Modo Automático Apagado – Capítulo 89: Rechazo de una declaración de guerra

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Normalmente, cuando apuestas algo en un partido, debe ser algo por lo que ambas personas compitan. Algo que ambas personas anhelan tener, ¿verdad? Nunca antes he jugado ni he apostado algo en un enfrentamiento. Mariabell usó su poder político para conseguir todo lo que quería y fracasó al final. Tal vez simplemente no entiendo el juego, aunque sí entiendo la sensación de querer competir por un sorteo gratuito.

En cualquier caso, si el ganador no ve ningún valor en el premio, entonces el partido termina automáticamente, ¿verdad? Personalmente, no quiero que ocurra el partido, así que intentaré rechazarlo.

—Um… creo que hay un malentendido. Sí estuve en la la lista de candidatas antes, pero no voy a ser seleccionada… es muy probable que sea borrado.

Al menos, Runa mismo había dicho que probablemente sería otra persona. No sé cuánta influencia tiene un príncipe en la elección de su prometida, pero había estado negando los rumores porque confiaba en él… aunque parece que mis negaciones no se han extendido demasiado. ¡Dame un respiro!

—Borrado… ¿qué sucedió para que la candidata favorita tuviera semejante malentendido? —pregunta ella.

Esa deberia ser mi línea: ¿qué tipo de malentendido tienes? ¿”Candidata favorita”? Esas son palabras extrañas para mí.

—Si no me equivoco, hay muchas candidatas a prometida para el príncipe Runa y hay nombres que se han destacado. Pero… nadie está al mismo nivel que tú.

Eso no me importa para nada. Ciertamente soy del más alto nivel en términos de linaje, pero no tengo ningún talento que pueda ser útil para el país. Si fuera buena en algo, primero lo usaría para evitar las banderas de destrucción. Además, Runa es un campo minado de banderas de destrucción que conducen hacia mi muerte.

¿Qué tipo de persona cargaría una bomba voluntariamente?

—En este momento, hay dos posibles candidatas a convertirse en la prometida del príncipe Runa. Una eres tú y la otra sería… yo.

Mis hombros de repente se sintieron pesados ​​por la gravedad de sus palabras.

Debería haber roto la bandera hace mucho tiempo… La bandera que me había esforzado por romper, aún seguía en pie y ondeando. Además, no era solo una candidata más, sino la favorita.

¿Es este el infierno?

Y, Christine estaba causando caos con esta verdad justo en frente de mí.

No había… se supone que es este tipo de desarrollo no era parte del juego. ¿Podría ser que Mariabell obligó a los otros candidatos a ceder para convertirse en la prometida oficial de Runa? Es posible. Ella tenía el poder político y la personalidad para ello.

De lo contrario, si la heroína elegía un objetivo diferente a Runa, entonces la prometida no sería Mariabell, sino alguien más. Al final, el príncipe tuvo que casarse con alguien más fuera de su corte si no terminaba con la heroína. Parte de su trabajo es formar lazos de sangre. Solo sé que en el futuro del héroe y la heroína, Mariabell se bañará con la desgracia. No sé nada más aparte de eso.

Y, mientras la heroína no está aquí, el juego no comenzará, así que no puedo hacer nada. Las villanas seguramente no son razonables.

Sé amable conmigo, hice suficiente trabajo como para cinco personas.

—Estoy sorprendida. Ha habido candidatas que se han destacado hasta ahora, pero ninguna de ellas podría ser considera una rival para mí.

Christine se preparó para ser la prometida de Runa incluso antes de que me propusieran como tal. Antes de tener la edad suficiente para comprender lo que estaba sucediendo, ya la estaban criando para convertirse en la prometida perfecta para el príncipe. Aunque todavía era solo una candidata, su entorno pensaba que ya estaba decidido en un 90% y que su estado era solo una formalidad. Parece que ella también lo pensó de esa manera.

La razón por la que Runa me había rechazado debe haber sido por la existencia de Christine. Como pensaba, Mariabell definitivamente debía haber usado métodos poco éticos para obtener el puesto. ¿Cómo podría yo hacer cosas así? Si Christine se convierte en la prometida, entonces puedo dejar de ser la villana. Una cosa es saber que serás exiliado en un país extranjero, pero la realidad es que puede costarme la vida, ¡de acuerdo!

—Es por eso que esta vez también, tu presencia no me molestó. Tenía la confianza en que sin importar quién era mi oponente, al final sería elegida. No hay nadie más adecuado para el príncipe Runa que yo… Al menos eso es lo que pensaba.

Por el bien de Runa, para que ella se viera como una candidata respetable, había hecho todo lo posible. Ella también está siempre junto al príncipe, el futuro rey, como princesa. El tiempo que pasó con él y sus sentimientos, le dieron la confianza de que no perdería con nadie.

El momento por el que ha estado dándolo todo casi había llegado y no creía que fuera solo un sueño pero, como un cometa en el cielo, apareció otra favorita. Los rumores la seguían: la hermosa hija de la familia Tempest, Mariabell Tempest…

—Al enterarme de ti, te investigué de inmediato. Linaje, apariencia, habilidad… Investigué todo y comprendí por qué eres la candidata más fuerte. Ciertamente eres una existencia adecuada para estar al lado de Runa.

Estoy siendo alabada, ¿verdad? 

Christine seguramente piensa que no hay mejor forma de alabanza que lo que ella dice, pero ni siquiera estoy feliz. Cada palabra y frase que sale de su boca ha sido un golpe brutal, así que estoy a punto de morir.

—Por eso… quiero tener una lucha justa, por el derecho a estar al lado de Runa.

Su camino de pensamiento me era imposible de entender. Digamos que, en aras de la discusión, me convierto en una prometida adecuada para Runa, realmente no lo reconozco en absoluto, pero tengo que avanzar en esta conversación, repito: en realidad no creo que lo sea en absoluto pero… Incluso si fuera cierto, ¿cuál es el punto de tener un enfrentamiento? Si tengo que casarme con Runa, seguramente moriré. Lo único que me espera si me convierto en su prometida es la muerte misma. ¿No es eso todo lo contrario de la felicidad?

Es extremadamente desafortunado que sea de alguna manera la candidata favorita, pero haré lo que sea necesario para borrar esa noción. Mi vida está literalmente en juego, después de todo.

Honestamente, para mí, la existencia de Christine es mi salvación. Ella es como una diosa que desciende de los cielos.

Si continúa a este ritmo y se convierte en la prometida de Runa, entonces no tendré que preocuparme por un camino de destrucción. Con solo un pequeño paso, puedo pasar de bucear de cabeza hacia la heroína a estar completamente a salvo y Runa puede tener un futuro feliz. Mataré dos pájaros de un tiro.

Aunque el 90% de eso es para mi conveniencia.

—El premio por ganar Ozcon no es mucho, así que tener la candidatura de prometida en juego debería estar a tu favor. Es el mejor escenario para nuestra batalla.

Ciertamente, en términos de apariencias, es difícil decir quién es superior entre nosotras dos. Si alguien encuentra a alguien hermoso, seguramente hay alguien que piensa lo contrario. Suponiendo que la mayoría decidiera el resultado, un concurso que puede dar ubicaciones concretas podría influir en la selección de una prometida.

La prometida de una realeza debe tener buena apariencia, pero su estatus social y habilidad, no importa cuán trivial sea la diferencia, puede convertirse en un factor importante. Aunque realmente no me importa, no quiero tener nada que ver con ello.

—Si eres tú, pasarás fácilmente el juicio preliminar.

—No, um… no quiero tener un enfrentamiento…

Si sigo siendo candidata, pues no puedo rechazar oficialmente ser su prometida ya que mis palabras podrían interpretarse erróneamente como menosprecio o falta de respeto hacia el príncipe…

Las personas que no están en peligro de recibir un curso completo de destrucción pueden culpar a otra persona fácilmente con poca evidencia. Por alguna razón, los hechos distorsionados se extienden más y más rápido que los verdaderos y las personas tienden a creer la información que escuchan primero. Es por eso que tengo que ser indirecta, pero si no lo rechazo claramente, los malentendidos se dispersarán. La mejor opción es evitar mencionar a Runa, la candidatura de prometida y otros asuntos delicados y simplemente evitarlo. Una lucha sin sentido nacería de otra manera.

Supongo que alguien como yo, que solo fue un sacrificio por la felicidad de la heroína, no tiene poder de persuasión.

—¿Tienes miedo?

—¿Eh?

—De perder y quedarte sin Runa.

En realidad es todo lo contrario, puedes secuestrarlo ahora mismo y no me importaría. Espera, ni siquiera es mío, no lo necesito.

—No, para nada… No sabía que todavía era una candidata. Y algo así como el matrimonio… Ni siquiera puedo imaginar eso en este momento.

Si pudiera, declararía que estoy cancelando mi candidatura. Incluso firmaré una promesa. Quiero decirle al mundo que no me casaré con el príncipe. Si hiciera eso, mi nombre en la lista se borraría con seguridad pero, al mismo tiempo, se borraría mi existencia. Al igual que Mariabell.

Me reí para mostrarle que no estaba tratando de engañarla y traté de dejar salir una sonrisa amarga. Quería que ella pensara que no se trataba de Runa, sino que para mí, como persona, nunca había imaginado ser su prometida. Honestamente, realmente no puedo pensar en algo como el matrimonio.

—Todo el mundo siempre dice eso al principio. —Ella dijo en voz baja. Podía escuchar rastros de tristeza y enojo en su tono. Decepción… No me estaba diciendo eso a mí ni a nadie más, se lo decía a sí misma. Una arruga se formó en su frente lisa. Su atmósfera de confianza había caído. Parece que mi declaración la hizo pensar en algo. —Al principio todos actúan humildemente. Porque serán vistos como de corazón puro de esa manera. Actuarán de forma humilde y modesta, presentando un acto puro… Sin embargo, sólo mantienen esa apariencia al principio.

La prometida de un príncipe. Lo que vi en Christine, quien era la persona más cercana a esa gloriosa posición, fue lo que más detestaba.

Antes, Mariabell había causado problemas a su entorno con sus mentiras, egoísmo y malicia. No es raro en el mundo social, pero el hecho de que algo sea común no significa que deba tolerarse.

Puedo entender por qué le molesta tanto mi presencia en la lista a Christine. Sería peligroso aceptar mis palabras sin ninguna pregunta. También lo pienso.

No estoy enojada o triste porque ella duda de mí. Aunque es extremadamente molesto para mí porque mis palabras realmente son mis verdaderos sentimientos… No, cubrí mis verdaderos sentimientos en lugar de declinar directamente. Quiero mostrar mis verdaderos sentimientos: los significados dobles son malos. Siendo realistas, será malo para mí más tarde.

—Pero eso no me concierne. Sus palabras son falsas y desea aumentar su posición como prometida. Es un hecho que tienes ese tipo de disposición.

¡Por favor, detente, si no me entiendes, la conversación no puede avanzar! 

No lo puedo creer. Mis intenciones no fueron transmitidas a ella en absoluto. Christine se armó de valor y luego me lanzó un boleto directo al infierno.

—Tú o cualquier otra persona, definitivamente ganaré… Ganaré de manera justa y seré quien esté al lado de Runa.

| Índice |

7 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 89: Rechazo de una declaración de guerra

  1. Fátima~ says:

    Diablos ¡Ni siquiera me di cuenta de cuando lo terminé! Muchas gracias por los capítulos ♡♡♡ me encanta esta novela.

  2. Yinett says:

    Jaja si yo fuera Maria le digo:
    -Oye… aquí, entre tú y yo, esto es un secreto, pero no quiero ser prometida de Runa, solo que no lo digo por respeto, por mi te lo puedes quedar, así que yo te apoyo, cásate con tu príncipe, te doy mis ánimos.
    O si no, se inventaba que ya le gustaba alguien (como el caso de los dos amigos de la infancia comprometidos que aparecieron durante el campamento) y que Keito (como es su mejor amigo) le ayude con la coartada :v (y así se desarrolla un amor verdadero-no-fingido entre ellos 😍 digo se nota mucho que soy #TeamKeito?)
    Porque en serio, si iba a entrar al Ozcon si o si, hay soluciones menos complicadas 😅
    Gracias por su trabajo. Ahhhh ya no puedo esperar a ver qué pasa!!!

    • Tato says:

      Yo estoy contigo, entiendo que no pueda decirlo porque es el principe, pero igual le diría, “creo que eres mejor candidata y estas más preparada que yo, y el pais merece lo mejor entonces gana lo que quieras y no creas que estoy en tu contra” o directamente “me gusta alguien más, te doy mis mejores deseos”, y ya, jajaja

      • Fátima~ says:

        Diga lo que diga lo va a tomar como una falsa humildad para quedar bien y es un asunto delicado, si se malinterpreta como desprecio al príncipe, está condenada. Creo que en esos tiempos, ni siquiera podías rechazar una propuesta de matrimonio de la realeza.

        • Yinett says:

          Pobres los que estén en esa situación y pobre Runa, el no pidió tener tantas prometidas peleándose por el y al final, va y se queda con alguien que no quiere. 😐

  3. Chocomenta says:

    Diooos, Maria es media estupida sinceramente, no habla cuando tiene que hablar y nunca deja las cosas claras, cariño, es obvio que te seguirán malentendiendo si no dices lo suficiente, tantas vidas que viviste, tantos años que supuestamente te darían sabiduría, todo se fue al desagüe en esta vida, entiendo que sea cobarde, pero desespera que después de todo este tiempo continué igual a como empezó, necesita madurar y enfrentarse a las cosas de frente, continuarás estancándote en la vida si no dejas tus miedos de lados, necesitas ponerte las pilas de una vez, no vivirás feliz si siempre huyes de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *