¡No seré un enemigo! – Capítulo 33: Contrato de mago

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Como si ya no pudiera mantener el poder de volar, el viejo mago flotó hacia el suelo. Otra flecha lo atrapó en la espalda.

— ¡¿Qué?!

No pude entender, de inmediato, lo que estaba sucediendo.

Una tercera flecha fue soltada.

Ésta habría perforado en la cabeza del viejo mago, si Caín no la hubiera bloqueado con su espada. Sin embargo, cuando el viejo mago cayó al suelo, quedó claro que ya se estaba muriendo.

Vi que un jinete desaparecía en la distancia. Como solo era un caballero, tal vez, habían anticipado que algo así sucedería y lo estaban vigilando.

—Quieren silenciarme…jeje.

También, el viejo mago se dio cuenta.

Caín envió a cinco caballeros para que persiguieran a la persona que había disparado las flechas.

No sabía qué hacer, así que me arrodillé junto al anciano.

— ¿Estás…estás bien?

— ¿Me veo bien?

Respondió sarcásticamente a mi pregunta.

El mago se rio.

—Y con esto…mi vida ha terminado. Me quedaba mucho por hacer…

El viejo mago murmuró y cerró los ojos antes de abrirlos de nuevo y mirarme.

— Tú, ¿quieres convertirte en mago? ¿Crees que tienes lo que se necesita?

—Puedo. Por casualidad, no, sé que puedo convertirme en mago.

— ¿Oh? ¿Por qué es eso?

—Sé de…un futuro que podría haberse vuelto una realidad y, en ese futuro, Everal es atacado después de la llegada del príncipe. Estuve allí controlando títeres de tierra.

Nadie más que el viejo mago y Caín estaban aquí, así que pude decir la verdad. Eso estaba bien, pero estaba segura de que se burlaría de mí por ello. Diría que estaba confundiendo fantasía con realidad. Pero no lo hizo.

—Conocimiento del futuro, títeres de barro…jeje. Ya veo, me gusta. Es ambicioso.

Después de escuchar mi respuesta, por un momento, mantuvo una mirada lejana en sus ojos. Luego, me miró de nuevo y me preguntó:

—Si puedes lograr un cierto deseo mío, entonces no me importaría hacer que los magos se enojen. Al tenerla a usted, como mi aprendiz.

¿Lo que desea? Me sorprendió, pero no parecía probable que este mago moribundo me mintiera.

— ¿Qué deseo es?

—Como soplaras la vida en una muñeca de tierra, quiero que intentes atrapar mi alma en una de ellas. No importa si fallas, voy a morir de todos modos. Pero si tienes éxito, mi alma podrá seguir viviendo por mucho tiempo…no quiero morir ahora. Si lo intentas, aceptaré tu solicitud. Después de todo, si ya he muerto una vez, los vínculos entre maestro y aprendiz no tendrán mucha fuerza. Jejeje.

Entiendo.

Este anciano me había estado mirado, mientras huía la última vez que nos vimos. Tal vez, incluso entonces, estaba considerando la posibilidad de usarse para prolongar su vida después de convertirse en mago.

Incluso ahora, negocia conmigo solo para tener la oportunidad de permanecer en este mundo un poco más de tiempo.

Pero esto es una ventaja para mí. En esta situación desesperada, es muy poco probable que pueda encontrar otro mago que acepte ser mi maestro. Si es como dijo, no me pondrían limitaciones extrañas, ya que él ya está muriendo.

—Entonces, estoy de acuerdo. Pero no esperes que tenga éxito.

—Kiara…

No dudé en aceptar la oferta, con una expresión de preocupación, Caín intentó detenerme. Pero negué con la cabeza hacia un lado.

—A través de esto, podré cumplir mi propósito original. No puedo dejar pasar esta oportunidad.

—Jeje. Los jóvenes deben seguir sus impulsos. Rápido, dame la piedra del contrato…esa piedra roja.

El viejo mago señaló el colgante que llevaba. Así que, después de todo, esta es una piedra de contrato.

¿Es por eso que la Princesa Thorns dijo que no debía usar otra cosa? ¿Había predicho que esto sucedería?

Saqué la piedra del colgante y la coloqué en la mano del mago, que ahora estaba demasiado débil para levantarla. Sus dedos la envolvieron.

Hubo un pequeño chasquido y, cuando el dedo se abrió de nuevo, había un pequeño fragmento roto. Era, aproximadamente, una décima parte del tamaño de la piedra.

—Por lo general, se dividiría tres séptimas parte debido al estrés que causaría al aprendiz. Pero esto es todo lo que un anciano moribundo puede reunir. Debes lidiar con el resto…pon el pedazo pequeño en mi boca, el otro en la tuya y trágalo inmediatamente.

Asiento y levantó las dos piezas. Quizás estaba nerviosa porque me temblaban los dedos.

Aun así, empujé el fragmento en la boca del viejo mago. Parecía que él era capaz de tragarlo. Y así, también, me tragué mi pieza.

Una vez que estuvo en mi boca, pareció volverse líquido y fluir por mi garganta sin rasparme.

Podía sentirlo extendiéndose por mi garganta, mis pulmones, mi corazón. Viajó por mis venas, llegando a todos los órganos y, finalmente, a todo mi cuerpo…

Desde dentro, sentí una extraña sensación mezclada con dolor, como si acabara de tragarme el sol ardiente.

Es una sensación invasiva, algo perforaba cada célula de mi cuerpo con agujas. Podía asegurar, que estaba rodando en el suelo y gritando, pero todo se sentía muy lejos. Como si le estuviera pasando a alguien más.

No sé cuánto tiempo pasó, finalmente, el dolor y el calor comenzaron a asentarse en mi cuerpo. En un rincón de mi mente, pude sentir sensaciones desagradables en mi cuerpo, descomponiéndose como un líquido antes de regresar.

La razón por la que los magos fallidos se convirtieron en arena fue, probablemente, porque no pudieron regresar después de ese punto. Esa debió ser la razón por la que se volverían locos cuando estuvieran cerca de la muerte…sufrían un dolor insoportable.

A veces, sentía que mi cuerpo también sería incapaz de regresar por completo. Cada vez que eso sucedía, otra fuerza opuesta aparecería, como si alguien más la enviara para detener el ataque así, mi poder de retorno se recuperaría.

Este era, probablemente, mi maestro ayudándome.

Finalmente, sentí como si se estuviera omitiendo el calor de mi cuerpo, el sudor comenzaba a derramarse y…luego me desperté.

— ¡¿Señorita Kiara, Kiara?!

Antes de darme cuenta, Caín me estaba sosteniendo y llamándome. Su rostro se había vuelto completamente pálido, se relajó cuando me vio abrir los ojos y parpadear. Había estado muy preocupado. Me sentí mal al causarle tanta angustia.

— ¿Cómo estás?

—Estoy bien. Estoy viva…creo.

Logré responder, mientras miraba mi cuerpo y movía mis dedos.

[Traducido por Reino de Kovel]

Estaba bien. Nada se había convertido en arena. Pero, todavía me sentía adormecida, como si estuviera moviendo un cuerpo que no era mío. Era un sentimiento extraño.

Como si mi cuerpo hubiese cambiado, solo imaginarlo hacía que un escalofrío me recorriera la columna vertebral.

Creo que logré convertirme en un mago. ¿Pero…los magos son criaturas iguales a los humanos? ¿Y si ahora fuera algo completamente diferente?

Bueno, no tiene sentido detenerse a pensar en ello ahora.

Pude mover mi cuerpo, así que le agradecí a Caín y me levanté.

A medida que me movía, las sensaciones extrañas comenzaron a desvanecerse, al igual que la inquietud dentro de mi corazón. Suspiré con alivio.

Justo a mi lado, estaba el viejo mago. Su respiración se había vuelto muy corta, como si se detuviera en cualquier momento.

—Tal como dijiste, pudiste convertirte en mago, ¿eh? Jeje.

Rió con su voz ronca. Sólo asentí.

— ¿Cómo uso la magia?

Lo siguiente que tenía que hacer, era cumplir mi promesa con él.

—Tú…dijiste que puedes hacer muñecas de tierra. Entonces…pon tus manos en el suelo e imagínalo. Reúne el poder de la tierra…es el mismo poder que está dentro de ti…y dale forma.

No podía hablar sin detenerse. Sus ojos parecían no ver más.

Debe haber usado el último rastro de sus poderes para hacer el contrato.

Puse mis palmas en el suelo para hacer lo que él dijo, entonces recordé algo.

—Por cierto, ¿puedo preguntar el nombre del hombre que será mi maestro?

Parecía poco probable que pudiera llamar a su alma si no supiera su nombre.

Y así, el viejo mago, me lo dijo.

—Horace.

Después de eso, dejó de parpadear. Un momento después, los extremos de su cuerpo comenzaron a desmoronarse lentamente en la arena.

Así que todos los magos se convierten en arena cuando mueren.

—Señorita Kiara, la magia…

—Sí, me daré prisa.

Cerré los ojos y busqué un poder dentro del suelo que era el mismo que podía sentir dentro de mí.

—Sin embargo, tal vez, no tienes que cumplir tu promesa ¿ahora?

Caín parecía ser de la opinión de que deberíamos dejar al viejo mago aquí. Era una opción. Pero no quería hacer eso.

—Quiero cumplir mi promesa. Después de todo, él utilizó los últimos momentos de su vida para ayudarme.

Fue a través de eso que ahora puedo ayudar a Reggie y los demás. Quería devolver el favor.

Me concentré, está es la primera vez que hago esto y, no había nadie que me llevara más lejos.

Recuerdo las palabras que me dijo, mientras intento y fracaso. Pero, finalmente, logré detectar un calor que es igual al que puedo sentir dentro de mí.

Ahora para dar forma a esto…de repente, me pregunté ¿qué forma debería tener esta muñeca de tierra?

Por lo general, serían golems gigantes dentro de los juegos.

Pero considerando que un viejo mago llamado Horace viviría dentro de eso, sería demasiado grande. Pero si tuviera que hacerlo más pequeño, solo podía pensar en algo como legos.

No lo sé, creo que tal vez algo que podría sostener con mis dos manos sería lo mejor. Y si hemos de hablar, entonces él también necesitará ojos y boca.

Con todo eso tomado en consideración, la forma en la que pensé, era una figura de barro con una cara de alienígena…ahora que lo pienso, el Maestro Horace se parecía un poco a un extraterrestre. Esto era perfecto.

Oh, tal vez, eso es demasiado cruel y debería pensar en otra cosa. Tan pronto como pensé esto, mi concentración fue cortada.

Cuando abrí mis ojos, la estatuilla de barro fue creada.

Tenía poco menos de treinta centímetros de altura, que era una talla que podía llevar fácilmente.

No solo eso, sino que los pequeños granos de la piedra roja ahora estaban flotando lejos de viejo Horace, cuyo cuerpo estaba medio convertido en arena. Los pequeños granos rojos estaban siendo absorbidos en la estatuilla de tierra.

En el siguiente instante, sus ojos parecidos a alienígenas brillaron con una luz roja.

— ¡Oooh! ¡Así que este es mi nuevo cuerpo!

Era una voz que sonaba como un eco dentro de una olla vacía. Por supuesto, era la misma voz que el anciano a mi lado, el cual ahora estaba convertido en arena.

Uh…tuve éxito. ¿Pero debería estar feliz con esto?

Miré a Caín, pero su expresión era rígida. Esto era demasiado extraño, ¿verdad?

Sin embargo, el Maestro Horace estaba moviendo hábilmente sus brazos y piernas,  parecía estar muy satisfecho con los resultados.

Lo primero que pensé, después de darme cuenta de que realmente lo había logrado, fue que, probablemente, no debería mostrarle al Maestro Horace…un espejo.


[Kiara: Por fin es una maga, 33 capítulos de espera y logró su objetivo, esto es muy bueno. Ya quiero saber lo que pasará, pero…para eso tenemos que esperar, porque ya estamos al día con la traducción inglesa.  

Gracias a Jawbrie por permitirnos seguir con la traducción y a esperar con paciencia el próximo capítulo en inglés.

Nos estamos leyendo.]

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

5 thoughts on “¡No seré un enemigo! – Capítulo 33: Contrato de mago

  1. Namy.nya says:

    XD jajajajajajaja está bien concentrada con todo hasta que salió con lo del espejo al fina y mi concentración termino en risas jajajaja
    Gracias por la traducción ❤️

  2. Minimis says:

    Desde que apareció por primera vez el mago, me imaginé casi toda esta escena(el muriendo, ella tragando la piedra, etc…) Pero aun así fue realmente sorprendente leerlo.
    Lo del espejo me desternilló c:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *