Juego otome yandere – Vol 3 – Capítulo 18

Traducido por Glimmer Sweet

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Solo te lastimaré, así que no te acerques a mí, recordé lo que Wolf me dijo.

Está bien, incluso si me lastimo, quiero estar a tu lado, eran las palabras que tenía en la punta de mi lengua. Pero al final, no las dije.

Quiero decir, Wolf siempre ha estado a mi lado para protegerme de cualquier daño.

También eran palabras que traicionarían a la familia que me amaba. Aun así, tal vez debería haberlas dicho.

De haberlo hecho, posiblemente estaría al lado de Wolf en este momento.

¿Qué haría Lily si fuera ella? Quería escuchar la respuesta a eso. Aunque sabía que ahora no era el momento, no podía pensar en nada más. Eso es porque, ella es alguien que… hace lo correcto, después de todo.

La respuesta a la que llegaré definitivamente no será la correcta.

Pronto, mi padre llegó a la escuela.

En realidad, tenía un poco de miedo de verlo cara a cara. Había sido advertida por él innumerables veces, regañada, y al final, abandonada… Aah, no, error. Eso… fue en un sueño.

Como mi padre es muy perspicaz, me aterraba que pudiera descubrir lo que estaba viendo en mis pesadillas. Sin embargo, la realidad fue, que dio una sonrisa muy gentil.

—Volvamos a casa —dijo. Estaba tan feliz por ello, que me relajé al punto de quedarme dormida en el carruaje. Y, como era de esperar, por supuesto, una pesadilla me alcanzó rápidamente.

Incluso después de regresar a casa, mi padre no me preguntó nada.

Nunca me preguntó nada, pero constantemente me vigilaba mientras estaba en la cama. Fue algo… un poco gracioso.

—Padre, ¿qué pasa con el trabajo?

Tenía la intención de ser considerada con él, pero mis palabras hicieron que mi padre pusiera una expresión triste.

—Lo… siento.

—No, no hiciste nada malo. Es solo que, cada vez que pienso en las veces que me has dicho esas palabras hasta ahora, me hace sentir patético.

—Padre, no eres patético.

—No, lo soy, realmente, Lycoris. En este momento, no sé a qué tipo de pesadillas te enfrentas. No sé qué hacer para ayudarte.

Con una expresión de impotencia, se sentó al borde de mi cama. Pensé que, siendo él, podría ver a través de mi mente sin ningún problema, pero ese no parecía ser el caso.

—Supongo que incluso tú, padre, tienes personas que no entiendes y te dejan perplejo, ¿eh…?

Después de decir eso, fui golpeada por una repentina y abrumadora sensación de déjà vu. Siento que le he dicho algo así antes.

Así es, ¿no fue cuando estábamos hablando sobre el tío Narciso?

Y, ¿cómo demonios había respondido mi padre?

No podía recordarlo claramente, aunque debería, pero era como si la niebla de alguna manera lo cubriera. Afortunadamente, no obstante, mi padre continuó, entregándome palabras similares a su respuesta de ese entonces.

—Eso es natural. Para empezar, desde hace mucho tiempo, si te soy honesto, no tengo idea de lo que mi hija realmente quiere o piensa de mí.

—¿Eh…?

—Honestamente, soy un padre patético. Desde que eras joven, has sido una niña muy madura, aprendiste a moderarte antes de que pudieras pedirme algo egoísta. No, como no estaba a tu lado, puede que no tuvieras la oportunidad de ser egoísta.

—Eso… no es…

Construí un muro mental entre mi padre y yo. Sin conocerlo bien, me sentía sola e inquieta. ¿Está diciendo que sintió lo mismo? En cualquier caso, tenía que decirle las siguientes palabras sin importar qué, así que me levanté de la cama y hablé.

—No creo que seas patético, padre. Quiero decir, cuando estaba en la mansión Rankgerüste, te apresuraste, golpeaste al tío Narciso y me abrazaste fuerte. En ese momento supe, que mientras esté en tus brazos, nada malo pasará.

Padre lentamente extendió sus grandes manos a mi alrededor, envolviéndome afectuosamente.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que mi padre me abrazó? Durante el período en el que estuve inscrita en la academia, creo que me abrazó cada vez que volvía a casa. A pesar de que ya soy mucho mayor que antes, la sensación de seguridad no ha cambiado ni un poco.

Y así, este calor encendió el poco de coraje que me quedaba.

—Padre. Hay algo que quería preguntarte desde hace mucho tiempo, pero nunca pude preguntarlo.

—¿Qué es?

—Padre… ¿Alguna vez amaste a mi Madre?

Ante mis palabras, mi padre parecía increíblemente sorprendido.

—¿Por qué… preguntas algo así? ¿Alguien te dijo algo?

—Ya ha pasado mucho tiempo… pero, el tío Narciso me dijo algo.

—¿Narciso?

Había un filo en el tono de mi padre que me estremeció un poco.

—Aah, lo siento. No estoy enojado contigo. Pero, ya veo, así que fue Narciso, eh…

Sentí una pizca de agitación en su tono.

Posteriormente, después de adoptar a Shade, tía y Crinum cortaron todos los lazos con el tío Narciso, y luego fue despedido del trabajo de administrar el territorio. La última vez que le pregunté a mi padre sobre él, simplemente me dijo que estaba en un país extranjero.

—Bueno… ese tipo no importa en este momento. ¿Preguntas qué si la amé alguna vez? Eso no es del todo correcto.

Ante las palabras de mi padre, mi corazón se desplomó. Como para detener eso, me abrazó con fuerza.

—Incluso… hasta el día de hoy, todavía la amo —dijo en un tono serio. Esta fue la primera vez que escuché a mi padre hablar así desde que nací—. La verdad es que podrías haber necesitado una mujer para reemplazar a tu madre, y tal vez debería haber tenido un segundo matrimonio. Pero no pude hacerlo. Mi esposa solo podía ser ella, no podía tomar a nadie más, me di cuenta de eso.

Eso es correcto. Padre había dejado de lado las numerosas conversaciones sobre una segunda esposa. Debería saberlo, incluso lo he visto en persona cuando estaba con él.

—Pero… escuché que mi madre era una persona muy celosa.

—Era una mujer apasionada. Eso también es algo que me encantó de ella.

¿En serio? 

Incliné la cabeza inquisitivamente, mi padre continuó con una sonrisa nerviosa.

—Su afecto era como una llama ardiente. Ciertamente estuve un poco preocupado. Aunque fue porque quería seguir estando junto a ella en paz por más tiempo. Pero incluso mientras yacía enferma en la cama, nunca cambió. Incluso en sus últimos momentos, ella seguía siendo la misma.

—¿Era una persona encantadora…?

—Sí, lo era. Fue un amor maravilloso. Es por eso que ese amor pudo producir la gema más maravillosa de todas: Tú.

Cuando mi padre proclamó con orgullo esas palabras, sentí como si la niebla se despejara frente a mis ojos.

—No sé lo que Narciso te dijo. Pero, puedes ignorar sus palabras. No importa lo que otros piensen de nuestro amor… Oh, es cierto. Tengo algo bueno que mostrarte.

Después de decir eso, padre salió corriendo de la habitación y regresó rápidamente, sosteniendo algo cubierto con tela.

—Esto es lo que quería mostrarte, pero como pensé, todavía es un poco embarazoso.

Diciéndolo tímidamente, descubrió la tela, y lo que apareció a la vista fue una pintura.

Era una pintura de una mujer sonriente con un bebé en brazos.

—Yo… pinté esto.

—¿Eh?

—Esta niña eres tú. Cuando recién naciste.

Entonces… ¿podría la persona que sostiene al bebé en sus brazos ser… mi madre?

Aunque la pintura podría no ser lo que llamarías hábil, la mujer había sido dibujada con un toque suave. Claro, ella tenía el pelo negro. Ojos negros. Pero su expresión era bastante diferente a la que he visto en otras pinturas de mi madre.

Su expresión estaba llena de nada más que afecto. Con sus mejillas presionadas estrechamente contra el bebé que sostenía en sus brazos, parecía estar presumiéndolo.

—Tu madre era tímida con los extraños. Cada vez que le pidieron hacer una pintura de ella, siempre tenía una expresión rígida. Debería haberte enseñado esto antes. Es solo que… esto… es realmente vergonzoso, ¿no? Pero, esta expresión de ella en particular, era una mirada que solo yo podía dibujar. Ella no mostró esta expresión a nadie más que a mí, ella…

Bajando la cabeza, parecía como si padre estuviera conteniendo las lágrimas. Al verlo de esta manera y ver la pintura, entendí perfectamente: la madre que vi en mis pesadillas no era más que un producto de mi imaginación.

Supongo que fue una imitación hecha de una mezcla de las palabras del tío Narciso y mis propias inseguridades.

Mi corazón se hinchó, queriendo disculparme con mi madre. Al final lo que me atormentaba no era su sangre, sino mis miedos y dudas.

—Debe ser… doloroso perder a alguien que amas. Pero incluso entonces, padre, ¿alguna vez te arrepentiste de amar a mi madre?

—Nunca. Aunque desearía haber tenido más tiempo con ella, nunca me arrepentí de nada.

—¿Crees que podré amar así?

—Por supuesto. Eres nuestra hija después de todo.

Padre tenía una mirada que parecía preguntar por qué estaba preguntando algo tan obvio como eso.

Y así, con un empujón en la espalda, fortalecí mi resolución.

—Padre, quiero volver a la academia. Tengo que volver.

Padre me miró fijamente a los ojos por un momento, pero finalmente se rindió y me sonrió con indulgencia.

—Ya veo… Entonces, mientras tanto, duerme adecuadamente hasta que el rubor regrese a tus mejillas. Mientras duermes, prepararé los recuerdos que llevarás a la escuela.

No entendía a qué se refería con eso.

—Dulces sueños, Lycoris.

Incapaz de resistir mi somnolencia en el futón y su suave voz, me dormir con rapidez.

No tuve ni un solo sueño, dormí profundamente.

♦ ♦ ♦

Nota del autor:

Un dato absolutamente inquietante: Aunque el gusto artístico de su padre es claro en la historia ahora, hay muchas personas en el linaje de duque Lilia que pueden dibujar bien. El tío Narciso es una de esas personas, su habitación está llena de muchas, muchas (infinitas) imágenes de la figura y el rostro de su amada abuela, con sus ojos como la única cosa de color.

Cuando resumo el capítulo actual, se siente como la regla: “No vale la pena creer lo que dice el tío Narciso”, rivaliza con la regla de oro de esta historia de “Una vez que olvides a un Yandere, él vendrá”.

De todos modos, es hora del esperado contraataque de Lycoris. ¡Primero es uno a uno en casa de Wolf!

GlimmerSweet
Hola, soy Glimmer Sweet, es un placer. Desde ahora trabajaré con Devany para traducir esta historia. Prometo esforzarme. ¡Estaré contando con su apoyo! n.n

| Índice |

7 thoughts on “Juego otome yandere – Vol 3 – Capítulo 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *