Katarina – Volumen 6 – Capítulo 5: Comenzando una vida en el Ministerio (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


El problema en la aldea había sido resuelto, se habían realizado todas las limpiezas necesarias y estábamos listos para volver al Ministerio.

—Lamento no haberte entendido. Por favor, perdona mi comportamiento insolente hasta ahora —dijo Dewey inclinándose profundamente.

Después de evitarme tanto, incluso sin soportar mirarme a los ojos por mucho tiempo, Dewey ahora se acercó a mí con una expresión preocupada, contándome sobre la “maravillosa personalidad que se había negado a reconocer” y los “increíbles poderes que no había podido entender”.

Ni siquiera sé de quién estaba hablando. No estoy segura de lo que estaba pasando, solo asentí y estuve de acuerdo con él, y su expresión se volvió más relajada.

Sin embargo, eso solo duró un segundo, y ahora parecía avergonzado.

—S-Si me has perdonado, me gustaría pedirte que… me enseñes tus caminos —dijo, inclinándose de nuevo.

No tenía idea de lo que estaba pasando, pero podía adivinar que ya no me odiaba y quería hacer las paces, lo que me hizo muy feliz.

—¡Por supuesto! Seamos amigos —dije enérgicamente.

—¡Gracias! Haré lo mejor que pueda —dijo con una sonrisa muy linda, aún más poderosa por el hecho de que, hasta ahora, solo había visto su expresión molesta.

Tan encantador como cabría esperar que sea el interés amoroso de un juego otome. No me gustaban los chicos más jóvenes, pero sentía que estaba en peligro de enamorarme de él.

De todos modos, me alegré mucho de que estuviéramos en términos más amigables ahora, ya que eso podría ayudarme a encontrar nuevas soluciones para evitar la fatalidad. Hacer lo que mi abuela en mi vida anterior me había dicho fue la decisión correcta.

¡Ahora puedo concentrar mi energía en luchar contra los catastróficos finales malos!

El viaje de regreso a casa fue muy agradable, ya que pude hablar con un agradable y sonriente Dewey.

Llegamos al Ministerio de magia por la noche, y me sorprendió encontrar a todos mis amigos allí. Dijeron que sabían que regresaríamos hoy y que todos habían venido para darnos la bienvenida. El hecho de que habían venido para saludarme al ir y al regresar me hizo muy feliz.

Nuestro grupo de examen luego fue a dar nuestros saludos y un informe simple a nuestro supervisor, que resultó ser Lahna.

Laura y Hart se quedaron allí para dar un informe más detallado, y Sora dijo que tenía que volver a su propio departamento. Dewey, a quien el médico le había dicho que descansara, regresó a su casa. María y yo fuimos a una habitación vacía para hablar con nuestros amigos que nos habían estado esperando. El sol estaba casi puesto, pero quería ponerme al día después de estar separados por tanto tiempo.

—¿Estás herida en alguna parte? —dijo Sophia.

—He traído un poco de medicina, por si acaso —agregó Mary.

—No te preocupes, no tengo un solo rasguño —dije, enrollando mis mangas para mostrar mis brazos, y levanté la falda para mostrar mis piernas.

—¡Hermana mayor! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Detente!

—¡Eso no es algo que una chica debería hacer!

Keith, preocupado, y Alan, avergonzado, me regañaron.

Solo quería mostrar mis espinillas, no es que me enrollara tanto la falda que pudieran ver mi ropa interior, pensé, pero decidí que decir eso solo los volvería aún más enojados conmigo, así que me disculpé.

—Me alivia que no estés herida, pero me sorprende que tu primera misión sea pasar la noche en un lugar tan lejano. ¿Qué tipo de misión era? —me preguntó Jared.

—Al principio tuvimos que deshacernos de unos tanukis, y luego tuvimos que deshacernos de un dragón —respondí con orgullo con el pecho hinchado, esperando ser alabada por lo increíble que era… pero nadie dijo nada.

¿Huh? ¿Por qué?

—Entiendo lo del tanuki, pero por dragón… ¿te refieres a la bestia alada gigante que se parece a un lagarto? —preguntó Nicol después de un rato. Su rostro mostraba la habitual expresión sin emociones, pero su voz sonaba confundida.

—¿Hm? Sí. Era como un enorme lagarto con alas.

Me pregunto si no saben de dragones. Después de todo, incluso las otras personas en mi grupo se sorprendieron al ver uno.

—¿Son bestias raras? —pregunté.

—¿Raro…? Me sorprende que incluso existan… —dijo Alan con incredulidad.

—Los he visto en libros —dijo Nicol—, pero también pensé que eran criaturas ficticias.

Pensé que los dragones serían normales en este mundo mágico, pero aparentemente estaba equivocada.

—Increíble como es, la peor parte es que puedo creer que algo así te suceda… Entonces, ¿cómo derrotaste a ese dragón? —preguntó Keith, pareciendo horrorizado.

—Oh, Pochi se puso enorme y luchó. Fue todo groarrr y derrotó al dragón. —Hice todo lo posible para explicar lo increíble que había sido la pelea de Pochi… pero nuevamente, no recibí respuesta.

—Katarina… Pochi es el familiar oscuro que vive dentro de tu sombra, ¿verdad? ¿Qué quieres decir con “enorme”? —preguntó Jared, con un tono ligeramente preocupado en su sonrisa.

—Al parecer fue por la herramienta mágica que tomé prestada… De repente se hizo tan grande como el dragón.

Resultó que la herramienta que había tomado prestada era una herramienta de Magia Oscura, y Pochi había reaccionado de alguna manera. Me dijeron que podía mantenerlo, ya que casi nadie más podría usarlo de todos modos, pero pensé que no lo estaría usando por el momento. No quería que mamá me regañara por traer un perro enorme al jardín.

De la misma manera, María había tomado prestada una herramienta de Magia de Luz, por eso pudo sentir tan bien la Magia Oscura, y también la mantuvo después de la misión. Mi herramienta era una lupa de aspecto torpe que solo podía usarse para hacer más grande a Pochi, mientras que el de María era un lindo anillo dorado que aumentaba los poderes mágicos, lo que se sentía injusto. Tal vez sea la diferencia entre la protagonista y la villana… Desearía que al menos mi herramienta hubiera sido un accesorio también.

—Creo entender. Creo… —dijo Jared, con aspecto resignado.

—Si Pochi fue el que luchó contra el dragón, eso significa que no estabas en peligro, ¿verdad? —preguntó Keith.

—Por supuesto —le dije.

—Lo estuvo —dijo María al mismo tiempo—. Para protegerme, la señorita Katarina trató de atraer a la bestia abriéndole paso arrojándole piedras. Tuvo suerte de que Pochi la salvara, pero estuvo en peligro extremo todo el tiempo. Sé que lo hizo por mí, pero… —explicó María, al borde de las lágrimas.

La expresión de todos cambió cuando escucharon esto. Le pidieron a María más detalles, y ella lo hizo, incluidas las partes en las que traté de alejar al dragón con un palo y cuando fui en contra de él por segunda vez para salvar a Pochi. Cuanto más hablaba, más oscuras se volvían las caras de todos.

—Y-Ya ves, María estaba en peligro, así que simplemente actué sin pensar. Pero al final todos estuvimos a salvo, ¡así que está bien! ¿Correcto?

—Hermana mayor… ¿cuántas veces te he dicho que te mantengas a salvo? —dijo Keith, y todos los demás siguieron con sus propias quejas.

Sabía que había hecho algo peligroso, así que tenían razón al regañarme… Me prometí ser más cuidadosa en el futuro.

♦ ♦ ♦

Ya era de noche y volví a casa con Keith por primera vez en dos días.

Estaba tan cansada de la misión que me quedé dormida tan pronto como llegué a mi cama. A la mañana siguiente, Anne luchó para despertarme justo a tiempo para ir al Ministerio. Me dijo que ya lo había intentado varias veces, pero que simplemente no me despertaba.

Me preparé con rapidez y me dirigí al Ministerio, donde por fin averiguaría a qué departamento me iban a asignar.

Me pregunto dónde terminaré… espero que sea el mismo departamento que María. 

Una vez que llegué, todavía emocionada, me dijeron que esperara el anuncio en el auditorio del otro día. En mi camino hacia allí, escuché que alguien me llamaba desde atrás.

—¡Buenos días, señorita Katarina! —dijo Sophia con voz suave. Estaba cargando algunas cosas.

—¡Buenos días! ¿Estás ayudando hoy también?

Sophia también había estado ayudando en el Ministerio ayer mientras esperaba que volviera. Había escuchado que no vendría aquí todos los días, pero estaba feliz de poder ver a mi amiga dos días seguidos.

—Sí. Vine con mi hermano, que tenía algunos asuntos que atender aquí. ¡Estoy muy contenta de poder verte durante dos días consecutivos, señorita Katarina!

—Yo también. De vuelta en la Academia nos veíamos todos los días, pero ahora que no podemos, es un poco solitario —dije, y Sophia asintió con la cabeza.

—¡Estaba pensando lo mismo! Por favor, ven a mi casa a visitar cuando no estés trabajando. ¡Te daré las recomendaciones de novelas más maravillosas!

—¡Gracias!

Eso sonaba como una gran idea. Quería pedirle prestada una nueva novela romántica…

Hm… Sophia… novelas románticas… creo que me estoy olvidando de algo… ¡Eso es correcto! ¡La nota sobre el juego! ¡La del libro!

Justo después de encontrar algo tan increíble, había planeado preguntarle a Sophia, quien era la dueña del libro, sobre el tema. Estaba tan ocupada que lo había olvidado, ¡pero ahora era la oportunidad perfecta! Por suerte, tenía la nota conmigo. Rebusqué en mi bolso y la saqué.

—Sophia, hay algo que he querido preguntarte.

—¿Qué podría ser eso?

—Encontré una nota entre las páginas del libro que me prestaste. ¿Sabes algo al respecto? —pregunté, mostrándole la nota. Ella lo miró por un momento, confundida.

—Disculpa, pero… ¿esas son letras?

—¿Huh?

—¿Es un idioma extranjero? —preguntó ella, inclinando la cabeza hacia un lado y mirando perpleja.

Eché otro vistazo a la nota y me di cuenta de que no estaba escrita en el idioma de este mundo, sino en el mismo japonés que solía leer y escribir en mi vida anterior. Solo pude leerlo porque tenía recuerdos de ese mundo conmigo…

Que giro. 

El hecho de que la nota estuviera escrita en japonés significaba que fue escrita por alguien que vino de Japón… ¿Alguien más que yo reencarnó en el juego? ¡¿Donde estaban ellos?!

—¿Señorita Katarina…? —me preguntó, con una mirada de preocupación en su rostro.

—L-lo siento, estaba confundida acerca de algo. De todos modos, ¿no sabes nada sobre esta nota?

—Esta es la primera vez que la veo.

Entonces, Sophia no sabía nada sobre la nota, pero eso no me dijo quién la había puesto en el libro. Lo había perdido y luego lo encontré más tarde, lo que hizo que todo fuera aún más complicado.

¿Fue la persona que encontró el libro en el castillo? ¿Fue quien me lo dio? Pero se había guardado en un lugar donde todos podían verlo, lo que significaba que podría haber sido cualquiera. Decidí que mi próximo curso de acción sería preguntarle a Jared, quien me había traído el libro.

—Señorita Katarina, todos ya están aquí —me llamó María, quien estaba con Sora, desde el auditorio.

Después de llegar casi tarde, mi pequeño desvío para hablar con Sophia me había hecho completamente tarde. Necesitaba saber más sobre la nota, ¡pero también tenía que ir al auditorio lo antes posible!

—¡Sophia, iré de visita tan pronto como tenga un día libre!

—Sí, por favor hazlo.

Me apresuré hacia Sora y María.

Más tarde le preguntaré a Jared y a los sirvientes del castillo sobre la nota.

Todos los recién llegados estaban perfectamente ordenados dentro del auditorio, así que me uní a ellos justo antes de que comenzara el anuncio. Los representantes de los diferentes departamentos comenzaron a leer los nombres de todos en voz alta.

—Departamento de Investigación de Magia y Poderes Mágicos: Maria Campbell, Dewey Percy…

Maria y Dewey estarán en el mismo departamento, trabajando bajo Cyrus…

Después de un tiempo, mi nombre también fue leído.

—Laboratorio de herramientas mágicas: Katarina Claes, Sora Smith…

Por alguna razón, todas las personas a mi alrededor parecieron contener la respiración por un segundo después de escuchar eso. Me pregunto por qué.

Desafortunadamente, no terminé en el mismo departamento que María, pero al menos estaba junto a Sora, lo que me hizo sentir un poco más segura.

Después de haber leído todos los nombres, los directores del departamento vinieron a saludar a los recién llegados. Vi a Cyrus acercarse a María.

Mientras tanto, Lahna Smith se me acercó.

—Hola, señorita Katarina. Bienvenida a mi departamento —me saludó. Tenía el cabello castaño liso y ojos azules, pero, como maestra del disfraz, esa era solo una de sus muchas apariencias.

Ahh, entonces Lahna es la directora del Laboratorio de Herramientas Mágicas.

—¿No te diste cuenta a pesar de que ella te prestó esas herramientas? —me preguntó Sora por lo bajo, notando mi sorpresa.

Tenía un punto. Los seguí a ambos a la oficina del Laboratorio de Herramientas Mágicas, que estaba ubicada cerca del almacén que había visitado unos días antes.

—Por favor, por favor, entra —dijo, y yo entré con entusiasmo en lo que sería mi nuevo lugar de trabajo.

—Oh, Katarina, cariño, ¿eres tú?

—Así que terminaste aquí.

—¡Eres esa chica desde el primer día!

—Bienvenidos.

Fui recibida por un macho travestido, un hombre que siempre se perdía, un narcisista extravagante y una mujer que solo hablaba a través de un títere. Como si esos cuatro bichos raros no fueran suficientes, había una persona de aspecto científico loco que sostenía un vaso humeante mientras sonreía espeluznantemente, y otro que parecía acurrucarse con una pesa mientras trabajaba. Ese brazo en movimiento fue todo lo que pude ver asomándose detrás de una pila de documentos apilados.

¿Esa persona va a estar bien con todos esos documentos?

Me quedé allí, congelada, y Sora me susurró de nuevo.

—La señorita Lahna simplemente va reuniendo a todas las personas mas raras. Por eso terminamos así. Este es el departamento al que menos quieren ir los recién llegados.

Oh, recuerdo que el Departamento de Biomagia es el segundo en ese ranking… pensar que he llegado al primero…

—Sora ya se unió a nosotros como aprendiz, por lo que conoce el lugar. Katarina, estos serán tus nuevos compañeros de equipo. Todos, esta es Katarina Claes. ¡Sean amables con ella! —dijo Lahna, sonando como una maestra que estaba presentando a un estudiante transferido a su nueva clase de escuela primaria.

Todos respondieron con un “Bienvenida”, pero si estaré rodeado de personas como estas mientras intentaba evitar la fatalidad… Honestamente, estaba un poco asustada.

—Me pregunto si podré encajar con estas… personas únicas —murmuré para mí.

—No tendrás ningún problema… en todo caso, eres aún más única —susurró Sora al escucharme, pero por desgracia, yo no lo escuché.

Y así comencé mi nueva vida, lista para enfrentar las muchas adversidades que vendrían con ella.

Shisai
Una colección de gente particular~ ¡Brilla!
Sharon
Como si hubiéramos tenido alguna duda de que Katarina no fuera a terminar en la sección más odiada y rara del Ministerio XD

| Índice |

6 thoughts on “Katarina – Volumen 6 – Capítulo 5: Comenzando una vida en el Ministerio (2)

  1. Cerberus Auditore says:

    Lo mas probable es que A-chan sea un alterego de sophia y pueda hacer cosas mientras sophia duerme y no se de cuenta

    Como Cinthia y Grace en Hanaukyo Maid Team

  2. Lady Relámpago says:

    Estoy casi segura que la que escribió la nota fue A-chan pero quién sabe como le hizo, Katarina en el peor departamento lo veía venir pero se que esto solo traerá momentos muy entretenidos

  3. Carlos says:

    jaja,porsupuesto que terminaria ahi
    Y,me pregunto cual sera la siguiente trama. Otra mision sospechosa? la pregunta del texto en japones a Jared? O algo completamente nuevo?
    Ahora esta separada de Maria y cia 😮

  4. Yinett says:

    Jajaja, ahora Katarina de cabeza con el club de los empleados extravagantes xdxd. Y lo de la nota ahora me da aun mas curiosidad!!! Ahh!!! Pero que intriga!!! Vamos a ver ahora que le dice Jared.
    Muchas gracias por su trabajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *