Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 2: He reencarnado

Traducido por Devany

Editado por Tetsuko y Nemoné


— ¡Madre! ¡Madre!

¿Qué pasó? ¿Acaso… me dormí? Tenía hambre, pero parece que fui derrotada por el sueño.

—Madre, ¿estás bien?

Mirando de cerca, un niño pequeño me observaba con desesperación desde el borde de la cama.

¿Quién es? No, este niño es… Wirbel, mi hijo… ¿Yo no soy Tanaka Yuri?

No, sin lugar a dudas tenía sus recuerdos. Vivo en una casa en Sapporo, y asisto a una escuela secundaria cercana. Tengo un padre, una madre y una hermana mayor. Sin embargo, noté que hay otros recuerdos. Soy Amalie Ena von Flaksburb. Así es, soy la segunda esposa del Duque Flaksburb.

Los recuerdos inundaron mi cabeza como una gigantesca ola.

Bueno, es difícil decirlo de esta forma… pero soy una mujer desagradable. La casa de mis padres es una familia de Duque con sangre real, y fui criada en interminables mimos.

Si no me gustaba algo, gritaba como la noble suprema y arrogante que soy. Me enorgullezco de despreciar a las personas y mandar a otros. Pero, lo peor…

— ¿Madre?

Wirbel extiende su pequeña mano.

¿Qué fue lo que le hice a este adorable hijo mío?

Histéricamente encontré fallas en todo lo que hacía, diciéndole que no perdiera contra el hijo mayor que la primera esposa dio a luz, sin mostrarle ni una vez una sonrisa. No le he dicho una sola palabra amable a este adorable niño.

Estúpida. He sido increíblemente estúpida.

—Wirbel, estoy bien. Lo siento por hacerte preocupar.

Estiro mi mano y acaricio su sedoso cabello color castaño. Ah, las lágrimas van a salir. Las lágrimas de amor se desbordan solo con tocarlo. ¿Por qué motivo no lo abracé, lo besé y lo llené con amor gentil antes? ¡Realmente estúpida!

El tiempo perdido no puede ser devuelto. Sin embargo, en ese caso, cambiemos a partir de ahora. ¡Voy a ultra malcriarlo!

Ah, no. Estaría preocupada si se convirtiese en mí.

¡Muy bien! Levantemos a este niño cuidadosamente con amor, para que pueda vivir la vida con una sonrisa de felicidad.

—Wirbel, ¿está bien que te abrace?

—Madre… ¡S-Sí!

Wirbel acepta la ayuda de una doncella, y se sube a la cama. Cuando levanto mi cuerpo y abro mis brazos, Wirbel salta.

Ah, mi tesoro. Te quiero.

Mientras nos abrazamos y disfrutamos de nuestro primer abrazo, un sonido encantador resonó. ¡Él es tan lindo!

—Wirbel, ¿tienes hambre?

—Sí, lo siento.

—No te disculpes. A decir verdad, Madre también tiene apetito. ¡Me estoy muriendo de hambre!

En el momento siguiente, un gruñido se escapa de mi estómago.

— ¿Ves?

Fue bastante vergonzoso, pero sonreí dulcemente a mi hijo.

—Iré a calentar la sopa de Madam nuevamente. La comida del señorito Wirbel se prepara en el comedor. Por favor, muévase allí para una comida.

—Sí, gracias. Hablemos más tarde, Wirbel.

Cuando sonrío a la doncella y le doy las gracias, ésta me mira sorprendida. Mm, una respuesta natural. ¡Mi tonta conducta anterior! A parte de sonreír, ahora puedo hablar con calma.

Además, para decir palabras de gratitud, ¡qué loco! Ella debe estar bastante sorprendida.

¿Qué clase de humano era…? 

Sin embargo, en vano lo digo yo misma. En cuanto a dar las gracias, es natural sonreír para la ocasión, ¿verdad? Amalie… Esta niña no tiene remedio.

— ¿Madre no irá a ningún lado?

Wirbel, con ojos llorosos, me mira dentro de mis brazos.

— ¿Eh? Sí, estaré aquí.

—Madre…

Wirbel me abraza con fuerza, lo suficiente como para casi hacerme daño. ¿Qué pasa?

—No vayas a ningún lado.

Repite con una pequeña voz apagada. Palmeé a Wirbel en un sobresalto.

Ah, ya veo… Este niño está hablando sobre el presente yo.

La madre egoísta, que nunca lo abrazó ni le sonrió, ahora se convirtió en una persona completamente diferente. Teme que vuelva a ser la de antes si me quita los ojos de encima.

Cuánta carga forcé a este pequeño niño a cargar hasta ahora…

—Wirbel, Madre siempre estará a tu lado. Veamos, haré deliciosos dulces cuando me encuentre mejor. ¿Los comeremos juntos?

Puse mi mano sobre las suaves mejillas de Wirbel, y pregunté con una sonrisa.

— ¡Sí, sí! Madre, yo… Estoy deseando que llegue.

Wirbel mira hacia arriba, con los ojos llenos de lágrimas de alegría. ¡Muy lindo! ¡Ya hasta trascendió lo lindo! Inconscientemente terminé besándolo y frotando nuestras mejillas.

Estoy reacia, pero tomo prestado un pañuelo de la criada. Limpio suavemente la cara de Wirbel y libero mis manos.

—Entonces, Wirbel, come tu comida correctamente. De esa forma, tu estómago también se mantendrá saludable.

—Sí. Madre, recupérate pronto. No puedo esperar para una merienda con mamá.

Wirble sonríe tímidamente y deja el dormitorio junto con la doncella. Suspiré. Mi hijo es muy adorable.

Estoy feliz… No, es diferente, no diferente, pero diferente.

Devany
el conocimiento es poder :v

¿Acaso reencarné? Renací en una mujer noble llamada Amalie, y recordé mi vida pasada debido a la fiebre alta que casi me mata. No, en lugar de recordar mi existencia anterior, podría ser más exacto decir que Amalie murió y que la existencia anterior, Tanaka Yuri, ocupó su lugar.

Esta es la casa del Duke Flaksburb. Y el jefe de la familia es Christhard von Flaksburb. Sirve a la familia real Morgenrot y, actualmente trabaja como Capitán de la Guardia Imperial.

Soy la segunda esposa de esa persona. La hija de un duque con sangre real es una segunda esposa. Normalmente, sería una cuestión de rutina ser la primera. Sin embargo, ¿qué decir? Mi reputación era muy mala.

Dominante, egoísta e histérica. Una mujer así, sin importar cuán buena sea la posición de sus padres, no importa cuánto dote reciba, todos la encontrarán desagradable. Por supuesto, también me desagrada completamente.

Tal mujer fue forzada sobre el pobre Duke Flaksburb. Maa, definitivamente el rey lo presionó para que se casara. Pero, el duque Flaksburb ya tenía una esposa. Empujar a esa persona a un lado era de hecho imposible, así que se decidió que me convertiría en la segunda esposa. Por lo tanto, mientras que la primera esposa estaba teniendo un hijo, fui bendecida con Wirbel.

Si bien solo tengo a Wirbel, la primera esposa, Bianca-sama, tiene un niño y una niña. El chico es Arthur, y la chica es Anneliese. Tienen cuatro y dos años respectivamente. Por otro lado, Wirbel tiene tres, y aunque la madre es diferente, tiene hermanos mayores y menores.

—Madam, le traje la sopa.

La doncella Berta, puso un soporte en la cama y colocó la sopa. Esta chica no es alguien que traje de la casa de mis padres, sino alguien que originalmente estaba sirviendo en la casa de Flaksburb.

Como condición del matrimonio, no me permitieron traer gente de la casa de mis padres.

—Gracias, Berta.

—No…

Aunque desconcertada, Berta respondió en voz baja.

Es solo el sonido de mí sorbiendo la sopa, pero se hace eco en toda la habitación. Esto es incómodo… Pero no tengo nada que comentar. ¿De qué debería hablar? ¿Perdón por todo lo que he hecho hasta ahora o algo así? No, ella se volverá aún más desconfiada de mí. Bueno, creo que nos acostumbraremos pronto.

—Gracias por la comida. Descansaré un poco más.

—Sí. Discúlpeme por favor.

Berta ordena la vajilla y dejó la habitación en silencio.

En el momento en que puse mi cabeza sobre la almohada, mis párpados se hundieron, junto con mi conciencia.

| Índice |

3 thoughts on “Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 2: He reencarnado

  1. Regdar Blackstrand says:

    Wirble es tan adorable :3
    Vaya, está historia ya me tienen cautivado.
    La protagonista la tiene difícil, reencarno como una mujer histérica que no le daba amor a su propio hijo. Me resulta fascinante como todos reaccionan ante ese súbito cambio de actitud de Amalie.
    Muchas gracias por su trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *