¡No seré un enemigo! – Capítulo 41: Planificación de la estrategia

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Recibí un informe de Allan y Caín, de que el alma de un mago, a quien consideras tu maestro, reside dentro de esta figura de arcilla, así que…es un placer conocerle, escuché que eres el señor Horace.

—Solo Horace está bien, soy un mago errante…bueno, de hecho, soy un mago, pero puedo ser uno errante o sedentario.

Como esperaba del Maestro, quien ha acumulado diversas experiencias durante toda su vida. Incluso si, repentinamente, se convierte en el centro de la conversación, puede manejarlo sin problemas.

—Además, ya no tengo un cuerpo físico. Solo soy una existencia transitoria que puede moverse al recibir el poder de mi discípula, Kiara, jijijiji.

Cuando comenzó a reír como normalmente lo hace, la apariencia de la figura de arcilla era un poco más perturbadora.

Después de escuchar la breve explicación del marqués, el capitán de caballería, el capitán de defensa y la señora Beatrice, tenían una expresión de ansiedad en sus rostro.

Por mi parte, sería feliz, si pudieran acostumbrarse al tipo de persona que es el Maestro. La inquietud de su apariencia externa es, en parte, culpa mía…

—Ahora bien, el consejo de guerra debe comenzar, ¿verdad? También me quedaré aquí y escucharé como una ayuda para mi discípula, jijiji.

El maestro instó a que el proceso avanzara, mientras dejaba escapar su extraña risa. el Marqués Vayne asintió por impulso.

—Vamos a analizar la secuencia de los eventos.

El Marqués Vayne, primero, explicó los detalles de los acontecimientos que ocurrieron de su lado.

Después de que partimos, el Marqués Vayne también partió hacia el castillo.

El plan era que los soldados de las familias nobles cercanas y el ejército de la defensa fronteriza nacional, se unirían a ellos a medida que avanzaban.

Sin embargo, terminaron recibiendo ataques del ejército de Ruain que llegó primero a la frontera nacional. El número de enemigos no era tan grande, pero solo llegaron doscientos hombres como refuerzos de la frontera nacional.

Luego, sin ningún informe del explorador, se unió el refuerzo de las familias nobles y los soldados voluntarios de las ciudades y pueblos cercanos, formando un batallón, de, al menos, 2000 soldados.

Según el explorador que, finalmente, logró regresar en el momento en que iba a partir, el número de enemigos cerca de la frontera, era de aproximadamente un ejército de 10,000.

El Marqués Vayne cambió rápidamente sus pautas de acción, en función del número del ejército de Ruain y la fuerza militar en su mano.

Organizando su formación de batalla para defender el castillo, lograron mantener a distancia al ejército de Ruain. Sin embargo, después del ataque sorpresa de los magos fallidos, no pudieron restaurar la formación de batalla cerca del castillo.

Como resultado, el enemigo logró acercarse, hasta cierto punto, al castillo y el marqués perdió alrededor de tres cuartas partes de sus soldados.

No podían acercarse descuidadamente a sus enemigos, ellos podían disparar por sí mismos, algo así como, una miríada de bolas de fuego. Durante el tiempo en que fueron demorados ​​por los magos fallidos, terminaron rodeados por enemigos que superaban por cuatro veces su propio número.

Fue un verdadero milagro que el marqués sobreviviera hasta que llegamos a recatarlo.

En mi corazón, me siento realmente agradecida de haber logrado ayudarlo. Junto con ese sentimiento, recordé la imagen de las personas que fueron pisoteadas por el golem para que pudiéramos realizar el rescate.

No, no pensemos en eso ahora. Las palabras de los demás no podrían entrar en mi cabeza, si empezara a recordar ese momento.

El Maestro también me dijo, ¿No deseas que tus amigos se mantengan vivos?

Si lo hago estaría confundiendo mi verdadero objetivo y, si no prestara suficiente atención a las personas, que me protegen y con las que me llevo bien, podrían morir en la batalla.

A continuación, el capitán de defensa comenzó a transmitir su informe sobre el castillo.

Escuché su explicación cuidadosamente, mientras pellizcaba el dorso de mi propia mano para mantener mi cabeza despejada.

Como se estaban preparando para mantener el castillo durante un asedio como el de la noche anterior, lograron alojar a las personas que vivían en la ciudad del castillo, antes de que llegara el ejército de Ruain, llegando justo a tiempo para proteger el castillo.

Sin embargo, el número de enemigos era mayor a lo esperado, por lo que no pudieron ir a rescatar al marqués. Después de todo, los enemigos se apresurarían a entrar en el castillo si abriesen la puerta.

Además, al parecer el castillo también fue atacado por los magos fallidos. Sin embargo, Reggie propuso un ataque tremendamente despiadado antes, por lo que lograron derrotarlos desde el principio.

Como parecía que la puerta del castillo estaba a punto de ser destruida, este tipo de respuesta no estuvo mal, con solo escucharlo me di cuenta de que Reggie tiene un lado despiadado con respecto a la guerra, además de que es un método que no me hubiera gustado saber.

Reggie, en realidad, da miedo…

Todavía me siento ansiosa, miré la figura de esa persona que escuchaba atenta y tranquilamente el informe. No puedo creer que él sea una persona capaz de hacer algo así.

Como era de esperar, se encuentra tranquilo, aunque no hay forma de que no sienta nada al respecto, pero…tal como dijo, me pregunto si realmente está acostumbrado a ese tipo de cosas.

En cualquier caso, con mi ayuda, Allan y los demás, lograron resolver el rescate del marqués. Luego, se turnaron para mantener la guardia ante un posible ataque del enemigo.

Cuando llegó la noche, los movimientos del enemigo se detuvieron, tal parece que lo único que necesitamos es controlar las circunstancias.

La ausencia de movimientos por parte del ejército de Ruain fue causada por la estrategia de Reggie de levantar el humo durante el día y la presencia de un mago, en otras palabras, yo. Además, aplasté los pilares del ejército enemigo, con los generales muertos, no podían determinar qué acciones tomar a partir de ahora. El Marqués Vayne narró ese tipo de conjeturas.

Me alegré de haber atacado la fuerza del enemigo, a pesar de haber sido un poco imprudente. Sobre todo, le agradezco a Caín, quien lo comprobó por mí, ya que no podía mirar como el golem pisaba a los soldados, de modo que logramos comprender las circunstancias de los generales enemigos.

Cuando me di la vuelta para echar un vistazo a Caín, que estaba detrás de Allan, este entrecerró los ojos y me dedicó una ligera sonrisa.

Después de esto, debo agradecerle y disculparme. Esa vez, realmente no hubiera podido hacer nada, si él no hubiese estado presente. Además, se vio obligado a hacer algo tan irracional como tener que luchar, mientras me cargaba, por que, al final, perdí la conciencia.

—Ahora bien, pasando al tema principal.

La expresión del Marqués Vayne se volvió un poco áspera.

—Sería bueno si el enemigo se retirara después de que derrotamos a sus generales. Sin embargo, han pasado algunas horas y no hay indicios de que lo hagan. Si el enemigo no se va, no podemos pedir ayuda y, sin fuerza militar, no podemos expulsar al enemigo del territorio.

En ese momento, Reggie finalmente abrió la boca por primera vez.

—Es casi seguro que esta noche, el ejército de Ruain no pueda decidir a los siguientes comandantes. Creo que tampoco se encuentran las personas que deberían ser los sustitutos de los generales, esto debido al ataque de la señorita Kiara. ¿No crees que es muy probable que resuelvan este asunto hasta mañana, propongan una nueva cadena de mando y nos ataquen de nuevo?

Cuando pronunció mi nombre con una voz tan tranquila, sentí que mi estómago se apretaba. Ahora no es el momento de tratarnos como amigos cercanos. Por eso se dirigió a mí de esa forma. Aun así, siento que la distancia entre Reggie y yo, está creciendo.

—Sería bueno si las otras familias de la rama lograran reunir soldados para vencer al enemigo y moverse de forma independiente, pero…

El Maestro Horace respondió a las palabras del comandante de defensa.

—Imposible, ¿no es así? Es más satisfactorio si el lado norte puede ser confinado, ¿verdad? Jijijiji. Pero el plan fracasaría si muestra alguna pista de la ruta, ¿no?

—Ahora que lo pienso, los soldados de Ruain marchan desde el Norte, pero… ¡Oh, hombre venerable! ¿Conoces la ruta de invasión del ejército Ruain?

Cuando el Marqués Vayne preguntó, el Maestro Horace se echó a reír.

—No es el caso, un humilde servidor como yo, no podría escuchar su estrategia, kekeke. Llegué a saber el asunto del hombre que me envió, dijo que tenía hombres entrando y saliendo de Sarehald. Estaba pensando en si ese país se uniría con Ruain y, cuando me dijeron que debíamos avanzar desde el norte y atacar el castillo al mismo tiempo, pensé que absolutamente, ese era el caso. Como sus números han superado los diez mil soldados, creo firmemente, que eso es lo que sucedió.

—Si los dos países llegaron a un acuerdo primero, entonces es normal que nos resulte difícil detectar sus movimientos, ¿no? Por eso, mezclaron a sus soldados con los de Sarehald…

El comandante de caballería refunfuñó, mientras fruncía el ceño.

—De ahora en adelante, recibiremos el mismo daño, así que discutamos las cosas juntos. Fuimos traicionados por quien creímos era nuestro aliado. El daño que Sarehald sufrió por causa de las bestias mágicas debe ser una mentira.

El Marqués Vayne fue notificado que el ejército de Sarehald había estado ocupado subyugando a las bestias mágicas, pero lo más seguro, es que sólo estuviesen actuando.

—Han estado cooperando desde el principio, de seguro han llegado a un acuerdo sobre la división del territorio.

Después de que Reggie dijo eso, Madame Beatrice también suspiró.

—Es seguro que el mensajero enviado para las negociaciones en esa ocasión…haya estado bajo el patrocinio de Ruain. La disposición durante las discusiones deben ser sólo una pretensión.

— ¿Es posible que algunos miembros influyentes de Faruzia, estén de parte de Ruain?

En respuesta a la pregunta de Allan, Beatrice respondió.

—Desconozco los detalles exactos.

—En primer lugar, han pasado varios años desde que la reina se casó con la familia real, por lo que es muy extraño tener nobles cercanos a los Ruain. Es inevitable que el vizconde Credius y el Conde Patorishiel estén vinculados con los planes de Ruain, pero en cuanto a los demás, es difícil saber…

El ambiente se tornó más tenso después de mencionar la posible traición de Sarehald. Quizás debido a eso, todos tenían una expresión sombría.

—Jijiji. ¿Se sienten amenazados? Qué regalo tan fascinante les acaban de dar, ¿no? El engaño y la hostilidad son parte de lo humanos, comparados con ellos soy el más lindo aquí —Dijo el maestro para tratar de aligerar la atmósfera.

—Los refuerzos del marqués Limerick y del vizconde Rainster deben estar en camino, avanzaría si ocurría algún fenómeno inusual. Ya he elevado las señales de humo, por lo que deberían acercarse al lugar donde nos reunimos en unos 2 días. Sin embargo, es muy probable que el ejército de Ruain, imagine nuestros planes. También es posible que se produzca una breve batalla decisiva, con ellos utilizando a los magos fallidos nuevamente, para atravesar la puerta.

Las palabras que salieron de la boca de Reggie, volvieron la atmósfera más pesada.

—Sin los refuerzos, no podemos movernos, y si nuestras señales fueron notadas, existe la posibilidad de que la batalla decisiva ocurra mañana… ¿verdad?

Reggie asintió en respuesta al resumen del Marqués Vayne.

—Además de saber que el Sarehald nos traicionó, es impensable para ellos mover un ejército de 10,000 soldados, solo para atacar la frontera. Podemos pensar en que otro ejército ha iniciado su avance en dirección a la capital real.

Ante la predicción de Reggie, todos volvieron a guardar silencio.

Seguramente, están pensando en una solución innovadora. El plan también podría contener cómo me van a utilizar.

Sin embargo, lo único que puedo hacer ahora es un golem y moverlo. Además, también hay un límite de tiempo. Derrotar al ejército de Ruain con uno solo, sería difícil.

Quiero creer que eso será suficiente, siempre y cuando, podamos alejar al ejército Ruain del castillo una distancia prudente. Entonces, deberían dejar de intentar capturar este territorio.

—La condición de victoria es que se retiren…

¡Oh no! 

Murmure en voz alta mis pensamientos.

Debido a la influencia del juego, la “condición de victoria” es una mentalidad arraigada en mí, pero en realidad no es difícil de entender y el Marqués Vayne aceptó el término.

—Condición de victoria, ¿eh? Ciertamente, poder conservar el territorio se consideraría como una victoria para nosotros.

—Es importante que se retiren. Sería inútil reforzar la fuerza militar si no podemos mantenerlos alejados.

En respuesta a las palabras de afirmación del comandante de caballería, Allan y los demás, también asintieron.

Instada por la atmósfera de aceptación, decidí decir lo que tenía en mente.

—Uhm, considerando la fuerza militar, sería imposible en este momento detener la invasión hacia el reino. Por eso, creo que es mejor para nosotros no pensar en ello por ahora. Además, creo que es muy probable que mañana continúen su ataque. Después de todo, su objetivo es matar a su Alteza el Príncipe Reginald.

En la apertura del juego, la razón por la cual la fuerza principal del enemigo abandonó rápidamente el territorio del Marqués Everal fue la caída del castillo de la frontera y la confirmación de la muerte de Reggie, el príncipe heredero y único en la línea sucesoria al trono.

—Está bien. —Reggie aprobó mi opinión.

—Ruain invadió para apoderarse del reino de Faruzia. Si ese es el caso, la mejor victoria que podríamos obtener, en esta situación, es que yo, el heredero al trono, siga con vida. Incluso si logran apoderarse de la capital real, mi rango de sucesión es más alto que el de la reina. Si llegara a ocurrir una fusión, los países extranjeros no darían su consentimiento tácito. Si uno pasa por alto la usurpación del trono en otro país, significa que podría pasar en el tuyo.

No hay rey, ​​de ningún país, que desee que su país sea superado por uno con una fuerza militar inferior.

Después de decir eso, Reggie cerró los ojos. Cuando los abrió de nuevo, su expresión cambió como si acabara de decidirse por algo.

—Deben saber que los de Ruain no podrían obtener el consentimiento de lo demás países extranjeros. Sin embargo, no podían detener la toma de nuestro territorio —Expresó, para luego continuar hablando sobre su plan para usar al ejército del otro feudo al que acabamos de pedir refuerzos.

—Si combinamos su fuerza militar con la fuerza militar potencial de Everal, el número podría alcanzar los 15,000. Entonces, incluso si los Ruain pudieran crear magos fallidos, querrían evitar luchar contra el mago efectivo que está defendiendo el ejército del territorio Everal. Ruain solo ha mostrado dos magos fallidos hasta ahora. Me parece que no pueden crear varios a la vez. Por eso, démosles la impresión de que contamos con un mago experimentado con nosotros…y, para hacer eso, me gustaría contar con su cooperación, señorita Kiara.

Es la primera vez que Reggie quería usar mi poder de manera proactiva.

Su expresión parecía ser más fría de lo que imaginaba, pero es una oportunidad que surgió debido a su juicio racional, donde mi participación, resulta indispensable.

Por lo tanto, asentí.

—Estoy de acuerdo en cooperar.

Incluso si entiendo que, inevitablemente, el plan me hará convertirme en alguien que debe ser protegido.

| Índice |

3 thoughts on “¡No seré un enemigo! – Capítulo 41: Planificación de la estrategia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *