¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 36

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


En sólo un mes habían sucedido demasiadas cosas: La declaración del príncipe León para romper nuestro compromiso. La inesperada reunión con el joven Chris. La revuelta del duque. El encuentro con el joven Allen y la señorita Ange.

En el largo tiempo que había estado comprometida con el príncipe León, nada había sucedido, pero tan pronto como se comenzó a hablar de la anulación del acuerdo matrimonial, los sucesos empezaron a llegar uno detrás de otro. Estaba comenzando a sentirme un poco abrumada. Porque hoy también había sucedido otra cosa completamente incomprensible.

—Y dicho esto, Lilina, ¿cuál te gusta más?

¿Qué quería decir con eso? ¿Por qué había tantas de estas cosas apiladas?

—Madre, ¿qué está pasando aquí?

— ¿Mm? Puedes darte cuenta con sólo verlo, ¿no? Estos son retratos de candidatos a marido. Incluso enviaron cartas con descripciones detalladas.

Me preguntaba cuántos habría.

Mientras me encontraba conmocionada, Sana vino en mi rescate.

—Señora Lisa, no creo que la señorita Lilina sea capaz de responder a tan repentina proposición. Después de todo, hasta hace no mucho había estado aquejada por el problema del príncipe León.

—Supongo. Pero hay algunos prospectos bastante buenos entre estos candidatos. ¿No es increíble, Lilina? Esto sucede justo después de que tu compromiso con el príncipe León haya sido anulado. Incluso hay algunos que ya tienen prometidas… Lo mejor sería descartar a esos.

Después de decir esto, mi madre le entregó un tercio de los retratos a Sana y le dio instrucciones de deshacerse de ellos. ¿Qué? ¿Un tercio de estas personas ya estaba comprometida? No importaba que se tratara de tema de negocios, esto era realmente decepcionante.

—Bueno, con eso la cantidad disminuyó un poco. ¿Cómo deberíamos descartar a los siguientes?

Parecía que se estaba divirtiendo con esta situación. Probablemente, mi madre estaba tratando de encontrarme un nuevo prometido por mi propio bien, pero honestamente ahora no estaba de humor para eso. Además…

—Madre, en lugar de a mí, ¿no sería mejor encontrarle una prometida a mi hermano? Estoy segura de que eso sería mejor.

—Ricardo, eh. Me pregunto si habrá alguna chica apta para ese chiquillo.

Mi madre estaba mirando hacia la distancia. ¿Eh? ¿La búsqueda de su prometida iba tan mal? Puede que mi hermano se mantuviera un poco ausente, pero era el heredero de un título condal. Además, también era el actual Comandante de la Orden de Caballería. Era amigo del príncipe León y poseía un rostro apuesto.

—Madre, hasta ahora nunca me lo había cuestionado, pero al menos hay candidatas para ser la prometida de mi hermano, ¿verdad? —pregunté, con la esperanza de que esto fuera cierto.

—Claro que hubieron.

— ¿Por qué lo dices en tiempo pasado?

—Eso es obviamente porque es una cuestión del pasado.

Ah, parece que había tocado un tema sensible. Mi madre se estaba poniendo nerviosa.

—Ese niño es un poco… No, más bien dicho, es bastante imprudente, ¿no? Del tipo que no es muy apreciado por las señoritas aristócratas. Y no importa cómo lo mires, ya no se convertirá en el típico joven noble. Para quedarse al lado de ese niño, debería ser alguien con un espíritu férreo capaz de ayudarlo a dirigir este feudo desbordado con ataques de monstruos. No creo poder encontrar a ese tipo de jovencita entre las señoritas de la alta sociedad.

Quejándose, mi madre le echaba miradas furtivas a Sana de vez en cuando. ¿Qué sucede? 

Hablando de Sana, parecía incómoda bajo la mirada de mi madre.

—Ah, ¿me pregunto si no habrá por aquí alguna chica amable, capaz de cazar monstruos y que pudiera ayudarlo a manejar el feudo…?

Esta vez hablaba mientras miraba claramente a Sana. Su objetivo era Sana, ¿no? Es cierto que si fuera ella, podría mantener a mi hermano bajo control, además ya conocía el feudo. ¡Y era fuerte! ¿Entonces no estaba ya decidido? A este paso, Sana sería arrinconada por mi madre antes de que se diera cuenta.

—Bueno, dejemos el asunto de Ricardo para otro momento. Lilina, dime, ¿qué es lo que quieres hacer? Hasta ahora has estado pasándola bien, pero estoy segura de que no tienes el más mínimo interés en toda esta gente que no conoces y que, sin embargo, no deja de mandarte retratos desde el momento en que se enteraron de la anulación de tu compromiso. —Diciendo eso, mi madre descartó todos los retratos.

Sentía que definitivamente carecía de experiencia en los asuntos del corazón. Hasta ahora había recibido todo tipo de entrenamientos, pero con respecto al amor aún había demasiado que desconocía.

—Madre, no creo entenderlo completamente. En el momento en que el joven Chris se me propuso, sentí un poco de alegría, pero no pude aceptar de inmediato. Estoy segura de que en alguna parte de mi corazón me estaba preguntando si realmente sería capaz de enamorarme de esta persona. Ni yo misma lo sé…

—Lilina, entiendo tu incomodidad. Yo también pensaba que sería incapaz de enamorarme de alguien. Pero al conocer a Leaf, mis sentimientos se desbordaron. Para ti, seguramente también llegará ese momento. Sucedieron muchas cosas concernientes a tu compromiso con el príncipe León, por lo que nos fue difícil negarnos, pero esta vez nada de eso sucederá. Así que sal a encontrar a tu persona especial.

Diciendo eso, mi madre dejó la habitación.

A partir de ahora, ¿realmente podría tomar la decisión de pasar mi vida junto a alguien? Para mí, que sentía al amor como algo completamente lejano, que una cosa como esa me sucediera era algo que nunca hubiese podido imaginar. Y, por supuesto, también para esa persona.


Notas de la autora: La historia principal se tomará un descanso por un tiempo. Los siguientes capítulos serán unos extras desde la perspectiva de otros personajes.

| Índice |

3 thoughts on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 36

  1. Zuzu says:

    Estoy confundida… El siguiente arco será la búsqueda del amor? Qué pasará con la densa de Lilina? (Que el príncipe está medio menso pero la despistada es ella que todo le sucedió debajo de sus narices y mira que no darse cuenta de nada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *