¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 66: Cazando demonios (3)

Traducido por Shröedinger

Editado por Ayanami


Al día siguiente

Empezamos a movernos temprano en la mañana. De todos modos, solo es cazar demonios hasta que mi hermano llegue. Con la excepción de las tropas de Thomas, todos están trabajando, pero los heridos parecen estar aumentando día a día. ¿Qué causó el aumento de demonios? Para ser honesta, es necesario tratar con la fuente, pero ahora no es el momento para eso. Primero nos dirigimos al pueblo cercano.

Originalmente, las personas de nuestro territorio son más fuertes que las de los otros. Poseen suficiente poder para cazar incluso demonios difíciles, que necesitan varias personas para derrotarlos solos. Esta vez, sin embargo, hay demasiados propagándose. Cada aldea finalmente siente la tensión. Por eso tenemos que hacer esto…

¿Cómo pasó esto?

—¡Señorita Sana! En la aldea del sur ¡La segunda su brigada ha cazado a los demonios!

—¡Señorita Ange! En la aldea del este, ¡la tercera brigada de la señorita Ange trabajó duro!

—¡Señorita Lillina! En la aldea del norte ¡La primera brigada liderada por la señorita obtuvo el control total!

… Ah. Quiero replicar a varias cosas, pero, por el momento, me pregunto si la última supresión no es buena. ¿De qué tomó el control? ¿Una aldea? ¿Un pueblo?

De alguna manera, la gente de la orden de caballeros estaba entusiasmada. Los caballeros que se suponía llegarían mañana traicionaron nuestras expectativas y llegaron hoy, justo cuando comenzamos a limpiar el pueblo.

No entiendo exactamente desde aquí, pero parecieron actuar en un instante. Bueno, aunque mi hermano estaba allí… Parece que ya lo habían discutido de antemano, además, las tropas que llevan nuestros nombres sin permiso se crearon en un instante.

—Hermano, ¿Está bien? La orden esta…

En este momento, mi hermano les grita algo a los caballeros que vinieron a informar.

—¡Ustedes! ¡En serio es solo esta vez! ¡Porque es una emergencia, perdoné los nombres de los equipos! Recuerden la promesa, ¡Absolutamente, no digan nada sobre querer ser golpeado o pateado! No se acerquen a Sana más de lo necesario, especialmente… ¡Ah, tú! ¡Tú, que trataste de hablar con Sana de inmediato! ¿Intentaste comprometerte con Sana? Deja de mentirme, ahora es una emergencia.

… Hermano, la emergencia suena a mentira. Para empezar, ¿Cómo es posible la cooperación con nombres de brigadas tan juguetones? No puedo pensar en ellos como las mismas personas que lucharon con demonios la última vez. El joven Alex me mostró una sonrisa irónica cuando se dio cuenta de mi mirada.

—No es de extrañar que la señorita Lillina se esté preguntando qué sucede. La atmósfera de la orden de caballeros cambió desde el momento en que fueron salvados por la señorita Lillina y los otros. Todos se entrenaron en la pacífica Capital Real, pero parece que han aprendido que eso no era correcto, por lo que, desde el principio, el capitán era excepcionalmente fuerte, y todos comenzaron a aspirar a ser como él.

Arara, el sentido de la orden de caballeros ha cambiado. Pero, es como se esperaba de la orden al cambiar en tan poco tiempo. De alguna manera, estaba impresionada, las gafas del joven Alex brillaron.

—¿Por qué estás tratando de acercarte a Ange egoístamente? Si eres tan enérgico, aún puedes continuar, ¿verdad? Todavía hay demonios allí. Si estás de humor para morir, ¡ve a cazar!

¿El joven Allen es realmente un siscon*? La señorita Ange es sorprendentemente fuerte, así que creo que estará bien… Él estaba pateando a los que se atrevieron a acercarse de repente. Además, lo hace con una sonrisa. De alguna manera, el joven Alex, la señorita Ange y el joven Allen son similares. A pesar de que viven separados, sin duda puedes sentir una conexión sanguínea.

De todos modos, pude cazar mucho gracias a las actividades imprevistas de la orden. Mi hermano y yo decidimos regresar con mi madre.

—Pudimos cazar más demonios de los que esperaba.

—Sí, estoy muy agradecida. Honestamente, nunca esperé que los caballeros fueran tan confiables, Ricardo los entrenó bien en ese corto período de tiempo.

A pesar de que madre lo elogió, mi hermano mostró una expresión complicada.

—Hermano mayor, ¿Qué sucede? Para hacer esa expresión, ¿No estás feliz?

—Ah, no, es bueno que la orden de los caballeros se hiciera más fuerte… En serio se volvieron más fuertes tratando de derrotarme.

Cierto y… ¿eso no es bueno? Se volvieron más fuertes apuntando a mi hermano.

—El problema es su razón. Ellos creyeron cuando dije… Si me derrotas, puedes pedir un matrimonio con Lillina, la señorita Ange y Sana.

… Hermano, te lo estoy pidiendo, a partir de ahora, despliega la defensa invulnerable. Bueno, dado que Sana está involucrada, supongo que no perderás.

—Ejem, esta vez es bueno sea cual sea la razón. De todos modos, parece que con esto puedes ir a la aldea Sai. Ricardo, Lillina, por favor. Confío en ustedes.

—Sí, Madre. Definitivamente iré a ayudar a la aldea Sai.

—Entendido. Esos muchachos están de buen humor, así que los haré trabajar duro.

Hermano, la orden de caballeros está de nuestro lado. Pero, extrañamente, hay una sensación de seguridad cuando mi hermano está aquí. Aunque no diré eso.

| Índice |

One thought on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 66: Cazando demonios (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *