La Princesa derriba banderas – Capítulo 75: Los cuidados de la princesa reencarnada (2)

Traducido por Raine

Editado por Sakuya


— ¡Tú! ¡Tráela de vuelta aquí en este momento!

Onee-sama comenzó a correr con Mia en sus brazos mientras maldiciones eran lanzadas sobre él.

— ¡Lo siento! ¡Por favor, sal del camino! ¡Oh, por favor, préstame eso!

— ¡¿Eh?! ¡Ah, sí! —Perseguí a Onee-sama y, al pasar al criado a mi lado, tomé prestado el abanico que tenía.

— ¡Mi pastelito! ¿¡A dónde vamos!?

— ¡Usemos la primera habitación al lado de la salida! Los marineros…

— ¡Oh, damita! ¡Aquí!

Mirando a mi alrededor, estaba a punto de llamarlo cuando el mismo marinero en la cubierta, quien aparentemente escuchó nuestra conversación, quiso ayudarnos.

Bajé volando las escaleras y entré en la habitación justo al lado.

—Señorita Bianca, si ve a mi hermano, ¿puede traerlo aquí? —Miré hacia atrás sobre mi hombro y le pregunté.

— ¡Bien!

— ¿Qué debemos hacer a continuación? —Onee-sama dejó a Mia suavemente en la cama y me pidió instrucciones.

Respiré hondo para organizar mis pensamientos.

¿Qué haces primero cuando tienes un golpe de calor?

—Quítale la ropa y enfría su cuerpo.

—En ese caso, sería malo si me quedo aquí. ¿Puedo dejarla contigo? —Onee-sama miró a Mia y abrió la boca después de reflexionar por un momento.

Aunque onee-sama es lo que es, parece que todavía se siente incómodo al ver el cuerpo desnudo del sexo opuesto.

—Sí.

Onee-sama se puso de pie una vez que di un asentimiento afirmativo.

—Por favor, cuídala —dijo y me tocó el hombro ligeramente antes de salir de la habitación. A cambio, la señorita Bianca y Klaus irrumpieron.

— ¡Mary, estoy aquí!

— ¡Mary, aquí está el agua!

— ¡Muchas gracias! Hermano, por favor sal. ¿Me puede ayudar, señorita Bianca?

—Por supuesto, ¿qué debo hacer?

—Por favor, levante un poco sus pies.

—Lo tengo.

Al desabrocharle los botones, abrí el área de su pecho. Moviendo su flequillo fuera del camino, coloqué un paño húmedo en su frente. Luego hice lo mismo con su cuello y pecho y, comencé a abanicarla.

La señorita Bianca insertó algunas sábanas debajo de los pies de Mia.

Sería bueno si su temperatura bajara con esto…

— ¿Esperamos y vemos?

—Vamos a hacerlo.

Seguí pensando mientras abanicaba a Mia.

¿Qué debo hacer si la persona misma no se despierta? Lamento tener que desnudarte, pero es mejor enfriar tus axilas y muslos, ¿sabes? Dicho esto, no es una tarea fácil cuando no hay hielo. Me pregunto cuánto más fácil sería esto si Lutz estuviera con nosotros.

En el momento en que murmuré tanto en mi corazón, recordé el amuleto que me dio. Toqué la bolsa que colgaba de mi cintura.

— ¡Mary!

— ¿Eh?

Estaba revisando con mis dedos el duro objeto a través de la bolsa, cuando la señorita Bianca llamó mi nombre. Siguiendo su vista hacia Mia, vi que las pestañas de Mia se movían y ella recuperó la conciencia.

—Uu…

Pequeños gemidos escaparon de sus pequeños labios y pequeñas arrugas se encuentran entre sus cejas. Mientras estábamos mirando, Mia abrió lentamente los ojos.

— ¡Mia!

Ella naturalmente se dirigió hacia el origen de la voz. Mia miró de un lado a otro entre la señorita Bianca y yo antes de parpadear varias veces.

La vida regresó lentamente a sus ojos vacíos.

— ¿Dónde estoy…? —Mia murmuró con una pequeña voz.

Su voz era ciertamente áspera y seca, pero parecía que no estaba alucinando. Esas son buenas noticias.

—Esta es la habitación más cercana a las escaleras.

—Eh… estoy…

—Hablaremos más tarde. Por ahora vamos a darte agua. ¿Puedes sentarte?

Mia estaba tratando de decir algo, pero levanté la mano y la detuve. Ella asintió con la cabeza antes de intentar sentarse y vertí un poco de agua en un vaso.

Mia tomó un sorbo de agua mientras la señorita Bianca la ayudaba y abrió mucho los ojos. Lo miró por unos segundos antes de inclinar todo el vaso hacia arriba.

—Ve más despacio…

Aunque solo vertí aproximadamente la mitad del vaso, el agua desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Además, me presentó el vaso vacío como si pidiera “¡Por favor, dame más!”, así que no tuve más remedio que servirle más.

Mia, que tragó casi la mitad de la jarra de agua, exhaló un suspiro cómodo.

—Delicioso.

Como pensé, es un golpe de calor después de todo.

—Eso es un alivio —Mientras le sonreía, Mia miró alternativamente entre su vaso y yo.

— ¿Qué es esto? ¡Es realmente delicioso!

Cuando lo dijo, recordé que no es solo agua simple.

—Es una mezcla de agua de limón con una pizca de sal y azúcar.

Con solo esos ingredientes, puede ser algo así como una bebida deportiva rápida. Es perfecta para el golpe de calor y, aunque es muy fácil de hacer, es bastante sabrosa.

— ¿Es tan delicioso con solo eso? —Mia repitió — ¡Increíble! ¡Delicioso! —Mientras sostenía el vaso con la mano.

—Te ves un poco mejor ahora. Eso es un alivio —Cuando dije eso, Mia levantó la cara como si recordara algo.

—Eso me recuerda, ¿por qué…? No me digas, ¿colapsé?

—Sí, lo hiciste. Perdiste el conocimiento mientras estabas hablando. —Fue la señorita Bianca quien respondió a su pregunta.

La cara de Mia se puso azul. Quizás inconscientemente, sus manos apretaron las sábanas con tanta fuerza que casi se pusieron blancas.

— ¿Qué debo hacer? ¡La señorita Flora! ¡Ay!

— ¡Espera!

Mia trató de levantarse a toda prisa, pero como su cuerpo aún no era lo suficientemente fuerte, se cayó bruscamente. La señorita Bianca la apoyó rápidamente a tiempo y, por suerte, ella no se cayó de la cama… Pero eso estuvo cerca.

—Es imprudente si te mueves demasiado repentinamente.

— ¡Pero sin el permiso de la señorita Flora no puedo descansar por capricho!

Traté de calmarla, pero ella no me escuchó en absoluto.

La señorita Bianca frunció el ceño, claramente frustrada.

— ¿Su permiso? Colapsaste, ¿sabes? ¡Eso es claramente irrazonable!

Ella tiene un punto. Pero Mia aún no estaba de acuerdo.

Si lo hacemos a su manera, probablemente se quedaría ahí hasta que se rompiera.

Crecieron más arrugas en mis cejas en reacción al terrible abuso en el lugar de trabajo. Traté de descartar mis frustraciones con un suspiro y sostuve mi frente con la mano.

—Mia, si vuelves a trabajar así, simplemente colapsarás de nuevo.

—Pero…

—Si vas a colapsar de nuevo, entonces no tiene sentido volver. Mejor podrías descansar aquí. —La miré y le pregunté — ¿Me equivoco?

Mia se encogió hacia abajo como una niña regañada y murmuró con una pequeña voz:

—No, no te equivocas.

La señorita Bianca y yo teníamos sonrisas irónicas en nuestros rostros cuando Mia finalmente se calmó.

—En ese caso, tómate tu tiempo y descansa adecuadamente.

Recuperando el vaso de su mano, le dije que se acostara y Mia obedientemente se metió en la cama. La tapé hasta los hombros y la palmeé ligeramente.

—…

Parecía que el cuerpo de Mia necesitaba descansar y pronto comenzó a quedarse dormida. Sus ojos se cerraron, pero luego se abrieron nuevamente como si hubiera recordado algo.

Me di cuenta de que una mirada vaga estaba dirigida a mí y giré ligeramente la cabeza hacia ella. Sus labios se movieron lentamente y una voz suave salió.

—Gracias por rescatarme.

— ¡!

Dejándome ahí con los ojos muy abiertos de sorpresa, Mia se quedó dormida en silencio.

—De nada. —Murmuré suavemente mientras tendía la tela mojada en su frente.

| Índice |

One thought on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 75: Los cuidados de la princesa reencarnada (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *