Katarina – Volumen 6 – Capítulo 1: Graduarse de la Academia de Magia (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


El príncipe Jared, presidente del consejo estudiantil, subió al podio como representante de todos los estudiantes que se gradúan este año.

Al igual que el año pasado, las mujeres se sonrojaron y suspiraron ante el príncipe rubio de ojos azules; esta vez, incluso fue acompañado por algunos llantos.

Es la ceremonia de graduación de la academia, y yo, Katarina Claes, soy una de las estudiantes graduadas.

Solo pasé dos años aquí, pero hice muchos recuerdos en ese corto lapso. Mientras miraba a mi prometido sonriendo desde el podio, pensé en todo lo que había sucedido durante mi estadía en la academia y en todos mis esfuerzos antes de ingresar. La ceremonia de entrada me había puesto muy nerviosa…

Cuando tenía ocho años, me golpeé la cabeza y recuperé los recuerdos de mi vida anterior. Allí solía tener una familia promedio y pasatiempos típicos de una otaku… hasta que morí, todavía joven, por un desafortunado accidente.

Lo siguiente que supe fue que me había convertido en Katarina Claes, la hija de un duque.

Me complació descubrir que mi cabello castaño sedoso y mis ojos azules (levemente amenazantes) me hicieron más bonita que la cara promedio y redondeada que tenía en mi vida anterior… hasta que me di cuenta de que pertenecía a la malvada antagonista de “Amante Afortunado”, el juego otome que había estado jugando el día antes de mi muerte.

En el juego, Katarina estaba comprometida con el príncipe Jared, e hizo todo lo posible para obstaculizar el romance entre él y la protagonista. Si el jugador lograra llegar al final bueno, la villana sería exiliada fuera del país y, si fallaba y obtenía el final malo, ella sería asesinada. Estaría condenada de cualquier manera.

Para evitar ese destino, comencé a tomar todas las contramedidas posibles cuando tenía ocho años y, unos años después, ingresé ansiosamente a la academia. Luego conocí a María, la protagonista antes mencionada, y me hice amiga de ella, disfrutando de dos años muy memorables que llevaron inesperadamente al final más tranquilo del juego: el final de la amistad.

Todas las medidas que había tomado para luchar contra la fatalidad resultaron inútiles. Las serpientes de juguete que había hecho con el abuelo Tom para lanzarle a Jared, el entrenamiento con la espada, la agricultura para sobrevivir como un plebeyo, todo inútil. No es que me queje porque todo salió bien.

Y el festival escolar… ¡fue muy divertido! Muchas tiendas habían hecho puestos de comida que ofrecían diferentes tipos de bocadillos. Bueno, también fui secuestrada, pero aún así fue divertido.

Lo que no fue divertido fue la desaparición de mi hermano adoptivo, Keith. Al principio tenía miedo de que se hubiera ido de casa porque estaba harto de mí, pero eso resultó incorrecto, y al final logramos traerlo de vuelta.

Y eso ni siquiera es la mitad de lo que me pasó. La estadía de cualquier otro estudiante se vería aburrida en comparación.

Sin embargo, después de la ceremonia de hoy y la fiesta en el jardín de la academia, mi vida aquí también habría terminado.

Dado que los príncipes gemelos se gradúan este año, también habrá otra fiesta en el castillo más adelante… muchos eventos para asistir.

La fiesta en la academia probablemente será similar a la del año pasado… pero ¿qué pasa con la del castillo? ¿Tendrían el lujoso buffet habitual? Ya lo estaba esperando.

¡Sabía que probablemente debería contenerme aquí para poder disfrutar el de más tarde al máximo! Pero al menos tenía que probar la deliciosa comida disponible aquí.

Debo elegir lo que como con cuidado. Por supuesto que van a sacar un poco de carne fina, por lo que el filete y el rosbif no son una preocupación. Pero tampoco puedo dejar el pescado… así que tengo que contar el carpaccio y, para los postres, al menos pastel, gelatina y…

—…mayor… Hermana mayor…

—¡Ah! ¿Keith? ¿Qué pasa?

Mi hermano me miraba con una expresión horrorizada.

—Estabas pensando en voz alta…

—Oh, ¿hablé todo eso sobre mis recuerdos en la academia?

—Solo hablaste de comida…

Estaba bastante segura de que estaba recordando mi vida hasta la mitad del tiempo… Me pregunto qué pasó allí.

—Solo espera un poco más; la ceremonia casi ha terminado —dijo, y me entregó un dulce. Debe haber pensado que tenía hambre… no lo estaba, pero fui amable y me comí el dulce de todos modos.

¿Por qué incluso tenía caramelos para empezar? Siempre me daba algo de comer cada vez que tenía hambre… tal vez tenía todo tipo de comida.

Su cabello rubio y ojos azules lo hacían lucir salvaje y guapo, pero llevar comida era algo que asociaba con los ancianos de mi vida anterior. Eso me puso un poco triste.

Estaba pensando en eso mientras comía, cuando volví a mirar el podio. Jared había terminado, y ahora su lugar lo ocupó un estudiante de primer año que felicitaba a los graduados. Realmente parecía que la ceremonia casi había finalizado.

Mi vida en la academia, que se sentía tan corta y tan larga, había llegado a su fin. Había sentido este sentimiento muy melancólico varias veces antes… en otra vida.

Pero bueno, este dulce es realmente bueno. Debería preguntarle a Keith si tiene más.

La ceremonia había terminado. En este mundo, no había una fila de graduados que recibieran sus diplomas del director de la escuela uno por uno, ni discursos largos de invitados, ni coro de estudiantes. Solo las felicitaciones de algunas personas, y eso fue todo.

La fiesta justo después de eso, sin embargo, fue increíble. En mi vida anterior, los estudiantes más populares también estaban rodeados de fanáticos mientras se graduaban, pero no tenía nada de eso. Fue particularmente malo para los miembros del consejo estudiantil, tanto que Jared estaba completamente perdido entre la multitud de admiradores.

Tal vez porque también estaba en el consejo estudiantil, también me rodearon personas diciendo: “¡Siempre he sido tu fan!”, “¡Te he admirado todo este tiempo!”, o “¡Nunca te olvidaré!” mientras me entregan flores. No estoy segura de si me confundieron con otra persona o si sólo usan todos esos cumplidos para el consejo en general.

A diferencia de mí, Mary, María y Sophía estaban rodeadas de niños y niñas. ¿Por qué? Eso me dio un poco de envidia, pero aún apreciaba a todas las chicas que se sonrojaban a mi alrededor, y acepté sus flores con una sonrisa.

Estaba empezando a cansarme de sonreír cuando la multitud se disipó un poco y dos chicas más jóvenes se me acercaron.

—Señorita Katarina, ¡hoy tuvo bastantes seguidores! —dijo Fray Landoor, quien se convertiría en la nueva presidenta del consejo estudiantil. Su hermoso rostro, enmarcado por el cabello negro y resaltado por sus ojos azules, siempre mostraba una sonrisa. Ella era una chica talentosa y encantadora.

—Sin embargo, no tanto como los otros miembros —dijo Ginger Tucker, la futura vicepresidente. A diferencia de Fray, tenía el cabello y los ojos marrones, y no era particularmente hermosa, pero era increíblemente inteligente. Era una chica seria, incluso fría, pero era una buena persona en el fondo. Un poco tsundere, se podría decir.

—¿Por qué tienes que decir eso?! ¡Lo siento mucho, Señorita Katarina! —dijo Fray, inclinando la cabeza.

Lo que Ginger había dicho era cierto y, al menos para mí, no realmente ofensivo, pero siempre fue así con ellas dos. Ginger realmente no elige sus palabras con cuidado, y Fray siempre interviene para disculparse antes de que la situación empeore. Habían sido amigas cercanas desde que se unieron a la academia.

—Y también quería darle esto. Ya tiene muchos, pero… —dijo Fray, entregándome un ramo de flores tan hermoso como uno esperaría que una chica tan talentosa eligiera.

—Gracias —dije, aceptándolo. Entonces Ginger comenzó a buscar en una bolsa,  sacó algo de ella y me lo entregó. Me había conseguido algo diferente de las flores habituales.

—Yo… pensé que le gustaría más que flores, así que…

¡Era una variedad bellamente envuelta de mis dulces favoritos!

—¡Muchas gracias! ¡Me encanta!

Ella tenía razón: los dulces son mejores que las flores. Saben bien y te llenan.

Ginger se unió a mí sonriendo y Fray comenzó a sonreír.

—Estaba tan decidida a encontrar algo que le hiciera feliz, y buscó en muchas confiterías…

—¡P-Para! ¡No necesita escuchar eso! —interrumpió Ginger, enojada y sonrojada, tan linda como siempre.

Me entristeció la idea de que esta sería la última vez que vería las payasadas de estas dos, pero luego recordé que probablemente estarían en la fiesta del castillo, ya que todos los miembros del consejo estudiantil habían sido invitados.

— ¿Van a asistir a la fiesta en el castillo? —Les pregunté.

—Sí, asistiré, pero Ginger no, —respondió Fray.

—¿Qué? ¡¿Por qué no?!

—Lamento no poder… pero no tengo un vestido y accesorios adecuados para una fiesta tan lujosa —explicó Ginger con naturalidad.

De hecho, hace algún tiempo escuché que era hija de un barón del campo que no era mucho más rico que un plebeyo. Eso explicaría por qué no podía permitirse un vestido lo suficientemente elegante como para ser usado en el castillo.

Como hija de un duque, nunca había tenido ningún problema de ese tipo, pero ser invitado a una fiesta no era el único requisito para asistir.

Fray miró enojada a Ginger.

—Le ofrecí prestarle uno de mis vestidos, ¡pero ella no lo aceptará!

—Nunca podría usar uno de tus vestidos —respondió ella.

Una mirada a las curvas de Fray fue suficiente para demostrar ese punto. Fue bendecida con el cuerpo de una modelo, y un vestido hecho para ella probablemente no le quedaría a nadie más.

—¡Entonces podemos arreglarlo!

—Nuestros tamaños son tan diferentes que arreglarlo no sería suficiente. Necesitaríamos rehacerlo desde cero —dijo. Pero entonces tuve una idea.

—¡Entonces te daré uno de mis vestidos!

—¡¿Qué?! ¡¿El vestido de la Señorita Katarina?! —dijo Ginger con sus ojos repentinamente brillantes.

—¡Seguro! Nuestros tamaños no deberían ser tan diferentes —dije, orgullosa de mi idea.

A menos que su ropa ocultara hábilmente sus proporciones reales, parecía que podía ajustarse a mis vestidos sin necesidad de arreglarlos.

—P-Pero… eso es… no podría… —murmuró ella.

—¡Deberías aceptar su oferta! ¿Cuándo vas a tener otra oportunidad de usar el vestido de la persona que admiras tanto? —intervino Fray.

—¡¿D-De qué estás hablando?! —dijo Ginger, sonrojándose.

—Bueno, después de la fiesta, ven a la mansión Claes para que podamos elegir un vestido —le dije, a lo que ella se sonrojó aún más antes de asentir con un tranquilo “sí”.

Ahora todos los miembros del consejo estarían en la fiesta, y cuantos más, mejor. Ya estaba deseando ver a todos cuando escuché una voz desde atrás.

—¡Katarina! ¿Escuché algo sobre ti prestando un vestido?

Era mi amiga Mary. Había estado rodeada por una multitud aún más grande que la que me rodeaba… ¿cómo llegó hasta aquí?

Y, por alguna razón, esta popular y hermosa niña, con su cabello y ojos de color marrón rojizo, ahora respiraba pesadamente con la cara retorcida por la emoción.

—Sí, Ginger dijo que no tenía vestido para la fiesta del castillo, así que le dije que le prestaría uno… —dije, abrumada por el entusiasmo de Mary.

—¡Yo quiero uno también! ¡Por favor, prestame un vestido! —me interrumpió.

—Ya tienes un vestido, ¿no? —dije perpleja. Era hija de un marqués y estaba comprometida con un príncipe… no había forma de que tuviera problemas para comprar uno, a diferencia de Ginger. Y estaba segura de haberla escuchado hablar sobre el vestido nuevo que había comprado específicamente para la fiesta en el castillo.

—¡Eso no tiene nada que ver con esto!

—No estoy segura de entender…

Oh no… Mi amiga se esta volviendo loca…

—¡Por favor! ¡Préstame uno también! ¡No es justo que solo Ginger tenga uno!

Sí, definitivamente lo está perdiendo. ¿Qué le pasó durante la ceremonia?

—Pero nuestros tamaños son diferentes, y tú no…

—¡No es justo! ¡Si Mary consigue uno, yo también quiero! —interrumpió Sophia de la nada. Sus ojos rojos brillaban y su cabello blanco y reluciente estaba despeinado. Al igual que Mary, parecía demasiado entusiasta para ser su yo habitual y elegante.

Todos deben estar muy emocionados por la ceremonia…

Y luego, posiblemente porque Sophia y Mary estaban hablando en voz muy alta, los otros estudiantes que me habían regalado flores y que aún estaban cerca del alcance de la audición se unieron.

Incapaz de comprender lo que estaba sucediendo, me encontré en medio de una batalla caótica entre las alumnas.

Mis amigos vinieron a rescatarme y el campo de batalla se calmó cuando todos volvimos a casa para prepararnos para la fiesta de esa noche en el castillo.

Me las arregle para convencer a Mary y a los demás de que dejaran de pedir prestado un vestido, así que solo Ginger vino conmigo. Desearía haberla ayudado a elegir el vestido, pero como yo estaba ocupada preparándome, tuve que pedirle a las criadas que lo hicieran.

En realidad no era tanto que estaba ocupada; los realmente ocupados eran los sirvientes, quienes me cepillaban el pelo, me maquillaban e incluso me vestían. Eran amables… pero también estrictos.

—Joven señorita, ha comido demasiado. Tu estómago está abultado. Amarraré el vestido con más fuerza, así que por favor contenga la respiración.

—Por favor, no lo hagas más apretado…

—Joven señorita, por favor quédese quieta mientras le arreglo el pelo.

—Por favor, no lo hagas así…

Me quedé allí, indefensa, mientras hacían lo que quisieron, ignorando mis peticiones. Ser hija de un duque no contaba mucho cuando mi madre había ordenado específicamente que todos los criados fueran estrictos conmigo.

Después de que lograron convertir esta villana en una verdadera dama, me dirigí al carruaje que me llevaría hasta el castillo. Ginger y Keith, quienes ya habían terminado de prepararse, esperaban allí.

Como imaginaba, mi vestido se ajustaba perfectamente a Ginger, a quien los sirvientes habían embellecido como lo habían hecho conmigo.

—¡Estoy tan contenta de que te haya quedado bien! ¡Te luce maravilloso! —dije, haciéndola sonrojar.

—Tienes toda mi gratitud. Esto es nada menos que un honor… ya no me importa la envidia de los demás —dijo mientras pasaba una mano por el vestido.

—De nada… Espera, ¿qué quieres decir con “envidia”? —le pregunté a ella.

—Date prisa y sube al carruaje, no tenemos tanto tiempo —interrumpió Keith, y rápidamente hicimos lo que dijo.

—Parece que llevas mucho equipaje contigo. ¿Te vas a cambiar de ropa durante la fiesta? —preguntó Ginger después de que el carruaje comenzara a moverse, notando que tenía más equipaje del que uno necesitaría para asistir a una fiesta.

Algunos nobles de alto rango se cambiaron de vestido en medio de una fiesta, pero no estaba planeando hacer tal cosa. Todo lo que me importaba era el buffet, no tenía tiempo que perder en ropa.

—No, traje mi pijama, otras cosas que necesitaré para la noche y ropa fresca para mañana.

—¿Noche? ¡¿Vas a pasar la noche en el castillo?!

—Sí, como una especie de celebración por graduarme —respondí, y la cara de Ginger, por alguna razón, se puso roja.

—Ya veo. Entonces, Jared y tú finalmente van a… —Murmuraba tan calladamente que no pude entender lo que dijo.

—¿Qué? —pregunté, pero Keith, con inexplicable entusiasmo, irrumpió en la conversación.

—¡Ese no es el caso! ¡Todo el consejo estudiantil pasará la noche!

—¿Oh, en serio? Pensé… —dijo Ginger, avergonzada, bajando la cara.

—Lo único que sucederá esta noche es una fiesta de té con mi hermana mayor, Mary y otros.

—¡Si! Las otras chicas y yo nos vamos a divertir mucho. Ya estoy deseando que llegue.

Antes de graduarnos, hicimos planes para pasar la noche en las habitaciones del castillo después de la fiesta de hoy porque, después de salir de la academia, no tendríamos tantas oportunidades de vernos. Una fiesta de pijamas con todas las chicas… ¡Seguro que será divertido!

—Eso suena muy divertido…

—¿No es así? ¡Compré un nuevo juego de pijamas para la ocasión, y también traje bocadillos y té! —dije, incitando a Keith a quejarse.

—Parece que hay demasiado equipaje… asegúrate de no comer demasiado, hermana mayor.

—¡No te preocupes!

—Y por la noche, siempre permanece cerca de Mary y los demás. Asegúrate de no caminar sola.

—Lo entiendo, lo entiendo. No quisiera perderme por el castillo.

—No se trata de perderte… Realmente no lo entiendes, ¿verdad…?

—Lamento interrumpirte, pero ya casi estamos allí —dijo Ginger mientras las puertas del castillo se mostraban a través de la ventana del carruaje.

—Solo asegúrate de no caminar sola —repitió Keith justo antes de unirnos a la fiesta en el castillo.

Jared, quien probablemente había sido informado de que íbamos a llegar, estaba de pie en la entrada, esperándonos.

—Bienvenida, princesa.

Si alguien más que él hubiera dicho una frase tan cursi, probablemente me habría encogido. Me ofreció su mano y yo puse la mía sobre la suya como una dama adecuada, haciéndolo sonreír.

Hace unos meses descubrí que Jared estaba enamorado de mí. Al principio, solo apretarme la mano de esta manera fue suficiente para hacer que mi corazón se acelerara… Ahora me había acostumbrado, aunque sea un poco. No me dejó completamente imperturbable, pero al menos logré parecer tranquila cuando le devolví la sonrisa.

¡Sabía que podía hacerlo!

Jared me acompañó a la fiesta como siempre, pero como él era el anfitrión esta noche, probablemente tendría muchos invitados que saludar. Su sonrisa característica estaba allí, pero su rostro parecía cansado.

—Jared… ¿estás bien?

—¿Disculpa?

—Es solo que… te ves un poco cansado —le dije.

Después de parecer sorprendido por un segundo, su expresión se convirtió en una sonrisa genuina y real.

—Eres increíble… me lees como un libro —dijo, acercándome hacia él—. Estoy feliz de ver que estás preocupada por mí —continuó, susurrando en mi oído—, pero estoy bien. Mientras mi amada esté conmigo, nunca me cansaré.

—¡¿Ah?!

Me había tomado por sorpresa, y me congelé, sonrojándome. Susurrar románticamente directamente en mi oído es demasiado…

Todavía estaba abriendo y cerrando la boca como un pez fuera del agua cuando Jared fue llamado por un invitado que quería saludarlo.

—Te invitaré a bailar más tarde, así que espérame y no bailes con nadie más —dijo con su sonrisa habitual cuando se fue.

Ser un príncipe debe ser duro… Jared estaba tan ocupado que sólo pudo encontrarse conmigo por un momento en la entrada. Como estábamos comprometidos, su primer baile probablemente sería conmigo, pero después de eso tendría que bailar con una dama tras dama.

Tan pronto como Jared nos dejó, Mary, quien como yo estaba comprometida con uno de los anfitriones, vino a saludarnos. Su prometido Alan, al igual que su hermano, estaba ocupado saludando a los invitados, dejándola sin escolta. Dicho esto, su velocidad para acercarse a mí todavía era impresionante.

—¡Katarina! ¡Te ves aún más maravillosa de lo habitual! —dijo con una sonrisa, luciendo hermosa en el vestido que había preparado para la ocasión—. ¿Te preparaste para nuestra fiesta de té más tarde esta noche? —preguntó con un brillo en sus ojos.

—¡Por supuesto! Compré pijamas nuevas y traje mis dulces y tés favoritos.

—¡También compré pijamas nuevos para hoy!

—Traje algunas de mis novelas románticas favoritas.

—¡Sophía!

La voz que me sorprendió vino de mi amiga, quien acababa de entrar a la fiesta con un vestido muy lindo.

—Buenas noches Katarina, Mary —dijo con una elegante reverencia. Su hermano y acompañante para pasar la noche, Nicol, lucía tan guapo como siempre a su lado. Tan guapo que su cabello y sus ojos, a pesar de ser negros, parecían brillantes—. He estado esperando la estadía de hoy durante mucho tiempo —agregó y apareció un toque de rojo en su piel de porcelana blanca.

—Eres una invitada en el castillo, así que asegúrate de comportarte como una dama —le dijo Nicol.

—También te quedarás a pasar la noche, ¿verdad, Nicol? —le pregunté. Estaba segura de haber oído algo sobre eso hace unos días.

—Sí… hacer que Sophia se quede aquí sin mí me haría preocuparme demasiado —dijo de una manera fraternal.

—Realmente te preocupas por Sophia, ¿no? Por cierto, Keith también pasará la noche.

Mi madre también estaba preocupada por dejarme pasar la noche sola, así que mi hermano debía acompañarme. Aunque se supone que soy la hermana mayor…

—¡Entonces eso nos incluye a todos! Esta noche, todo el consejo estudiantil pasará la noche en el castillo —dijo Sophia, radiante.

Con Nicol y Keith, realmente seríamos todos, ya que Jared y Alen viven aquí.

—Las chicas vamos a disfrutar de la compañía de los demás, pero ¿ustedes se van a quedar en habitaciones separadas?

Teniendo en cuenta que todos se estaban quedando en el mismo castillo, eso sonaba un poco solitario.

—¿Por qué no tienen una fiesta juntos? —dije, convencida de que acababa de hacer una propuesta maravillosa.

¿Una fiesta hecha exclusivamente de chicos guapos? ¿Qué podría ser mejor que eso?

—¿De qué estás hablando, hermana? No hay forma de que hagamos eso, —respondió en respuesta alguien detrás de mí. Era Keith, cuya expresión lucia disgustada.

Después de descubrir que todos estábamos charlando juntos, de alguna manera había escapado de todas las damas que estaban tratando de llamar su atención para poder unirse.

—¿Por qué no, Keith? Podrían quedarse despiertos y conversar entre ustedes hasta la mañana. ¿No sería maravilloso?

—No habría nada maravilloso en eso… Lo último que queremos hacer es charlar entre nosotros. ¿No estás de acuerdo, Nicol?

—Charlando entre nosotros… —murmuró Nicol, sonando emocionado ante la idea.

Keith pareció extremadamente sorprendido por esta reacción, y Sophia se sonrojó una vez más.

—¡Los chicos que hablan en la noche abrirían la puerta a un nuevo mundo de romance!

La emoción de Nicol probablemente vino de un lugar más puro que el de su hermana… probablemente sólo quería hablar sobre cosas de hombres. Sophia dijo hace poco que había comenzado a leer algunos subgéneros nuevos de novelas románticas, Pero decidí no pensar demasiado en eso.

Justo cuando las cosas comenzaron a ser confusas, Fray y Ginger, con una exhausta María entre ellos, se unieron a nosotros.

—Fuimos a salvar a María de los niños —dijo Ginger, explicando que debido a que no tenía escolta, muchos habían aprovechado la oportunidad, para su consternación.

Como se esperaba de la protagonista de “Amante Afortunado” María, la belleza de primer nivel con cabello rubio y ojos azules claros. Ser hermosa parecía más problemas de lo que valía la pena.

—Eso apenas me sorprende. Deberíamos haberte encontrado una escolta… Lo siento, María —dijo Nicol después de la explicación de Ginger, pero ella negó con la cabeza.

—Escuché que no necesitaría a nadie que me escoltara para asistir a la fiesta de hoy, así que rechacé todas las amables ofertas que recibí. Debería haber aceptado…

Resultó que muchos chicos le habían pedido escoltarla esta noche, pero no conocía a ninguno de ellos lo suficientemente bien como para aceptar.

Hm… ¿María siempre fue tan popular?

También recibió muchos vestidos como regalos, pero, por la misma razón, le pidió al Ministerio Mágico que le diera uno para usar en la fiesta.

—Había varios que encajaban perfectamente, pero eso solo lo empeoró…

Comprendí cómo se sentía… conseguir un vestido que le quedara perfectamente de alguien que no conoces muy bien daba un poco de miedo. ¿Cómo sabrían siquiera tu talla?

¡Pero eso significa que las personas que le enviaron esos vestidos están aquí ahora mismo! ¡Ella podría estar en peligro!

—Por cierto, mientras venía aquí escuché que Ginger tomó prestado un vestido de la Señorita Katarina… Estoy tan envidiosa…

—¡Yo también! ¡Me hubiera encantado pedir uno prestado!

—Señorita Mary, ya tienes un vestido. No era necesario que le pidas prestado uno a mi hermana.

¡En este momento, puede haber algún chico mal intencionado tratando de acercarse a María! ¡Tengo que mantener los ojos bien abiertos!

Shisai
Katarina ya se distrajo, no creo que este escuchando la conversación, su mente voló

—Esto no tiene nada que ver con eso, joven Keith. Quería usar el vestido de la Señorita Katarina.

—Lo has hecho bastante obvio… Mi hermana ya ni siquiera nos está escuchando…

¿Ese chico miró hacia nosotros? Sospechoso… ¡Ese también! ¡Tengo que proteger a Maria!

—Está tan ocupada enviando miradas amenazantes por el pasillo que ha olvidado por completo que estamos aquí.

—Hermana… Oh, gracias por la explicación, Ginger.

¡Ese tipo también es sospechoso! ¡Estamos rodeados de enemigos!

Sharon
Pinche Sophia y su imaginación fujoshi XDD Por eso es el mejor personaje.

| Índice |

24 thoughts on “Katarina – Volumen 6 – Capítulo 1: Graduarse de la Academia de Magia (1)

  1. Dazu says:

    Jajaja me encantó el final… esa Bakarina poniendo su forma protectora en acción junto a su cara amenazante jaja todo por su Maria…

    No sé ustedes pero eso me suena a Celos xDD

  2. Henyume says:

    Hola! A penas veo tu comentario, hay extras del web novel que no han sido traducidos uno era el pasado de padres de bakarina pero creo solo quedan 2 uno divertido y el de ginger Tucker

  3. Ana says:

    Bakarina como siempre tan densa!!!! Jared cada vez más osado pobre Keith intenta cuidar a Katarina pero todo puede pasar. Millones de gracias por el capítulo.

  4. Liz says:

    Gracias por su gran esfuerzo chicas.
    Espero que Katarina se quede con Jared, él está perdidamente enamorado de ella. Espero con ansias el siguiente capítulo 😄 😄

  5. Andy King's says:

    La simple presencia de Nicol hace que me emocione, ¿Cuando será el día en el que te confesara Nicol? ;0
    Esperare hasta ese entonces, pero pensándolo bien Bakarina es tan densa que me desmotiva un poco.

  6. Llenn95 says:

    al parecer Katarina ya no es tan densa respecto a Jared … Keith parece estar de momento en la familyzone … Maria tiene uno que otro stalker detras de ella … y parece que la proxima en confesarse va a ser Mary porque cada vez ataca mas y mas

  7. Skywinter says:

    Jajajajajajja esa bakarina se pasa con sus desvaríos jajajajjaa.y Ginger bien que la conoce, de ella también deberia cuidarse Katarina jajajajajaja muy linda Ginger…
    Gracias por el capítulo 🥰😘

  8. Yinett says:

    Qué bello! [email protected] muchas gracias por traernos más capítulos siempre. Ahhh!!!! Siempre me emocionan demasiado los personajes nuevos. Y Sophia jajaja. Creo que voy a leerme el cap de nuevo con más calma porque lo de la 2da temporada me tiene demasiado emocionada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *