Katarina – Volumen 9 – Capítulo 4: Escape (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


—Oh, Arneau, ¿eres tú? Lo siento —dijo, sonriendo, mientras me arrodillaba a su lado y le limpiaba el barro de la cara con un trapo.

Mi amigo de la infancia estaba atado en el suelo de una habitación pequeña y oscura. Vino a buscarme y se involucró en esto. El hombre al que había noqueado le había pagado con creces. Tuve la intuición de decirles a mis colegas que un hombre tan guapo valdría mucho dinero si lo vendiéramos, así que afortunadamente, no llegaron a desfigurar su valioso rostro. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 3: El escondite secreto y una reunión inesperada (4)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


—La misma vieja Katarina.

Salí de la habitación con los niños secuestrados y noté que mis labios se habían curvado en una sonrisa. No había pasado tanto tiempo desde que yo, Cezar Dahl, vi por última vez a Katarina Claes. Tenía la sensación de que la volvería a ver con el tiempo, pero no tan pronto. Y ciertamente no en estas circunstancias.

Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 3: El escondite secreto y una reunión inesperada (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Salí a comprar comestibles, y luego le llevé algunos dulces a la chica que nos ayudó a encontrar un dueño para el gatito para agradecerle.

Me dirigía de regreso al restaurante cuando vi a Sora, quien se suponía que debería estar trabajando en el puerto a esta hora del día. Curiosa, lo seguí a través de una serie de callejones oscuros y lo vi correr hacia Arneau. Los dos estaban discutiendo sobre algo. Quería ir y preguntar qué estaba pasando, pero luego vi a un niño salir corriendo de un edificio cercano, solo para ser perseguido y atrapado por un hombre, quien le tapó la boca y se lo echó al hombro como si fuera un saco de patatas. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 3: El escondite secreto y una reunión inesperada (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Yo, Sora Smith, le di las buenas noches a Katarina y volví a mi habitación. Me acosté en mi cama pero me sentí demasiado agitado para dormir. Por supuesto, sabía la razón. Me acababa de reunir con Arneau, mi amigo de la infancia, por primera vez en más de una década.

Cuando vivíamos en los barrios marginales, no podíamos protegernos de los adultos por nuestra cuenta, así que tuvimos que formar grupos. Yo formaba parte de uno con Arneau. Tener una edad cercana ayudó, y como congeniamos, pasamos mucho tiempo juntos. A diferencia de los otros estúpidos fanfarrones, no intimidaba a los más jóvenes o más débiles que él. Actuaba con indiferencia, pero en realidad era un niño amable que cuidaría de los más pequeños. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 3: El escondite secreto y una reunión inesperada (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Después de lavar al gato, regresé al restaurante y encontré a María ya preparándose para el trabajo. Cocinaba, horneaba y, a partir de ayer, también llevaba los libros contables y trataba de reducir los costos donde podía. Gracias a ella, el restaurante casi había convertido sus enormes pérdidas en ganancias. Sin embargo, estaba tan ocupada que, al igual que el día anterior, probablemente no estaría libre para salir.

Me había preocupado que trabajara demasiado, pero mientras se aferraba a los libros de contabilidad, insistió en que disfrutaba contribuyendo al restaurante y aumentando las ventas. Ahora me sentía feliz de que encontrase un nuevo pasatiempo. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (5)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Había pasado un tiempo desde que encontré al gatito en el callejón. Últimamente, incluso había comenzado a comer directamente de mi mano. Antes de que me diera cuenta, iba a ese callejón para darle de comer siempre que pudiera. Era muy pequeño, pero probablemente entendía que salir de ese lugar era demasiado peligroso para él. O tal vez sabía que yo vendría a traerle comida. Cualquiera que sea el caso, él siempre estaba ahí.

Iba camino a darle un poco de jamón, como de costumbre, cuando encontré a alguien agachado junto al gatito. El callejón estaba tan oscuro que no me di cuenta hasta que estuve muy cerca. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (4)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Otro almuerzo ocupado por toneladas de mujeres jóvenes llegó a su fin.

María dijo que prepararía nuevos platos para la cena y yo también quería ser útil, así que dije que volvería a comprar los ingredientes. Tuvimos más clientes de los que esperábamos y ya se estaban empezando a acabar muchos ingredientes. Los anoté en una lista y fui a la misma tienda en la que había estado antes. Una vez más, lo alcancé sin perderme.

—¿Oh? ¿Aquí otra vez? —me preguntó el comerciante. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


A diferencia del día anterior, logré despertarme sin ningún problema antes de que fuera demasiado tarde… Con la ayuda de María, claro.

Hoy, también, Sora estaba trabajando en los muelles mientras María parecía ocupada preparando los postres para servir a la hora del almuerzo.

Ayer no hice mucho, pero hoy decidí que quería ayudar, así que le pregunté a Regina qué ingredientes necesitábamos y fui a comprarlos. Me estaba acostumbrando a la ciudad y podía ir sola a la tienda más cercana. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Después de reflexionar sobre mi fechoría, salí de mi habitación lista para prepararme para la hora de la cena. Sora había vuelto de su trabajo en el puerto y nos contó lo que había aprendido allí.

—Aunque la carga se inspecciona cuidadosamente, es imposible vigilar hasta el último rincón de cada barco. Escuché que así es como el contrabando a veces se escapa.

Por tanto, era posible que el puerto estuviera siendo utilizado para la trata de personas. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Mientras me tomaba un descanso del cuidado de la niña, entré a un callejón y, en una esquina, encontré un gatito sucio. Me recordó a mí. Venir a un país tan rico como este me había hecho reflexionar sobre mi pasado.

Mi primer recuerdo era durmiendo en una montaña de basura. No conocía a mis padres. No tenía nada a mi nombre. Los otros niños pobres y yo necesitábamos robar sólo para vivir un día más. Mi sueño era siempre inquieto, porque a menudo tenía que despertarme y salir corriendo en cualquier momento. Se me notaban los huesos y siempre tenía mugre encima; nunca había disfrutado de una comida caliente o una cama de verdad.

El gatito estaba hurgando en la basura que ensuciaba ese callejón, y yo no podía ignorarlo. Me acerqué a él, manteniendo en la mano el sándwich que había comprado para el almuerzo. Cuando me vio, se le erizó el pelo. Su lenguaje corporal tan aterrador me recordó aún más mi pasado. Saqué un trozo de jamón del sándwich y se lo arrojé. Me miró con recelo, pero se acercó lentamente al jamón. Tomó un bocado, se dio cuenta de que era comida y rápidamente se lo comió todo. Leer más…