Mi prometido ama a mi hermana – Arco 3 – Capítulo 4

Traducido por Kavaalin

Editado por Sakuya


Incluso yo conocía el miedo de perder a la persona amada. Dado a que, más que nadie más, más que nada más, desde el fondo de mi corazón, estaba asustada de perder a Soleil. Esa es la razón por la que me esforcé tanto para no ser odiada por él.

—Yo, acaso yo, ¿me equivoqué en algo?

[Sakuya: Sip, así es, te equivocaste y en grande, al amarlo, esa es tu equivocación ¬-¬# ya deberías mandarlo al …… -_-]

Las palabras que se deslizaron involuntariamente de mis labios reverberaron inesperadamente en la habitación que mantenía un silencio sepulcral.

— ¿Señorita?

El hombre que había sido mi caballero escolta desde mi infancia elevó su voz desde la esquina del cuarto. La única persona que usaba señora, sino que continuaba llamándome como cuando estaba soltera, era él. No sabía por qué, pero no importaba cuantas veces fuera regañado por esto, nunca dejó de llamarme así. Podría deberse a que había estado conmigo desde mi niñez y era incapaz de verme como a una mujer, pero en mi interior, tenía la sensación de que no aprobaba que fuera la esposa de Soleil. Si este fuera cualquier otro momento, habría podido eludir la situación con una sonrisa, pero justo ahora, eso no era posible. Ya que si bajaba la guardia ahora, comenzaría a llorar, cerré fuertemente mis ojos para soportarlo.

Una semana había pasado desde la llegada de las noticias que anunciaron que Silvia estaba seriamente enferma. Había escuchado que de alguna manera había sido capaz de aferrarse a la vida. Pero, parecía que no se encontraba estable, ya que aún ahora debía permanecer en constante observación. Había escuchado que siempre había alguien a su lado.

Soleil permanecía al lado de Silvia, sin siquiera regresar al feudo.

En cuanto a mí, debido a los intensos malestares mañaneros, me encontraba en un estado en el que ni siquiera era capaz de levantar la cabeza. Desde esa vez que colapsé en el vestíbulo principal, he estado guardando cama. Dado a que cabía la posibilidad de que perdiera al bebé si me sobre esforzaba, el doctor me urgió a quedarme en cama por un tiempo y guardar reposo absoluto. Sabía que debía dirigirme inmediatamente hacia la casa de mis padres, pero me encontraba en una situación en la que ni siquiera podía hacer eso sólo con mi propia voluntad.  Mi salud era mala hasta ese extremo. Si fuera a montar en un carruaje, seguramente se me revolvería el estómago.

Y aun así, si le hubiese dado prioridad a Silvia, si hubiese sido una hermana mayor ordinaria, pienso que probablemente hubiese ido a ver a mi hermanita. Mis ideales me decían que esto era lo que significaba ser una familia, ser una hermana mayor. Los ideales que imaginaba me decían esto.

Pero, aun así.

Mientras más días pasaban, menos sabía qué tipo de expresión sería bueno poner cuando la viera. Sobre todo cuando escuché que estaba luchando por su vida. Sobre todo cuando escuché que su conciencia había vuelto. Sobre todo cuando pensé que Soleil seguramente estaría a su lado. Tenía que ir. A pesar de pensar esto, al no saber qué postura debía tomar, mis piernas se rehusaban a moverse. Si se hubiese tratado de una Silvia inconsciente, entonces hubiese podido ir a verla mientras mostraba el semblante de una amorosa hermana mayor. Hubiese podido sostener su mortecina mano y orado para que se mantuviera con vida. Hubiese podido, probablemente, encerrar todos mis verdaderos pensamientos en lo profundo de mi corazón y actuado el papel de una loable hermana mayor. Pero en presencia de una Silvia que había recuperado la consciencia, no podía predecir qué tipo de conducta tomaría.

Seguramente, culparía a esa niña. Incluso si sellara mis palabras, con mis ojos, se lo diría.

¿Por qué estás viva?

—Oye, ¿puedes venir por un momento?

Llamé al escolta que se encontraba parado cerca de la puerta. Mostró una expresión dubitativa, pero no mucho después, se acercó hasta una distancia no muy lejana de la cama. Originalmente, incluso si se trataba de un escolta, no era digno de alabanza el que dos personas se quedaran a solas en una habitación. Pero, en estos momentos, donde el cabeza de familia se encontraba ausente, la mayoría de la gente había salido, así que no había nadie para criticarnos.

—Tengo una petición que quisiera hacerte.

—Sí, ¿cuál es?

—Mi mano… ¿podrías sostenerla?

—Oh, pero, bueno… eso es…

Formé una sonrisa amarga al ver que el escolta me observaba con una expresión nerviosa.

—Es cierto, como había pensado, es imposible.

La mano que había levantado perdió sus fuerzas y cayó sobre la cama. Podías ver que las puntas de mis dedos habían perdido su calor.

—Dime, Al.

— ¿Sí…?

—Yo, por cuánto tiempo, ¿debería perseverar?

—Mi señorita…

Cuando levanté la mirada, sus ojos celestes dudaron. Él poseía cabello rubio y unas facciones gentiles. El único escudo que me protegía. En mi primera vida, cuando fui arrestado como una criminal, ya que él era mi caballero escolta, fue considerado como mi cómplice. Ya que de ninguna manera los cargos acumulados eran cosas que una mujer podría llevar a cabo en solitario. Naturalmente, debido a que, en primer lugar, se trataban de falsas acusaciones. Con el fin de hacer que esos hechos retorcidos e inexplicables parecieran consistentes, él, quien era recto y falto de culpa, fue arrestado. La persona que me informó de esto fue un carcelero cuyo nombre no conocía. No me lo dijo por amabilidad. Por tu culpa, un caballero morirá. Recuerdo que se me dijo semejante frase.

Ese es el por qué, en esta vida, para evitar ser demasiado cercana o demasiado distante, traté deliberadamente de mantenerme alejada de él. Porque no quería involucrarlo en mi vida.

—Está bien si no sostienes mi mano, pero ¿puedes quedarte aquí?

—Sí, por supuesto, mi señorita.

Con una rodilla en el piso, mi escolta se encontraba ahora a la misma altura que yo, mirándome. Su mirada era parecida a la clara superficie de un lago. En la habitación cubierta por un silencio sepulcral, tenía la sensación de que el choque de nuestras miradas hacia un pequeño sonido similar a un crujido.

— ¿Señorita?

— ¿Qué sucede…?

—No me importaría ignorar alguna conversación absurda.

—Qué… forma más extraña para decirlo. Al decir que la ignorarás, es como si dijeras que ni siquiera vas a escucharla.

Reí, como si hubiese visto algo trágico y levanté ligeramente una ceja.

—Si mi señorita lo desea, le tenderé mi mano en cualquier momento. Si realmente lo desea.

—Mmm…

—Ya que estas manos siempre existirán por el bien de mi señorita.

No importaba cuán empalagosas sonaran sus palabras, eran palabras dichas como para destrozarme y, estas demostraban que esto era algo que nunca se toleraría. Poseían un matiz distinto al que tenían cuando yo dije que quería que sostuviera mi mano. Era el peso detrás de las palabras. Es decir que él, realmente, me estaba dando sus manos.

Significaba que empuñaría su espada, tirando lejos su orgullo como caballero.

Si aquí y ahora, fuera a tomar sus manos, el correr lejos probablemente no sería difícil. Pero la ruina que caería sobre los fugitivos no era difícil de imaginar. Porque al hacernos enemigos de la casa del Marqués, no nos quedaría lugar donde poder vivir. Más aún, ya que este cuerpo cargaba con el heredero, no hay duda de que la casa me rastrearía desesperadamente. Debido a ese estatus familiar, debido a ese linaje, era obvio que esta se convertiría en una caza por toda la nación. No podía arrastrar a una persona tan gentil a ese tipo de vida. Él era alguien que había acumulado un montón de esfuerzos para convertirse en caballero. Sin dudas, él era igual a mí, que fui criada para convertirme en la señora de una casa Marquesina. El camino que había recorrido hasta ahora, no podía dejar que lo tirara a la basura sólo por mi bien.

—Ahora que lo he escuchado. Tienes razón, esta es, de verdad, una conversación absurda.

Cuando dije eso, mi caballero escolta se rio sin energía. Sugiriendo que se robaría a la novia, tan sólo con la declaración cabía la posibilidad de ser acusado de un crimen. Ese es el por qué, cuando dijo que me tendería su mano, seguramente había reunido una considerable cantidad de determinación. Al conocer tamaña profunda resolución, no tomaré su mano. Y desde ahora en más, nunca lo haré.

En el momento en que conocí a Soleil, decidí convertirme en su esposa. Ese era el camino que había sido decidido por mis familiares, pero yo nunca dudé en seguirlo. En la sociedad aristocrática, donde los matrimonios políticos carentes de afecto eran lo normal, pensaba que yo, quien albergaba sentimientos a Soleil, estaba bendecida con buena fortuna. Desde mi niñez entendí cuál era mi papel y responsabilidades, pero al mismo tiempo tenía un sueño. Creía que, en el futuro, cuando caminara lado a lado con la persona que amaba, todo sería perfecto. Tenía la intención de esperar hasta el día en que él también desarrollara sentimientos por mí.

Incluso ahora, probablemente aún perseguía ese sueño.

No importaba cuantas veces mis expectativas fueron traicionadas, la ilusión de un futuro dichoso, albergada alguna vez en lo profundo de mí ser, no desaparecería. Entendía cuán ingenua era.

—Ese es el por qué, lo siento, Al.

Murmuré en la oscuridad que me rodeaba mientras caía medio dormida. No sé si mi voz le llegó, ya que no hubo respuesta de mi caballero escolta.

Por favor, perdona a esta tonta por ignorar tu determinación y llamarla una conversación absurda.

♦ ♦ ♦

[Traducido por Reino de Kovel]

Ya que mi salud se había recuperado considerablemente, yo, sólo una vez, fui a visitar a Silvia. Soleil, quien había regresado al territorio por trabajo, me pidió que fuera a verla. Pensaba que seguramente me reprendería y me preguntaría por qué aún no había ido, pero la conversación terminó de manera decepcionante cuando asentí sosegadamente.

Después de responder, noté la innaturalidad de la conversación. Normalmente, esta sería una escena donde yo, la hermana mayor, le haría la petición a Soleil. Donde le suplicaría a mi esposo que me dejara ir a animar a mi hermanita, quien se encontraba postrada en cama debido a su enfermedad. De esa manera sonaba más correcto. Me pregunto cómo hubiesen terminado las cosas si le hubiese dicho que pretendía ir aún si no me lo decía. Pero no podía decir eso. Si se me estaba permitido, prefería no ir a verla. ¿Qué tipo de expresión debería poner? ¿Bajo qué enfoque sería bueno ver a esa niña? No lo sabía. No podía comprender nada.

—Por favor, ven conmigo. —Las palabras se deslizaron de mi boca antes de desvanecerse.

Entonces… al final, después de que Soleil me lo pidiera, fui a ver a mi hermanita.

La casa de mis padres, la cual visitaba sola después de un largo tiempo, se encontraba sumida en silencio. Ahora que la única luz llamada Silvia había perdido su fulgor, el interior de la mansión parecía haber sido privada de su resplandor.

Silvia aún se encontraba en cama, pero rio y dijo que se había recuperado lo suficiente como para levantarse mientras era ayudada por nuestra madre. Bajó sus ojos y en las esquinas de estos había una rojez dolorosa a la vista.

—De alguna manera, me he recuperado lo suficiente como para poder hablar. —Aunque, no por mucho tiempo, me indicaba su temblorosa voz.

Cuando entré en la habitación de mi hermanita, pude ver como la sombra de la inevitable muerte se cernía sobre ella. Mucho más débil que antes, la apariencia de mi hermanita que parecía estar respirando con dificultad hizo mella en mí. Ya fuera porque originalmente poseía un rostro adorable o porque parecía cubierta por una sombra, aun cuando se encontraba postrada en cama debido a su enfermedad, se veía bastante hermosa.

—Hermana mayor, lo siento.

¿Con qué tipo de voz debería responderle a mi hermanita, quien murmuró eso mientras me miraba? Mientras pensaba en qué palabras darle a mi hermanita quien estaba al borde de la muerte, para no parecer inhumana, me toqué el vientre ligeramente. Cuando le dije que estaba embarazada, Soleil que sólo había regresado a la mansión por trabajo, sólo sonrió y dijo, — ¿En serio? —Su rostro estaba sonriendo, pero estaba desprovisto de cualquier sentimiento profundo y su tono de voz era frío. No se regocijaba. Tampoco lo repudiaba. Sólo parecía como si le dedicara palabras de reconocimiento a su subordinado por completar su misión.

—Yo, amo al joven Soleil.

Frente a su pecho, Silvia cruzó sus esbeltos dedos que se habían vuelto tan delgados que lucían como ramas marchitas. Parecía como si estuviera rezando, como si se lamentara. Por sus mejillas delgadas y sin color, que aun así conservaban su encanto, una larga lágrima se deslizaba.

—Yo, pronto moriré.

Así que, por esa razón, por favor, perdóname.

El escuchar el tono de voz de Silvia que aún era claro a pesar de su enfermedad, un pensamiento inapropiado, desde cuando dejó de llamarlo hermano, cruzó mi mente. Mezclado con el olor a medicina, noté la fragancia de las hojas de té negro favoritas de Soleil flotando en el aire. Eso demostraba todo el tiempo que había pasado en este lugar, mirando a las decoraciones tan típicas de mi hermanita con sus pasatiempos de niña. Es un poco risible pensar que el frío Soleil había pasado tiempo en este lugar. Estaba celosa de mi hermanita que había podido retenerlo en esta incómoda habitación.

—Hermana, yo, estoy asustada de estar sola. Estoy asustada de morir sola.

La voz de mi hermanita pasó a través de mis oídos. Nunca había escuchado palabras que afectaran tan poco a mi corazón. Si se ha decidido que morirás, ¿serás perdonada sin importar lo que hagas? Las personas que morirán pronto, ¿deben recibir el perdón sin importar qué?

Al final, no pude ofrecerle esas simples palabras. Incluso si la perdono o no, incluso si la odio o guardo rencor contra ella, incluso esas simples palabras. Ni siquiera podía simplemente decir que me alegraba que estuviera viva.

En la noche de ese día, Soleil regresó a la mansión para decirme que Silvia estaba llorando.

—Escuché que fuiste a visitar a Silvia. ¿Qué diablos le dijiste?

Mientras miraba su expresión fría, respondí nada. Además de ser la única palabra que podía encontrar, era la verdad. Al escuchar esto, Soleil hizo una expresión que mostraba una decepción que venía desde el fondo de su corazón y dijo no me mientas.

No me mientas. Si pienso en todas las cosas que has hecho hasta ahora, no puedo confiar en tus palabras. Con esa cara y voz tuya, has conspirado contra muchas personas. Ya estoy harto de esto. Para empezar, ese bebé, ¿es siquiera mío?

Un golpe de gracia, seguramente era algo parecido a esas palabras. Podrías matar gente sin apuñalarla físicamente con un cuchillo. Tenía ganas de gritar, pero después de todo, tampoco tenía ganas de alzar la voz. El mundo perdió su color. Mi corazón fue destrozado.

Antes de que me diera, una vez más, estaba postrada en cama.

—Si las cosas continúan así, el cuerpo de la señora estará en riesgo. Si es ahora, aún estamos a tiempo. Tiene que darse por vencida con el bebé.

El viejo doctor tomó mi mano mientras hacía una expresión que sólo podía ser descrita como afligida. Antes de saberlo, la única persona que no dudaría en tomar mi mano sería él y sólo él.

—No, doctor…

Si existía una posibilidad, entonces no me rendiría con ese bebé. Porque seguramente, nacería un bebé parecido a Soleil. Usaré a ese bebé para probar mi inocencia. Oh, ya veo. ¿Esa es la razón por la que Soleil se distanció de mí? Seguramente, todo cobraba sentido. Era justo como había dicho Soleil. Para probar mi amor por él, pisoteé a demasiadas personas. Mientras mostraba una expresión como si no fuera nada, como si no me importara, los pisoteé a todos. Porque en ese momento, pensaba que eso era lo que debía hacer. Ya que, de otra manera, sería difícil incluso proteger mis propios sentimientos. Intenté seguir el camino correcto.

Y entonces… después de varios meses, di a luz a un bebé con el mismo color de cabello que Soleil. Pero, no conozco el color de sus ojos. Apenas fui capaz de dar a luz con gran dificultad, pero… sin ser capaz de sostener al bebé en mis brazos, fallecí. Eventualmente, todo terminó de la forma que el doctor había temido. En el momento en que mi conciencia se desvanecía, sentí como si en la esquina de mi estrecha línea de visión hubiese visto el dorado cabello de mi escolta, pero bien pudo tratarse de una ilusión. Antes de que me hubiese dado cuenta, la persona que llegaba la responsabilidad de escoltarme había sido reemplazada. En mis últimos momentos, nadie se quedó a mi lado. Soleil se encontraba cuidando de mi hermanita, incluso en el día en que el bebé fue dado a luz, él ni siquiera vino a apoyar a su esposa. Soleil no vino a mi lado, ni siquiera como una ilusión.

Estoy sola. Estoy triste. Al lado de Silvia, quien dijo que estaba asustada de morir sola, estaba Soleil. Estoy asustada. Yo también, estaba terriblemente asustada. He tenido suficiente. No quiero esos sentimientos nunca más. No quiero volver a nacer.

En tal mundo, definitivamente no podré vivir.


[Kavaalin: Ay, Albert, me dueles tanto. Y con cada capítulo que pasa me dueles más y más.

*Pone voz de pilotó* Atención pasajeros, les habla su capitán, en breve comenzaremos nuestro viaje al infierno. Repito, en breve comenzaremos nuestro viaje al infierno, esta es la última oportunidad para que aquellos débiles de corazón abandonen la nave, ya que una vez lleguemos experimentaremos dolor y sufrimiento, seguidos de más dolor y más sufrimiento. Para quienes decidan quedarse, gracias por su preferencia y disfruten del viaje. C:]

[Sakuya: Y como se acerca más dolor y sufrimiento quiero abortar misión, repito abortar misión x.x]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

29 thoughts on “Mi prometido ama a mi hermana – Arco 3 – Capítulo 4

  1. POLISON says:

    Chicas lei esta novela por el manga y debo decir que no puedo mas con la lectura es muy autodestructiva y soy muy sensible asi que este polison se va de la enbarcacion, si llega terminar la novela rapido solo les pido quedifundan spoiler para que todos los que se rindieron sepan su final asi sea que duela \(TnT)/ adios …

  2. Yumi says:

    Perdi a mi bebé, por las mismas palabras que le dijo solei. “Ese bebé siquiera es mio” mi en ese momento futuro esposo, me mostró a su amante mientras decía eso, cada que veo a esta pobre mujer me veo a mi misma

  3. Milu says:

    Ese maldito bastardo de solei , pero lo que me da más cólera es la prota, porque es tan pendeja y sigue enamorada de esa BASURA , tiene a un fiel caballero que te quiere y tu vas directo al infierno. Esa hermana es una mosquita muerta me recuerda a Rashta, creo que todo es un plan entre el susodicho y la copia de rashta

  4. Meli says:

    Tu escolta, es ha estado a tu lado😭 por favor hoy si denle un final feliz. Una muerte silenciosa y larga y dolorosa, inimaginable para solei y que se repita por la eternidad.

  5. Kaeji says:

    No puedo con la hermana menor, como se le ocurre decirle que lo ama y que está al borde de la muerte, ¿y qué? que esperaba que le dijera ella, como pudo Silvia ser tan egoísta… Es bastante claro que ella amaba a su esposo, acaso Silvia jamás pensó en como podía lastimar a la su hermana. y el estúpido ese es otro como detesto a ese personaje…

  6. Consupermiso says:

    Ya no puedo mas con este dolor llamado “protagonista dependiende de amor del miserable sin amarse a si misma” wn me duele caleta leer esto.

    Solo quiero que sea feliz

  7. Vane says:

    Oh por dios como me hizo llorar este capítulo.. y me dicen que vamos a llorar más.. a preparar los pañuelitos

    Lectora empedernida?? Siii… Masoquista?? También!! … Voy a seguir está novela hasta ver ese final feliz

    • Doris says:

      Voy continuar la lectura, pero igual sigo llorando, es que hay tantas occiones hasta volverse lesbiana o asexual fugarse y vivir una vida fingiendo ser hombre
      Mandarlo a la mierda por maldito
      Y no tratar más su familia madre y padre incluidos

  8. Melannie says:

    Dios mío pobre chica y su bebé crecer en un lugar sin el amor de su papá y sin su madre, y ella comprendo lo que hace pero espero que al final tenga su final feliz sin ese hombre

  9. Key says:

    A penas y la estoy leyendo y estoy llorando como no tienen idea, realmente es dolorosa su vida, es triste como incluso en sus dos vidas murió sola, murió amando a alguien que nunca la miro pero no es culpa de ella, después de todo ella recuerda sus vidas justo al momento donde su hermana y prometido se enamoran, justo cuando ella misma ya lo ama sin límites, y es por eso que es demasiado doloroso, xq realmente no tiene la oportunidad de cambiar su destino.

  10. Aurora says:

    ¡Ay, Dios mío! Como he llorado. Pero como soy una chilena aperrada, no pienso abandonar el barco… Voy a comprar un nuevo paquete de pañuelos desechables y vuelvo. Ustedes sigan traduciendo, que con esta novela descargo todas las lágrimas que no lloré en mi vida. TT_TT

    Gracias por el capítulo.

  11. Namy.nya says:

    Sinceramente me sigo preguntando por que demonios sigo leyendo esto … -_- cada capítulo lo siento más deprimente que el otro, aún así gracias por la traducción :3

  12. Vian says:

    Me ha dolido mucho leer este capitulo, incluso aunque sé que la novela me seguirá causando dolor, quiero ver a Ilya feliz, por favor autor dale un final bueno

  13. Tsubame says:

    Me declaro masoquista y me quedaré hasta el final de esta novela para apoyar a Ilya para bien o mal, pero esperó que de verdad alcance un Final feliz ya que lo merece mucho más que nadie …

  14. Shion1993 says:

    Que clase de SAVE_ME es esto??? (Los que son ARMY me entenderan) cuantas veces tiene que reencarnar y llevar una vida miserable??? Necesito que entienda que ese Solei es una mierda y su hermana es otra mierda. Que agarre a su escolta y huyan lejos!

    • EllyMT says:

      ARMY por acá y realmente desearía que se hubiera ido con el rubio, Dios lloré con el capítulo anterior y con este. Por qué demonios tiene que sufrir tanto?

  15. Vane says:

    Dios mio! Se puede llegar hacer mas m-a-l-d-i-t-o!!! De verdad tienes que haber enfurecido mucho a alguien alla riba para vivir y revivir las mismas penurias con diferentes tonos! Pero muy en el fondo sigo culpandola a ella por masoquista, coño te va a doler dejarlo para que el muy desgraciado sea feliz sin ataduras a tu hermana. Pero si te pones a comparar eso con una vida de miseria atada a alguien que no te ama y ni te respeta. Prefiero un golpe seco y sertero, que largo y agonico. No se, solo soy yo y mi manera de ver las cosas!!!

    • Helena says:

      ¿Me gustaría saber cómo será la vida del bebé y si será feliz en algún momento? (Por qué dudo que ese hijoep… De Soleil le de amor a su hijo)

  16. Mei says:

    No poss con una familia así quien necesita enemigos? 😤💔
    Mm… Comienzo a pensar que renace no para volver a sufrir conseguir el amor de su prometido o para sufrir, sino para expiar sus errores, siendo que ella hizo menos la vida de muchos antes de casarse…
    De todas formas, muchas gracias por el capítulo ♥!!!

  17. Carmen15 says:

    Hay no que novela para más triste😢😞 ese solei me da es rabia, es simplemente un hijo de puta 😠😤, no siquiera tiene pantalones para hacer frente a las cosas, si le gusta la hermana debió haber cancelado el compromiso y enfrentarse como un hombre a las consecuencias en lugar de ponerle los cuernos y no tener la vergüenza de aceptarlo, y además tener la desfachatez de acusarla de serle infiel, hay que tener tremendo hipócrita para, actuar así 😠😤 ese tipo debería irse al infierno😡😣😤

  18. Taeten tus patrones asi es says:

    Esta novela me caisa tanto dolor 😥 Aun si ella hace de todo para mantener pacifico el ambiente viene el hdp de su esposo y lo caga, osea, que tiene de especial la hermana que ella no? Un aura angelical o que pedo? Para variar la perra de la hermana debio detener en el primer momento a su cuñado, osea, si ves que te empieza a gustar el prometido de tu hermana, vas a seguir acercandote a el o que pedo? No sé, yo veo como que la hermana se hace la mosquita muerta y era. No la soporto. Espero que en el 4to intento renuncie a el y se quede con el escolta (suponiendo si es joven, no entendí eso)

  19. Resa Rin (@Resa_Rin) says:

    ¡¿Más?! Cada capítulo Solei me cae peor, sé que haga lo que haga, siempre va a encontrar fallos en la protagonista sólo por el hecho de que quiere estar con la hermana.
    Pero es que hay un límite para ser hijo de puta. ¡¿En serio?! ¡¿Ni siquiera puede disimular que le está poniendo el cuerno?!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *