Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 74: Mi despedida de Granny

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Después de despedirme de mi hermano mayor, regreso a mi habitación y comienzo a leer nuevamente el libro que había estado leyendo.

Las actividades que necesito tomar para profundizar mi educación no tienen fin. El mundo todavía tiene mucho conocimiento que desconozco… y como mi visión de eso es revisada diariamente, renazco una vez más desde ese punto.

Y cada vez que entro en contacto con nuevos conocimientos, pienso en ellos, y los hago míos… es bastante divertido.

—Por favor, discúlpeme, señorita…

Después de tocar la puerta, la persona que entra es Granny y enciende la llama de mi lámpara.

Como he estado inmersa en la lectura del libro, antes de darme cuenta ya está atardeciendo.

—Hmm, ya es así de tarde.

Suelto el libro de mis manos y estiro mi cuerpo. El sonido de mis huesos crujiendo resuena en la habitación.

—Granny, ¿podrías hacerme un poco de té?

—Sí, entendido.

Con movimientos tan suaves como el agua que fluye, ella hace un poco de té.

—Síp… como pensé, es delicioso. —Dejo escapar un suspiro de satisfacción ante el sabor que estoy acostumbrada a beber.

En ese momento, Granny tropieza y se cae.

—¿Estás bien, Granny?

—S-Sí, estoy bien. Me disculpo profundamente por hacerte preocupar… Ay, ay, ay.

Cuando intenta ponerse de pie, su rostro se retuerce de dolor.

—No pareces estar bien en absoluto. ¡Qué alguien venga!

Después de sonar la campana y esperar, Anna entra en la habitación.

—Por favor, llama a alguien del Cuerpo de Guardia. Granny se cayó y se lastimó.

—Entendido. ¿Debo llamar a un médico también?

—Oh, sí. Por favor, hazlo.

—Mis disculpas, señorita…

—No tienes que disculparte, Granny. Ahora mismo sólo piensa en tu lesión.

No mucho después, llega un miembro del Cuerpo de Guardia y se lleva a Granny en su espalda.

—Parece haberse roto la pierna. Necesitará descansar durante un tiempo.

—Ya veo… Tendré que decirles a todos que tendrán que hacerse cargo de su trabajo por el momento. También tengo que informar de esto a mi padre. ¿Le dirás a Granny que cuide bien de su cuerpo?

—Lo haré.

—Ahh, estoy tan preocupada. Estoy segura de que aunque le diga que se lo tome con calma y descanse, es alguien que en cambio comenzará a inquietarse…

Ante mis palabras, Anna sonríe amargamente y asiente con la cabeza.

—Nos haremos cargo propiamente de su trabajo. Es probable que lo que más le preocupe sea molestarla a usted, Mellice-sama.

—Molestarme dices… Pero siempre estoy siendo cuidada por Granny.

Para mí, ella, que ha estado a mi lado desde que era joven como encargada de educarme, forma parte de mi familia. Después de que mi madre falleciera, se convirtió en alguien en quien podía confiar.

—En cualquier caso, primero tendré que informar de esto a mi padre. Anna, ¿dónde se encuentra en este momento?

—Me han dicho que actualmente está en el estudio.

—Ya veo. Entonces me dirigiré ahí después de ordenar un poco mi escritorio, ¿podrías ir a informarle de la situación en general, Anna?

—Entendido.

Después de que ella se va, regreso a mi escritorio. Como para contener mis emociones, dejo escapar un suspiro.

Si voy, estoy segura de que Granny hará un escándalo, diciendo que eso está fuera de discusión… y no quiero dejarla exagerar las cosas.

Está bien… Para una fractura de hueso, dependiendo de la parte rota, tomará un cierto tiempo en sanar, pero definitivamente lo hará.

Para calmar mi corazón que está agitado en cierto grado, me repito eso a mí misma. La existencia de Granny es así de importante para mí… 

Cuando mis emociones se calman un poco, me dirijo al estudio de mi padre.

♦ ♦ ♦

Incluso después de un tiempo, la salud de Granny no ha mejorado.

Aunque sé que una fractura de hueso no se recuperará tan rápidamente, no puedo evitar preocuparme.

—Granny, ¿cómo te sientes?

Normalmente no pasaría por las habitaciones de los sirvientes de la mansión, pero como estoy preocupada por ella, mis pies me han traído aquí.

Al entrar, por un momento, sus ojos se abren de par en par… pero, en el siguiente instante, ella sonríe de forma tierna.

—Gracias a la visita de la señorita, puede que esté curada para mañana.

Aunque dice eso, puedo sentir una sombra en sus ojos.

—Granny…

Mientras la llamo, agarro con mucho cuidado sus manos. Sus cálidas manos están profundamente grabadas con arrugas. Siempre me han protegido y guiado.

Granny baja la vista a mis manos, que se han hecho más grandes comparadas con las de cuando era más joven.

—Realmente has crecido. —Ella coloca su otra mano sobre la mía y la acaricia lentamente—. Eras muy poco femenina, pero siempre prestabas atención incluso a una sirvienta como yo. Nuestra amable e inocente señorita. Estoy muy orgullosa de haber podido ver tu crecimiento con mis propios ojos.

—Granny… No debes decir cosas como si te fueras a ir.

—Mis disculpas. Sólo me estaba dejando llevar por el sentimiento por un momento. —Cuando dice eso, hace una sonrisa inusualmente traviesa, como un niño pequeño—. Sin embargo, señorita. Será una breve despedida. Si no puedo ayudarla mientras esté aquí… regresaré temporalmente al territorio Anderson para descansar.

No necesitas pensar si serás útil o no… Por eso, quédate aquí.

Me trago las palabras que están a punto de salir de mi garganta. Cuando lo pienso detenidamente, es algo natural. Volver al territorio cuando uno se enferma o se lesiona.

En particular, esta vez no se trata de una enfermedad… Sólo que regresará a su casa en el territorio. Es mejor que vuelva para recuperarse lentamente con su familia a su alrededor. Me preocupa que no haya regresado al territorio desde que llegó a la capital… En ese sentido, esto debe ser una buena oportunidad.

—¿Volverás…? —pregunto, a pesar de saber eso.

Aunque estoy actuando como una niña irrazonable, Granny sonríe tiernamente.

—Sí, sí. Por supuesto que lo haré. No hay otro lugar al que pueda volver excepto al lado de la señorita.

—Entonces, Granny. Debes recuperarte por completo y regresar.

—Sí, entendido, señorita.

Después de recibir una respuesta afirmativa sin una pizca de vacilación, dejo escapar un suspiro de alivio y me recuesto en la silla.

—¿Cuándo te dirigirás al territorio?

—Mañana.

—¡Mañana! Es bastante repentino.

—Aparte de mi lesión, no hay otros problemas con mi salud y un carruaje para mi uso exclusivo ha sido especialmente preparado, así que podré tomarlo con calma en el viaje de regreso.

—Ya veo… Si es así, entonces también me sentiré tranquila.

—En efecto. Una vez que me haya recuperado por completo, volveré de inmediato.

—Eso es bueno, Granny. Yo… estaré esperando tu regreso.

Al día siguiente… Granny se sube al carruaje que la Casa del Marqués Anderson ha preparado y regresa al territorio.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *