La Dama del Señor Lobo – Capítulo 14: La despedida, de ti y de mí (4)

Traducido por Maru

Editado por Michi


El sonido de la lluvia no paraba.

Una lluvia intensa cayó durante dos días.

No podíamos quedarnos en un feudo donde el señor fue envenenado.

Insistiendo en eso, la gente de Darich huyó de la mansión, pero estaba siendo retenida por una lluvia fuera de temporada que aún no podíamos salir de Laius.

Al ser retenida en una aldea rural sin posadas grandes, Joblin se sentía irritado mientras mecía su gran cuerpo. Parecía que también estaba enfadado porque se vio obligado a usar un granero que tenía una entrada grande ya que no había habitaciones que se ajustaran a su tamaño. Si se enojaba con esas cosas, debía reducir el tamaño de su cintura. Parecía que no podía pensar en tal cosa, ya que ahora estaba agarrando bocadillos como un águila, tragándolos como agua.

Me pregunté si era por eso que a madre le desagradaba, diciendo que el hombre estaba sucio.

Cerca del granero, había un campanario que tocaba cada seis horas para indicar la hora.

Dado que la campana sonó hace un momento, ahora debía estar amaneciendo. Apoyada contra la ventana cerrada con fuerza para protegerme de la lluvia, escuché el sonido de la lluvia.

En la habitación, estábamos yo, Joblin y tres sirvientes. No era un lugar donde todos pudieran encajar.

En cuanto a un sirviente, la persona se quedaba en el campanario. Debía ser doloroso escuchar de cerca la campana que sonaba por todo el pueblo cuatro veces al día. Esto también estaba bastante cerca, pero no era el mismo edificio, así que al menos no me sobresaltaba con el sonido.

Wilfred siempre salía a algún lugar para recopilar información.

Habían pasado cuatro días desde que salimos de la mansión. Había vuelto todos los días abatido.

—Él no está muerto todavía.

Esas palabras fueron mi única salvación.

Después de eso, nunca hablé con él. De su conversación con Joblin, pude entender que Joblin no se había dado cuenta de que era Wilfred.

—Si quieres ser un poco más adorable, te las daré también.

Miré a Joblin que me tendía una caja con restos de chocolate con la mano untada de chocolate derretido por la temperatura de su cuerpo como si fuera una cosa inmunda. No solo parecía sucio, la forma en que se lamía los dedos era realmente sucia.

Acababa de desayunar, pero parecía que ya tenía hambre. Como el sonido de la lluvia y el viento era fuerte, se levantó temprano después de todo. Sin embargo, había estado comiendo algo todo el día, por lo que podría no estar relacionado.

—Por favor, no se acerque. Se siente nauseabundo estar en la misma habitación. A menos que note su propia miseria, los cerdos en orzuelos aún tienen más elegancia.

—Hablas bien para una chica de campo. Corres la boca como una dama finamente educada.

—Es usted quien no puede hablar como un buen señor. Me preocupa que me culpe de su propia incompetencia.

El trozo de carne sacudió su cuerpo mientras reía.

Entonces la expresión de repente se volvió neutral.

—¿Estás tratando de hacerme enfadar, niña?

Ojalá cargara como un jabalí enfurecido y destruyera la ventana y la entrada, pero sabía que eso era imposible. Si se trataba del cuerpo de Joblin, podía reunir la fuerza suficiente, pero le costaba simplemente sentarse para no levantar su cuerpo para atacarme. Sería bienvenido si venía a cargarme en cualquier momento, pero ahora no tenía signos de moverse en absoluto. Rara vez se ponía de pie, por lo que había pocas esperanzas.

A diferencia del hombre que borró su expresión, sonreí más.

—Más bien, podría preguntarle qué está tratando de hacer esperando a una chica de campo.

Parece que me habían juzgado como un digno compañero de conversación, bien.

A pesar de su apariencia torpe, era una persona bastante meticulosa y ambiciosa. De lo contrario, no podría haberse mantenido tanto tiempo como un señor mientras esperaba la oportunidad de reclamar las tierras de otros feudos. El hombre que concluyó que las conversaciones conmigo en los últimos cuatro días no habían sido sin sentido dejó de apoyarse en la ventana y estiró la espalda.

En medio de la cara enterrada con carne, sus ojos, que eran extrañamente pequeños se entrecerraron, lo cual era bastante difícil de decir.

—Ese Tim astuto, tú, la joven de Laius, los niños en estos días dan miedo. Mis tripas se sienten mareadas.

—Me siento honrada por los elogios, pero no me siento feliz en absoluto de ser elogiada por ustedes.

—No, no, es realmente aterrador. Al principio pensé que eras solo una chica de campo aburrida, pero luego un hombre tan astuto como Tim no te dejaría. Fue la elección correcta para traeros, pensando que sería interesante.

Los ojos que solo podían verse como círculos dependiendo del ángulo, me miraron en silencio.

—¿Escuché que incluso domaste a ese señor lobo?

—Un lobo es un lobo porque no sigue a la gente. Las cosas que menean la cola ante la gente no son lobos, sino perros. ¿Ni siquiera lo sabe?

Y las cosas que eran domesticadas por la gente sin mover la cola, no eran perros.

Solo humanos. A la gente le gustaban los demás como personas. Solo eso.

Sin embargo, no tenía planes de decirle eso. Decir que él era solo un humano, para aquellos que no podían entender algo tan obvio, no servía de nada decirles eso.

Cuando le solté una risa aguda, Joblin resopló y agarró más chocolate con las manos. Sin importarle que se estuviera derritiendo por la temperatura de su cuerpo, se las metió en la boca y lamió lo que quedaba en sus manos.

—Ojalá pudiera haber tenido una oportunidad, aunque sea una vez. Podría haber elegido a un hombre de cabello negro adecuado para hacer un niño y usar al niño como un pretendiente para tomar el lugar, es una cosa lamentable.

Habló de algo sucio como si estuviera hablando de chocolate. Dispuesto a elegir cualquier método para sus objetivos, este era el señor de Darich. Tan feo como mi padre y aún más astuto.

—Incluso sin tener que buscar muchachas campesinas groseras, tiene mucha gente que estará con él. ¿Por qué no me deja ir si no le sirvo entonces? Podría cumplir si me lo ordena.

—Bueno, no te apresures a llegar a una conclusión como esa. Una vez que pase la tormenta, podría usarte inmediatamente para Darich. En esa situación, pensar lentamente es posible, ¿no es así?

—No hay nada en qué pensar.

El hombre que se lamió los dedos con su lengua gruesa sacudió su cuerpo con perplejidad.

—El lugar, el vestido, la comida, los invitados. Hay muchas cosas en las que pensar, ¿no? Incluso si eres una chica de campo, debes haber soñado con casarte. Qué, ten la seguridad. Déjame darte una generosa ayuda.

Por un momento, no me di cuenta de lo que estaba hablando. Me pregunté qué tipo de cara había estado poniendo. Un rostro estupefacto o inexpresivo.

No podía decirlo, pero parecía que era suficiente para hacerlo reír, mientras Joblin mecía su cuerpo de placer.

—¿Ah?

—Mi propia nieta también acaba de cumplir la mayoría de edad y se enamoró de él, así que deseo animarla de todo corazón, pero lo más importante son los sentimientos de la persona en cuestión. Insistió en que debe tenerte a ti y solo a ti. Yo también deseo apoyar el amor de los jóvenes..

Después de apenas lograr pronunciar esas palabras, el trozo de carne se rio alegremente. Hace un momento, estaba diciendo que quería usar a un hombre de cabello negro adecuado para tener un hijo, pero ahora estaba animando al amor.

Tanto Joblin como Wilfred me enseñaron con todas sus acciones qué era la duplicidad. Sin embargo, no era diferente. Yo también mentí con indiferencia. Mentí sobre cosas importantes y viví solo como una contracción.

Había estado pensando durante los últimos cuatro días. Incluso ahora, seguía pensando mientras escuchaba el sonido de la lluvia.

Recordaba la cara de todos cuando salí de la mansión.

Doloroso. Amargo. Eso no fue todo. En esta vida, muchas sonrisas eran amargas. Había mucha gente buena. Gente amable, gente cálida. Esa gente me sonrió amargamente.

Recordaba esos rostros.

Podría ser que desperdicié estos últimos quince años. Había pensado que si me aferraba obstinadamente y no me sentía feliz, sería expiada. Viviendo así, había herido a otros, había hecho que la gente se preocupara, había puesto expresiones oscuras en sus caras. Me estaba confundiendo a mí misma pensando que esta obstinación estaba bien. Dolor, sufrimiento, tristeza, había pensado en ellos como los pecados de mi vida anterior, empujándolos sobre mí misma. Al decir que no debería ser feliz, haciendo infeliz a mi entorno, era posible que haya estado huyendo.

Si realmente quisiera expiar, si realmente quisiera compensarlo…

No debería haberme hecho infeliz y herir a las personas amables, sino dar felicidad tanto como había pecado.

Como Kaid, podría haber luchado para hacer feliz a la gente, pero me dirigí en la dirección opuesta y lastimé los corazones de las personas amables. En lugar de hacer tales expresiones, podría haber sonreído. Ahora lo sabía.

Siempre cometía errores. Solo me enteraba de ellos después de que fuera demasiado tarde.

Pensando que no podía ser feliz, me aislé, sin intentar saber nada.

Era lo mismo. No había cambiado nada desde que no sabía nada.

Ah, realmente soy una mujer estúpida. Me enteré de eso solo ahora. Lastimé a esa gente amable más allá de la curación y los dejé…

Kaid, ah, Kaid.

Lo siento, lo siento mucho. Isador, no soy solo un grillete. Soy una maldición. Borracha de infelicidad, rociando infelicidad, soy una calamidad…

—Oye, Tim.

—Eso no es muy agradable, señor Joblin Las palabras de la propuesta que pensé cuidadosamente se echaron a perder.

—Jo, jo. ¿No fue una buena lección para ti aprender que discernir el momento es lo más importante?

No sé cuándo se cambió, pero Wilfred tiró su ropa mojada, se encogió de hombros y se rascó la cabeza.

—Entonces al menos dame tiempo para persuadirla, por favor.

—De todos modos llueve. Hay un montón de tiempo.

—No puedo persuadirla a menos que estemos solos nosotros dos. Dado que es una princesa protegida.  

—La chica del campo habla con descaro. Pensé que era extraño que estuvieras interesado, pero, de hecho, es una chica interesante. Grandioso, te prestaré el carruaje. Puedes hablar con ella todo lo que quieras.

—Estoy agradecido y feliz, sin embargo, es muy generoso de su parte.

—Qué, uno necesita divertirse incluso en un clima sombrío. Aunque, tendré el carruaje de vuelta, así que no lo ensuciarás, ¿está claro?

—Dado que está hecho especialmente, no haré una cosa tan molesta. Entonces, vámonos, Shirley. 

Me puse de pie sin tomar la mano que me tendían.

Wilfred enarcó hábilmente una ceja.

—Vaya, ¿la princesa puede levantarse sola?

—Ella se puso de pie, mmmmm…

Durante mucho tiempo, las personas que no me abandonaron incluso cuando seguía cometiendo errores me enseñaron. Aún no. No había devuelto nada todavía. Todavía no me había disculpado por nada. Para todos, para esa persona.

Kaid, lo siento, Kaid.

Te atrapé en mí y te hice ahogarte. Tú que te estabas ahogando en la infelicidad, esta vez te levantaré. Te llevaré a un lugar luminoso. Definitivamente lo haré.

Así que, por favor, no mueras. Por favor, sigue vivo. No digas que era demasiado tarde o que no pudiste asistir. Pase lo que pase, volveré por ti, así que no te mueras. Por favor, mantente vivo.

Dios, te lo suplico. No me importa si toda mi suerte se acaba. Seré feliz incluso sin suerte. Nunca esperaré la felicidad, nunca más. No huiré. Pase lo que pase, nunca me rendiré en intentar ser feliz. Daré todo de mi para que la gente que me vea no se entristezca.

Así que por favor, Dios. Ayúdalo.

Bajo la lluvia, nos dirigimos a los carruajes. Tim pasó junto al carruaje que era al menos tres veces más grande que los demás, abrió la puerta de un carruaje pequeño y se subió.

Como solo tenía malos recuerdos de ese carruaje, no me importó, pero lo estaba mirando de todos modos cuando me empujaron dentro.

—Probablemente haya alguien dentro de eso. Estoy seguro de que no quieres que los demás lo escuchen, ¿no?

—Cierto.

Incluso si era pequeño, era lo suficientemente grande para que subieran cuatro personas. Había espacio para eso.

Me limpié el pelo que se mojó por la lluvia. Nos sentamos con las rodillas una frente a la otra y agarré mi dedo índice y medio.

—Déjame ir.

—Tengo una pregunta.

Era un hombre que no escuchaba a la gente. Bueno, supongo que era igual desde que pedí una solicitud antes de escuchar a la otra persona.

Sin otra opción, cerré la boca. Actualmente, Wilfred tenía el liderazgo.

Para mí, que guardé silencio, Wilfred se golpeó la rodilla con el dedo índice. Este era su hábito. Como nunca lo vi haciéndolo como Tim, él también conocía el hábito.

—Tú, escuché que seguías negándote a casarte conmigo. Escuché que seguías pidiéndole a tu padre que lo cancelara.

—Si hubiera sabido que eras este tipo de persona, me habría sentido mucho más disgustada, pero y qué.

—En la mansión, vi que estabas un poco alterada o que tenías una debilidad por él, pero… ¿podría ser que ya eran amantes en ese entonces?

No había razón para estremecerse ante la mirada que no se perdería ni un parpadeo.

—¿Qué pasa con eso?

Los ojos se abrieron de par en par.

Incluso una niña ignorante y tonta sabía que la hija de un noble se casaba por el bien de la familia. Por lo tanto, había pensado que si se descubría mi relación con Helt, lo despedirían y no podríamos volver a encontrarnos. En realidad, no solo habría perdido su trabajo, sino también su cuello. Incluso si no pensaba tan lejos, los dos nos veíamos en secreto para que nadie lo supiera. En ese entonces no sabía que Helt era bueno para ocultar tales cosas, pero lo hizo muy bien. Para empezar, no era muy cercano a las criadas y solo había unas pocas personas con las que era amigable.

Uno de esos pocos fue Caron. Le había dicho a Caron. Siempre que iba a encontrarme con Helt, ella me ayudaba.

Sin embargo, por eso, cuando rechacé el matrimonio de la familia sin ningún motivo, padre no lo permitió.

—Entonces, no solo fuiste traicionada por tu sirviente, ¡sino por tu amante! ¡Esta es una obra maestra!

Wilfred se rio mientras se sostenía el abdomen, con lágrimas en los ojos. Cuando le respondí que sí, me agarró por el cuello.

—Eres una idiota. Si ese es el caso, ¿qué diablos estás haciendo?

—Nada, no hice nada. No he hecho nada para que él sea feliz.

Con el sonido de piel golpeando piel, mi visión se volvió borrosa. Me abofetearon o golpearon. No importaba.

Corregí el ángulo de mi cabeza, que se volvió al recibir un golpe en la mejilla.

—¿Pretendiendo ser una santa?

—Eso es bueno. Más bien, es del tipo siniestro.

Me limpié los labios torcidos y los escupí. Torció la cara un poco sorprendido. Ese rostro era un deleite que parecía una locura.

—Estás haciendo una buena cara. En ese entonces eras una mujer aburrida que ni siquiera sabía blasfemias. Si no estás satisfecha, le estás poniendo esa cara a la persona equivocada.

—Wilfred… ¿por qué ahora? Ahora, no soy la única hija del señor de Laius, ni tengo sangre real, solo soy una simple chica de campo. Desde hace mucho tiempo, estoy segura de que realmente no te agradaba.

—Sin embargo, me gustaba mucho tu rostro y tu cuerpo.

Pervertido.

Cuando me quedé en silencio ante la respuesta que era difícil de responder, se rio entre dientes. Apoyó los codos sobre las rodillas, apoyó la cabeza en las manos entrelazadas y me miró.

—Bueno, te has sentido sola, ¿no es así?

Con una voz que uno podría malinterpretar como amabilidad, sonrió.

—Es solo una humillación seguir reviviendo a través de los recuerdos un lugar que no volver a nuestras manos. Deberíamos estar aguantando el arrepentimiento de haber sido asesinados por él, mostrándole eso. Oye, creo que tú también deberías ser así. ¿Cuántas veces nos mataron incluso en simples conversaciones de almohada? Con la bonita voz de los bardos, en los dibujos de bufones errantes, en las clases de la escuela, en los juegos de los niños, ¿cuántas veces morimos? ¿Con qué frecuencia la gente se regocijaba por esa lamentable vista?

—Fuimos justamente odiados. Fuimos perseguidos con justicia, así que es algo natural.

—Todos aplaudieron y vitorearon por nuestra muerte. Como ya no existimos, se agregan los delitos que no cometimos. Los niños juegan con figuras en mi forma. Mueven la cabeza, los golpean con palos, les tiran piedras, pero sus padres no los castigan. Aunque no conocen el dolor de las piedras arrojadas y los golpes con palos, reproducen con frialdad lo visto.

—Wilfred.

—Sin embargo, ciertamente estamos aquí. Todavía estamos aquí. Aunque nadie lo crea ni nos reconozca, estamos aquí. Estaban aquí. Aún no ha terminado. Para aquellos que así lo crean, les haré darse cuenta de ello sin lugar a dudas.

—¡Wil!

Como cuando una bestia muestra sus colmillos más allá de sus labios, grité instintivamente.

Pareció sorprendido por un momento y luego ocultó sus dientes.

—Eres la única que me llama así ahora.

Por supuesto. Desde que nacimos como personas diferentes.

Incluso si todo fuera como nosotros.

Wilfred apoyó la cabeza en las manos apretadas y miró hacia abajo.

—Si fuera algo de un pasado lejano, lo habría tolerado. Si fuera solo historia, habría vivido como Tim. Sin embargo, no lo es. El hombre que mató lleva una vida sin preocupaciones incluso ahora y el lugar está lleno de gente que se regocija por nuestras muertes. ¡Como si pudiera vivir así! ¡Las personas que no me dejarán olvidar que soy Wilfred son ellas! Me convertí en Wilfred en sus manos. Ellos asumirán la responsabilidad de eso.

—Tú y yo éramos reliquias de un jardín en miniatura ya arruinado. Ya habíamos atormentado bastante a Laius. Éramos plagas que acosaron la tierra, la gente. Conmocionamos a Laius e hicimos que la tierra quedara desolada. Entonces fuimos removidos. Eso fue todo.

—Lo dices porque las cosas que perdiste te las dieron. Gané todo con mis manos. Luego me robaron. Así que los voy a devolver, eso es todo.

—Eso no se puede permitir.

No dije eso en voz alta, pero cuando levantó la cabeza y me vio, comprendió cómo me sentía.

—Yo que fui asesinado por él, lo mataré. Entonces tal vez renazca. Entonces podría morir por sus manos. Incluso si eso se repite… No te perderé. Eres una persona de este lado. Porque así es. Eras nuestra flor. Eras la flor que florecía en la cima de nosotros.

—Ya se marchitó. Porque soy la flor infructuosa de Laius. Desaparecí sin dar fruto.

—No, estás aquí. Sigues aquí conmigo.

Parecía que se estaba diciendo eso a sí mismo.

—No… Estoy solo. Me siento solo por mi cuenta. No hay nadie que no conozca a Wilfred, el diablo de Laius. Sin embargo, la única persona que sabe que soy Wil, Wilfred, eres solo tú ahora. Y solo yo te conozco. Solo una persona en el mundo, yo sé lo mismo que tú. Solo tú y yo estamos viviendo en este mismo infierno.

La mano que se extendió mientras miraba hacia abajo de repente agarró mi codo. Sin tiempo para siquiera sentirme asustado, fui atraída y abrazada. Después de que traté de alejarlo confundida, mi mano se detuvo mientras trataba de empujar su hombro.

Estaba temblando. Los brazos en mi cintura, la cabeza en mi pecho.

Su temperatura corporal temblorosa se podía sentir.

—¿Soy un lunático? ¿Soy solo un lunático que cree que tiene una vida pasada? Eso está bien, eso todavía está bien, así que por favor… quédate conmigo. Por favor, no me dejes en paz.

—Wil, por favor, déjame ir.

—No te pediré que me des tu corazón. Sin embargo, si no serás mía, por favor di que al menos no serás de nadie.

—No, no contigo.

—¡No te dejaré ir! ¡Al menos, no dejaré que seas suya! No importa lo que suceda, donde sea que huyas, incluso si ambos morimos, ¡te encontraré!

—¡Wil!

Ambos estábamos llorando. Llorando mientras intentaba arrancarme la ropa, llorando y gritando mientras me perseguía, luchamos violentamente, lo que hizo que el carruaje se balanceara pesadamente.

La cinta para el cabello fue tirada y rasgada. Los botones volaron. Dado que ambos cuerpos no habían terminado de desarrollarse, la diferencia física no era tanto como la de los adultos. Así que tanto Wilfred como yo fuimos golpeados.

Cuando gemí por haber sido mordida en mi cuello y aflojé un poco mis fuerzas, se volvió descuidado. Usé todas mis fuerzas para alejarlo.

En ese período de tiempo en el que perdió el aliento por golpear en el pequeño carruaje, salí corriendo.

La lluvia había cesado antes de que me diera cuenta.

Era un poco tarde para ver el amanecer, pero las nubes espesas se aclararon rápidamente. El viento, que todavía era un poco fuerte, recogió mi cabello suelto y lo golpeó contra mi ropa.

Sentí que Wilfred salía del carruaje detrás de mí. Sin embargo, no podía moverme. Wilfred tampoco se abalanzó sobre mí. Se quedó mirando distraídamente el mundo y luego salió corriendo como si lo repeliera.

Las campanas resonaban.

Las cortinas de la noche cayeron sobre el pequeño pueblo de campo. Observé distraídamente mientras la aldea se teñía de negro. Porque hoy era el Festival de la Liberación. Era el día en que las decoraciones que estaban siendo suprimidas por la lluvia brillarían con la luz del cielo.

Sin embargo, divagué si llegaba la noche por un momento.

Pero las nubes se desvanecieron rápidamente para revelar un cielo azul refrescante.

Sonaban las campanas.

No había pasado mucho tiempo desde que sonaron las seis de la mañana, pero las campanas no se detuvieron.

Me pregunté qué era esa cosa negra.

La sombra negra ondeaba con el viento. El negro vacilaba en los tejados y el color negro teñía las ventanas. La gente escondía sus rostros y miraba hacia abajo mientras sus ropas negras se empapaban. La gente que debería estar loca de alegría por el festival tenía la cabeza gacha, el negro fluía a través del pueblo.

La fuerza dejó mis piernas y tenía mis rodillas en el piso mojado.

Delante de mí, Wilfred regresaba, jadeando. Aunque tenía una expresión terrible hace un momento, sonreía como niños normales, como Tim.

Una sonrisa brillante e inocente.

—Esta mañana, Kaid Falua murió.

Anunció como para decírselo al cielo.


Maru
No, no, no, no. Pero eso no puede ser. ¡No puede seeer! Yo no necesito dormir, necesito respuestas. Me voy por respuestas al siguiente capítulo.

| Índice |

2 thoughts on “La Dama del Señor Lobo – Capítulo 14: La despedida, de ti y de mí (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *