¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 96: Limpieza completa (1)

Traducido por Shröedinger

Editado por Ayanami


—Señorita Lillina, ¿Acabas de escuchar la voz del maestro Ricardo? —Sana dijo algo extraño.

No hay forma de que mi hermano esté en el País Occidental.

—¿La voz de mi hermano mayor? Umm, no lo escuché.

Sana ladeó la cabeza, murmurando si su mente le estaba jugando una mala pasada.

Hmm, me pregunto si Sana extraña a mi hermano.

Quizás, inesperadamente, cuando esos dos están separados, sienten la existencia del otro

Pero, ¿Mi hermano cabezón ha notado sus sentimientos por Sana?

—¡Sana! ¿Quizás… extrañas al joven Ricardo?

Ange, eso es un ataque suicida…

Ten un poco más de cuidado con tus palabras, tal vez si lo preguntas de esa manera.

—¡T…tal cosa es imposible! Es solo que… sentí que escuché el grito de dolor del maestro Ricardo, solo estaba preocupada.

Oye, oye, señorita Sana.

¿El grito de dolor de mi hermano?

Quizás, mi hermano esté realmente en un apuro… de ninguna manera, ¿Verdad ~?

♦ ♦ ♦

Ahora estamos esperando a mi abuelo y mi abuela en la posada.

Ha pasado un día desde que escapamos de la casa del Duque, pero mis abuelos aún no han regresado.

Pensé en ir al castillo, pero considerando que están ocupados con el Duque, decidí esperar en la posada.

Sana y Ange están conmigo en la habitación.

El joven Allen y Sasuke salieron de compras.

Sin embargo, solo porque salieron juntos no significa que se hayan hecho amigos. Cuando las tres estábamos hablando con una taza de té, mis abuelos finalmente regresaron.

—Abuelo, abuela, bienvenidos. Debe haber sido difícil estar en el castillo.

Al escuchar mis palabras, la abuela mostró una sonrisa amarga.

—El problema era diferente de lo que piensas, Lillina. El castigo del Duque se decidió fácilmente. El problema fue después de eso. Esta persona discutió con el rey ~, fue terrible.

Las palabras de la abuela hicieron que el abuelo pusiera una cara de irritación.

—Hmph, ese tipo era irracional. No importa, se ha tratado a los indeseables de este país, así que partiremos hacia el próximo país. La historia simplemente se repetirá si nos quedamos demasiado tiempo.

Para llamar al rey “ese tipo”… Abuelo, ¿Qué diablos?

¿Y por qué peleaste tanto?

—Para que el abuelo esté tan enojado… ¿Qué dijo el rey?

El abuelo y la abuela se miraron y gimieron.

¿Quizás es algo muy difícil de decir?

Se miraban el uno al otro y, después de conversar con los ojos, ambos asintieron.

—Lillina… Estaban hablando de ti.

—¿Eh? ¿Sobre mí?

—Ah, ya que se dice que no tienes prometido, ese tipo está tratando de convertirte en una prometida real. No me desagrada particularmente el príncipe Chris, pero como a ti no te gustaba la educación de reinas… es poco probable que el príncipe Chris se convierta en rey, pero la educación es esencial para contraer matrimonio con la familia real.

¿Eh?

¡Eeeh ~~!

¿Yo, siendo la prometida del príncipe Chris?

C-ciertamente, el príncipe Chris me dijo algo como esto… Pero, que el rey lo mencione.

Yo, ¿Cómo me siento por esto?

Si tuviera que responder si me gusta o no el príncipe Chris, por supuesto que me agrada.

Sin embargo… Honestamente, dudo en ser la prometida del príncipe Chris.

—Por supuesto, Lillina, si quieres casarte con el príncipe Chris no objetaré… Lillina, ¿Qué piensas?

Sana y Ange me están mirando ansiosamente después de la pregunta del abuelo.

Especialmente Ange… Parece estar ejerciendo una fuerza considerable.

Apareció una grieta en la taza de la que había estado bebiendo té hasta hace un tiempo…

Sí, en cierto sentido ese es su comportamiento normal.

—Yo…

La puerta se abrió vigorosamente cuando traté de responder.

Cuando recobré la conciencia, me abrazaron.

¿Eh? ¿Eh? ¿Qué diablos está pasando?

No sé quién me abraza mientras mi cara está presionada contra él.

Gruñendo, de alguna manera, me las arreglé para sacudir la cabeza de izquierda a derecha para ver quién era.

Nuestros ojos se encontraron.

Ah, ¿Príncipe…Chris…?

Fue el príncipe Chris quien me abrazó.

Nunca había hecho algo así hasta ahora.

El príncipe Chris sigue mirándome.

Sus ojos parecían pegarse a mí.

—Lillina… ¿Te quedarás conmigo? Parece que mi padre y el señor “Dios de la Espada” hablaron, y que mi padre hizo enojar al señor “Dios de la Espada”. No puedo dejar de ser de la realeza, sin embargo, Lillina, quiero estar contigo.

El príncipe Chris dijo tal cosa.

Yo…

—Príncipe Chris, gracias. Me hace muy feliz escuchar esas palabras. Pero yo…

Mirándome, el Príncipe Chris dejó de abrazarme y su sonrisa se desvaneció. Y mientras me miraba a los ojos, dijo:

—Lillina, lo siento. Parece que te he presionado demasiado. No quería molestarte, solo… solo quiero estar contigo, Lillina… Pero mis sentimientos tan intensos te están molestando, ¿No es así?

¿De verdad?

Estoy feliz por los sentimientos del Príncipe Chris, pero en algún lugar de mi corazón se aplican los frenos.

Después de todo, ¿Se debe a que mi compromiso anterior fue un fracaso?

Aunque es lo que quería.

—Lillina, mis sentimientos no cambiarán. Por eso… No, me detendré por ahora. Lo siento, Lillina.

Después de decir eso, el príncipe Chris se disculpó con el abuelo y la abuela y salió de la habitación.

| Índice |

One thought on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 96: Limpieza completa (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *