Vida en prisión de la villana – Capítulo 14: El príncipe se deja llevar por la discusión

Traducido por Den

Editado por Sharon


—Vengo a verte por primera vez en varios días y te encuentro en este estado… ¡Oye, Rachel, ¿qué es todo esto?!

Con la ya habitual escena del príncipe Elliot ladrando, Rachel levantó la máscara y lo miró.

—Nnn, Su Alteza… venir a la habitación de una mujer y gritar salvajemente, ¿dónde lo criaron?

—Soy el príncipe de este país, y a diferencia de algunos regentes de lugares lejanos, ¡mi lugar de nacimiento es bien conocido! ¡Y sigues discutiendo sobre que esta es tu habitación, pero si es así, entonces, ¿dónde está el salón?!

—Bueno, entonces por favor renueve la prisión en una estructura de dos habitaciones.

Mientras el príncipe discutía con Rachel, George le tocó el hombro.

—Su Alteza, la discusión ha cambiado.

—Eso es… ¡Rachel, lo que quiero escuchar no es eso! ¡¿De dónde vinieron todas estas cosas dentro de la prisión?!

—Eh… ¿No estuviste aquí antes? ¿Qué tiene de extraño ahora? Yo, nn, tengo mucho sueño.

—¡No es lo mismo ahora! ¡T-Tú has estado abriendo tu celda y entrando y saliendo!

—Aunque no me he ido.

Mientras decía que tenía sueño una vez más, se puso su antifaz de nuevo y volvió a subirse el edredón hasta el cuello.

Dentro de la prisión, varias cajas de madera se habían juntado en una gran pila creando un gran desastre, pero la pila se reorganizó y se volvió a apilar a como estaba cuando se mudó por primera vez. Era bueno. Lo más probable es que Rachel haya utilizado parte de su tiempo libre para limpiar un poco.

Pero…

—¡¿Has estado durmiendo en tu cojín hasta ahora?! ¡Entonces, ¿de dónde salió esta cama con dosel?!

—Nnn… Ha estado aquí desde antes.

—¡Bueno, entonces, ¿qué pasa con el sofá reclinable y la alfombra lisa y otomana?! ¡¿La estufa de carbón para hervir?! Y sobre todo, ¡¿qué pasa con el escritorio junto a la ventana que parece que no entraría por la puerta de la celda en primer lugar?! ¡¿Cómo trajiste todo eso?!

—Nnn~… Ruidoso~… Estaba aquí desde el principio.

—¡No mientas!

Sintiéndose muy somnolienta, Rachel se frotó los ojos por encima de su antifaz, y tiró de una cuerda que colgaba de su cama. La habitación se llenó con el sonido de una polea moviéndose y una cartina cayó en el interior de los barrotes de hierro.

En la hoja había un breve mensaje escrito en papel de cuaderno.

«Fuera de horario de servicio»

—Eeeeeeh…

♦ ♦ ♦

Había casi diez hombres reunidos en la oficina de Elliot.

Todos eran hijos de nobles de clase alta como Sykes y George, y mientras servían a Elliot, también servían como los guardias de élite para Margaret. Mientras normalmente se puede ver a Elliot hablando con Sykes y George, estos otros hombres reunidos aquí también conversan con el príncipe casi a diario. Todos estaban reunidos aquí hoy ya sea si tenían asuntos previos en este momento o no.

Un evento donde estos hombres se reunieran era extraño, especialmente porque el ruido de un baile no lo acompañaba.

Sentándose en la cabecera de la mesa, Elliot habló como si acabara de tragarse un bicho frente a todos.

—Aunque debería haber sido condenada por sus crímenes, Rachel Ferguson ha estado haciendo lo que le place hasta ahora. Y sólo está empeorando. Estamos aquí para discutir sobre una manera de controlarla.

No había ni una sola persona con sentido común en esta sala para objetar al príncipe que decía algo tan inmoral.

Elliot dirigió su mirada estricta hacia sus secuaces de confianza.

—¡En primer lugar, George, ¿tu trabajo no era evitar que el duque le brindara ayuda?! ¡¿Qué pasa con esas cosas en la prisión?!

—Eso es… Dentro de nuestra casa, no parece que nada de eso haya sido preparado, Su Alteza. Y tampoco había personas extrañas yendo y viniendo de nuestra mansión.

El genio en el escritorio nunca consideró la idea de que el oponente tuviera una base dentro de la ciudad.

—¿Qué pasa con el guardia de la prisión? Si se le pasó esto, ¿no es ese tipo negligente?

Sykes, que no lo estuvo acompañando hoy, le habló a George.

—Sobre eso… Ese hombre también tiene otras responsabilidades, así que solo puede controlar la prisión durante sus patrullas. Estaba igual de sorprendido al ver cuánto había cambiado la habitación como nosotros.

—Tch, chico estúpido.

Al guardia de la prisión no le hubiera gustado que le dijera algo así un cerebro musculoso.

—El punto fuerte de esa mujer es aprovechar la brecha entre las reglas… ¡Maldita seas, Rachel…!

Elliot pareció un demonio al golpear su escritorio.

—¡Normalmente, ¿una mujer noble no sería derrotada después de ser encarcelada y querría irse a casa?! Dos, tres días después de ser encarcelada, debería haber estado llorando y disculpándose para que la dejaran salir… ¡¿A dónde fue esa mujer tímida que simplemente podía seguirme en silencio?!

—Ciertamente cambió demasiado…

La mayoría de las personas sólo tenían la impresión previa de Rachel. Esto no estaba en el nivel donde se podría decir que se estaba escondiendo en las patas de un caballo [1], y como resultado algunos hombres en la habitación que habían crecido desconfiando completamente de las mujeres.

—¡A pesar de que he hecho todo lo posible para oprimir a esa mujer para salvar a Margaret…! ¿Por qué ya sea que esté dormido o despierto es Rachel, Rachel…? ¡Ahora ni siquiera puedo dormir por la noche porque estoy preocupado por lo que vaya a hacer después! ¡Su rostro se aferra a mi mente todo el día!

Hacia un príncipe que se estaba desmoronando por una enfermedad que contrajo en su profesión, Sykes hizo una mueca de satisfacción y guiñó un ojo mientras hacía una pose divertida con su dedo en un anillo. Era algo que no encajaba completamente con él.

—Su Alteza, esa noble… Está enamorado de ella.

Den
Pfff, ¿qué dice este ahora?

Después de que Sykes fuera callado con un florero en la cara, Elliot se volvió hacia sus otros secuaces.

—Cualquier cosa está bien, pero, ¿alguien tiene una idea de cómo dejar a esa mujer sin palabras?

Ante las palabras del príncipe que implicaban que el fracaso era una conclusión inevitable, todos miraron hacia otro lado.

—¿Y si tratamos de sacarla con humo?

—Ya lo hicimos

—Entonces, deberíamos llevar algo maloliente.

—Ya lo hicimos.

—Bueno, involucremos a otros e intentemos intimidarla.

—Ya lo hicimos.

—¿Deberíamos intentar difundir malos rumores sobre ella desde aquí?

—Ya lo hicimos.

La mirada de Elliot estaba avergonzando a los otros chicos.

—Chicos… ¡¿Estáis aquí hoy para hacerme sentir como un idiota?!

—S… ¡¿Ehhhh?!

—Pero no importa lo que piense, eso involuntariamente fallará…

Los hombres no se habían dado cuenta de que estaban sacudiendo la cabeza con cada nueva idea que surgía. Todas sus palabras negativas estaban desgastando a Elliot.

Pero, entre ellos hubo alguien que lo compensaría.

—Está bien chicos, Su Alteza no es un fracaso.

George se puso junto al príncipe para protegerlo de su dolor, y negó los sentimientos de los demás.

—Solo falló en esto.

—¡Cada uno de vosotros corregidme!

George se arrojó al suelo primero después de que le patearan el trasero y se alejaran.

—Sin embargo, respecto a lo primero.

Un chico sentado a la derecha de Elliot levantó lentamente la mano después de respirar hondo.

—La personalidad de la señorita Ferguson cambió después de ir a prisión. Nunca hubiera podido predecir algo así.

—Ah, puedes decir eso de nuevo.

Era una prometida similar a una muñeca que siempre estaba en silencio detrás del príncipe, pero ahora que estaba en prisión, era una mujer tan abrumadora que podrías comenzar a llamarla loca.

El ambiente de la reunión comenzó a cambiar, y los hombres una vez callados, se volvieron bulliciosos. Comenzaron a analizar el punto.

—Quizás es una sustituta, y el príncipe ya ha matado a la verdadera…

—¡Si lo hubiera hecho, entonces, ¿por qué estaríamos teniendo esta reunión en primer lugar?!

—Quizás solo sea una doble y la verdadera ya ha escapado.

—Entonces, esta persona impostora es bastante oscura y tiene una personalidad loca…

De esta manera, el propósito de la reunión estratégica cambió a discernir sobre la autenticidad de la noble dama, y el heredero de un vizconde levantó la mano.

—Si es la verdadera o no, hay algo más apremiante… Quiero decir, la señorita Rachel… no es de alguna manera… ¿más sexy que antes?

— ¡Lo dijo!

Todos los subordinados asintieron con la cabeza.

Elliot siguió observando cómo su reunión se descarrilaba, pero tenía los mismos pensamientos que ellos.

El peinado era el mismo, y no hubo un cambio importante en el maquillaje que usaba… Pero, su expresión cambiaba a menudo y era capaz de emitir un aire cautivador a pesar de que ahora llevaba ropa antiestática.

Los chicos continuaron discutiendo emocionados entre ellos.

—Lo que quiero decir, parece que la sensualidad está borrosa en los pequeños gestos…

—¡Cierto! ¡Cierto! ¿Es porque se ha vuelto más expresiva? De esta manera, es como comparar a un boceto en blanco y negro con una imagen vibrante y colorida…

La conversación entre los adolescentes continuó… Pero.

—Sin embargo, si cambió tanto… Quizás fue difícil para ella estar comprometida con Su Alteza.

—Ah… Se volvió más brillante tan pronto el compromiso fue destruido…

—La razón por la que se ha vuelto más animada es porque la carga del matrimonio ya no la está agobiando…

La conversación volvió a tomar un giro en una extraña dirección. Todos comenzaron a sentir pena por ella, y los subordinados echaron una mirada rápida hacia su jefe.

—¡¿Chicos, de qué bando estáis?!

Elliot comenzó a gritar con una vena palpitando en su frente y se encogió de hombros con todas sus palabras.

—¡El cambio en su comportamiento no está al nivel en el que la llamaríamos brillante! De hecho, ¡deberíamos verla como una serpiente que ha estado ocultando sus verdaderos colores todo este tiempo!

Elliot miró a su izquierda y derecha.

—En serio chicos, ser engañados [2] por Rachel a estas alturas del juego…

—Ah, lo sentimos…

—¡No importa lo brillante que se haya vuelto esa mujer! ¿No habéis notado nada en Rachel?

Eres el único que ha estado en contacto con ella, era lo que ninguno de ellos pudo responder. Entonces, mientras todos estaban pensando por su cuenta, el hijo de un marqués levantó la mano.

—Me di cuenta de algo.

—¿Qué es? ¡Dilo!

—Sí.

Todos los rostros se volvieron hacia el chico con curiosidad.

—La señorita Rachel… en realidad, ¿no tiene buen estilo? [3]

El grupo de chicos se quedaron en silencio por un momento. Sin embargo, no pasó mucho antes de que el ambiente de esta reunión de contramedidas se convirtiera en algo similar a lo que uno encontraría en un viaje de estudios.

—No… pero… ¿la señorita Ferguson siempre ha tenido esas proporciones?

Incapaz de soportar el silencio que se había formado, una persona respondió en voz baja cuando el hijo del marqués sacudió la cabeza ante la respuesta que recibió a la pregunta planteada.

—Cuando una joven sale en público, generalmente lo hacen usando un corsé. Naturalmente, la señorita Rachel también lo hacía, pero en este momento, solo usa ropa de casa ya que piensa que la cárcel es como su propio espacio privado. En otras palabras, el corsé de Rachel ahora mismo… No hay ninguno.

El hijo del marqués habló con una voz suave, pero, sus palabras todavía resonaban en la habitación como el sonido de un tambor, causando el mayor impacto para su audiencia a pesar de su voz baja. Las circunstancias de la ropa interior de una hermosa mujer cuyo rostro has visto personalmente… Era la mayor perversión que un adolescente podría imaginar.

El hijo de un conde comenzó a respirar con dificultad por la nariz.

—Eso, ¡erótico…!

—¡¿Qué estás diciendo?! ¡El problema es a partir de ahí! La señorita Rachel ahora, en una habitación privada estaría vestida con el mayor cuidado. Eso es un hecho, ¿verdad…?

Incluso si eran los únicos en la habitación, los chicos se reunieron y viéndose las caras, continuaron.

—En otras palabras, sin accesorios, ¡ese es su estilo! ¿Entendido? No hay un corsé apretado alrededor de su cintura, así que no hay nada que empuje hacia arriba su pecho. ¡Ese odioso camuflaje ya no está allí, lo que nos permite ver lo que las personas no deberían ver! ¡Una mujer con una figura natural de reloj de arena que puede mantener esa “S”!

 —¿Qué demonios?

Un rugido se alzó alrededor de la mesa. Todos los chicos perdieron sus apariencias con esto, el descubrimiento del siglo. Los hechos que habían descubierto, los dejaron conmocionados, pero todos rápidamente volvieron en sí y comenzaron a susurrar unos entre ellos nuevamente

Incluso el príncipe Elliot que había sido arrastrado hace un momento, se derrumbó.

—Qué razonamiento más claro… ¡Como se esperaba del heredero Boyinski, que ha producido eruditos por generaciones!

—Su Alteza, mi apellido es Bolanski.

—No, no, no, espera, ¡espera!

Hubo un hombre que no pudo verse envuelto en este tema, y George Ferguson echó agua fría sobre el otro vértice de la excitación..

—¡De ninguna manera chicos, ¿tenéis la intención de cambiar a Margaret por mi hermana solo porque ella tiene buen estilo?!

Elliot y los demás volvieron a la realidad al instante, negando con vehemencia la idea.

—No, espera, hay algo más. Margaret tiene un estilo diferente, ¡y no voy a cambiarla! Es más como, una conexión espiritual, sana…

Sykes asintió con la cabeza.

—Es verdad, es como dice Su Alteza. Rachel tiene un estilo diferente. Su recta, o más bien, quiero decir, esa, qué, delgada… bueno no… Bueno, pienso que tiene una figura más realista.

—No, es un problema con mi cuerpo más que con mi corazón…

Den
∑(O_O;) ¿es lo que creo que pienso...?

En algún momento del punto de vista de Sykes, la historia cambió, y ese: “Es verdad, uh”, se convirtió en la reacción a su teoría mientras Elliot seguía negando la realidad en voz baja…

—Ferguson. Ciertamente Margaret, a quien amo, es inferior a tu hermana en terminos del cuerpo ideal. Sin embargo…

—Hmph, ¡suéltalo Boyinski!

—Es Bolanski.

Después de no haber hecho nada sino elogiar el cuerpo de Rachel desde antes, Bolanski se levantó de su asiento. Hizo hincapié en sus siguientes palabras con el puño apretado.

—El cuerpo de Margaret es algo que fue “hecho” después de vivir el estilo de vida de una persona ordinaria. Tiene un escote profundo que se puede ver desde arriba, pechos que no son muy grandes pero aún así visibles, y las manos y los pies no son demasiado gruesos e incluso se los puede llamar pequeños.

—¿Eh? ¿No estás hablando mal de ella?

— ¡C-Cállate Sykes!

Con Elliot obligando a Sykes a agarrarse el trasero después de su anterior comentario, la explicación de Bolanski comenzó a calentarse.

—¡Sin embargo, eso es bueno! ¡Eso es bueno! Cuando nacen algunos nobles, ¿no se ven obligados a apretar algunas partes de su cuerpo para parecer más pequeños, o añadir accesorios [4] para simular esa  apariencia? Eso es lo que quiero decir. ¡Entonces, está bien, ¿verdad?!

El hijo del conde hizo una violenta objeción.

—¡Sin embargo, eras tú quien cantaba las alabanzas de la señorita Rachel!

La respuesta del hijo del marqués fue un asentimiento como si dijera: “Eso es justo lo que pensé”.

—¿Cuál es punto en común entre la señorita Rachel y Margaret?

—¿Punto en común?

Una es miembro de una familia noble de alto rango que naturalmente sería considerada para el papel de la esposa del príncipe, y aunque su personalidad deja algo que desear, es una belleza con grandes proporciones.

La otra solía ser una plebeya que logró convertirse en una noble de rango inferior, y con un encanto inocente y natural, también tiene un tipo de cuerpo lindo aunque un tanto infantil.

Cuando se compraban la personalidad y la apariencia de ambas, aquellos que miraban no podían encontrar nada similar. Fue aquí donde Bolanski hizo una declaración como si fuera un oráculo.

—Todo sobre ellas es completamente natural. Incluso si les quitases todo, sus estilos no cambiarían. ¡El cuerpo humano que Dios les dio, no es algo que pueda ser apretado a la fuerza o engañado con accesorios! ¡Así que declaro que la belleza de una mujer es ser natural!

—¡OOOOOOOOOOOOOOOOOOH!

Después de terminar su discurso, Bolanski hizo una pose como si estuviera mirando hacia el cielo, y los chicos impresionados y reunidos a su alrededor comenzaron a gritar. La charla terminó con un final impresionante.

La conferencia de contramedidas de Elliot adoptó la “Declaración Naturalista” de Bolanski y cerró el telón esperando la prosperidad futura.

Las personas que participaron abandonaron la oficina de Elliot haciendo planes emocionados para el futuro.

—Deberíamos trabajar en la abolición de los corsés.

—Prohibamos la estafa.

El corazón de Elliot también estaba animado, mientras organizaba algunos documentos de buen humor.

—Um, la reunión de hoy fue productiva. Esto debería resolver nuestro problema… ¿Problema?

Elliot se llevó la mano a la frente y comenzó a pensar.

—La reunión de hoy… ¿Qué había en la agenda?


[1] El dicho significa esconder tu verdadera personalidad y se refiere a los actores que actúan como la parte trasera de un caballo en esos disfraces de dos personas.

[2] Sentí que era importante remarcar que esta palabra puede significar tanto engañar como seducir, dada su conversación previa.

[3] De dónde vengo llamamos esto “trama” pero también es Ecchi.

[4] En realidad usaron la palabra maquillaje aquí, pero ya que estoy bastante seguro que maquillaje se refiere a los cosméticos en inglés, lo cambié a accesorios.

| Índice |

One thought on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 14: El príncipe se deja llevar por la discusión

  1. Shiro says:

    Si si todo muy natural pero la mayoría de hombres prefieren carnitas osea a la hora del delicioso agarrar es como un fetiche así que imaginen una tabla hasta triste es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *