Katarina – Volumen 6 – Capítulo 3: La prueba y el préstamo de herramientas mágicas (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


—Entonces, Laura, ¿qué opinas de los recién llegados? —me pidió mi superior.

—Todos buscaron en el almacén y seleccionaron algunas herramientas para llevar. Dewey Percy solo dijo que no necesitaba nada —le dije.

—¡Jajaja! Sé que se ve lindo, pero por dentro es un niño bastante frío —respondió ella.

Mi superior, Lahna Smith, era la jefa del Departamento de Herramientas Mágicas.

—No quiero parecerme a Dewey, pero creo que cualquiera tendría problemas para elegir herramientas de ese montón de viejos prototipos. ¿Por qué no les diste las herramientas adecuadas? —le pregunté.

Nuestro departamento en realidad tenía otro almacén donde guardamos herramientas realmente útiles y completas, pero Lahna nos dio instrucciones de guiar a los recién llegados al antiguo almacén, que solo contenía prototipos y experimentos fallidos. Confié en que mi jefa fuera lo suficientemente astuta como para tener un plan en mente, pero temía que los recién llegados pensaran menos sobre nuestro departamento.

Sin embargo, su respuesta fue inesperada.

—No quisiera que los novatos vayan y rompan nuestras herramientas buenas. Y mientras tanto, también probarán nuestros prototipos para nosotros.

—Ya… veo… —Lo había pensado demasiado profundamente…

—Y, por cierto, hay más de lo que parece en el viejo almacén —dijo Lahna con una expresión reveladora—. Algunas de esas herramientas pueden ser muy útiles en manos de la persona adecuada.

—¿La persona adecuada? —repetí, dudoso de que había algo más que basura, quiero decir prototipos, en ese almacén.

—Si. Por ejemplo, ¿qué eligió Maria Campbell?

—Ella eligió el… Creo que fue el anillo que aumenta los poderes mágicos —le dije, y los ojos de Lahna se iluminaron mientras sonreía.

—Ohoho, ¿es así? Incluso mejor de lo planeado…

—Pero si recuerdo bien, ese anillo apenas tenía poder… fue básicamente un amuleto de la suerte.

Es por eso que lo mantenemos almacenado con toda esa basura en primer lugar. 

Seguramente Lahna estaba al tanto de esto.

—Para las personas normales, o más bien, para los poderes mágicos normales, es solo un accesorio bonito. Pero para algunos, resultará increíblemente poderoso. Lo almacenamos con todos los prototipos porque los poderes mágicos a los que reaccionaría eran tan raros que nunca logramos probarlo.

—Por poderes mágicos, quieres decir…

—Si. Magia de luz.

Sus palabras hicieron que un escalofrío recorriera mi columna vertebral. María, sin saberlo, había elegido el único elemento que sería útil para ella de toda esa basura inútil…

—Como se esperaba de Maria Campbell, una niña elegida por el destino. Esto es muy interesante… Realmente espero que ella venga a nuestro departamento.

Como una chica hermosa que, a pesar de sus orígenes, manejaba magia de luz, muchos la consideraban una “chica elegida”, y lo que sucedió hoy me hizo pensar que podría haber algo de verdad en eso. Parecía tener algo único dentro de ella. Pero…

—No creo que una chica tan talentosa venga a nuestro departamento —dije.

Después de todo, solo éramos el Departamento de Herramientas Mágicas. María se destacó tanto en magia como en lo académico, por lo que era poco probable que quisiera unirse a nosotros.

—¿Y qué eligieron Sora y Katarina? —preguntó Lahna, quien aparentemente ni siquiera había escuchado mi comentario pesimista. Era una muy buena jefa, pero si tenía que decir algo negativo sobre ella, era que una vez que algo llamaba su atención, no podía pensar en otra cosa.

Nunca cambia…

—Sora tomó la vara que mantiene el fuego mágico encendido un poco, y Katarina la bolsa que almacena los olores de comida.

—¡Wahaha! ¿De verdad? Sora está bien, ¡pero la elección de Katarina es demasiado divertida! —respondió, riendo incontrolablemente.

Bueno… también tuve que contener la risa cuando vi lo que Katarina había elegido. Uno de mis colegas había construido eso cuando estaba tan sobrecargado de trabajo que ya no podía pensar con claridad. Por supuesto, al no tener una aplicación real, la bolsa fue arrojada al antiguo almacén.

Y pensar que Katarina iría y elegiría eso, luciendo tan satisfecha… Me impresionó tanto que logré no reírme.

—Em. Claes no se parece en nada a los rumores que la hacen parecer —dije, haciendo que Lahna sonriera.

—Por rumores, ¿quieres decir que es una niña malcriada que ingresó al Ministerio a través de sus conexiones?

—Si. Mucha gente dice que ese es el caso. Pero después de conocerla hoy, no estoy tan seguro.

—¿Oh? ¿Cómo te pareció ella?

—Ella no parecía mimada… y, ni siquiera parecía la hija de un duque en absoluto. Ella era realmente… peculiar —dije con sinceridad, provocando otra de las carcajadas de Lahna.

Katarina Claes, hija del duque Claes y prometida del príncipe Jared. Escuchar que una persona como ella vendría a trabajar al Ministerio había sorprendido a todos.

Todos teníamos nuestras teorías, pero eventualmente comenzamos a creer que solo vino aquí para perder el tiempo hasta su matrimonio, lo que nos dejó pensando en la chica de mala manera.

Tampoco puedo decir que pensara mucho en ella… pero después de conocerla, me di cuenta de que los rumores no eran ciertos en absoluto. No se parecía en nada a ninguna otra noble que hubiese conocido hasta ahora, y su rareza me hizo reír desde el principio. En realidad estaba deseando ir a una misión juntos.

La bolsa de olor era tan divertida que casi la había olvidado, pero ella se había llevado otra herramienta.

—Ahora que lo pienso, Katarina también tomó esa otra herramienta, la que se parece a un espejo y se ilumina.

Al escuchar esto, Lahna, que se había estado riendo todo este tiempo, se puso seria de repente.

—¿Te refieres al que construí recientemente?

—Sí, ese —le respondí, un poco sorprendido por su reacción.

—Me preguntaba a dónde fue eso… ¡Así que estaba en ese almacén! Y Katarina lo tomó…

—¿Hace algo más que iluminarse? —pregunté, comenzando a preocuparme por su expresión.

—Bueno… para la mayoría de la gente, no.

Aparentemente, al igual que el anillo que tomó María, solo muestra su verdadero poder a ciertas personas que lo usaron.

—¿Debería quitárselo?

—Si solo se lo lleva con ella, no debería ser peligroso… —Lo pensó un momento y luego siguió hablando—. Tengo un mal presentimiento acerca de la razón por la que Katarina eligió esa herramienta… Esta misión puede llevar más tiempo de lo que esperábamos. En caso de que ocurra algo, contáctame de inmediato, ¿entendido? —me dijo con gravedad.

—Sí, señora —asentí.

Si los rumores no eran ciertos, entonces tenía que haber otra explicación de por qué Katarina estaba aquí en el Ministerio. Algo lo suficientemente inquietante como para volver a alguien tan despreocupado como Lahna en una persona seria.

Pensé que el examen sería extremadamente simple, y que no había ningún riesgo de que ocurriera nada peligroso… pero ahora parecía que tendría que reconsiderarlo.

Voy a entrenar antes de dormir para ponerme en la mentalidad correcta…

—Y, por cierto, ¿dónde está Nathan? —preguntó Lahna.

—Perdido, como siempre —respondí.

Nathan Hart, el colega que realizaría el examen junto a mí, era un hombre increíblemente talentoso y diligente… pero era tan discreto que uno se olvidaba de él, y siempre terminaba por perderse.

—Sé que los examinadores son elegidos al azar, pero me pregunto si no es peligroso tener a Nathan en una misión al aire libre… Tal vez deberías amarrarlo con una correa o algo así.

—Lo sé…

Sabiendo que la misión que tenía que compartir con Nathan podría resultar peligrosa, comencé a sentir ansiedad por ello.

♦ ♦ ♦

Me entusiasmó la idea de que mañana estaría en mi primera misión, bueno, un examen, para el Ministerio. Y como tendríamos que pasar la noche, tengo que prepararme adecuadamente. La ropa era fácil, ya que solo necesitaba mi pijama y uniforme… pero ¿qué más necesitaría?

Bocadillos para el viaje hacia y desde la ubicación de la misión, bocadillos para comer después del almuerzo, bocadillos en caso de que tenga hambre por la noche… Con todo eso, estaré bien. Ah, y las herramientas mágicas que tomé prestadas también.

—¡Voy a cumplir esa misión! —grité mientras estaba parada encima de mi cama.

—Por favor, deja de hacer eso, joven señorita. No es apropiado —dijo Anne, quien estaba en la habitación conmigo, con una mirada fría—. ¿Estará bien sola? Debo pedirle a la señorita María que la cuide mañana… —murmuró para sí misma, sonando como una madre preocupada por el primer viaje escolar de su hijo.

Pero ahora era un adulto. Por lo general, Anne me ayudaba a empacar para los viajes (posiblemente, haciendo la mayor parte del trabajo para mí), pero esta vez me preparé yo misma el bolso. Sin embargo, ahora ella pidió echar un vistazo a mi equipaje.

—¿Para qué son estos bocadillos?

—Para comer durante el viaje allí.

—¿Y para qué sirven estos bocadillos?

—Para comer después del almuerzo.

—¿Y estos?

—Comer de noche si tengo hambre.

—Hay demasiados. No necesitas tantos —dijo, quitando más de la mitad de mis provisiones de mi equipaje.

Oh, mis pobres, pobres bocadillos…

—No parece haber ningún peine o espejo aquí.

—Pensé que no los necesitaría.

—Joven señorita… es una adulta ahora. Una dama. Se espera que cuides tu apariencia. Tu madre lo ha dicho una y otra vez, ¿no es así?

—Está bien, los llevaré…

Mientras revisaba mi equipaje, Anne sacó y puso cosas como mejor le pareció, y terminó, una vez más, la mayor parte del trabajo para mí.

Incluso después de que intenté hacerlo todo yo misma…

El sol se había puesto cuando terminamos con mis maletas. Estaba preocupada de estar tan nerviosa por el viaje del día siguiente que pasaría la noche despierta, pero, tal vez porque estaba tan cansada después de mi día en el Ministerio, me quedé dormida en el momento en que me acosté en la cama.

Anne me despertó a la mañana siguiente, y así comenzó el día de mi primera misión.

| Índice |

5 thoughts on “Katarina – Volumen 6 – Capítulo 3: La prueba y el préstamo de herramientas mágicas (2)

  1. Carlos says:

    Ya veo,el niño tiene un prejuicio fuerte contra Katarina.Esondebe ser todo.Pense que sería algo más personal pero nah.
    La misión recién empezará el.sgte capitulo Y.Y
    Por cierto una Katarina adulta es difícil de imaginar.La escuela duró dos años nomás , asimq debería tener como máximo 18.. y si contamos su vida pasada desde q recuperó sus recuerdos ella debería tener 27 mentalmente xD
    Cómo es que se atoró en sus 17? Jajajajaja

  2. Ulises says:

    Haber, considerando los echos, el espejo en si no reaccionará a katarina, si no a pochi, o más bien la magia oscura, ya que era lo que lahra había empezando a investigar , por eso al igual que el anillo de maria que solo reacciona a la magia de luz, el espejo debería solo reaccionar a la de oscuridad, y más por que dijeron que en la supuesta precuela katarina volvía con magia oscura, o al menos eso puedo suponer

  3. Yinett says:

    Yo también estoy nerviosa!!!
    Lo que dijo Lahna me preocupa, que será lo que hace ese espejo???
    Será algo así como la “bola pokemon” que se compró Katarina durante el secuestro de Keith?? Que nadie nunca la había comprado porque era inútil pero al final reaccionó a la magia oscura (creo que era algo así, no recuerdo los detalles)
    Wow este capítulo me dejó muy expectante!
    Muchas gracias por su trabajo!!

    • Yinett says:

      Ok… acabo de mirar los capítulos del volumen 4 y no…
      No parecía una bola pokemon (supongo que saqué esa conclusión después de que Katarina la describiera como tal) lo que en realidad parecía era un espejo…
      Igual que la que tiene ahora.
      Coincidencia? No lo creo!! XD

      • Llenn95 says:

        Se vendra el Power UP de Pochi ?? o alguna nueva mascota ???…. si sigue asi, Katarina se volvera igual de poderosa que Keith o Maria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *