Katarina – Historia paralela 2: Trabajando como la jefa de doncellas de la Familia Claes

Traducción por Shisai

Edición por Sakuya

Corregido por Sharon


Nací como la tercera hija en una familia comerciante, y empecé a trabajar para la familia Claes como criada cuando cumplí 16 años.

Mis hermanas mayores tenían buenas personalidades, y eran lindas y encantadoras, con muchas ofertas de matrimonio, y ambas se casaron una después de la otra. Sin embargo, en comparación con ellas, no soy tan atractiva ni me puedo llevar bien con los demás.

Tengo características bastante agudas, y hablar es difícil para mí, ni siquiera puedo hacer amigos, mucho menos conseguir un amante.

De esta manera, me gradué de la escuela sin haber hecho ningún amigo, y me quedé en la casa, sin recibir ofertas de matrimonio. Si me quedo de esta forma, en poco tiempo comenzaré a molestar a mi familia, así que fuí a trabajar para la familia Claes, que ha tenido una larga relación con nuestra empresa familiar.

Hace mucho tiempo que me di cuenta que no sería capaz de casarme felizmente como otras mujeres, por lo que por el momento sólo trabajaré tan duro como pueda.

♦ ♦ ♦

Y así, trabajé más duro y más seriamente que cualquiera. Antes de darme cuenta,  diez años más tarde me había convertido en la jefa de sirvientas. Es sólo que la jefa anterior se retiró, por lo que conseguí la posición inesperadamente. Después de eso, para no ser despreciada por ser muy joven para el puesto, me dediqué aún más a mi trabajo y me volví más estricta.

Entonces, a pesar de mi duro trabajo y esfuerzo, debido a mis rasgos agudos, mi mala comunicación con los demás, y por el hecho de que me hice aún más estricta para que la gente no me subestime por mi edad, me convertí en una persona a la que todos los demás sirvientes evitaron antes de darme cuenta.

Aun así, para “vivir por mí misma”, me dediqué a mi trabajo furiosamente.

 ♦ ♦ ♦

Mis aficiones eran tener cosas lindas que me gustaban y hacer dulces caramelos. Me encantan los vestidos pomposos y lindos, adorables animales de peluche, cuentos de hadas sobre princesas y caramelos.

Pero como mis aficiones no se adaptan a la forma en que me veo y actúo, siempre se han burlado de ello desde que era joven, así que escondí mis aficiones a los demás para que no se enteraran.

Dado que comer dulces no encaja en mi imagen, incluso cuando todos lo hacen, yo me niego. Aunque uno de mis pasatiempos es hacer caramelos, solo puedo comerlos en secreto cuando no estoy ocupada.

 ♦ ♦ ♦

Un par de años atrás, cuando todavía era una criada regular, estaba sentada en un rincón del jardín, comiendo dulces en secreto en el trabajo.

Hace unos días, una de mis camaradas se casó, y salió de la mansión. Después de despedir a esta colega mía que había trabajado conmigo durante tanto tiempo, no pude pensar en nada que hacer aparte de mirar fijamente a los arbustos frente a mí. No soy agradable, no tengo a nadie que me guste y sé que es imposible que me case, aun así… Estoy envidiosa de lo feliz que mis compañeras de trabajo parecen estar.

En un cuento de hadas que una vez leí cuando era una niña, en este momento, un mago debería aparecer de los arbustos, y me convertiría en una princesa maravillosa. Sería genial que un príncipe me llevara… Sucedió mientras estaba dejando mi imaginación correr salvaje como cuando era una niña.

Desde dentro de los arbustos, oí un sonido crujiente, y una chica que estaba cubierta de hojas apareció. Quien apareció era… la hija del duque Claes. Ella estaba mirando fijamente los dulces que comía, cuando su estómago gruñó con fuerza.

—¿Quieres un poco? —le ofrecí al verla tan concentrada.

—¡¿Está bien?!

La señorita estaba tan contenta que voló inmediatamente hacia mí.

Después de comer los dulces que hice, por alguna razón la señorita se enamoró de ellos.  A pesar de que es sólo el trabajo de un aficionado,  desde entonces siempre viene a mí pidiendo dulces.

Todos mis compañeros de trabajo me tenían miedo y me evitaban, pero la señorita fue diferente, y se acostumbró a mí. Siempre que estoy con ella me siento muy tranquila.

Sin embargo, está a punto de cumplir 15 años, y entrará en la escuela de magia. Al parecer su criada personal, Anne, irá con ella.

Honestamente, quiero que me lleve también, pero tengo que considerar que soy la jefa de doncellas, así que voy a soportar estos sentimientos muy solitarios, y despedir a la señorita.

 ♦ ♦ ♦

Y así, unos días después de que se fuera a la escuela de magia…

—Um, disculpe.

Oí una voz cuando estaba a punto de comer algunos dulces sola en la esquina del jardín como siempre. Hasta ahora, la señorita era la única que venía aquí, pero ya se ha ido a la escuela… ¿Quién podría ser?

Cuando miré hacia atrás con sorpresa, de pie ahí estaba un joven que ha estado trabajando aquí en la familia Claes como jardinero durante varios años. Es muy alto, serio, sincero y muy popular entre las criadas, quienes a menudo chismean sobre él… En cuanto a mí, no participo en chismes.

—¿Si? —le pregunté, bastante sorprendida.

—Uh, de hecho, realmente me encantan los caramelos, y la señorita compartió algunos conmigo varias veces… Y por lo tanto, soy un gran fan de sus caramelos… Si no es demasiado problema, ¿podría compartir algunos conmigo de ahora en adelante?

—P-Por supuesto…

Al ver lo completamente rojo que estaba su rostro, mi rostro también se puso brillante, y asentí. Por reflejo, le di unos dulces al joven, y él rio con felicidad.

 ♦ ♦ ♦

Un tiempo más tarde, aunque ya había renunciado a casarme, pude iniciar mi propia familia, pero eso es una historia para otro momento.

Pero siempre voy a creer esto. Ese día, la persona que salió de esos arbustos fue un verdadero mago que me concedió la felicidad.

Shisai
Y así, Katarina otra vez, inconscientemente, hizo el bien. Salvando personas desde vidas anteriores xP

| Índice |

8 thoughts on “Katarina – Historia paralela 2: Trabajando como la jefa de doncellas de la Familia Claes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *