La chica que sostiene el anillo – Capítulo 41: El sol naciente y el sol poniente

Traducido por Kiara

Editado por Michi


En una sala de reuniones en la capital imperial de Firuth, el emperador Amil, el primer ministro Mills y una línea de funcionarios civiles estaban discutiendo los problemas del día. Su agenda era el tema de la rebelión libelika, los asuntos de la expedición Mundonuevo y la fabricación de nuevos soldados fortalecidos con la operación amanecer; El comienzo de la Operación Heaven’s Sun.

—Lord Mills… me temo decir que debo preguntarle dónde encontrará el dinero, la mano de obra y los recursos para todo esto. Solo reforzar a Verdun ha puesto a nuestra economía en un estado de pobreza.

Mills levantó la mano y bromeó de una manera que nadie podía decir si estaba siendo serio al respecto. 

—No menciones cosas irrelevantes, ¿de acuerdo? Si no hay suficiente, haremos algo, o al menos lo exprimiremos. Coimbra, por ejemplo, tenía la capacidad interna de alzarse contra nosotros con fuerza. Esto no nos deprimirá, es simplemente una prueba de que somos demasiado indulgentes.

—Primer ministro, han levantado una rebelión como resultado de ser empujados al borde de la muerte. Apretar más solo traerá sangre. Su Majestad, ¿por qué no dejar de ampliar el ejército y dejarlo donde está ahora?

Sin embargo, hubo una objeción al plan cauteloso del funcionario civil.

—Eso pondría a nuestra administración de Verdun en una posición peligrosa. En lugar de cualquier nuevo plan prometedor, deberíamos poner más fondos en la Operación Amanecer.

—No, simplemente deberíamos abandonar a Verdun. Si nuestro punto de apoyo está temblando, no tiene sentido un nuevo territorio.

—Eso no es razonable. Si hiciéramos eso, todas nuestras inversiones habrían sido en vano. Intenta no sugerir inútilmente acciones que no podemos tomar.

Las refutaciones continuaron volando entre los funcionarios civiles, pero no se llegó a ninguna conclusión en una escena que no fuera diferente de lo habitual.

—Entonces deberíamos explotarlos tanto como podamos. Úsalos como sacrificio para obtener más control sobre Mundonuevo. A partir de ahí, obtendremos bienes y enriqueceremos el imperio. ¿Estoy equivocado?

Todo quedó en silencio ante las palabras de Mills, pero Amil no tuvo una reacción particular. En resumen, el curso actual era seguir haciendo lo mismo. Siendo ese el caso, la propuesta de Mills fue la única que se utilizó.

—Mills, la Operación Sol naciente está bien, pero ¿qué será de Operation Amanecer II? Cuéntame la situación.

—Ya me he preparado para la adición. En la actualidad, los niños tomados del continente están siendo criados como la tercera generación. Estoy pensando en transferir simplemente a los enérgicos a la operación del sol naciente. Lord Befnam expresó gran interés en esto también. Si tiene éxito, será menos costoso y el aumento será mayor. Además, la instilación de lealtad ya puede estar a medio hacer.

Los actuales programas de súper soldados habían sido implementados por el anterior emperador Befnam. El hombre se había recluido en una iglesia para progresar fervientemente en sus locos experimentos. El que había unificado sus esfuerzos bajo el reinado de Amil había sido Mills, que estaba observando a Befnam para asegurarse de que no simplemente hiciera lo que quisiera. Llevaron a los sujetos mejorados a otro lugar para criarlos donde recibirían un entrenamiento duro y la educación que llamaron lavado de cerebro. Su capacitación tomó demasiado tiempo, y si pudieran reducir eso, los beneficios a largo plazo serían mucho mayores.

Aún así, para él haber dedicado gran parte de sus propios activos personales estaba más allá de mis expectativas. Había rumores de que había desbloqueado el secreto del Emperador Sol, pero podría ser cierto.

Según Mills, la Operación Amanecer, en la actualidad, sería imposible avanzar sin Befnam, ya que parecía que llevaba la llave con él en todo momento. Si Amil hacia el movimiento incorrecto, podría desaparecer o incluso ser destruido. Para escapar de esa situación, Amil quería impulsar la investigación, pero ni siquiera como el emperador titular Amil había podido comprender completamente todos los detalles de las operaciones realizadas. Tampoco parecía probable que Befnam entregara los detalles de sus planes, y Mills no había podido obtener mucha información. Befnam estaba mejor protegido en las instalaciones que incluso los soldados fortalecidos. Encontrar información sí que se diera cuenta probablemente sería sumamente difícil.

—Realmente debería haberle concedido a mi padre una muerte prematura, pero él ya es senil. Algún día lo heredaré todo. No tiene sentido entrar en pánico ahora que he llegado tan lejos.

Personalmente, Amil agradeció que Befnam estuviera encerrado en el centro de investigación en lugar de decir cosas innecesarias. Naturalmente, matar al hombre justo después de ser entronizado era demasiado obvio en el registro de Amil, ya que todo lo que lo habría comprado era la animosidad de aquellos leales a su padre.

—Más importante que el hecho de que mi padre está a cargo, creo que no sería un error decir que el nuevo plan ha tenido éxito, ¿no es así? Haga algo con respecto a los fondos y suministros, y tome cuantos hombres más necesite del continente. Haga arreglos inmediatos para contactar a Ernarz.

—Sí mi señor.

Amil se masajeó entre las cejas después de dar sus órdenes. La expedición no iba según el plan. Originalmente, se suponía que había obtenido el control total de la región noreste con su segunda expedición. Nunca esperó que la fuerza aumentada con los soldados de la Operación Amanecer pudiera ser rechazada. Así de fuerte era la resistencia del enemigo. Si pudiera recuperarse, Amil ganaría hegemonía. Todo lo que quedaba por hacer era esperar para ver quién se rendiría primero.

Sabía que la Iglesia de la Estrella gobernante no tenía mucho territorio ni poder militar, gobernando sobre los señores en nombre solo debido a su estado sagrado. Por esta misma razón, la captura de Verdun se había logrado tan fácilmente. El sudeste continental era impío y muchos de los señores actuaban en interés propio, por lo que era un área extremadamente fácil de atravesar para Amil.

—Debería esparcir a los señores Verdun y traer más soldados aumentados. Necesito aplastar la rebelión interna de inmediato. También tendré que darles un ejemplo con un castigo completo esta vez.

Falid había sido designado para dirigir a diez mil hombres y su Caballería del Sol Negro contra los rebeldes Giv y Karmbeeth, y había luchado para llegar a la frontera de Horn. Había habido informes de que sus fuerzas eran superiores, por lo que esperaba que lanzará una invasión de Karmbeeth pronto. Había acordado enviar treinta mil hombres a la región sur de la provincia que Gemb deseaba retomar: Longstorm. Siempre que llegarán antes de que cayera la capital, podrían alterarla en una guerra prolongada.

El Ejército del Círculo Rojo que había surgido en Coimbra no era una amenaza, pero Amil le había informado a Bartheck de Bahar que fuera a tratar con ellos si se volvían demasiado peligrosos. Había un fuerte sentimiento de que los simples plebeyos no podían cambiar la situación tanto. En primer lugar, tenían alrededor de cinco mil soldados en el sur Coimbra, lo que fácilmente sería suficiente para resolver el problema. Pequeños incendios se apagaron rápidamente. Gemb era el verdadero problema.

No pensó en detener la expedición como lo hicieron algunos de sus criados. Era el peor curso de acción posible, ya que hacerlo dañaría instantáneamente la autoridad del emperador, haciendo que todas sus inversiones fueran un desperdicio. Lo que tenía que hacer era propagar el desorden en el otro continente y aprovecharlo. Ya había un plan en acción para lograr tal objetivo, avivando las llamas del sentimiento anti iglesia en todo el continente; de la llama al infierno el fuego era solo cuestión de tiempo. Amil pensó que era mejor atacar una vez que las quemaduras se hubieran infectado.

Respirando brevemente, Amil habló para finalizar la reunión.

—He recogido todos tus pensamientos. Proporcionaré mis órdenes más tarde, así que…

Justo entonces, se escuchó un golpe en la puerta. La entrada a la sala había sido prohibida durante la reunión a menos que fuera una emergencia; garantizando que algo había sucedido.

—Entra.

—¡Perdón por mi intrusión!

Una guardia imperial entró y saludó.

Amil reprimió su ira y presionó al hombre

—¿Qué ha pasado?

—¡Sí señor! ¡Coimbra del sur ha caído en manos de los rebeldes del norte! ¡El comandante enemigo es Elgar Ludwig, el hijo mayor del fallecido Grohl!

—Es difícil creer que esto haya sucedido tan repentinamente. ¿Qué estaban haciendo Wilm y Gaddis? ¿No podrían ser igualados por niños y plebeyos?

Amil estaba completamente atónito. Tenía información de que el ejército del círculo rojo había comenzado una ofensiva, pero nunca había pensado que podrían capturar algo tan rápido. Tendría que preguntarle a Bartheck sobre eso más tarde. La derrota a manos de los plebeyos trajo gran vergüenza a los militares.

—Sí, señor, eso es…

—¿Qué? ¿Hay algo más?

—Ah, sí. ¡Noel escapó de la isla Willa y se mostró en las filas del ejército del círculo rojo! Muchos traicionaron al tambaleante ejército de Coimbra y pueden haber aumentado considerablemente la fuerza de la rebelión ”.

Noel. El demonio. Noel Bosheit. La pequeña Amil había perdonado a la isla Willa. Era una mujer tonta que tercamente negaba todas sus solicitudes para que se uniera a él. Parecía como si hubiera descubierto sus colmillos una vez más a instancias de un viejo rencor.

—Verdaderamente es una estúpida. Pensar que no podía leer el flujo del tiempo hasta el final. Póngase en contacto con Bartheck de inmediato y haga que envíe tropas. La élite de Bahar se ha preparado de antemano solo para este propósito. Enviaremos refuerzos desde la capital imperial, así que haga que empiece a reducir sus números de antemano.

La guardia imperial no estaba segura de qué hacer al escuchar las órdenes de Amil.

—¿Qué estás haciendo? ¿No escuchaste mis órdenes?

—El mayor general Bartheck es…

—¿Qué está haciendo exactamente el mayor general Bartheck? Estoy realmente curioso. Vamos, date prisa y avísame.

Las lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de la guardia imperial mientras gritaba en respuesta a la pregunta de Mills.

—¡El mayor general Bartheck ha caído en batalla con el enemigo en el paso de Yavits, al sur de Coimbra! ¡El que lo mató fue Noel Bosheit de la rebelión!

—Bartheck… murió, ¿dices?

—Condujo su caballería y carros de guerra para capturar a Madress. ¡Fue entonces cuando recibió un ataque sorpresa! ¡Las bajas de Baharan fueron más de mil!

Su voz amarga causó revuelo en la sala de reuniones. La muerte de Bartheck en la batalla tuvo serias implicaciones, ya que no solo era un general importante, sino también un gobernador de Bahar. El hecho de que un rebelde, además que fuera precisamente Noel quien había colocado una espina en su costado, se hubiera quitado la vida seguramente causaría que el ejército enemigo ganaran fuerza sin importar cuánto lo odiara Amil.

Otro soldado corrió hacia la sala de reuniones.

—¡Tengo un informe! ¡Los rebeldes que dicen ser el frente de liberación de Bahar han aparecido cerca de la capital occidental de Bahamas, Loldo! ¡Los insurgentes marchan sobre la ciudad mientras hablamos!

—¿Frente de… liberación?

El este de Bahar Bahar había estado en un estado de inquietud por algún tiempo. Probablemente, había pensado que la muerte de Bartheck era una buena oportunidad. Eran una reunión de tontos que pensaban que no serían derrotados, y aún conservaban la idea anticuada de que podían recuperar la gloria que tenían antes de ser dominados por el Imperio. Así fue como le pagaron por pasarlos por alto, y Amil lamentó haber dejado que las cosas llegaran al estado en que se encontraban. Una purga completa era la mejor manera después de todo.

—¡Su Majestad, este es un problema grave!

—¿Qué haremos, Su Majestad?

Profundamente perturbado, Amil dio sus órdenes con su expresión habitual. Era el gobernante absoluto del continente libelico. No sería derrotado. No podía ser derrotado.

—Movilicen a los treinta mil hombres que hemos preparado en el este de Bahar y notifíqueles que estén en la defensa de inmediato”.

—¡No podremos aguantar en la batalla de Longstorm!

—Los oficiales, personas y bienes de Longstorm han sido evacuados a Horn. En primer lugar, esa provincia fue creada para protegerse contra Gemb. La tierra en sí no tiene valor real. Estará bien preparar otra operación para retomarlo.

Gemb estaba ardiendo con pasión por recuperar su territorio perdido, pero desde la perspectiva de Amil, no era gran cosa. Pensando en la situación, lo más destacado hubiera sido casi imposible de defender.

—Entendido.

—Informe a Falid que no es necesario que su Caballería del Sol Negro defienda a Horn, y que es libre de abordar la situación de Baharan como quiera.

—¿Pero qué haremos con respecto a Giv y Karmbeeth? Tenemos informes de que si atacan, se apresurarán y tomarán la tierra como una avalancha.

—Esas provincias patéticas pueden caer. Sobre todo, no podemos perder la importante provincia de Bahar. Creo que necesitaremos la fuerza de la Caballería del Sol Negro una vez más si queremos detener al demonio. Haz los preparativos de una vez y derrota a los rebeldes. ¡Esta vez ejecutaremos cada uno de ellos! ¡Mata a todos los funcionarios que los apoyaron!

—¡Sí señor!

Amil se mordió el labio mientras miraba a los funcionarios civiles que habían comenzado a moverse sin ningún sentido de urgencia. Si Bahar cayera, ciertamente sorprendería a los oficiales y hombres imperiales, así como a los plebeyos; especialmente los militares, considerando la gran cantidad de ellos que vinieron de Bahar. Karmbeeth y Giv eran una monstruosidad, pero el frente de liberación tenía que ser tratado. Gemb era el mayor problema, y ​​Longstorm desafortunadamente tenía que ser abandonado. Se harían preparativos para defender a Bahar, y los problemas se resolverían uno por uno.

—Pero pensar que la bastarda de Noel me lo pagaría así, incluso después de todo lo que le había dado después de que fue derrotada. ¡Tomaré las cabezas de aquellos en el frente de liberación y le daré un descanso al alma de Bartheck!

Amil tembló de rabia silenciosa, y Mills se le acercó con su expresión gentil e inmutable.

—Su Majestad, solo hay una cosa que me gustaría probar, pero…

—¿Qué es? No te cotengas, solo dime.

—Sí, bueno, me gustaría implementar un plan que tengo para crear distancia entre Coimbra y Gemb. Bueno, parece que será difícil, pero incluso si fallamos al principio, puede que haya regresado para beneficiarnos.

—¿Un plan para separarlos?

—Si. El tema es darle al pequeño Elgar la oportunidad de reunirse con la casa Wardka. Hagámoslo oficialmente un virrey. Si lo acepta, bien, y si no lo hace, difundiremos rumores de que es un tirano que comienza las guerras sin preocuparse por la gente. En realidad, él mismo está realizando algunas actividades sospechosas. Después de todo, es el hijo de Grohl, por lo que la opinión pública sobre él probablemente podría empeorar en un instante .

Mills sonrió, y sus ojos parecían los de una serpiente. El plan no era malo: crearía una cuña entre dos enemigos, o podría servir para difamar a uno. Incluso si fallara, podría terminar con el mensajero decapitado. En el caso de que aceptara, Amil lo convertiría en un virrey y despejaría un problema de su plato. Amil realmente no creía que Elgar fuera tan tonto, pero cualquier cosa era posible con el hijo de su hermano. Después de pensar por un momento, Amil asintió.

—Actúa como quieras. Incluso podrías prometer devolver el honor de mi hermano. Felizmente podría ir por eso.

— Me alegra que lo apruebes. Por favor, deje todo a este primer ministro Mills.

La compañía de Noel fue recibido por la gente alrededor del castillo de Madress con un baile salvaje después de derrotar completamente al ejército de Baharan. Wilm era odiado por la gente por presionarlos por impuestos y Amil por enviar repetidamente expediciones. Noel era un héroe perfecto a los ojos de la gente por asestar un golpe a los militares de la provincia natal del emperador. Mantuvo su expresión todo el camino hacia el castillo, abriéndose paso a través de una multitud que la rodeaba como si fuera el emperador; cierta cosa en su mano.

—Ahora eres un héroe total, ¿eh? Apuesto a que no hay un solo hombre en Coimbra que no sepa tu nombre.

—Realmente es algo bueno. Terminaremos de inmediato si también perdemos. Lo importante es que la gente aquí se mantenga unida en tiempos difíciles. Por eso serán todos mis compañeros importantes hasta el final de la guerra.

Elgar tenía una expresión de dolor en la reunión, e Irvan parecía bastante pálido a su lado.

—Lo has hecho bien. Gracias a su trabajo, el Coimbra unificado pudo emprender un nuevo camino hacia la paz.

Noel se arrodilló respetuosamente mientras lo honraba — ¡Sí, señor, gracias, señor!

Incluso con amigos cercanos, había etiqueta. Esa era una palabra que había aprendido en Gemb. Tuvo que esforzarse por sí misma para asegurarse de que sus amigos no estuvieran preocupados.

—Capturaste a Madress, el castillo Evear en el norte, e incluso tomaste la vida de un gobernador de Bahar, Bartheck. No hay problema en llamarte el héroe de Coimbra. Personalmente, quería premiar sus esfuerzos con un ascenso a mayor general, pero…

Elgar detuvo sus palabras allí, decepcionando a Noel, que había pensado que podría haberse convertido en un gran general. Si ganara un gran estatus, sería capaz de moverse por sí misma sin ser obstaculizada, y sus compañeros aumentarían.

—Sir Siden de Gemb nos ha dicho que desea que espere antes de tomar una oficina importante. Normalmente, no permitiría que interfiriera, pero nos ha ayudado y prestado mucho hasta este punto. Además, no habló particularmente mal de usted, y por esta razón, nuestra discusión sobre el asunto terminó allí.

—¡Sí señor! ¡Entendido, señor!

—Bueno, Noel, ven aquí. Llamaré a un invitado y te quiero a mi lado para que pueda escuchar tu opinión.

—¡Sí señor!

Noel sostuvo su pequeño regalo envuelto en tela detrás de ella mientras se levantaba para pararse al lado de Elgar, casi perfectamente opuesta a Irvan. Esencialmente, era una proclamación de que valoraba a los dos casi igual. Noel le dio a Irvan una pequeña sonrisa y un saludo, y él tiró rígidamente su propia cara en una sonrisa.

—Entonces, no levantará exactamente nuestro espíritu, sino que llamará al ‘enviado especial’. Tenemos un invitado de Ribeldam.

—¡Sí señor!

El guardia del palacio salió y regresó con un solo hombre a cuestas. Era Griel, el hombre que una vez había visitado Grohl. Se arrodilló con una sonrisa detestable.

—Ciertamente ha pasado un tiempo, Lord Elgar. Dios mío, qué guapo te has vuelto. Tienes mi sincera celebración de tu victoria esta vez.

—Aceptaré esas palabras por el momento, pero eres de Ribeldam, una provincia al servicio del imperio. Desafortunadamente, eso nos convierte en enemigos mutuos.

—Jajaja, no es nada tan complicado, espero… Pero aún así, eres realmente heroico como tu padre.

—Señor Griel —Elgar mostró claramente su enojo, pero tuvo que aguantar solo para mantener un tono constante—no quiero escuchar ninguna formalidad innecesaria. Diré esto ahora: no confío en usted. Mi padre marchó a su propia destrucción con tus palabras, después de todo. Nunca lo he olvidado, ni siquiera por un segundo.

Al ver esto, Griel sintió que había tomado la decisión correcta para mantener su propio ritmo. Era un negociador veterano y confidente en su experiencia. Un gobernante joven e inexperto era su oponente, por lo que se había asegurado de golpearlo donde le dolía. Griel se había ganado a Grohl con sus propias manos, y su hijo era de un calibre similar, lo que hacía su misión más fácil que tomarle un dulce a un bebé.

—Querido, qué duro. Sin embargo, el siguiente orden del día es un regalo espléndido que puede ayudar a contrarrestar mi falta de respeto anterior. Estoy seguro de que te lo agradecerá.

—¿Qué podría ser?

Elgar dudaba y Griel sacó una carta del bolsillo de su pecho.

—Esta es una carta de su honorable tío, el emperador Amil.

—¡¿Te ​​estás burlando de mí, bastardo?! ¿No era él el enemigo de mi padre?

— No apuremos las cosas. ¿Quién, me pregunto, podría entregarle esto a Lord Elgar?

Irvan se adelantó y aceptó la carta, confirmando la autenticidad por su sello imperial. Elgar le indicó a Irvan con los ojos que lo leyera, así que se levantó, abrió la carta y la leyó con voz clara.

—He oído hablar del miserable estado de South Coimbra, y sé que estos eventos recientes han sido provocados por los gritos de la gente. Por naturaleza, Coimbra debe ser gobernado por un miembro de la casa Wardka. Ha habido un desafortunado conflicto, pero creo que es hora de ponerlo a descansar. Así lo declara Amil Wardka, cuarto emperador de Horsheido: Elgar Ludwig, representante del pueblo, unificador de Coimbra, será nombrado virrey. Una vez más, en reconocimiento de esto, se le ha permitido a Elgar regresar a la casa Wardka. Esto se aplicará de inmediato a Grohl también, y su honor será restaurado.

—Me proclamaron virrey, ¿dice?

—Si. Para ser sincero, esta es una oferta de paz … y me pregunto cómo la encontrarás. No creo que falten las condiciones. Gemb es ciertamente formidable, pero no debemos olvidar su brutal derrota a manos del Imperio del Sol. Incluso ahora, la Caballería del Sol Negro de Falid se dirige hacia allí, y los resultados probablemente no serán diferentes de antes. No tienes más razones para continuar con esta guerra más allá de una pequeña venganza… ¿Me equivoco?

—Puedes tener un punto.

Elgar parecía interesado.

Griel movió todo su cuerpo junto con su actuación.

—La ira es por un corto tiempo. Lo importante por ahora es otorgar paz a la gente y traer riqueza a la nación. Los que están por encima de los demás deben desechar sus deseos egoístas. Debes enterrar tu rencor y, una vez más, unirte al imperio para que puedas dedicarte a los asuntos civiles. ¡Hacerlo no solo te otorgará fama como un gran gobernante de Coimbra, sino que también te devolverá el honor de tu padre!

—Entiendo lo que está diciendo, señor Griel. Los contenidos son realmente espléndidos, o eso creo. ¿Qué piensas, Irvan?

—Sí señor. Somos aquellos que seguiremos a Lord Elgar por cualquier camino que tome. Por favor, proceda como lo considere conveniente.

Irvan había retenido su opinión porque sabía que no era su turno.

—Ya veo… entonces, Noel, mi amigo, ¿qué opinas de la historia del Sr. Griel?

Habiéndose puesto sus lentes en secreto, Noel esbozó una sonrisa. Elgar parecía a punto de explotar en comparación, pero de alguna manera mantuvo la compostura.

—Creo que es una historia maravillosa. ¡Realmente es una ganancia sin desventaja significativa! ¡Si procedemos como lo recomienda el Sr. Griel, podemos avanzar una vez más por el camino de la destrucción!

—¿Q-qué estás diciendo?

Noel hizo una demostración de ajustarse inteligentemente sus lentes ante la voz alzada de Griel. Luego, ella imitó a Riglette.

—¿Tu quieres saber? Cualquiera puede ver que el imperio está en decadencia; Un sol poniente. El emperador es un tonto que puso sus manos sobre una ambición infantil en otro continente mientras descuida sus propios cimientos. Una garantía de estatus como virrey de tal persona no tiene peso, ¿no es así?

—¡¿No es esto una afrenta?! —, Griel gritó, olvidando los conceptos básicos de la negociación.

Había sido afectado significativamente por la forma en que la mujer antes que él acababa de hablar. Sus ojos lo miraban como si fuera un insecto inferior, y sus palabras eran difíciles de tragar. En cualquier caso, Griel acababa de cruzar una línea y no podía regresar. Incluso mientras lamentaba sus palabras precipitadas, sabía que no podía disculparse.

—Todos saben que Ribeldam no tiene espacio para maniobrar. ¿No es por eso que viniste hasta aquí solo para tratar de ganar una recompensa de tu emperador? Quiero decir, también estás plagado de peste, ¿no? ¡Ajá, parece que no has cambiado nada desde antes, perro del imperio!

Elgar y el resto sonrieron cuando Noel se echó a reír. Griel tembló de rabia. Por cierto, Riglette también estaba enojada considerando a quién Noel imitaba.

—¡Ghhaa! Ustedes traidores! ¡Si el Imperio los enfrentará seriamente, no podrían resistirse, bastardos!

—Oh, Dios mío, pero este traidor es el que querías convertir en virrey, incluso traerlo de vuelta a la prestigiosa casa Wardka. Este emperador no solo es mentalmente lento, sino que también tiene una mala vista, ¿eh? Lord Elgar, puede ser mejor quemar esa carta.

—Irvan, quémalo y no dejes rastro. Es visceralmente asqueroso.

—Por tu voluntad.

Irvan sostuvo la carta sobre la llama de una vela hasta que no quedó nada; fue reducida a cenizas en un instante y arrastrado por el viento.

—¡Haré que te arrepientas de eso! En cualquier caso, ¡esto te llevará por el camino hasta el mismo final sombrío que tu padre!

—Lord Elgar, ¿qué piensas de dejar que el Sr. Griel vaya con las manos vacías después de venir hasta aquí? ¿Le damos un recuerdo? —preguntó Noel.

—No me importa. ¿Qué tienes en mente?

—Por favor, mira esto.

Noel tomó el paquete que había dejado a sus pies y se lo arrojó a Griel. Cuando Griel se encontró atrapándolo, la fuerza del lanzamiento hizo que la tela se alejara.

— ¡E-eeeeek!

—Es la cabeza que tomé del mayor general Bartheck. ¿Podrías llevar eso a tu gloriosa majestad imperial? Seguramente estará complacido.

— ¿No estamos derrochando un poco en esto, Noel?

Noel se unió a la pequeña farsa de Elgar, —¿Eso crees?

Griel estaba tan sorprendido que apenas permaneció de pie.

— Bueno, debería estar bien. ¡Guardias, nuestro invitado especial se va! ¡Sácalo a él y a esa cabeza del castillo!

— ¡Sí señor!

Después de que Griel fuera forzado a salir, Elgar habló con todos en la sala.

—No teníamos razón para aceptar ese tipo de mensaje desde el principio. Incluso ignorando cualquier sentimiento, no tenemos nada que ganar uniéndonos al imperio. Solo volveríamos a ser exprimidos.

—Puede llevar a la guerra, pero aún es mejor que regresar al infierno. Debemos limpiar la ceniza de lo que cayó en el fuego.

Perius estaba de acuerdo, ya que solo se quedó callado para ver cómo se desarrollaba la actuación. Desde el principio, unirse al imperio en las circunstancias actuales era el peor camino posible para eliminar todas las opciones: destruir Coimbra con el propósito de someter al imperio a las otras provincias.

Irvan expresó sus dudas con una mirada aguda en sus ojos, —Lord Elgar, deberíamos considerar que este mensajero ha sido enviado esperando rechazo en un intento de difundir rumores de que valoras la venganza de tu padre por la paz de los plebeyos. Probablemente se hayan escabullido en agentes para ese propósito.

—Entonces, ¿cuál crees que es nuestra mejor opción?

—Ignorarlo será simplemente caer en sus manos; por lo tanto, debemos ser honestos con la gente. Pongamos un gran aviso en el tablón de anuncios de cada ciudad informándoles sobre el asunto. Si bien es cierto que la gente está cansada y no quiere la guerra, no deberíamos tener ningún problema si impulsamos firmemente la idea de que debemos rechazar la paz del imperio con un dolor desgarrador si queremos evitar volver a los días de explotación .

Los plebeyos habían tomado la espada para salir de ese infierno. Si volvieran al infierno solo para posponer la próxima guerra, no habría sentido para nada de lo que hicieron, pero había una posibilidad de que la población exhausta mirara solo al presente y perdiera el futuro, por lo que la situación tenía que ser tratado adecuadamente.

—Muy bien, dejaré la gestión de este asunto a Irvan.

—Por tu voluntad.

Después de que Elgar vio a Irvan saludar y dar un paso atrás, abrió la boca una vez más: —Puede que hayamos logrado la victoria para nosotros mismos, pero Gemb, Giv y Karmbeeth, esas provincias que también se oponen al imperio, todavía están luchando. Mientras Coimbra está exhausto y eso es importante, si simplemente observamos, podríamos sufrir otra invasión imperial. En primer lugar, si no hubiéramos recibido la ayuda de Gemb y el resto, no habríamos podido ponernos en acción. Esa es una deuda que no debemos olvidar.

No se planteó ninguna objeción. Era muy probable que el próximo objetivo fuera Coimbra si los duros combates en Giv y Karmbeeth terminaban en su captura, y tener que defenderlo tan pronto después de obtener el control total los llevaría al límite.

— Ahora bien, se decidió una reunión de príncipes para discutir un plan para oponerse al imperio. Se decidió el otro día, así que me disculpo por no informarles a ustedes, señores, sobre esto antes, pero no pudimos correr ningún riesgo que pudiera haber ocasionado que la información se filtrara.

El anuncio de Elgar provocó un colectivo “¿oh?” de la audiencia Si las provincias dispares e independientes lucharan por instaurar un sistema de cooperación, podrían producir una fuerza militar suficiente para oponerse directamente al imperio. El imperio que se vio obligado a extender su fuerza militar por su presencia continua en el continente Mundonuevo; Una situación que significaba que podían llegar a rivalizar con el imperio en un instante.

—Lord Elgar, ¿cuándo sucederá eso?

—En diez días, en una ciudad de Gemb llamada Fresno. Reuniremos a todos los que vacilan, o parecen que podrían vacilar en su oposición al imperio. Este puede ser un evento que cambie el curso de la historia en este continente —, explicó Elgar con una tensión nerviosa en su expresión.

No había podido evitar que su cuerpo temblara cuando escuchó por primera vez las noticias de los mensajeros Gemb; No podía entender cómo la puerta para estar junto a cada príncipe podía abrirse a uno tan joven como él. Sin embargo, creía que podía manejarlo. Tenía compañeros fuertes, y creyendo en ellos, tenía que seguir adelante sin ser aplastado por la presión.

—Irvan, también Noel. Haré que ustedes dos vengan conmigo. Me gustaría tener su sabiduría como hombre del continente, y nombró a Noel directamente delegada como Gemb. De ninguna manera debes olvidar o dormirte sobre este asunto.

—Que se haga tu voluntad. Este humilde Irvan se siente honrado de poder asistir y participar en una reunión que aún puede dejar su huella en la historia .

—Sí, señor, entendido, señor.

La respuesta hueca de Noel contrastaba en gran medida a Irvan abrumado por la emoción.

—Noel, quiero que me prometas con tus propias palabras que no te quedarás dormido el día de la partida. Tienes la mala costumbre de olvidar cosas que no te interesan.

—Tengo la intención de esforzarme más que en el pasado.

—Lord Elgar —, Cynthia dio un paso adelante, —personalmente me aseguraré de despertarla por la fuerza, así que confíe esta tarea a su humilde servidor.

La expresión en blanco de Noel esbozó una pequeña sonrisa, y la sensación de tensión de Elgar pareció disiparse, sin dejar rastro de tensión mental positiva o negativa.

—En serio… bueno, entonces haré que Cynthia se una como guardia también. Señores, lo que viene después será crítico. ¡Espero aún más trabajo de su parte de aquí en adelante!

— ¡Sí señor!

Noel intentó escapar a toda prisa después de un saludo, y tuvo que lidiar con un fuerte golpe de Cynthia. Elgar no pudo contener su sonrisa ante el espectáculo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *