Princesa Bibliófila – Volumen 4 – Arco 1 – Capítulo 4: Esperando la primavera

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


La señorita Anna y mi hermano volvieron al trabajo, el príncipe Theodore y yo nos lanzamos a una conversación sobre libros.

—¿Estás pidiendo un catálogo de religiones que se han extendido por las principales carreteras del continente? Si hablamos del período durante el reinado del imperio, creo que Ryzanity es el único que encontrarás. ¿Estás buscando religiones antiguas como la Gaelga?

—No, no del todo —dije.

Algo me molestaba en el fondo de mi mente, y no estaba del todo segura de qué era cuando decidí preguntarle al príncipe Theodore al respecto. Supuse que si alguien supiera la respuesta a mis dudas, sería el conservador de los archivos reales.

—Hace un rato, hablamos sobre el frasco de Furya y eso llevó a hablar sobre el texto médico, el Tratado de Ryza. Los remedios populares en ese momento habrían tenido una fuerte relación con la doctrina de su religión, así que quería investigarlo un poco…

—Ajá. —Él asintió con la cabeza, a pesar de mi explicación bastante vaga—. El tratado de Ryza, ¿eh? Luego, necesitarás un registro de los comerciantes que viajaron por las carreteras durante el reinado del imperio. Aquellos se guardan en las bóvedas. Volveré en un momento con ellos.

—Todo bien. —Asentí con la cabeza, le agradecí su ayuda y luego me volví para hojear los textos religiosos.

Fuertes ráfagas de viento sacudieron el vidrio de una ventana cercana, llamando mi atención, y luché por reprimir la inquietud que sólo continuaba creciendo dentro de mí. Todo había sucedido tan rápido; cuando comenzó el año, llegaron noticias de que Lord Bernard estaba enfermo y comenzaron las conversaciones sobre el envío de una delegación a la capital por Maldura poco después. Lo introdujeron como una visita de cortesía para expresar su gratitud por la ayuda que les habíamos ofrecido cuando llegó el frente frío antes. Sospeché que la situación interna ahí era tal como mi hermano había conjeturado, pero aquellos que no estaban al tanto de tal información estaban comprensiblemente sorprendidos y ansiosos por el arreglo.

La emoción había ido en aumento en la capital a medida que se acercaba la fecha de nuestra boda en primavera, pero la visita de Maldura había ensombrecido esa anticipación. Había una inquietud en el aire mientras la gente se apresuraba a prepararse. Los archivos se sentían muy alejados de todo ese ajetreo y bullicio, envueltos en tranquilidad. Sin embargo, a pesar de lo pacífico que era este lugar, esa espiral de terror por la que había luchado tanto por borrar, reapareció, enrollándose cada vez más.

Maldura, a nuestro noroeste, era una nación belicista. Gracias a la influencia del vecino Imperio Kai Arg, Ryzanity había proliferado ahí. Su país tenía una gran cantidad de minas, pero la calidad del suelo no era adecuada para la agricultura. Confiaban completamente en sus tratos con el imperio y el comercio con los países occidentales y los archipiélagos, enviando barcos a través de la bahía para llegar a ellos.

La bahía era su única forma de llegar a otros países; Sauslind se interpuso en el camino de una ruta directa hacia el mar abierto, y un poco más allá de nosotros se encontraba el ducado Miseral. Además, debido a sus políticas aislacionistas, Maldura no poseía experiencia naval. En lugar de intentar enfrentarse al ducado Miseral en el mar, lanzaron invasiones proactivas en Sauslind, que fue bendecida con tierras fértiles y también estaba conectada a las principales carreteras que atravesaban el continente.

Durante el reinado del rey anterior, Sauslind y Maldura habían ido a la guerra en innumerables ocasiones. A la gente le preocupaba que este mismo patrón continuara, ya fuera bajo el actual monarca o su sucesor. Maldura no era el único con sed de guerra. La facción militante de Sauslind estaba más ansiosa por luchar contra nuestros vecinos que por entablar amistad con ellos, aunque yo había expresado abiertamente mi condena de tales acciones.

Ahora que el príncipe había revelado públicamente que tenía al general Bakula apoyándome, efectivamente había dominado a la facción militante. De lo contrario, podrían haber intentado frustrar nuestros intentos de establecer relaciones pacíficas. Eso era lo que mi hermano estaba tratando de explicar antes. Ciertamente fue una forma efectiva de manejar a nuestros oponentes políticos: tomar uno de los poderes militares en los que creían y usarlo para disuadirlos.

Un suspiro silencioso se escapó de mis labios.

Comprendí que se necesitarían todos los métodos a nuestra disposición para establecer la paz con un vecino con el que habíamos tenido relaciones hostiles durante décadas. Aun así, ahora mismo me sentía completamente impotente. No quería depender del poderío militar para lograr mis objetivos, pero estaba indefensa. Mi opinión por sí sola no sería suficiente para obstaculizar a la facción militante. El príncipe Christopher había estado de acuerdo con mis opiniones sobre el fomento de relaciones amistosas, pero a su vez, eso le había causado enormes dificultades y problemas.

Antes de que pudiera dejar escapar otro suspiro, negué con la cabeza. Tenía que recomponerme. No podía dejar que mis inseguridades se apoderasen de mí.

Miré los estantes encima de mí y tomé algunos volúmenes en los que había estado pendiente. También vi uno más en un estante más alto. Una vez que saliera del palacio, no tendría mucho tiempo para disfrutar de la lectura. Era como si pensara que elegirlos y estudiar las áreas de conocimiento que me faltaban podría borrar de alguna manera el incipiente malestar dentro de mí.

De pie sobre la punta de los dedos de los pies, me estiré tanto como pude, pero mis dedos eran frustrantemente demasiado cortos para alcanzar el libro que deseaba, rozando solo la punta del lomo. De repente, otra mano se disparó sobre mi cabeza y la recuperó por mí.

—¿Es este el que querías?

Mi corazón saltó a mi garganta ante su inesperada aparición. Mientras tropezaba, me tomó en sus brazos. Antes de que pudiera mirar atrás para encontrarme con su mirada, ese aroma familiar inundó mi nariz y mi pulso se aceleró.

—¿Te sorprendí? Lo siento.

Miré hacia atrás para encontrarlo sonriéndome gentilmente, sus ojos azules cálidos con afecto. La sangre corrió a mis mejillas.

—Para nada… Gracias, su alteza.

El príncipe siempre mantuvo la guardia en público. Incluso cuando empuñó esa espada antes había tenido una sonrisa audaz e impenetrable en su rostro. Ahora que estaba frente a mí, se veía completamente diferente. Su cabello dorado había sido cuidadosamente peinado y el cuello de su camisa estaba debidamente doblado. La gracia y la compostura que mostró hicieron imposible imaginar que antes había estado empapado de sudor. Su sonrisa era tan hermosa que haría latir el corazón de cualquier mujer.

Incluso yo pensé que ya era hora de que me acostumbrara a su apariencia y dejara de actuar tan nerviosa. Cada vez que lo veía, mi corazón comenzaba a latir con fuerza sin importar cuánto quisiera que no lo hiciera. La novedad siguió siendo la misma que cuando descubrí por primera vez mis sentimientos por él.

Acepté el libro de él y traté de alejarme, pero la mano que me había sostenido momentos antes se mantuvo firme. Deslizó sus brazos más a mi alrededor, envolviéndome en su abrazo. Traté de decir su nombre pero las palabras murieron en mis labios. Me di cuenta de que no tenía intención de dejarme ir.

Su voz era suave y tranquila cuando dijo:

—Tenías una expresión tan preocupada en tu rostro. Si algo te molesta, háblame al respecto.

Me pregunté cuánto tiempo me había estado mirando. Me sentí tan avergonzada e incómoda que no pude decir nada. Peor aún, mi mente se quedó en blanco cuando me di cuenta de que estábamos tan juntos que él podía sentir mi pulso.

Él se rió entre dientes.

—¿Te estoy molestando de nuevo?

—N-No…

Obviamente, mi respuesta no fue del todo veraz y se rió de nuevo antes de soltarme. Mientras se alejaba, se llevó su calor y su olor. Lo agarré del brazo sin pensarlo.

—¿Eli?

Salté de la sorpresa cuando me di cuenta de lo que había hecho, pero al mismo tiempo, no quería que se fuera, así que lo agarré del brazo.

Todavía de pie detrás de mí, se rió de nuevo, sonando genuinamente feliz esta vez mientras me tiraba de nuevo a sus brazos. Podía sentir sus labios presionando contra la parte superior de mi cabeza.

—El mundo político ha estado inquieto desde que comenzó el año. No he podido tomarme mucho tiempo para descansar por eso. Si te he puesto ansiosa como resultado, me disculpo.

—De ningún modo. —Hice malabares con los libros que llevaba en una mano para poder usar la otra para acariciar el brazo que había envuelto alrededor de mi cintura. La tensión abandonó mi cuerpo cuando sentí el ritmo tranquilizador de los latidos de su corazón contra mi espalda—. La razón por la que el mundo político ha estado en tal estado se debe en parte a mí.

—¿Estás hablando de Maldura?

Respiré profundamente, incapaz de decir nada.

Su suave voz se volvió firme cuando dijo:

—Oye, Eli… No vas a engañarme, ¿verdad?

—¡¿Qué?! —Grité en respuesta, sonando como Jean lo había hecho antes. Giré mi cabeza para mirar al príncipe, pero sus brazos solo se apretaron alrededor de mí—. ¿Por qué preguntas algo así?

—Hmm… —Su voz sonaba inquietantemente seria mientras continuaba—. Tengo un mal presentimiento, eso es todo. Existe una alta probabilidad de que Cretino venga junto con el resto de la delegación de Maldura. El general Bakula también dijo que quería elegir a tu compañero entre sus Caballeros del Ala Negra. Luego está tu primer amor del que no sabía nada.

—El abuelo Teddy no hablaba en serio, estoy segura. Y no estoy muy segura de qué tiene que ver mi primer amor con todo esto.

—No —dijo con mucha decisión, con una gravedad que implicaba que se trataba de una preocupación nacional—. Este es un tema muy alarmante, Eli.

—¿Eh…?

¿En serio?

Como prometida del príncipe, ¿las posibles conversaciones matrimoniales del pasado tenían algún impacto ahora? No recordaba que ninguna princesa de la historia hubiera tenido problemas debido a sus primeros amores.

Mientras mi mente giraba en círculos tratando de descifrar el significado de sus palabras, el príncipe finalmente se echó a reír detrás de mí. Eso enfrió mi cabeza al instante.

—Su alteza… —Mi voz era escalofriantemente fría.

Sus brazos me apretaron.

—Lo siento, Eli. Siempre te tomas muy en serio todo. No pude evitarlo.

Había notado esto antes, pero el príncipe tenía un lado sádico a veces.

Mientras me sentía cada vez más descontenta por sus bromas, escuché una pequeña risa en mi oído cuando dijo:

—Sin embargo, no estaba siendo completamente deshonesto. Tu primer amor ha estado pesando en mi mente. Pensé que sabía todo lo que había que saber sobre ti.

Esas palabras me apuñalaron justo en el pecho. Apreté su mano mentalmente.

Me sentí de la misma manera. Esa fue la primera vez que te vi actuar tan cerca de alguien además de Lord Glen. Aunque cuando lo pensé, no debería haber sido tan sorprendente…

Desde que me convertí en su prometida, había pasado muchos momentos privados con el príncipe fuera de nuestros deberes reales. Sabía con quién era cercano y con quién no estaba abierto, qué políticas y principios defendía y qué futuro imaginaba para nuestro país. Sabía que tenía la costumbre de pensar dos o tres pasos por delante de los demás. Pasando todos los días a su lado, pensé en mí misma como casi parte de su círculo íntimo, que sabía todo lo que había que saber sobre él. Sin embargo, no había forma de que pudieras saber todo lo que había que saber sobre una persona. ¿Cómo podías cuando eran dos personas completamente diferentes?

Me incorporé y miré detrás de mí con expresión seria.

—De hecho, también me pesa en la mente. ¿Cómo os conocisteis tú, Lord Ian, y el resto de los Caballeros del Ala Negra? ¿Cómo pasaste tu tiempo antes de que nos comprometiéramos? Quiero conocerte más íntimamente. ¿Podrías compartir más de ti conmigo?

Tragó saliva con los ojos muy abiertos. Después de un momento, apartó una de sus manos de mí para cubrir su rostro. Luego, un gemido escapó de sus labios.

—¿Por qué tienes que ser tan cruelmente tentadora…? ¿Quién te enseñó eso?

¿Perdón?

—No me digas que ese viejo pervertido, quiero decir, anciano desagradable, ejem, el viejo profesor de Glen, el doctor Harvey, no te ha llenado la cabeza con nada extraño, ¿verdad? No has… estado jugando al doctor con él, ¿verdad?

¿Disculpa?

Sonaba completamente serio cuando hizo su consulta, pero yo estaba tan confundida que no tenía ni idea de a qué se refería.

—No creo que el doctor Harvey me haya enseñado nada de esa naturaleza. Um, alteza, ¿jugó al médico contigo?

Esa sonrisa deslumbrante volvió a su rostro al instante.

—Por supuesto que no. —Hablaba como si fuera completamente casto y desinteresado en tal actividad—. Eso sería ridículo. Simplemente escuché detalles de Glen. Tampoco necesitas familiarizarte con estos asuntos, Eli. Cuando llegue el momento y quieras aprender, estaré encantado de enseñarte.

—Esta bien… —dije vagamente, asintiendo. Al ver lo motivado que estaba, sentí el repentino deseo de correr, pero decidí cambiar de tema—. Um… entonces, ¿dónde fue que conociste a Lord Ian y los Caballeros del Ala Negra?

Me miró por un momento.

—Oh, sí —dijo finalmente, dándose cuenta de que ese era el tema original que había mencionado—. En realidad, mi reunión con Ian no tuvo nada que ver con los Caballeros del Ala Negra. Solo supe que se había unido a ellos después del hecho. En cuanto a los propios Caballeros del Ala Negra, nos conocimos a través de mis deberes públicos. Nunca los habría llamado a la capital si no fuera por nuestra situación actual.

Los caballeros eran la piedra angular de nuestras defensas orientales. Solo fueron llamados a la capital para asuntos esenciales, como la coronación de un nuevo rey. Sus miembros más elitistas habían sido convocados a la capital en parte para dar la bienvenida a la delegación de Maldura. Sirvieron como precaución y fueron lo suficientemente imponentes como para disuadir a nuestro nuevo aliado potencial de hacer algo imprudente. En cuanto al Dios Guardián del Oeste, Earl Hayden, estaba ocupado manteniendo al resto de Maldura bajo control en nuestra frontera.

Me quedé en silencio. Por motivos diplomáticos y políticos, entendí por qué el príncipe había enviado a buscarlos, pero no me atreví a aprobar su decisión. Mi mirada cayó al suelo.

Las siguientes palabras del príncipe fueron como una flecha que fue directo al corazón de mi creciente ansiedad.

—Te preocupa que la gente dependa cada vez más de nuestro poder militar, ¿no es así?

Tragué saliva y apreté la mano alrededor del brazo que todavía me rodeaba. Había llegado a la fuente de la aprehensión que había estado sintiendo desde que comenzó el año.

Después de que nos informaron que una delegación de Maldura estaría de visita, la facción militante comenzó a ganar impulso. La preocupación y el interés de todos empezaron a girar hacia nuestro poder militar. Cuando vi que eso sucedía, comencé a pensar que nos estábamos apresurando demasiado. Los recuerdos de la guerra con Maldura todavía estaba demasiado fresca en la mente de la gente, y teníamos una larga historia de vecinos hostiles. Quizás era prematuro presionar por relaciones amistosas en este momento.

—Primero —dije—, quería que aclimatáramos a las personas mediante el intercambio de cultura y bienes, para que pudieran asimilar la idea de que Maldura ya no es un enemigo. Entonces podríamos hacer un tratado justo con ellos una vez que todos sepan que son solo otro país con creencias y estándares diferentes a los que tenemos aquí. Creo que deberíamos esperar a que se arraigue antes de continuar…

—Sí —dijo con una voz suave que calmó mi corazón inquieto—. Tienes razón. Teniendo en cuenta nuestro largo e histórico pasado con ellos, la discreción es primordial. Por eso te sientes nerviosa y piensas que todo avanza demasiado rápido. ¿Correcto?

Escucharlo aclarar la raíz de mi preocupación fue reconfortante. La tensión desapareció de mis hombros.

—Sí…

No había ninguna razón para rechazar la amistad, como había dicho mi hermano. No obstante, se sentía como si los malduranos estuvieran tratando de explotar la situación por sus propios motivos.

—Que Maldura acelere las cosas me hace pensar que deben tener otro propósito en mente —confesé—. No puedo evitar dudar de ellos.

—En efecto. —El príncipe puso su otra mano sobre la mía y entrelazó nuestros dedos. Mis mejillas se calentaron un poco de vergüenza—. Oye, Eli —continuó—, no trates de cargar el peso de todo tú sola.

—¿Qué…?

—La delegación de Maldura viene aquí porque abogaste por la paz con ellos —dijo—. Y dado que están usando eso como fachada para ocultar su verdadero objetivo, sientes que es tu culpa por haber propuesto amistad con ellos. Eso es lo que estás pensando, ¿no?

Lamentablemente, no podía negarlo. Yo era quien les había dado la excusa para venir aquí y, sin embargo, ni siquiera iba a estar aquí cuando llegaran. Si algo sucediera, sería mi responsabilidad, pero lo dejaba todo para que el príncipe se encargara de él.

Apreté los labios con fuerza.

—Eli —arrulló el príncipe con una voz suave y tranquilizadora—, respira hondo.

Mis ojos se abrieron y repitió su petición. Asentí e hice lo que me pidió, tomando aire antes de expulsarlo de nuevo.

Mientras lo hacía, el príncipe se quedó helado, mirándome como si acabara de notar algo.

—Tienes un olor muy dulce que sale de ti. ¿Es algo que comiste?

—Oh —jadeé. Traté de levantar mi mano para cubrir mi boca, pero nuestros dedos aún estaban entrelazados, así que no pude—. Mi hermano me dio unos dulces hace unos momentos.

De hecho, había sido bastante contundente cuando me lo metió en la boca y me dijo:

—Jean no es tu mascota, así que no le des esto. Necesitas nutrir tu propio cerebro.

Ya se había derretido por completo, pero era un comportamiento inadecuado para una dama.

Mientras recordaba ese incómodo recuerdo, el príncipe tarareaba entre dientes, una sonrisa traviesa se extendía por sus labios.

—¿Te importaría darme una probada también?

—¿Qué?

Para cuando esa palabra salió de mi boca, su rostro ya se había acercado al mío y podía sentir su lengua correr por mis labios. Cuando finalmente se alejó, estaba sonriendo triunfalmente como si su pequeña broma hubiera tenido éxito.

—Mm —dijo, susurrando en voz baja—, lo suficientemente dulce como para volverme adicto al sabor.

Creo que me voy a desmayar. Su alteza, ¿te importaría terriblemente si me derrumbara aquí mismo?

Me quedé paralizada como una estatua. Sabía que mi cara se había puesto roja como un tomate porque podía ver mi reflejo en los ojos del príncipe. Mi corazón latía tan furiosamente que sentí que todo el aire abandonaba mis pulmones y pensé que realmente me desmayaría después de todo.

Se rió entre dientes cuando finalmente volví a mis sentidos y me acordé de respirar.

Sintiéndome molesta, murmuré:

—Eso fue injusto.

—¿Hm? —La forma en que respondió en un tono tan juguetón me hizo sentir resentida.

Lo miré.

—Siempre estás tan tranquilo, y yo siempre estoy tan nerviosa… También quiero que pierdas la calma.

Sus ojos azules se abrieron con sorpresa y su nuez se balanceó.

—¿Quieres hacerme perder la calma? ¿Cómo? —Su expresión era seria mientras esperaba mi respuesta.

Le dije, con mucha naturalidad:

—Te pillaré en el acto con otra mujer.

Sus hombros saltaron de una manera casi cómica. Toda la emoción que había mostrado momentos antes se desvaneció cuando se tambaleó en su lugar.

—Esa… no es la dirección que esperaba, Eli. —Su voz estaba llena de tristeza mientras murmuraba.

Ignoré eso y volví a su pregunta anterior.

—De la misma manera que te preocupa que yo no sea fiel, también me preocupa que puedas encontrar a alguien más mientras no estoy. Su alteza, también…

Eres demasiado bueno para mí.

Ya era popular en la alta sociedad; lo sabía. Si algunas de las otras mujeres vieran lo guapo que se veía empuñando una espada, estaba segura de que su pasión por él solo ardería más fuerte. Alguna de ellas podría hacer un movimiento serio con el príncipe. Al recordar lo galante que se había visto antes, pude sentir mi corazón apretarse ante la idea de perderlo.

Una dulce voz llegó a mi oído desde atrás.

—¿Bien? Me gustaría escucharte terminar esa frase, Eli.

Mi pulso saltó de nuevo. Estaba tan trabado que no pude formar una respuesta.

El príncipe Christopher se rió entre dientes y me apretó en sus brazos con más fuerza.

—¿Quieres verme perder la compostura y estar completamente nervioso? De acuerdo entonces. Hiciste ese comentario cruelmente seductor antes, y no podremos vernos por un tiempo, así que ¿por qué no te demuestro mi amor? Nunca más tendrás que dudar de si seré fiel o no.

—Um… ¿Su alteza? —Sentí la repentina necesidad de retirarme y tuve que luchar para no moverme.

Tengo la sensación de que he entrado en territorio peligroso sin darme cuenta.

—Yo… —Las palabras se apagaron, pero rápidamente solté el resto de mis sentimientos—. No tengo confianza en mí misma. No me sorprendería que desarrollaras sentimientos por otra persona… eso es todo.

No importa cuánto lo intentara, no podía sentirme segura de mí misma. Porque…

—¿Y por qué es eso? —Su voz era tranquila mientras me instaba a continuar, esos ojos azules me miraban expectantes.

Sentí que se me llenaban las lágrimas cuando dije:

—No quiero dejarte toda la responsabilidad, alteza.

Mi defensa era la razón por la que la delegación de Maldura venía aquí, pero el príncipe era el que se encargaba del asunto. Todo lo que hice fue causarle dolor y traerle problemas. ¿No acabaría perdiendo todo su afecto por mí a este paso? Ese era un miedo del que simplemente no podía deshacerme.

Mordí mi labio, tratando de contener las lágrimas mientras bajaba los ojos.

No tienes derecho a quejarte con él o llorar así, pensé mientras me desenredaba de sus brazos y frotaba una mano por mi mejilla ahora húmeda.

La cabeza del príncipe descendió repentinamente hacia la mía. Plantó un beso en el borde de uno de mis ojos. Cuando miré hacia arriba con sorpresa, lo encontré mirándome con intenso afecto. Traté de susurrar su nombre, pero sus labios atraparon los míos en un beso acalorado, como para tranquilizarme. Mis ojos se cerraron automáticamente y mi corazón cantó. Podía sentir su amor y me estaba curando.

Mientras se alejaba, volví a abrir los ojos. Lo primero que vi fueron sus vívidos ojos azules, tan brillantes que se grabaron en mi corazón.

—Siento lo mismo, Eli —dijo, devolviendo los mismos sentimientos que había compartido hace unos momentos—. No quiero poner todo sobre tus hombros tampoco, así que por favor no lleves la carga tú sola.

Su afecto era tan profundo, tan abarcador que sentí que las lágrimas comenzaban a caer de nuevo. Luché por parpadear en respuesta.

El príncipe Christopher me sonrió, levantando una mano para limpiar los senderos mojados que corrían por mis mejillas.

—Así como no quieres que me haga cargo de todo, yo tampoco quiero eso para ti. No eres la única responsable de que venga la delegación de Maldura y de que el corazón de la gente cambie como resultado.

Me reprendió gentilmente por ser tan engreída, pero al mismo tiempo, aceptó mi tendencia a preocuparme prematuramente. Sus ojos, que me recordaban a un cielo soleado y sin nubes, parecían ver a través de mí, directamente a mi corazón.

—Eli, creo que estamos al borde de un cambio generacional en este momento. Se está haciendo historia. Solo, cualquiera sería impotente para luchar contra la corriente embravecida, se ahogarían. Pero juntos, ¿no crees que podemos superar esto?

Los sentimientos que brotaron de mí se convirtieron en lágrimas que me obligué a tragar. En momentos como estos, siempre me sentí muy agradecida de que el príncipe Christopher fuera el hombre del que me enamoré.

—Sí. Sí, absolutamente, alteza. —Mis labios temblaron mientras trataba de forzarlos a sonreír.

El príncipe me sonrió y presionó sus labios contra mi frente.

—Realmente no quiero que salgas del palacio. Yo soy el que te envuelve en los asuntos de la familia real. La región de Ralshen, donde reside Lord Bernard, tiene un pasado un tanto problemático. Me temo que no te tratarán con amabilidad porque eres mi prometida, pero no hay otra persona adecuada para enviar además de ti.

Podía sentir la preocupación en su voz. Aunque pensé que no quería dejarle todo al príncipe, él me estaba confiando una tarea sumamente importante. Estaba segura de que eso era prueba de su fe en mí.

—Tienes razón. —Asentí.

La expresión conflictiva de su rostro finalmente se alivió. Metió la mano en el bolsillo del pecho y sacó una pequeña bolsa, que me tendió.

—¿Qué es esto?

—Un encanto —dijo—. Cuando estés acorralada en una esquina y necesites ayuda desesperadamente, abre esto. No creo que llegue ese momento, pero por si acaso.

Aunque me pareció curioso que me estuviera ofreciendo tal cosa, le di las gracias y lo acepté.

—¿Eli? —Su voz era tan fuerte y llena de calidez cuando llamó mi nombre—. Me ocuparé de lo que suceda en el palacio con Maldura y asumiré toda la responsabilidad por ello. Quiero que te ocupes de la región de Ralshen. ¿Puedo confiarte esa tarea?

—Sí —dije, mirándolo directamente a los ojos.

Me dio otra de sus vibrantes sonrisas. Luego su voz se volvió más seria cuando dijo:

—Elianna, hay una cosa que quiero que grabes en tu corazón para que nunca la olvides. Tú eres mi reina. Eres la única persona que quiero a mi lado. Eli… Elianna, mi princesa bibliófila. —El príncipe Christopher acarició suavemente mi mejilla, y pude sentir mi corazón tartamudear en respuesta.

Aparté la mirada de él, mi voz se sentía un poco áspera cuando dije:

—Entiendo.

Su mirada se suavizó mientras me miraba, pero luego dejó escapar un pequeño suspiro.

—Es irritante… Ni siquiera hemos llegado a la primavera y, sin embargo, hay tantas plagas molestas que se escapan de cada grieta y hendidura. Aun así, Eli, una vez que esto termine, todo lo que tenemos que hacer es esperar el día de nuestra ceremonia oficial. Quiero que te prepares para eso. —Había un tono burlón en sus palabras, pero la pasión en sus ojos era genuina. Sentí mi pulso latir aún más rápido.

El príncipe me confiaba un deber extremadamente importante. Me estaba reconociendo como su socia, que caminaríamos juntos por este camino. Me sentí de la misma manera, llevé la misma anticipación por nuestra boda.

Mientras estaba ahí, capturada por sus hermosos ojos azules, me armé de valor y dije:

—También estoy ansiosa por la llegada de la primavera, alteza… Príncipe Christopher.

—Eli… —La alegría se filtró a través de su ronca voz mientras decía mi nombre, con una amplia y seria sonrisa en su rostro. Yo también me encontré sonriendo.

El romance llenó el aire a nuestro alrededor. Podía sentir un calor en la mano del príncipe y en su respiración mientras me inclinaba hacia él. La forma en que acariciaba mi piel hizo que mi corazón se acelerara mientras cerraba los ojos. Justo cuando el calor de sus labios se acercó a los míos…

—Eli, encontré los materiales que querías en la bóveda, pero muchos de ellos están escritos en Quetzal, así que… —El príncipe Theodore dio la vuelta a la esquina de los estantes, y en el momento en que nos vio, se quedó paralizado—. Oh… —Se mantuvo sereno mientras se aclaró la garganta y dijo—: Perdón, esperaré. Continuad.

Inmediatamente, noté las venas abultadas en la frente del príncipe, un crujido casi audible resonando. Lánguidamente se alejó de mí, enderezándose. La expresión de su rostro me recordó a Lord Alexei.

Esos dos definitivamente están relacionados por sangre, pensé.

—¿Eso fue a propósito? —preguntó el príncipe—. Lo fue, ¿no? Apostaría diez mil doras a que sí. Debería haber sabido que te venderías a esos mapaches y los elegirías a mí. Viejo podrido, con tu conducta falsamente educada. Morirás de una muerte solitaria, lo juro.

Su alteza, esa no es una forma apropiada de hablar con él…

—Te agradecería que se refiera amablemente a mí como un refinado caballero mayor que como un anciano —bromeó el príncipe Theodore, luciendo tan divertido como siempre lo hacía en estas situaciones.

Escondí mi rostro en los brazos del príncipe mientras esperaba que el rubor desapareciera de mis mejillas. Estaba feliz de que su alteza no hubiera hecho ningún movimiento para alejarse de mí. Era casi como si me estuviera abrazando para asegurarme que este era mi lugar.

En silencio, me juré a mí misma que haría todo lo posible por cumplir con mis deberes reales para poder volver a estos brazos. La fuerza me llenó, cálida y reconfortante.


Maru
¿Cuántas veces habré deseado que esto fuera un Josei para que no SIEMPRE LOS INTERRUMPAN? Qué pereza...

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *