.

El camino para ingresar a la Orden.

—Ya veo…

Mi madre ciertamente había predicho todo.

Con mi capacidad física, no podré pasar la prueba. Así que padre detuvo sus objeciones porque me enfrentaré a requisitos extremos.

Si mi madre hubiera querido usar la autoridad del duque para obligar a la Orden a que me permitiera unirme, mi padre se habría opuesto enérgicamente.

Por eso, mi madre me dio un último consejo.

—Mi madre dijo: “Hay más de un camino, así que por favor, piénsalo”.

—Sí… ¿pensò algo?

Tal vez a los oídos de cualquiera, lo escucharían como “Entrar en la Orden no es la única manera, así que reconsidérelo bien”.

Pero, pensando con cuidado, uno podría interpretarlo de esta manera:

—En lugar de simplemente tomar la prueba, busca otra manera de aprobar.

Esta fue la forma en que mi madre me aconsejó.

—Lo encontré. Una forma para que yo pase.

—¿De verdad?

—Pero… Debo pensarlo un poco más. Natalia, al reclutar mujeres, ¿distribuyen algo, como papeles?

—No… no hay papeles, pero creo que hay un cartel en la guarnición de la Orden de las mujeres

—Es urgente. Por favor, investiga su contenido.

Ya era entrada la tarde cuando le pedì que fuera.

Me gustaría verlo por mí misma si es posible, pero no se me permitirá salir. Incluso si Natalia me acompañaba, salir después de la cena estaba prohibido.

Entonces, enviaré a Natalia en su lugar.

—Entendido. Espere un momento, Señorita.

—Sí.

Natalia hizo una reverencia y se fue.

Si mis pensamientos son correctos, estarían reclutando. Y si ese fuera el caso, podría pasar.

Natalia volvió en poco tiempo.

—Señorita, lo he confirmado.

—Entonces, díme.

—Sí.

Natalia había memorizado los puntos importantes relacionados con el reclutamiento de la Orden de las mujeres.

Lo leyó una y otra vez para recordarlo correctamente.

Y sus contenidos son como yo pensaba.

—Bueno, no hay problema, entonces.

—Um, Señorita… ¿qué soluciòn ha encontrado?

—Lo entenderás mañana. ¿Natalia también se unirá a la Orden? De repente me preocupa no tener conocidos. Le diré a mi madre mañana, por lo que Natalia también puede tomar la prueba si paso.

—S-Sí. Entiendo.

Todo se decidirá mañana.

Iré a hacer la prueba con mi madre. Y definitivamente me convertiré en un Caballero, Wilheim-sama.


Sharon
Pues, por un segundo pensé que había perdido la razón. Pero parece tener un plan. Vamos a ver a dónde le lleva~

Capítulo 31 ya disponible en la edición 29 de Kovel Times.

| Índice |

2 thoughts on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 30: Para la prueba de entrada

  1. Sara says:

    A pesar de ser un poco tonta …hay que aceptar que capta muy bien las palabras ,aunque solo es parte de la educación.. de la la vida es todo diferente por ello la madre sabía que en cierto modo la entiende y la reprende, cuando es necesario …pero será medicina y química …ella es buena en teoría y pues le va ha servir ..pero en el amor O es muy infante …no es nada buena y no digo que todos son así no pues ella tiene que crecer en la vida dejar ser una niña mimada y madurar la mente ..cuando eso pase será más fuerte y por ello necesita trabajo, oficio , problemas porque muchos digan que son malos pues.. yo opino que son para crecer madurar pensar etc es como la tristeza las lágrimas son necesaria en la vida,E igual que los problemas, desafío etc ..Aunque todo Depende como es la familia la crianza la necesidad la sociedad uno mismo como piensa …cada persona es diferente ..
    Gracias por actualizar ..y esta novela es muy buena ..como leer un crecimiento ..gracias 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *