Princesa Bibliófila – Volumen 3 – Arco 1 – Capítulo 8: Promesas hechas en invierno

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


Podía sentir las multitudes llenando el salón de baile del palacio. Se escuchaba música suave que invitaba a la gente a entrar. Los camareros se maniobraban con gracia a través del laberinto de cuerpos, y los cubiertos tintineaban mientras avanzaban. En medio de todo este clamor llegó el goteo ocasional de palabras extranjeras, sin duda de dignatarios y diplomáticos extranjeros que socializaban entre ellos.

El príncipe Christopher y yo entramos en una antesala cercana. Fuimos recibidos por los asombrados jadeos de su majestad y el príncipe Theodore. Me encogí de vergüenza, pero la reina Henrietta, que ya había entrado en la habitación antes que nosotros, se levantó de inmediato y se acercó a examinar mi apariencia.

—El sombreado rojo puede ser un poco demasiado fuerte. La profundidad de color con las capas tiene un sentido de belleza, pero aún se pueden realizar mejoras. Creo que el volumen de la falda también podría soportar una pequeña reducción. El diseño parece un poco… arcaico para mi gusto —murmuró para sí misma con una expresión seria. Aparentemente, su majestad tenía sus propias preferencias muy específicas cuando se trataba de ropa.

A su lado, el príncipe esbozó una sonrisa preocupada.

—Madre, ¿le molestó tanto que la señorita Matilde robara la idea de Eli?

Los ojos castaños rojizos de la reina ardían de ira mientras levantaba la cabeza.

—¿Necesitas preguntar? No tenían reparos en robar sus ideas y comercializarlas como propias. Una cosa sería si realmente se les ocurrieran a ellos mismos, pero otra cosa es apropiarse del ingenio de otro para su propia popularidad.

Se abstuvo de hablar más, pero su tono estaba lleno de un nivel de disgusto que rara vez escuché de ella. Todavía furiosa, continuó murmurando:

—Para empeorar las cosas, no era la sabiduría de cualquiera a la que estaban robando, era la de Elianna, y tuvieron el descaro de hacerlo frente a todos en la fiesta. Si alguna vez te has preguntado cómo es la total falta de vergüenza, no necesitas buscar más allá de la vizcondesa y su engendro.

Su majestad siguió esas breves palabras volviendo su mirada amonestadora hacia mí por alguna razón.

—Elianna, tú también tienes algo de culpa aquí. Esta fue tu idea que robaron y, sin embargo, te quedaste ahí sentada jugando con ella. ¿Viste lo horribles que eran sus atuendos? Incluso la diosa los rechazaría por vergüenza.

Aún indignada, exhaló temblorosamente, golpeando su abanico cerrado contra la palma de su otra mano.

—No tuve más remedio que reconocerlos simplemente porque originalmente fue idea tuya. Muestras tal determinación y audacia cuando defiendes a otros, pero debes aprender a usar eso para ti también. Aquellos que no se valoran a sí mismos no pueden esperar proteger a nadie más.

Instintivamente respondí:

—Sí. —Mi corazón se calentó cuando la miré y dije de nuevo—: Sí, lo entiendo. —Su majestad estaba tan enfurecida como si ella hubiera sido la ofendida personalmente. La única razón por la que me estaba regañando era porque le importaba.

Antes, pensaba que el palacio era un lugar aterrador, pero ahora me di cuenta de que había estado ciega a todo el apoyo que me rodeaba. Había tanta gente confiable a la que podía recurrir.

La emoción brotó dentro de mi pecho, un profundo afecto por alguien que solo existía en mis recuerdos. Fue un cariño que decidí compartir con la persona que tenía enfrente.

—Gracias por todo, madre.

La expresión de la reina Henrietta se congeló instantáneamente. Sus ojos entrecerrados se abrieron de par en par.

Retrocedí, sorprendida. No pensé que había dicho nada para ofenderla, pero ¿quizás…?

Su majestad hizo un sonido indiscernible pero decididamente poco femenino cuando abrió el abanico. Se cubrió la mayor parte de la cara con el y desvió la mirada.

—Te estaba regañando por tu comportamiento. ¿Qué mujer en su sano juicio agradecería a alguien por eso?

—Bien —estuve de acuerdo, retrocediendo.

Su alteza me dio la espalda, tratando de reprimir su risa, lo que le valió una mirada de reproche de su madre. Ella le gritó:

—Esto nunca hubiera sucedido si hubieras cuidado adecuadamente a tu oponente político en primer lugar. Al vestir a Elianna tan brillantemente, aplastaremos todas las conversaciones sobre Norn. Gracias a mí.

Su ceja se arqueó.

—Vaya, gracias por mencionar eso, madre. Ya estaba equipado para lidiar con la facción militar si era necesario. De hecho, ya preparé un nuevo tema candente que atraerá la atención de la gente y también lo alejará de Norn. Seamos honestos, simplemente estabas usando esto como una excusa para participar en tu pasatiempo de vestir a Eli.

—Un niño tan irrespetuoso. El hecho de que yo sea quien sacó el encanto de Elianna no significa que tengas que estar tan celoso. Es impropio —se burló—. Si estás tan amargado, ¿por qué no admitir simplemente la verdad?

—¿Disculpa? ¿Por qué estaría amargado por ti y tu tonto pasatiempo? Dicen que no se puede juzgar un libro por su portada y eso parece ser doblemente cierto para ti.

La reina resopló.

—¿Oh? Por favor, dime, ¿qué estás tratando de insinuar?

—Los vestidos que eliges para ella son siempre horriblemente chillones. Sólo alguien que disfruta de los juegos de vestir de niña elegiría atuendos tan llamativos —acusó su alteza.

—Tienes un poco de valor —se burló mientras los dos se lanzaban a una guerra verbal. Las tensiones aumentaron y nadie intentó detenerlos—. Le queda perfectamente a Elianna. ¿Por qué objetar mientras se ve hermosa con lo que usa?

Estaba siendo arrastrada a esta conversación por alguna razón, pero no podía seguirlo. Mi cerebro estaba destrozado por la confusión mientras me alejaba de los dos. El príncipe Theodore, que estaba tendido en uno de los sofás, me hizo señas con la mano. Dudé, pero finalmente me escabullí del campo de batalla para unirme al príncipe Theodore y su majestad, haciendo una reverencia ante ellos.

Los ojos azul hierro del rey se suavizaron mientras sonreía. En contraste, los ojos ultramarinos del príncipe Theodore bailaron con picardía. Cada uno de ellos me felicitó por mi vestido.

No pude evitar sentirme nerviosa; era la primera vez que usaba un vestido rojo como este, y lo iba a presentar en el Banquete de la Noche Santa, la fiesta nocturna más grande del año. Afortunadamente, las palabras del príncipe me habían inspirado algo de confianza, y con toda la familia real alabando el vestido, finalmente comencé a sentirme a la altura del desafío.

Después de que les devolví sus cumplidos con una sonrisa y algunas palabras de gratitud, su majestad se inclinó hacia adelante expectante.

—Elianna, ahora que has comenzado a llamar a Ettie “madre”, ¿cómo me vas a llamar?

—Um… bueno, ya que es el rey, ¿”su majestad”?

Su rostro cayó en devastación.

El príncipe Theodore me sonrió divertido.

—Eli, cuando me presentas a otras personas, puedes llamarme tu tío refinado, gentil y carismático.

¿Eh…?

—¿Qué tontería estás diciendo? —el príncipe le espetó—. Ella puede presentarte como su tío solitario que probablemente morirá antes de encontrar una pareja. —Su alteza pasó un brazo alrededor de mi cintura, alejándome del Príncipe Theodore y sentándome con él en el sofá opuesto.

La reina Henrietta se sentó frente a mí y le lanzó al rey una mirada fría desde atrás de su abanico.

—Chris y yo hemos pasado cuatro años completos progresando con ella. ¿Por qué no intentas invertir la misma cantidad de tiempo antes de comenzar con tus expectativas absurdas?

Sus nobles cejas se hundieron en decepción.

—Parece una montaña extremadamente empinada que escalar solo para que ella cambie la forma en que se dirige a mí.

Mientras tanto, el príncipe Christopher y el príncipe Theodore intercambiaron golpes entre sí como solían hacerlo.

—Bueno, Chris, si muero en medio de la soledad, sin duda será por tu mano. Esta ya es una época del año muy ocupada, y luego tenías que venir a verme con un plan de alto secreto que querías que supervisara. Sentí pena por todos los del laboratorio de farmacia. Trabajaban como locos poseídos para terminar a tiempo.

—Pero terminaron a tiempo, lo cual es excelente —dijo el príncipe—. Esto dará vida a la Región Azul. Seguramente entendieron el gran propósito de su trabajo.

El príncipe Theodore suspiró exasperado.

—Sabes, podrías beneficiarte hablando con un hombre santo. Puede que tenga algunas palabras duras para ti, pero tal vez podrías rogarle que te enseñe el significado de “compasión”.

—Estoy herido, tío, de verdad. La compasión es exactamente lo que les estaba mostrando. Eres un vago, y aun así tuve la amabilidad de enviarte algunos trabajos para que nos pudieras demostrar tu valía.

—Compasión de hecho —dijo el príncipe Theodore, divertido—. En ese caso, debería obtener mi recompensa por todo ese arduo trabajo de parte de Eli.

—¡¿Qué?! —Su alteza espetó—. ¿Qué tonterías estás escupiendo? ¿No eres un poco joven para volverte senil ya?

—Vamos, no es nada para hacer un ataque. Os acompañaré a los dos en ese viaje que estabais planeando. Interferir en vuestro tiempo juntos será un buen entretenimiento para mí. Además, soy el único con el que Eli puede realmente hablar de libros, de todos modos.

—¿Cómo te gustaría que un caballo te pateara en la cara, tío? —La amenaza del príncipe era tan amenazante que se deslizó por el aire con mala intención como una nube tóxica.

En contraste, el príncipe Theodore parecía tan jovial y despreocupado como siempre.

También pude disfrutar escuchando a su majestad y la reina Henrietta, que conversaban como solo lo hacían en su círculo privado. Me reconfortó ser incluida, y me recordó una vez más que la familia real me estaba dando la bienvenida con los brazos abiertos.

De repente, recordé a mi padre y a mi hermano. Una vez que comenzara el nuevo año, esta sería la norma para mí. Mi hogar estaba ahora aquí en el palacio, en lugar de la casa en la que había nacido y crecido. No pude evitar sentirme ansiosa por todas las personas que estaba dejando atrás: mi padre, mi hermano y nuestros sirvientes domésticos. Al mismo tiempo, si la señorita Anna nos hiciera el honor de casarse con un miembro de nuestra familia, sería un gran alivio para mí. Era una esperanza egoísta. No tenía idea de cómo se sentía realmente por mi hermano. Aun así, por muy lejano que pudiera estar ese futuro, estaba segura de que sería perfecto si las cosas resultaran de esa manera.

Su majestad interrumpió mis pensamientos diciendo:

—Elianna, escuché cuán incansablemente trabajaste para la gente de la Región Azul. Me gustaría felicitarte por tus logros, por supuesto, pero si hay algo que pueda otorgarte como recompensa por todo lo que has hecho… Por favor, infórmame.

—No podría soñar con eso. —Me apresuré a negar con la cabeza, rechazándolo firmemente. Todavía no estaba segura de haber logrado algo, a pesar de mis mejores intenciones.

Todo lo que hice fue usar las conchas marinas para hacer pigmento, pero fue la reina quien luego lo utilizó para teñir mi vestido. Sí creía que el color que provenía de las almejas Milulu eventualmente podría ser valioso, pero tendencias como esa siempre se desvanecen eventualmente. Además, el teñido ya era una especialidad de renombre en la Región Tor. Incluso si la Región Azul produjo un tinte impresionante, a largo plazo, todavía estaba muy lejos de lo que era necesario para garantizarles la estabilidad financiera en su vida diaria.

Cuando intenté afirmar que ni siquiera funcionaba como una solución básica a los problemas actuales, el príncipe Christopher me interrumpió con una sonrisa.

—Quizás te equivoques en eso —explicó—: También encontraste otro tipo de tinta, ¿no? Decidí hacer uso de eso. Será otra especialidad de la región después de esta noche.

—¿Qué? —Lo miré con incredulidad.

—Será una sorpresa para más tarde —me aseguró con una sonrisa traviesa—. Mi padre tiene toda la razón en que has logrado mucho. No seas tan modesta. Si está ofreciendo una recompensa, acéptalo.

—Aun así —protesté vacilante, pero todos los demás me estaban instando claramente a dar marcha atrás y aceptar la recompensa del rey. Con gran desgana, finalmente dije—: ¿Puedo realmente pedir algo como recompensa?

Su majestad asintió magnánimamente.

—Como rey del Reino de Sauslind, juro que te concederé cualquier petición que me hagas, siempre que esté en mi poder. —Sonaba menos como un monarca orgulloso y más como un padre esperando complacer las demandas de su hija.

Todavía me sentía culpable por pedirle algo, pero como estaba ofreciendo, reuní lo último de mi coraje para soltar:

—Una vez que termine el Banquete de la Noche Santa… me gustaría un poco de tiempo libre, ¿puedo?

—¿Tiempo libre? —Sus ojos azul hierro me devolvieron el parpadeo.

Por alguna razón, el rostro de la reina Henrietta se iluminó. Sostuvo su abanico sobre su boca mientras asentía con calma.

—Espléndida idea, Elianna. El diseñador de tu vestido también tenía otras ideas en mente que podríamos probar. Sería bueno que también visitáramos las empresas de la capital de vez en cuando. Los comerciantes de todo el continente se encuentran reunidos en Saoura ahora mismo. Es una buena oportunidad para tener en nuestras manos una tela rara.

—¿Disculpa? —La elegante sonrisa de su alteza se evaporó mientras resoplaba con desaprobación—. No puedes hablar en serio, madre. ¿Por qué crees que trabajé día y noche sin descanso durante las últimas dos semanas? Incluso los funcionarios civiles sufrieron junto a mí, trabajando incesantemente para que tuviéramos tiempo extra después de las vacaciones.

El príncipe Theodore le devolvió la mirada, horrorizado.

—¿De verdad crees que tienes derecho a presentar tales quejas…?

Justo cuando su majestad y su alteza estaban a punto de lanzarse a otra ronda de disputas, el rey levantó suavemente la mano para detenerlos.

—¿Estás segura de que solo quieres un poco de tiempo libre? —preguntó.

Estudié su rostro antes de responder:

—Sí. En realidad, sí…

Todo empezó ayer.

Mientras me ocupaba de cumplir con mis deberes formales y hacer los preparativos para el Banquete de la Noche Santa, la señorita Sharon de repente me visitó, acompañada por la señorita Elen. Fue una reunión breve. Al parecer, después de pasar una noche para considerar sus acciones, la señorita Sharon había decidido venir y disculparse. Quizás era el resultado de su propia personalidad obstinada, pero parecía estar haciéndolo de mala gana.

—Puede que haya… ido demasiado lejos —admitió—. Quizás dije demasiado cuando me calenté. Mi comportamiento fue impropio. Así que… Me disculpo. —inclinó valientemente la cabeza. La forma en que se manejaba no era tan perfecta como una dama como cabría esperar, pero parecía lo suficientemente sincera.

Después de un breve momento de vacilación, explicó qué la había llevado a reflexionar sobre sus acciones.

—A decir verdad… no me gusta cómo me veo. La gente se ríe de mí por mi pelo rojo rizado y mis pecas. Siempre admiré a la señorita Mireille por su piel clara y sus hermosos ojos azules. Para mí, ella siempre fue la princesa ideal. Pero después de escuchar tu historia y todo lo que dijiste, me di cuenta de que no estaba bien imponer mis ideales y valores a otras personas.

—¿Qué parte de lo que dije? —Incliné mi cabeza hacia ella.

Sus labios se ensancharon en un puchero, pero asintió y explicó de todos modos.

—Sabía que había plebeyos viviendo en la pobreza, pero nunca traté de entender cómo era su vida diaria o cómo pasaban el tiempo con sus familias. Del mismo modo, solo me fijé en lo popular que era la señorita Mireille en la superficie. Nunca intenté entender cuáles eran sus verdaderos deseos. Eso me hizo darme cuenta de que no era diferente a esa sucia y podrida concubina o esa astuta casa del duque.

La señorita Sharon tenía razón. Ella había tratado de empujar sus propios deseos e ideales en todo el mundo sin tener en cuenta cómo la persona en cuestión en realidad sentía. Parte de ser nobleza consistía en desempeñar el papel que se le asignó, pero a pesar de eso, la señorita Sharon en realidad estaba tratando de comprender lo que realmente quería la señorita Mireille. Por eso, pensé que Mireille estaba realmente bendecida.

Justo cuando pensaba eso, la señorita Sharon de repente soltó lo mismo.

—Es una verdadera bendición tener la protección del pueblo de Sauslind, señorita Elianna.

La forma seria en que me miró me hizo realmente feliz. Mis labios se suavizaron naturalmente en una sonrisa.

Las mejillas de Sharon se sonrojaron cuando apartó la barbilla.

—¡Aun así, la señorita Mireille no es menos asombrosa y maravillosa!

—De hecho —dije. Tanto la señorita Elen como yo nos reímos.

Aún enfurruñada, la señorita Sharon se agachó y sacó algo de su equipaje.

—Me gustaría darte esto como disculpa. Yo… dije algunas cosas muy irrespetuosas y aprendí mucho de nuestras conversaciones.

Respiré profundamente mientras me fijaba en el objeto en sus manos. Hizo falta un esfuerzo para mirar entre la señorita Sharon y la señorita Elen y preguntar:

—¿Estás segura?

La señorita Elen ofreció una elegante sonrisa cuando dijo:

—Por favor, considere esta la forma del ducado de disculparse y felicitarla por convertirse en la próxima princesa heredera, señorita Elianna.

La señorita Sharon mantuvo un tono plano mientras explicaba:

—Solo te estoy prestando esto. Una vez que termine el Banquete de la Noche Santa, tengo la intención de regresar directamente al Ducado Miseral. Me preocupa la señorita Mireille. Entonces tendrás que leerlo antes. Me lo llevaré de vuelta, ya sea que lo termines o no. —No escuché lo que dijo después de eso, que incluía—: Aunque siempre podrías venir conmigo…

Me sentí llena de alegría, como si me hubiera reunido con alguien a quien admiraba tanto pero que había renunciado a volver a ver. Cogí el libro de registro en mis manos temblorosas y lo apreté contra mi pecho.

—¡Oh, te lo juro, señorita Sharon! ¡Absolutamente terminaré de leer esto antes de que regreses al ducado! Muchísimas gracias. ¡De verdad, gracias, señorita Sharon, señorita Elen! Estaba tan cegada por mis emociones que olvidé mis modales como una dama noble mientras los colmaba de gratitud.

Las dos me miraron en estado de shock, pero yo estaba demasiado distraída para ver sus caras. Mi corazón latía con fuerza en anticipación al mundo inexplorado que se encontraba entre las páginas de este libro.

—… y es por eso que me gustaría tomarme un descanso, su majestad —terminé.

A decir verdad, incluso mientras me empujaban de un lado a otro atendiendo a mis deberes reales, la mitad de mi corazón se había quedado en mi habitación, hechizada por el cuaderno de bitácora del capitán de barco Vigo. Todavía tenía ansiedad por la inminente fiesta de la noche, pero no pude evitar rezar para que terminara rápidamente. En el momento en que terminó, finalmente pude leer mis amados libros, ¡finalmente conocer al mismísimo Capitán de Barco Vigo! Si su majestad me concediera algún tiempo libre, sería un maravilloso y feliz respiro.

—Hay muchos otros libros que me encantaría estudiar también —confesé—. Tantos que se han acumulado durante semanas y meses… Me encantaría leerlos todos. Si puede concederme el tiempo para hacerlo, no hay mayor recompensa que pueda pedir, su majestad. —Antes incluso de darme cuenta de lo que estaba haciendo, mis dos manos estaban unidas mientras prácticamente le suplicaba al rey.

Tanto la reina Henrietta como el príncipe Christopher me miraron boquiabiertos.

—Ella en realidad le está rogando —murmuraron ambos. Desafortunadamente, ya estaba demasiado preocupada con mi solicitud para prestarles atención.

Su majestad esbozó una sonrisa forzada y asintió con frialdad.

—Muy bien. Como rey, por la presente le concedo, la señorita Elianna Bernstein, un alivio temporal de cualquier deber que pueda tener. No permito que nadie te interrumpa durante tu tiempo de descanso. Tienes mi palabra.

Estaba tan emocionada que no pude evitar soltar de emoción:

—¡Muchas gracias, su majestad! —Mi corazón ya estaba cautivado por la montaña de tesoros que me esperaba en mi habitación. No tenía ningún interés en la fiesta nocturna que aún estaba por llegar. Por lo tanto, todo lo que sucedió después de eso parecía borroso y distorsionado, como si una pared mental me separara de lo que sucedió a mi alrededor.

La reina Henrietta le gritó al rey:

—¡Eres demasiado suave con ella!

—Ni tan suave como tú —argumentó.

—Pero la Gral Villa tiene un lago con cisnes, y pensé que sería el viaje perfecto antes de nuestro matrimonio… —murmuró el príncipe Christopher con desánimo.

Exasperado, el príncipe Theodore hizo añicos el último de los sueños de su pobre sobrino diciendo:

—Ay, Chris, anhelabas algo fugaz.

♦ ♦ ♦

Mientras leían nuestros nombres, el príncipe y yo entramos en el salón de fiestas. Inmediatamente, la multitud estalló en una ola de susurros emocionados y una emoción palpable. Casi me encojo de ansiedad, pero el firme agarre de su alteza nos mantuvo avanzando.

Parte del alboroto fueron las reacciones encontradas a mi vestido rojo. Hubo aquellos cuyos ojos fueron capturados por el color increíblemente vivo, pero también hubo aquellos cuyas cejas se fruncieron por la consternación por la audaz exhibición. Los chismes de ambos lados se desvanecieron gradualmente a medida que me arrastraba hacia la habitación. A pesar de que algunos pensaron que era ostentoso, cuando la luz atrapó mi vestido, no era obscenamente llamativo, el color se mantuvo audaz sin ser demasiado intrusivo. Quizás mi expresión congelada ayudó a silenciar a los espectadores; mis nervios se habían apoderado de mí, y ni siquiera pude forzar una sonrisa.

Es cierto que no podría ser tan deslumbrante como un jardín entero, pero como había dicho el príncipe, podría ser una sola rosa floreciente, una que exhibiera con orgullo sus pétalos, teñidos con el ilustre pigmento de las almejas Milulu de Corba.

Su alteza lucía su habitual sonrisa deslumbrante, luciendo aún más orgulloso de lo que normalmente lo hacía. Eso fue suficiente para suavizar la expresión rígida de mi rostro.

En los huecos de nobles alineados a nuestro alrededor, vislumbré a dos personas que recientemente habían sido objeto de mucho escrutinio: el anciano vizconde Dauner y su regordeta vizcondesa. Estaba vestida con el mismo vestido atroz que había usado el otro día. Tenía un escote pronunciado y atrevido con un panel de encaje de color ciruela fijado en el interior.

No vi rastro de su hija, la señorita Matilde. El príncipe había mencionado dejarla en una celda durante la noche para reflexionar sobre sus acciones, pero dado que ella era una dama noble, no podía ver que se le permitiera hacer algo así tan fácilmente. No era como si sus acciones hubieran amenazado directamente la vida de las personas. Sin duda la habían reprendido a fondo, pero ¿era realmente tan extremo que había decidido no asistir? O tal vez estaba preocupada por la posición social de su familia después del incidente. Independientemente, ella no estaba presente.

Mientras me sentía en conflicto por este desarrollo, la reina Henrietta avanzó unos pasos frente a mí con el pecho inflado triunfalmente. Se regocijaba con la vizcondesa, la última de las cuales rechinaba los dientes de frustración mientras miraba con el ceño fruncido mi vestido. El anciano conde trató de ocultar su propia mueca de resentimiento, pero carecía del control para enmascarar completamente sus emociones. Ahora que ya no era una figura militar orgullosa e influyente, parecía ansioso por cómo lo percibirían las miradas indiscretas que lo rodeaban.

La reina Henrietta carraspeó mientras pasaba, y el príncipe me apretó la mano mientras se tragaba una risa. Tenía mis propios pensamientos sobre su inmadurez, pero por respeto a la familia real, me guardaría esas impresiones para mí.

Cuando el rey y la reina llegaron a su estrado, el príncipe y yo seguimos su ejemplo y nos volvimos hacia todos nuestros invitados. El príncipe Theodore también se unió a nosotros. Según la tradición, su escolta era una anciana, un miembro extendido de la familia real.

Su majestad lanzó su mirada alrededor del salón, su voz sonora retumbando mientras agradecía a los dioses por un año de paz y estabilidad. También expresó su gratitud por el arduo trabajo de todos y rezó para que el próximo año fuera igual de próspero. Finalmente, gritó:

—¡Ahora, toca la música!

Siguiendo sus instrucciones, una brillante melodía llenó la habitación. Seguimos al rey y la reina hasta la pista y comenzamos el primer baile de la noche. Como había previsto, mi vestido se extendió a mi alrededor como los pétalos de una rosa en flor. Mi estómago estuvo anudado por la ansiedad todo el tiempo, pero la mirada satisfecha en el rostro de su majestad fue tan halagadora que no pude evitar sonreír también.

Una risa escapó de los labios de su alteza mientras me miraba. Sus ojos entonces de repente se volvieron contemplativos.

—Eli, lo siento. —Su abrupta disculpa me dejó mirándolo sin comprender. Todavía tenía su sonrisa habitual plasmada en su rostro, pero podía escuchar el remordimiento en su tono—. Hice esa promesa contigo cuando comenzamos todo esto, pero ni siquiera la he cumplido recientemente.

Mientras miraba hacia las profundidades de sus ojos, sintiendo que podrían absorberme, recordé lo que me había dicho hace cuatro años:

—Señorita Elianna, solo tienes que quedarte a mi lado y leer tus libros.

Él había cumplido esa promesa. Últimamente, sin embargo, entre el entrenamiento de la princesa con la reina Henrietta y mis deberes oficiales con el Banquete de la Noche Santa, había tenido muy poco tiempo libre.

Aun así, no es culpa suya, pensé. Necesitaba decírselo.

—Yo fui quien tomó la decisión de estar a tu lado. Todo lo que estoy haciendo ahora es necesario para lograrlo, así que… no debes preocuparte. Estoy haciendo todo lo posible  —dije, cada vez más insistente cuanto más hablaba.

Su alteza sonrió.

—Lo sé. Soy muy consciente de lo duro que trabajas por mí. Aunque, el hecho de que no me di cuenta de que te estabas esforzando demasiado me hace sentir como un fracaso como tu prometido.

—Oh, no… —comencé a protestar.

—Por no mencionar que tampoco pude cumplir mi promesa. Has tenido que soportarlo todo. Mi madre tenía razón. Realmente soy un príncipe incompetente.

—Creo que eres un príncipe apuesto —espeté antes de pensar. Mientras esos ojos azules me devolvían la mirada, sentí el calor subir a mis mejillas y finalmente aparté la mirada. Mi rubor se extendió hasta mis oídos, casi como si el tinte de mi vestido se hubiera filtrado en mi piel—. Eres absolutamente increíble, más de lo que merezco. En mi opinión… eres el mejor príncipe del mundo.

De repente, el aire a nuestro alrededor pareció brillar. El calor se derramó de las manos del príncipe, una a mi espalda y la otra agarrando firmemente mi mano. Mientras dábamos la vuelta, casualmente se inclinó más cerca, susurrándome al oído.

—Dilo de nuevo, Eli.

—Una vez fue suficiente —insistí.

Él se rió entre dientes, luciendo genuinamente lleno de alegría.

—¿Eli?

Levanté mi mirada para encontrar afecto brotando en la suya.

—Te amo, Elianna.

Por un momento, mis ojos perdieron el enfoque. Era una fiesta nocturna en el palacio y estábamos en medio del baile de apertura. Quizás debería haber considerado la hora y el lugar un poco más antes de comenzar esta conversación. Estaba tan conmocionada que mis pies se congelaron en el suelo.

No obstante, su alteza tomó hábilmente la iniciativa, arrastrándome con él como si nada hubiera pasado. Tenía la misma expresión relajada de siempre, lo que me hizo preguntarme si esas palabras de hace un momento habían sido solo una alucinación auditiva. Como si sintiera mi duda, me dirigió una sonrisa tan llena de afecto que tuve que tomar aliento. Ahora estaba convencida de que no solo había estado escuchando cosas.

—También me gustaría una recompensa —dijo.

Le devolví el parpadeo. Había algo cálido y atractivo en sus siguientes palabras.

—Me gustaría tener algo de tu tiempo. ¿Estoy siendo demasiado exigente?

—No —dije—, está bien.

—¿De verdad?

—Por supuesto. —Asentí con la cabeza, todavía sintiéndome como si estuviera flotando en lo alto de las nubes mientras lo miraba.

Una sonrisa maliciosa apareció en sus labios por una fracción de segundo antes de desaparecer. En el momento en que desapareció, volvió a sonreírme con su encantadora forma habitual.

—Te obligaré a eso.

¿Por qué sentí que acababa de caer en la trampa de un demonio…?

Una vez que terminó mi baile con el príncipe, me turné con varios diplomáticos y embajadores extranjeros. Nuestras conversaciones juntas giraban principalmente en torno a mi vestido. Les conté todos los detalles que conocía y se quedaron pendientes de cada una de mis palabras, impresionados por lo que escucharon. La noticia del pigmento se extendió entre los asistentes.

Había muchos dentro de la nobleza de Sauslind que tenían prejuicios negativos hacia Ciudad Corba (como la señorita Matilde). Sus cejas se fruncieron con desaprobación al escuchar dónde se originó el pigmento. Los primeros entre ellos, y los que protestaron más fuerte, fueron los dos de la Casa Dauner. Hablaron como si fueran una autoridad absoluta en el asunto, lamentando lo repugnante que era la Región Azul. Su crítica a mi vestido y a la reina por respaldarme fue sugerida, pero nunca se dijo realmente. Los dos tenían absoluta convicción en sus creencias, y para ellos, este era un punto de reunión que podían usar para reconstruir el poder político después de haber sido derribados.

Desafortunadamente para ellos…

—El color es delicioso. Me encantaría presentar ese pigmento al rey de mi país.

Los diplomáticos y dignatarios elogiaron el vestido, expresando su interés en importarlo de regreso a sus países como regalo para sus monarcas. Esto sofocó las voces de las críticas y pronto la Casa Dauner se quedó sola en sus sentimientos negativos.

En un momento, me encontré rodeada por un grupo tan denso de jóvenes nobles que no podía moverme ni un centímetro. La Pesadilla Cenicienta era un recuerdo lejano para ellos, ya que había sucedido quince años atrás. No compartían los prejuicios de las generaciones mayores. En cambio, tenían curiosidad genuina de cómo podrían obtener un vestido como este también.

En una exhibición poco común, la reina Henrietta dejó su asiento para unirse a mí y difundir información sobre el pigmento de las almejas Milulu. La condesa Eisenach se acercó para presentarnos sus respetos durante todo esto. Cuando se enteró de cómo su majestad y yo habíamos colaborado para crear el vestido (aunque mis contribuciones habían sido indirectas), suspiró de envidia.

—Ahora parece que las conversaciones de compromiso con mi hijo han fracasado. ¿No hay una adorable nuera que pueda encontrar tirada en alguna parte?

¿Piensa en una nuera como una pieza de fruta caída que puede recoger del suelo? Me pregunté.

La reina Henrietta parecía estar de buen humor mientras se tapaba la boca con el abanico y decía:

—Glen es miembro de la guardia imperial de Chris. Necesita fijar sus ojos en el futuro. Haré lo que pueda para ayudar en ese sentido.

Parecía que Lord Glen aún tenía muchas más pruebas por delante.

Mi hermano también se acercó a presentar sus respetos, escoltando a la señorita Anna del brazo. Estaba adornada con un impresionante vestido azul índigo con elegantes bordados de encaje. Tenía una sutileza que encajaba perfectamente con su personalidad y era agradable a la vista.

No estaba seguro de por qué, pero parecía un poco frustrada mientras murmuraba en voz baja:

—Perdí la apuesta…

Cuando miré a Alfred, me dio su tierna sonrisa habitual. Nuestra conversación pasó del pigmento de las almejas de Milulu a las pinturas de la cueva de Totti.

—Encontraste algo asombroso —dijo. Realmente me alegré de recibir tantos elogios de él.

La corbata que llevaba Alfred combinaba perfectamente con los tonos azul marino de los ojos y el vestido de la señorita Anna. Cuando lo miró, sus mejillas se ruborizaron levemente. Mi corazón se calentó al verlos, y no pude evitar imaginar a dónde podría conducir su relación en el futuro cercano.

Mientras intercambiaba palabras con los que venían a saludarme, mis primos y mi tía se acercaron y me rodearon, exigiendo saber por qué no les había hablado antes del pigmento. Yo les devolví la mirada, estupefacta. Al parecer, las damas de la Casa Storrev ya habían pedido una variedad de vestidos de diferentes colores para el nuevo año. En lugar de cancelar y pedir nuevos con el pigmento, comenzaron a discutir qué decoraciones y adornos de temática roja podrían adaptarse mejor a sus nuevas prendas.

Fueron muy inflexibles acerca de no usar el mismo color de vestido que yo, alegando que “perdería su novedad” si lo hicieran. Lo que fuera que eso significara. Su viva energía me rodeó, manteniéndome preocupada hasta que el banquete estuvo a la mitad. En ese momento, mi tía me había alejado de la reina Henrietta y me había acercado a un grupo de mujeres nobles de mediana edad.

—Elianna…

Cuando miré hacia atrás, noté un grupo de jóvenes nobles alrededor, aunque la presencia del príncipe cuando apareció ante mí pareció abrumarlas.

—Los preparativos para la revelación especial de esta noche están completos. Ven conmigo.

—Todo bien.

Cuando comenzamos a alejarnos de la multitud, volvió su deslumbrante sonrisa hacia las otras mujeres nobles.

—Señoritas, se ven hermosas esta noche. ¿Quieren unirse a nosotros? Puedo prometer una vista que las dejará sin aliento y hará que su corazón palpite como nunca antes en ningún banquete. —Él sonrió con confianza.

La risa continuó detrás de nosotros mientras las mujeres nobles nos seguían, creando un efecto de onda cuando los jóvenes nobles a su alrededor se unieron. A su vez, las jóvenes que habían estado mirando a esos hombres también fueron arrastradas por nuestro movimiento. Mientras nuestro gran grupo se abría paso por el piso, otros volvieron su atención hacia nosotros. Para cuando llegamos al balcón que daba a los jardines reales, todo el lugar se arrastraba detrás de nosotros y se amontonaba en el aire fresco de la noche.

—Lo siento, hace un poco de frío aquí —susurró su alteza. Se paró al frente de nuestro grupo, sonriéndome gentilmente mientras colocaba sus manos sobre mis hombros expuestos con la esperanza de brindar un poco de calidez. Sentir su piel desnuda contra la mía hizo que mi pulso se acelerara. Me acercó más, tratando de protegerme del frío del aire.

—U-Um, sí… —Me sentí un poco nerviosa por nuestro contacto cercano frente a tanta gente. Pensé en protestar, pero alguien más intervino.

—Estoy deseando ver qué entretenimiento preparaste con Theo —dijo el rey.

Su majestad soltó un bufido altivo.

—Dudo que sea algo tan grandioso como el vestido que había diseñado para Elianna.

Sin inmutarse, el príncipe respondió:

—Mantén los ojos bien abiertos. Te espera un verdadero placer. —Había algo malicioso en su expresión cuando le indicó al príncipe Theodore que comenzara.

Se habían llevado varios abetos a los jardines reales, aunque actualmente estaban cubiertos con sábanas negras. El príncipe Theodore asintió con la cabeza a los soldados que estaban a su alrededor y dijo:

—Apaga el fuego. —Siguiendo su orden, sofocaron las llamas cercanas.

El jardín se sumergió en la oscuridad por un momento, hasta que la tela fue arrancada de los árboles. Gritos ahogados sonaron desde el balcón lleno de gente mientras la gente miraba con asombro. Incluso me encontré ahogándome con el aire helado mientras tomaba aire, sorprendida por lo que vi.

Brillando débilmente sobre los árboles había dibujos de pájaros y mariposas. Era como algo sacado de un cuento de hadas. Los dibujos casi parecían estar bailando, la forma en que tarareaban con luz.

—¿Qué… es esto? —Su majestad se quedó boquiabierto.

Tenía la sensación de que lo sabía.

—Su alteza, ¿no me diga que esto es…?

—Así es, es la tinta luminiscente que creaste.

—¿Luminiscente? —repitió el rey, curioso.

Me encogí un poco bajo su mirada.

Cuando me propuse por primera vez crear tinta con las almejas Milulu, busqué la cooperación de los herbolarios en el laboratorio de farmacia. Ninguno de ellos tenía los mismos prejuicios que el vizconde Dauner y los de su calaña. Todos eran eruditos médicos que investigaban cómo la gente de Ciudad Corba había sobrevivido a la Pesadilla Cenicienta. Ya habían investigado cuáles eran los hábitos alimentarios de los aldeanos, cuál era el clima de la región y qué costumbres inusuales, si las había, se practicaban ahí. Estaban tratando de precisar cualquier cosa que pudiera funcionar como cura o tratamiento para la plaga. Naturalmente, también habían realizado un examen de las almejas Milulu.

Estaban en un punto muerto en su investigación cuando les pedí su ayuda para crear la tinta. Estaban felices de complacerlo, viéndolo como una distracción bienvenida. Cuando les llevé las almejas, encontramos algunas con insectos escamosos que se habían instalado en el interior. Recordando cómo se habían usado antes para la pigmentación en el maquillaje, decidí que deberíamos intentar usarlos también como tinta. Algunos minerales de la región Azul se habían mezclado durante el proceso, pero como eran solo muestras, no estábamos demasiado preocupados por la contaminación.

El resultado fue una tinta blanca lechosa y pura que no dejaba absolutamente nada visible cuando la usaba en papel. Estábamos seguros de que no era más que un producto fallido y lo dejamos de lado. Apenas unos días después, comenzaron los rumores de que había fantasmas en el Laboratorio de Farmacia de la capital.

—Viene a la deriva en el medio del laboratorio todas las noches —dijo la gente.

—Es el espíritu de un herbolario que murió en medio de su investigación, lleno de arrepentimientos.

—No, escuché que uno de los investigadores estaba tan obsesionado con su trabajo que sus emociones se manifestaron en la forma de un fantasma que ahora acecha el lugar.

Todo tipo de chismes circulaban, pero la verdadera causa de la paranoia de la gente era la tinta. La mezcla que habíamos elaborado de alguna manera se hacía visible en la oscuridad. Nuestro verdadero objetivo era recrear la misma tinta que se había utilizado en siglos pasados, por lo que fue una mera coincidencia que nos topamos con este descubrimiento. Sin embargo, no podía pensar en ningún propósito que la tinta luminiscente pudiera servir, así que le expliqué la fuente de los rumores de fantasmas y entregué mis muestras al príncipe. Después de eso, me había olvidado por completo del incidente.

El príncipe resumió brevemente todo lo que había sucedido antes de entrar en detalles sobre los relieves brillantes que vimos ante nosotros.

—Según los investigadores, la fuente de esta luz es una sustancia llamada fosforescencia. No obstante, nunca antes lo habían visto en forma líquida. La Región Azul es bien conocida por sus artesanías, así que les pedí que hicieran dibujos de pájaros y mariposas en las conchas exteriores de las almejas Milulu y luego pintaran el interior también. Eso es lo que hace que los dibujos parezcan salidos de la oscuridad.

Su Majestad asintió pensativo.

—Así que así es como lo hiciste.

—Um —me aclaré la garganta, sintiéndome un poco burlona—, ​”cuando te di la tinta, no había mucha. No lo suficiente para lograr algo de esta escala.

—De hecho, no era suficiente. Tuve que contratar a los herbolarios para producirlo en masa. Como habían trabajado contigo para crearlo en primer lugar, fueron los únicos que sabían cómo hacerlo.

—Eso tiene sentido —murmuré. Aún me desconcertaba cómo había logrado que crearan tanto en tan poco tiempo, pero tuve la sensación de que era mejor no preguntar.

Su Alteza continuó:

—Con la ayuda del tío, también hice que se inscribiera el escudo de la familia real en el frente de la tienda que sirve vino caliente gratis. La noticia de ello ya debería estar difundiéndose entre la gente. Mantendremos esta tinta bajo el control de la familia real por el momento, ya que todavía estamos investigando los posibles usos y queremos asegurarnos de que nadie abuse de ella.

El rey se acarició la barbilla.

—Parece una buena idea. Por cierto, ¿es esta también su solución para combatir el fuerte aumento de precios de la leña y el carbón en el invierno?

—Correcto. Cada año, a medida que se acerca el Banquete de la Noche Santa, la noche se alarga y los costos de esos recursos se disparan. Los pueblos pobres y despoblados se han quejado de ello. Al hacer de este un producto especializado, espero que podamos reducir esos gastos para las personas. También tenía algunas otras ideas en mente… pero esta fue gracias al ingenio de Eli. —El príncipe me sonrió.

La reina Henrietta parecía exasperada y divertida al mismo tiempo cuando dijo:

—Y al hacer esto, tú y Elianna serán aún más populares entre la gente.

—No hay duda de eso —estuvo de acuerdo el rey, intercambiando miradas con su esposa mientras sonreían entre ellos.

Todavía estaba ahí, estupefacto, sin estar completamente segura de cómo mi descubrimiento de la tinta que brilla en la oscuridad me había llevado a esto.

Mientras tanto, los diplomáticos y dignatarios extranjeros estaban todos asombrados por esta revelación y comenzaron a hacernos preguntas al respecto. El príncipe dejó que el rey y la reina se ocuparan de ellos, llevándome a un lugar menos concurrido. Encontré mi mirada vagando y de alguna manera vi al vizconde Dauner y la vizcondesa mirando ausentes la escena en el jardín.

—Me siento mal por hacer esto sin su permiso —interrumpió repentinamente el príncipe—, pero usé los derechos exclusivos de venta de esta tinta como moneda de cambio para ganarme a la Compañía Dorud. No tengo planes de dirigir una autocracia y, de hecho, no creo que sea malo que la gente critique mis políticas. Sin sus críticas, no me daría cuenta de los defectos de lo que estoy haciendo.

Una intensa emoción se hinchó en sus ojos.

—Dicho esto, cuando las opiniones de una persona están empañadas por prejuicios y piensan que elogiar a los militares reemplaza la importancia de la gestión de inundaciones, entonces no puedo permitir que permanezcan en una posición de poder. Especialmente no cuando toman erróneamente esos valores corruptos por fortalezas. Lamento haberte causado tantos problemas porque tardé tanto en tratar con el. —Mientras se disculpaba, su mirada era tan seria como el otro día.

Rápidamente negué con la cabeza y sus labios se rompieron en una sonrisa.

—De todos modos, Eli, tu último descubrimiento resultó de gran ayuda. Gracias.

—¿Realmente pude ser de utilidad para ti?

Los ojos de su alteza bailaron divertidos.

—Por supuesto. No tengo ninguna duda de que el pigmento de la almeja Milulu y la tinta luminiscente serán una sensación. A medida que crece el interés en todo el país, también lo hará la necesidad de puentes en la Región Azul. Desearía que el marqués Bernstein nos concediera un presupuesto más sustancial para ese propósito, pero… es tacaño.

Escuchar sobre el trabajo de mi padre me hizo sonreír.

El príncipe se acercó y tocó suavemente mi mejilla.

—Eres como el viento que empuja mis velas hacia adelante. Gracias, mi querida y dulce princesa bibliófila. —Plantó el más suave de los besos en mi frente como si yo fuera su tesoro.

La vergüenza y la alegría burbujearon en mi pecho mientras respondía de la misma manera.

—Me alegro de haber podido ser de utilidad para ti, mi amado príncipe.

Sus ojos azules parpadearon una vez, mirándome. En ese momento, algo pequeño y blanco comenzó a revolotear entre nosotros.

—Ah, es nieve —jadearon las personas que nos rodeaban.

Atraídos por el sonido de sus voces, el príncipe y yo volvimos nuestros ojos hacia el cielo. Fue una vista maravillosa; el resplandor de la tinta de los abetos iluminaba los copos blancos que bailaban a nuestro alrededor.

Su alteza volvió hacia mí su amable sonrisa.

—Hagamos esto de nuevo en el próximo Banquete de Noche Santa. Espero con ansias otro año junto a ti, mi futura esposa.

Solo había una forma de responder a eso.

—Como yo, mi futuro esposo.

Estaba tan feliz en ese momento mientras nos sonreíamos el uno al otro. No tenía forma de conocer las pruebas y la confusión que me aguardaban. Tampoco podía haber previsto que el pigmento de las almejas de Milulu llegaría a denominarse “rojo azul” y se esparciría no solo por Sauslind sino también por el resto del continente.

♦ ♦ ♦

Unos días más tarde, Lord Glen recuperó triunfalmente su libertad después de que se interrumpieron las conversaciones de compromiso, y se detuvo para hacerme una pregunta en secreto.

—Sobre ese lechón de antes… ¿qué le pasó realmente al final?

Lo miré sin comprender. Tenía un ligero sonrojo en las mejillas, probablemente avergonzado de estar sacando a relucir esto, pero sus ojos estaban serios con el deseo de saber el final de la historia. Lord Glen era un hombre honesto, como debería ser un miembro de la guardia imperial, pero también tenía una oculta curiosidad juvenil. Sospechaba que eso era lo que atraía a tantas mujeres.

Finalmente sonreí y dije:

—Esa es una historia para otro momento.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *