La Dama del Señor Lobo – Capítulo 15: Tú y yo

Traducido por Maru

Editado por Michi


Se dispuso un escenario gris. Rocas y piedras cayeron sobre una montaña de un color que uno sospecharía que habría más guijarros que tierra. Los campos cercanos también tenían una cantidad abrumadora de tierra en comparación con la hierba, con solo parches minúsculos de hierba.

Los caminos eran desiguales, lo que hacía que el carruaje se balanceara de izquierda a derecha. Joblin, que normalmente se quejaba, estaba disfrutando ahora del ritmo.

Sin embargo, el paisaje gris cambió drásticamente al entrar en una aldea.

Como las aldeas anteriores, el velo de la noche había caído sobre él.

Un pueblo de piedra, silencioso como la muerte. En tejados afilados, en ventanas, todo estaba cubierto de tela negra.

Después de mirar afuera a través de las cortinas del carruaje, Wilfred silbó.

—Increíble, o debería decir que es su ciudad natal después de todo. Está lleno de negro. Echa un vistazo —dijo y lentamente levantó mi cabeza con su dedo.

Un pueblo que se quedó en silencio a pesar de que no es medianoche ni invierno.

Situado cerca de la frontera entre Laius y Darich, esto era Kolkia, el punto más al norte de Laius.

La ciudad natal de Kaid.

—Vámonos alguna vez.

La tierra que prometió, la promesa que rompí.

Incluso después de que la tormenta amainó y pudimos partir, el efecto de las fuertes lluvias fue enorme. Hubo muchos deslizamientos de tierra en las carreteras. Las carreteras de uso frecuente estaban bloqueadas y la gente no podía viajar.

Tomó más de un día donde normalmente tomaría solo medio día.

Además de eso, fue bastante difícil con los desastres, pero Laius no tenía un señor ahora. Había una persona para esos momentos, pero no importaba cuánto lo hubiera intentado, no podía seguir el ritmo de la cantidad de trabajo que Kaid había estado haciendo solo. Además, la gente aquí y allá que recibió la noticia del asesinato del señor exigía una explicación.

Joblin ocupaba toda una sección de asientos del amplio carruaje. Estaba bien ya que era su carruaje, sin embargo, parecía que estaba apretado a pesar de que tenía todo el espacio para él.

Sentado a mi lado, Wilfred apoyó la barbilla en la rodilla y me miró.

—Estás haciendo una mueca terrible.

Era consciente de ello.

Sin siquiera pensar en arreglar mi cabello, miré mi cabello despeinado descansando en mi cara. Se veía mucho más claro de lo que lo recordaba. Me pregunté si mi cabello se volvería blanco a este ritmo. Entonces mi cara también envejecería mucho. Ya estaba poniendo una cara deprimente, me pregunté si entonces me convertiría en una bruja con el pelo blanco.

Habían pasado casi dos días desde entonces. Sin embargo, no dormí mucho. No podía dormir.

—Pensé que romperías a llorar.

Me notó con interés quién no había creado una sola gota de lágrima desde el día en que el mundo estaba envuelto por la noche.

No podías llorar si había demasiada tristeza. Lo sabía.

Pero ni siquiera hubo eso. Ni siquiera me sentí triste. No pude sentir nada. Mi corazón se congeló.

Me preguntaba si fue el último.

¿De qué fue la última vez que hablé con él? Cierto, lunares. El estado de ánimo se volvió incómodo después de que mencionamos los lunares y se puso nervioso. Se sintió algo embarazoso.

Pero entonces, Kaid se tiñó de rojo y sonrió después de limpiarme el rojo.

¿Eso fue todo?

¿Kaid ya no estaba aquí?

¿No estaba en ningún lado?

¿Kaid no se encontraba en ningún lugar de este mundo?

Helt desapareció y apareció Kaid. Sin embargo, no apareció nada cuando Kaid desapareció. ¿Por qué?

Aflojé el duro candado de mis manos y miré fijamente.

Lo preparé con estas manos. Le preparé su té. Mis manos lo envenenaron. Ah, ¿por qué no bebí primero? Si bebiera primero, él no lo habría bebido. ¿Por qué no llamé al médico de inmediato? No debería haber entrado en pánico. ¿Por qué no había antídoto? Realmente lo necesitaba.

¿Por qué tuvo que morir?

No hice nada todavía, no hice nada por él.

Ni una cosa.

Aunque la tierra era vasta, había poco espacio para que la gente viviera. Pasamos por el pueblo de casitas en el campo rocoso en un camino pedregoso que apenas estaba en buen estado.

Se oían las corrientes de las aguas del río. El río que se desbordaba por la lluvia que había caído hasta ayer rugía a borbotones. Era como si fuera rencoroso. Un sonido que era como si enloqueciera por perder a un amado hijo de la tierra vino del suelo.

Disfrutando de la rabia de Kolkia, Joblin habló con voz aguda como si fuera a tararear.

—Dios mío, Tim. No debes intimidarla demasiado.

—¿No quieres burlarte de la chica que te gusta?

—El resentimiento de una mujer es aterrador. Es vengativo y se adhiere incluso a cosas no relacionadas, reviviendo una y otra vez hasta que finalmente muere.

Sintiéndose bien, Joblin dejó escapar una risa que fue más corta y más grave que la de un búho.

—Más importante aún, habla sobre la boda. Una vez que lleguemos, comenzaremos a prepararnos de inmediato. También estoy ocupado. Laius se verá envuelto en una tormenta. Bueno, en realidad, es como un lugar que el lobo creó por su cuenta. Espero que el lugar esté lleno de enemigos. Espero que la enfermedad se propague. Espero que el flujo no se detenga. Ojalá pudiera haberlo hecho de nuevo hace quince años.

Entre las cosas que aparecían, me preguntaba si había una sola cosa en la que este hombre no probara su suerte.

—Era un hombre terriblemente desagradable. Como lo hizo solo, se habría derrumbado si hubiera desaparecido. Sin embargo, no colapsaría a menos que lo borraran. Algo lo mantendrá mientras ese hombre esté allí. Él era la bestia molesta.

El Laius que escapó a la destrucción hace quince años apareció. El lugar llamado Laius desaparecería. El Laius que él protegía será tomado por el hombre frente a mí.

Cuando miré hacia adelante, una alegre voz de se escapó de la carne.

—Estás haciendo bonitos ojos. Es como si me fuera a arrancar la garganta. ¿De verdad no eres el compañero de ese lobo? Tim, ten cuidado de no ser asesinado en la ceremonia.

Cuando lo miré, Wilfred distorsionó su rostro sin contenerlo. No era una cara que no pudiera contenerlo. Era una expresión llena de alegría.

—Agradable… emocionante. Como estás ahora, creo que te verás muy bien con un vestido rojo brillante.

Si tenía que ponerme algo así, estaría envuelta en llamas para teñirme de rojo. Entonces estaría satisfecha.

—Aun así, hagamos la ceremonia en negro. Nos casaremos con ropa de luto. ¿No es perfecto para nosotros?

No débil, sino algo negro y espeso se desató en mi corazón. Todos los sentimientos reprimidos fueron absorbidos y quemaron el interior de mi cuerpo.

Wilfred sonrió inocentemente como un niño pequeño.

—¿Quieres morir?

—Quiero matar.

Ante las palabras que fluyeron, Wilfred se rio a carcajadas esta vez. No podía sentir pena, pero el odio estaba allí como si estuviera vivo y respirara.

Se estaba riendo el ombligo, pero continué.

—Dame una prueba en Laius.

En un abrir y cerrar de ojos, su rostro perdió toda expresión. Me pegaron en la mejilla. Sin importarme, lo agarré por el cuello. El cuerpo que acerqué con mi peso cayó. La cara estaba tan cerca que los labios casi se tocaron.

—El crimen de envenenar al señor de Laius, como pueblo de Laius debe ser juzgado, en Laius. Pase lo que pase, no cambia que seamos de Laius.

Nunca te perdonaré si Kaid muere.

No había mentira en eso. No perdonar. Para siempre, incluso después de la muerte. Incluso si volvíamos de nuevo.

Ve y muere.

Te mataré.

Palabras que eran en cierto sentido contradictorias pero que deseaban el mismo resultado se me quedaron grabadas en la cabeza.

Espero que se te rompa la columna vertebral, que vomites sangre como si fuera el fin del mundo y sientas lo mismo, no, un dolor aún peor antes de morir.

O eso pensé.

Aunque no podía llorar, el odio seguía brotando. No podía perdonarlo. No importaba cuánto lo intenté, eso permaneció.

Sin embargo, incluso si lo matara aquí, no cambiaría nada. Matar no me haría sentir mejor, ni traería nada a cambio.

Incluso si sucediera un milagro y me reuniera con Kaid, sus manos me dejarían.

Kaid era un señor. Para la gente, para Laius, trabajó como un señor hasta el final.

Protegió el lugar que destruimos. Fue él quien se sacrificó, pero protegió incluso lo que le obligué a soportar.

Me pregunté si podría vivir una vida en la que Kaid pudiera sonreírme. Cuando nos volvamos a encontrar, me pregunté si no tendría que sentir vergüenza, no sentirme desanimada ni huir. Me preguntaba si te podía sonreír.

Me preguntaba si finalmente podría sonreír de felicidad.

Entonces, podría haber derramado una lágrima por primera vez.

Al menos, no estaría feliz si mataba a Wilfred. Definitivamente hará esa sonrisa solitaria y me mirará con tristeza. Podía decirlo ahora.

Decidí no perseguir la infelicidad. Decidí que no lo soportaría ni lo perseguiría.

No era el pasado lo que no debería verse. La gente se daba la vuelta y avanzaba. Paré sin ver el futuro. No pude ver el agujero y tropecé, luego me caí porque no podía ver la mano que estaba estirada.

No avanzaré si no podía ver el futuro, si no podía verlo en el futuro. Incluso si solo estaba en el pasado.

Decidí alejarme. Desde el lugar oscuro al que caí, a un lugar brillante.

Tú me diste ese camino. Tuviste que abandonar ese camino por mi culpa, pero lo hiciste en Laius.

Reconstruiste todo, desde los adoquines desmoronados, nivelaste la codicia de los que arañaron, reparaste las paredes derrumbadas y calmaste la ira del cielo.

Le diste caramelos a los niños hambrientos, sueños a las familias menguantes, mañanas a los bebés.

Le diste amor a una mujer tonta.

Te cargué con tantas cosas, pero solo te ofrecí una.

Era el collar arruinado que la amable chica me dio.

Una flor azul para ti.

Un jacinto azul.

Amor para ti.

Amor de una mujer insensata.

“Amor” inmutable.

Wilfred también me agarró por el cuello y era más fuerte después de todo. Me agarró con fuerza y ​​me puso de puntillas.

—Ah, ahora me gustas mucho. Estás en una liga diferente a la de esa mujer aburrida que solo era hermosa. Si quieres frotarme de la manera incorrecta, no te rompas. No te rompas y te dejaré seguir invocando mi ira. Había matado a todos los que hicieron eso hasta ahora, pero te perdono. Ah, me alegro de que seas mi prometida. Te quiero. Te amo desde el fondo de mi corazón. Eres el único para mí. La única persona que me conoce eres tú. La única flor que necesito en mi jardín eres tú.

Me pregunté si simplemente no logró encubrirlo con amor, o si realmente lo dijo en serio desde el principio. Las palabras hilaron una historia con una forma desconocida que era similar o diferente a la bondad. Wilfred se arrodilló sobre una rodilla como un caballero y me miró desde algo que era como un lodo espeso.

—Mi flor tóxica, por favor cásate conmigo.

—No. Nadie estará feliz.

—Al menos lo estaré. Tendré cuidado de hacerte mía. Si eres tú ahora, siento que darías a luz.

—De ninguna manera.

Después de decir algo que no quería imaginar en varios significados, Wilfred se rio con alegría.

—¡Eso es lo que yo llamo un gemelo amoroso!

Aunque no sabía el significado real, Joblin se rio a carcajadas después de llegar a una conclusión propia. No sabía qué era tan gracioso, pero se rio con un sonido como si sus pulmones estuvieran colapsando, haciendo que el carruaje se balanceara enormemente.

Sería asombroso incluso desde fuera.

Al principio, pensé que era por esto que una voz educada llamó a Joblin desde afuera.

—Maestro, maestro.

—Mmmmm.

Sin reír más y mostrando un movimiento de carne que era difícil de decir si asintió o simplemente se sacudió, Joblin dijo algo. Wilfred luego se acercó a la pequeña ventana que se mantenía abierta para que no nos asfixiáramos.

Allí, el mayordomo de Darich estaba a caballo. Como tenía mechones de pelo blanco, me di cuenta de que era bastante mayor. Lo había estado haciendo durante mucho tiempo. Con un movimiento practicado, habló directamente con Joblin sin hablar con Wilfred.

—Hay gente de Gimii detrás de nosotros. Piden ver al maestro. ¿Qué debo hacer, señor?

—Mmmm… ¿Quién es el representante?

—El señor Isador.

Joblin chasqueó su lengua gruesa.

—¿Huyó porque su amigo murió? Los habría ignorado si no hubiera sido el hombre mismo. Entonces no hay elección. Detén los carruajes. Tim, échame una mano.

—Señor .

Cuando los señores se encontraban, uno no podía no salir de su carruaje. Sin embargo, no pude evitar pensar que Wilfred quedaría aplastado cuando prestara su mano.

Pero no me preocupé demasiado. Renuncié a la pequeña ventana y miré hacia donde estaba la ventana más allá de las gruesas cortinas.

Isador… No sé lo que estás planeando, pero espero que no hagas nada extraño. Incluso si no podrás hacerle nada después de que regrese a Darich, aquí en Laius es solo un invitado. Las únicas personas que pueden ejercer autoridad en Laius son las de Laius.

Y la única persona que puede ejercer autoridad sobre los señores de otros feudos es el señor de Laius.

El señor de Laius, el puesto que ahora está ausente.

En contraste con los sonidos de los cascos que se acercaban constantemente, los sonidos de los cascos de aquí disminuyeron. El balanceo también se detuvo. Joblin salió del carruaje mientras sostenía las manos de los sirvientes que se retorcían. Después de terminar de darme la mano, Wilfred cambió de posición y me molestó por detrás. En algún lugar que no pude ver, una pequeña botella afirmó su existencia con sonidos metálicos.

—Creo que ya lo sabes, pero a menos que quieras que le ocurra un accidente al próximo señor de Gimii, quédate quieto. Ese llorón creció. Quiero mantenerlo con vida, ¿no lo sabes? Deja de mirarme así. Me estás emocionando.

Inmediatamente dejé de mirarlo y centré mi atención en el exterior.

Construido para resistir a ese gigante, las paredes eran gruesas. Después de que se cerraron las puertas, todo el sonido del exterior se eliminó limpiamente. Después de fruncir el ceño un poco, Wilfred abrió la ventana más allá de las cortinas haciendo que el sonido del exterior llegara por primera vez.

—¡Vaya, Isador! ¿A qué debo este placer?

Pude imaginarme claramente cómo estaba fingiendo sorpresa.

—Lo siento si estuviste ocupado. Como no podía acompañarte aquí, estaba pensando en volver juntos, pero entré en pánico al darme cuenta de que ya te habías ido.

—Vaya, lo siento mucho. Un conocido me informó que se casa. Pensé que tenía que correr para darle un regalo, pero luego recibí la noticia de que se fue de este mundo… Estaba considerando que no debería encontrarme con él con una cara tan triste.

Por el tono de voz que transmitió sus condolencias, ni siquiera se me puso la piel de gallina.

Empecé a arañar. Traté de controlarme pero no podía sentir dolor, pero en cambio escuché un gemido. Cuando miré hacia abajo, estaba arañando el brazo de Wilfred.

—Lo… siento .

—Así que no fue a propósito.

Lamenté no haberme disculpado. En el indescriptible estado de ánimo que surgió de mi disculpa reflexiva, se frotó el lugar donde se rascó. Mientras las mangas se movían, vi los lunares en su muñeca. No le había hecho daño allí, pero los dedos de Wilfred se frotaban allí antes de que me diera cuenta.

No tuvo que confirmarlo mucho.

Por alguna razón, tuve un pensamiento.

Se parecía mucho a mí en el pasado. Aferrarse a algo, incluso sin tener que confirmar que estábamos aquí. Después de que nos alejamos de la mansión, lo vi hacer eso a menudo. No lo vi hacerlo mucho en la mansión, así que quizás esto también era algo de lo que él estaba consciente.

—Mi amigo también estuvo preocupado hasta el final. Sobre no poder despedirte.

Mi atención volvió a la realidad por la voz ronca de Isador.

—Ohh… hice algo tan lamentable… Qué lindo sería si pudiera decirle que no se preocupe…

—Incluso si lo llaman el señor lobo, mi amigo es humano. Pensemos en él… Sí, mi amigo es humano. Seguí pensando así…

—¡Ah, ah, qué lamentable! Permítame simpatizar con usted.

—En serio…

Las palabras parecieron dejar dolor.

Isador, ¿estás llorando…?

Lamentaba no poder verlo. Era doloroso no poder salir. Si pudiera salir corriendo, podría haberlo tenido en mis brazos y pensar en Kaid, nuestra preciosa persona.

Me mordí los labios y luego el olor y el sabor del hierro se esparcieron por mi boca. Era el mismo olor que sentí el último día que me reuní con Kaid.

Qué doloroso debía haber sido. Qué doloroso debió haber sido.

No siempre podía estar a su lado cuando los atravesaba. No tomé esas manos, no lo abracé y compartí el dolor.

Apreté los dientes y me tragué la cosa que apestaba a hierro.

Este color rojo, ¿qué pasaba con él? Si hubiera tenido tiempo de tener miedo de ese color rojo, debería haberlo abrazado y consolado.

Inmediatamente después de tragarme ese rojo, mis ojos se abrieron como platos.

Porque desde afuera…

—No, no hay necesidad de eso, Joblin. Si no despido a los invitados que invité, se ridiculizaría a Laius como un lugar grosero. Incluso si un señor se fue de manera preventiva, un ceño fruncido no es todo lo que hemos recibido. Entré en pánico y vine corriendo.

Escuché una voz increíble.

| Índice |

3 thoughts on “La Dama del Señor Lobo – Capítulo 15: Tú y yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *