Vida en prisión de la villana – Capítulo 20: El duque solicita audiencia con el rey

Traducido por Den

Editado por Sharon


Al ver el pueblo rural por la ventana del carruaje, la atmósfera que se respiraba se sentía un poco más elegante en comparación con sus alrededores rurales.

El carruaje del duque Ferguson se movía lentamente a través de las densas multitudes mientras él miraba los tejados de los edificios alineados en el pueblo de aguas termales de Fracker.

—Oh… Entonces por eso el conde Nauman presume de que su territorio es el que más gana.

Al principio lucía como un pueblo normal y corriente, pero había una serie de tiendas en la calle principal por la cual pasaban una gran cantidad de personas. Parecía que no había muchas personas que en realidad vivieran allí, ya que la mayoría de la gente que veía estaban equipadas para viajar.

Quienes estaban aquí para visitar el pueblo eran los que pululaban por la calle principal y se movían en carruaje mientras vestían ropa ligera. Parecía que varios estaban allí para vitrinear, hacer turismo o buscar un lugar donde comer. Era lo que esperarías de un pueblo de aguas termales muy popular.

El duque estaba impresionado… pero también tenía sus dudas.

—Dada la escala económica de aquí, parece bastante obvio que el conde Nauman ha estado subregistrando sus tasas…

—Dan, ¿estás trabajando ahora mismo…?

La mente del duque se desviaba involuntariamente hacia su trabajo, así que la duquesa trajo de regreso a su marido adicto al trabajo al asunto más urgente. Sí, lo que importa hoy no es la evasión fiscal de otra persona, sino la cancelación del matrimonio de su hija.

El carruaje de esta pareja atípica siguió adelante, liderada por su escolta, y entró en el área del pueblo para los visitantes de clase alta donde se encontraban los baños de clase alta.

♦ ♦ ♦

El rey estaba secándose el cabello después de disfrutar de su baño al aire libre, cuando el chambelán vino a informarle sobre un visitante.

—El duque Ferguson y su esposa han llegado desde el Capitolio[1]. Como se enteraron que Su Majestad vino a disfrutar de las aguas termales, quisieron reunirse con usted.

—Ya veo. Estoy a punto de salir, guíalos al salón.

—Sí, señor.

El rey terminó de cambiarse de ropa y entró en el salón de su suite[2], donde sus viejos amigos, el duque y la duquesa, lo esperaban después de un largo viaje. Les respondió con frialdad a ambos que se levantaron rápidamente para hacer una reverencia, y se sentó en el sofá, indicándoles a la pareja que tomaran asiento.

—No visitas tan a menudo, duque. Esto es solo un alojamiento temporal lejos del Palacio Real. No he visto a mucha gente desde que vine aquí, así que siéntete libre de relajarte un poco.

—Jajajaja, discúlpame.

—Hmm. Todavía estoy disfrutando de las aguas termales, así que estoy dudando… Argh, tú. El duque me contará la situación en el Capitolio ahora y dado que esto probablemente se complicará, no dejes que nadie más interfiera hasta que hayamos terminado.

—¡Entendido!

El rey le dijo a su chambelán que trajera un poco de té y tomó de la bebida refinada, la especialidad de esas aguas termales. El duque y su esposa finalmente se sentaron frente a él y disfrutaron un poco del té helado antes de su discusión.

Inclinándose levemente ante ellos, el chambelán salió de la habitación y cerró la puerta detrás suyo.

—¡OYE, ROBERT, ¿QUÉ DEJAS QUE HAGA ESE ESTÚPIDO MOCOSO?!

El duque comenzó a estrangular el cuello del hombre con el mayor poder en el país.

—Espera, espera, ¡cálmate un poco Dan!

—¡Así es Dan! ¡Cualesquiera que sean las circunstancias, estrangular a Su Majestad cuando alguien podría entrar no es bueno!

Duquesa Isteria, ¿realmente está bien que no interfiera?

Las palabras la esposa de su viejo amigo hicieron sentir al rey más ansioso, a pesar de que estaba un poco fuera del punto de lo que estaba sucediendo actualmente.

Prestando atención a las palabras de su rey y su esposa, el duque soltó a regañadientes el cuello de su jefe.

—Lo siento, gracias al estúpido hijo de alguien he acumulado mucha ansiedad últimamente. Me disculpo un poco[3].

—Estrangulas a un rey y, sin embargo, sólo te disculpas un poco… —dijo, retomando su lugar en el sofá mientras se arreglaba el cuello de su camisa—. Dime la situación… Quiero decir, ya leí el rápido informe que me enviaste. No, ese estúpido hijo es… Realmente lo siento por todo esto.

—De verdad… ¡La clase de incompetencia donde no sabes cuál es la izquierda de la derecha y aun así haces algo tan absolutamente ridículo solo podía haber venido del tipo de hijo idiota que aparece una vez en la vida!

—Oye… Probablemente no debería remarcar esto, pero estás diciendo todo eso frente a tu rey y el padre de ese estúpido príncipe…

—¡No se puede evitar ya que es la verdad después de todo!

Después de exhalar irritado ante el constante abuso que le lanzaba su amigo de la infancia, el rey finalmente hizo una sonrisa irónica y se llevó la taza de té a los labios.

De hecho, el rey y el duque tenían la misma relación que tienen Elliot y George. Bueno, ellos no eran (supuestamente) un par de lores estúpidos.

Incluso antes de que cumplieran los diez, solían jugar juntos, y más tarde asistieron a las mismas clases. Después de todo este tiempo, su relación como mejores amigos aún existía.

Con tal relación entre los padres, el compromiso entre Elliot y Rachel debería haber sido ideal, ya que tampoco habría habido un cambio dinámico en la posición política… A menos que la otra parte despertara por su “amor verdadero” y disolviera de forma egoísta el compromiso.

—Sin embargo, sobre este asunto…

—Primero te pondrás de rodillas para disculparte apropiadamente, a nosotros y nuestra hija. Luego pensaremos en algo.

—No me importan tus molestos resentimientos. Me preocupa más lo público que Elliott está haciendo todo este asunto. La sociedad probablemente está temblando.

Dirigiendo su mirada hacia el rey, Iseria arrugó el ceño levemente mientras sonreía con amargura.

—Entre las chicas que han alcanzado la edad de casarse, los nobles de clase baja están viendo esto como su única oportunidad y su entusiasmo se está desbordando. No solo el compromiso se ha destruido, sino que aparentemente el reemplazo es la hija adoptiva de un barón que nació en un matrimonio anterior.

Rachel y Elliot definitivamente eran los mejores de su generación entre las familias nobles. Elliot gastaba mucho dinero en Margaret Poisson, la hija de un barón que era de clase baja tanto social y financieramente. Y cuando los de clase baja son capaces de superar con éxito a los de clase alta… Hay un juego de cartas llamado “Revolución” que tiene un final similar [4].

Los otros nobles que no están involucrados en esto observarán y pensarán en la posibilidad de realizar sus propias hazañas… Es normal que ellos sueñen así. Esta Margaret es capaz de hacerlo. Entonces, ¿por qué no podrían ellos?

Los medios estándar significan que no es inusual que el hijo o el nieto de una persona no ascendiera de rango, así que estarían muy entusiasmados por aprender sobre un único percance que invierta la situación para elevar a sus propias hijas. En este momento, tanto los padres como los hijos deben estar haciendo esfuerzos insignificantes para entrar en la mirada de Elliot.

—Supongo que sí. Y también sería la tendencia de otras personas de clase alta…

El dúo de marido y mujer se hizo cargo de lo que el rey quería decir.

—Es tal como piensas. La estupidez del príncipe va mucho más allá de lo que esperábamos y conduce a la destrucción completa del orden de la próxima generación, y las personas que ya estaban molestas, ahora están a punto de entrar en pánico.

Las palabras de Iseria fueron bastante duras.

—Su Majestad no parece ser plenamente consciente de cuánto está derrochando este montón de basura que desborda Elliott… Robert debes vivir por mucho tiempo y saltarte la generación del heredero porque tan pronto como ese idiota llegue al poder, tendremos una gran pérdida de población mientras algunos de los lores poderosos se rebelan.

Y al final, Dan no tenía intenciones de contener su abuso.

El verdadero problema, aunque las palabras del duque fueran exageradas, es que eran lo suficientemente ciertas como para que fuera imposible reírse.

Las casas de los nobles superiores obviamente tendrían deseos de reemplazar a Rachel con su hija. Si los nobles de clase media y más pequeños también comprendían esta posibilidad, entonces podrían actuar sin pensar en lugar de tomar cálculos realistas y cuidadosamente planificados.

Y los resultados…

Los lores inevitablemente concluirían que los méritos de casar a su hija con el futuro rey superaría en gran medida los deméritos[5] de la sociedad que se ve sumida en el caos. Elliot había hecho planes en secreto, así que el trasfondo de esta situación aún era confusa… Pero promulgó su plan frente a un gran grupo de personas sin ninguna explicación, y la sociedad se convirtió en un completo caos. Si hubiera controlado los rumores del Palacio Real, entonces el príncipe cabeza hueca podría haber explicado que ya estaba trabajando en la reestructuración del orden desde el principio… En cambio, como mostró su codicia tan pronto en el juego mientras su predecesor todavía estaba vivo, lo más probable es que sea aplastado antes de tener la oportunidad de tomar el trono. Si eres un noble con una habilidad básica para sopesar las ganancias y las pérdidas, entonces sabrías que no hay razón para comenzar una guerra.

Pero como este es un asunto de casas, incluidas las de clase baja, intentarán ganarse el favor de Elliot con la atracción sexual de sus hijas… Bueno, esa es la moraleja de la historia del duque.

Todo parecía plausible cuando su amigo lo dijo de esa forma, pero el rey terminó haciendo una sonrisa cínica.

—Dan hay un vacío en tu teoría.

—¿Qué es?

El rey señaló al rostro de su amigo de la infancia.

—Estás diciendo que apueste por la próxima generación… Pero no hay garantía que los hijos de Elliot sean decentes.

Sharon
Jajajaja, ese reino está condenado XD

—Ah, tienes razón. Serían los nietos de Su Majestad después de todo.

Hacia el daño autoinfligido del rey, el duque asintió.

—Por cierto, ¿cómo está Rachel en verdad? En la carta que recibí parecía bastante feliz —preguntó el monarca mientras sacaba un sobre de un buzón junto a una mesa de noche cercana. El duque tenía una expresión agria en su rostro.

—Sí, es el egoísmo de un padre sacarla de su celda incluso si se está divirtiendo. Eso era lo que esperaba… Pero ha hecho tanto en sus preparativos que me asusta.

—¿En serio? ¿Como qué?

El duque señaló el sobre en la mano del rey.

—Esa carta yo no la envié.

—¿No la enviaste…?

—Así es.

El duque asintió lentamente con la cabeza cuando el rey comprobó para asegurarse de que no había escuchado mal. Y así, el subordinado comenzó a contar un cuento de forma fácil de entender.

—Una organización oscura bajo el control de Rachel ya había investigado la conspiración del montón de basura desbordante sin que lo supiera. Cuando el problema surgió, ya había llevado una gran cantidad de suministros a la mazmorra del palacio real por adelantado. Después de su encarcelamiento, logró mantenerse en contacto con sus agentes y hacer que llevaran a cabo cualquier idea futura. Yo tampoco tengo idea de cómo pudo conocer la agenda de Su Majestad y concretar exactamente dónde y cuándo estaría. También envió instrucciones secretas a un agente local para entregar la carta. Averiguó que vendrías aquí cuando descubrieras que todavía no podías regresar a la ciudad, y organizó para enviarme aquí a aclarar la situación.

El rey escuchó en silencio hasta allí. Pero el duque rápidamente agregó algo como si se le hubiera olvidado hasta ahora.

—Por cierto, supe que esta organización oscura existía la noche en que Rachel fue encarcelada, después de que me lo revelaran—. Dicho eso, el duque bebió el té para humedecer su garganta seca—. Tampoco sé cuántos miembros hay en su organización. Con la ayudante de Rachel y sus doncellas, he contado como mínimo tres pero, dejando de lado a las personas dentro de mi propia casa, es imposible para mí siquiera imaginar a los que viven en la ciudad. Sinceramente, creo que Rachel tiene más subordinados que nuestra casa ducal vasallos.

El duque terminó de hablar y el rey se llevó la mano a la cabeza.

—Oye… si es así, ¿no sería mejor ejecutar a Rachel?

—Como un funcionario público quiero estar de acuerdo, pero como padre estoy absolutamente en contra. Sin embargo, como persona involucrada en esta administración, no puedo aceptar poner en peligro la seguridad nacional.

—¿La seguridad nacional?

El duque notó la falta de respeto en el tono de voz del rey y lo miró fijamente a los ojos.

—Robert, piensa cuidadosamente… Si lo haces, ¿qué pasa con la organización cuya existencia no podemos confirmar y cuya habilidad está completamente por los aires? Después de que Rachel se haya ido, ¿qué sucederá si esos tipos trabajan en clandestino y planean su represalia?

—El Palacio Real es conocido por tener una gran cantidad de suministros…

El rey volcó su buzón y arrojó todas las cartas restantes sobre la mesa. La mayoría parecían informes urgentes de cortesanos u otros funcionarios del gobierno.

—Esa excelencia es bastante envidiable. En comparación con los subordinados de Rachel, los que están dentro del Palacio real ya no… informan sobre las acciones imprudentes de Elliot y preguntan qué deberían hacer. Eso es todo lo que escriben.

—En lugar de llamar excelentes a los subordinados de Rachel, ¿no dirías que esto es demasiado para que un simple cortesano lo maneje?

—Quizás sí… Pero junto con eso, cada uno de mis ministerios se está desmoronando y me envían las mismas cosas… Voy a tener que realizar una reforma administrativa cuando regrese a casa.

—Algo así debería hacerse con anticipación, entonces este asunto ya estaría terminado. Tenemos que detener rápidamente a ese estúpido príncipe… Por supuesto no estoy diciendo que debamos colgarlo. ¡Solo digo que probablemente sería lo mejor!

Mientras la voz del duque se alzaba, el rey estaba en silencio mientras miraba por la ventana.

—Bueno, lo que sea… Podemos discutir esto poco a poco… Dan por ahora desempaca tu equipaje y estira tus alas en la posada. Los baños privados al aire libre de aquí son amplios y cómodos.

Mientras su viejo amigo intentaba ignorar la discusión, el duque le dirigió una mirada reprochante en lugar de una refutación ingeniosa.

—Deberías ir a nadar.

—No nadas en unas aguas termales, no soy como cierto tipo tosco.

—Dejando de lado los desacuerdos, piensa en el peso de mi posición, Su Majestad.

El rey de repente comenzó a parecer muy cansado hundiéndose en el asiento del sofá.

—Ese idiota de Elliot ha creado un problema complicado… Dan, ¿esta no es una situación sin una respuesta clara? Aunque la situación sigue cambiando.

—¿Y si Rachel se decidiera…?

—No creo que llegue a eso.

El rey comenzó a reírse del duque sin palabras.

—¿Cómo decirlo…? Los preparativos de Rachel estarán listos. Probablemente ya ha considerado que no la ayudaré.

Como esperaba, Rachel tenía la intención de encerrarse allí todo el tiempo posible sin pensar demasiado en Su Majestad.

—Entonces, si nos quedamos aquí y pensamos cuidadosamente, descubriremos qué tipo de final quiere.

El rey parecía estar actuando de forma pusilánime[5]… Pero era bastante casual escuchando a la respuesta cínica del duque.

—Por cierto Dan, es bueno que los subordinados de tu hija te enviaran a estas aguas termales… ¿Ya has hecho reservas en esta posada?

—¿Eh…? No, no sé qué lugar es el mejor ya que nunca he estado aquí antes, así que pensé que buscaría una habitación después de nuestra reunión.

—Ya veo —dijo el rey, bajando lentamente su taza sobre la mesa—. Cuando llegamos por primera vez a este pueblo, el chambelán habló con el señor sobre el alojamiento… Hicieron una reserva en “una posada de clase alta para aquellos con el estatus más alto”, y cuando entramos, el lugar estaba casi vacío. Como precaución hicimos una reserva para otra habitación, es tuya.

Los tres guardaron silencio.

Después de un rato, el duque comenzó a quejarse.

—Entonces, Rachel odiaba la idea de casarse con el príncipe idiota.

—¿No es debido a cómo creció de forma tan retorcida?

—No… —El Duque recogió uno de los informes del rey de la mesa—. Si escucharas lo que esos tipos dijeron… Parece que sus actividades no comenzaron en serio hasta que su compromiso con ese idiota se hizo seguro…

—Tal vez si la vida de casados no funcionaba, decidió que tomaría el trono…

—Quizás… Ugh, solo debería haberse negado en lugar de verse obligada a convertirse en reina… Si es así, entonces la locura de Rachel se habría contenido en una casa noble.

—Creo que eso ya es bastante malo. Por cierto, ¿estás insinuando que la obligué?

—Fue tu idea sin valor, y parece que estás olvidando quién nos condujo a este basurero.

—Eso… Realmente eres el bastardo número uno. —El duque arrojó el reporte que sostenía sobre la mesa y miró hacia el techo—. Oh, si sólo Rachel hubiera hundido los planes de ese príncipe idiota en lugar de sólo observar…

—Tú… Si llamas a su padre “el bastardo número uno”… Incluso un niño pequeño estaría acabado en este punto y se enfrentaría a la pena de muerte.

El duque sacudió su mano sin ganas.

—Lo sé, fue solo una broma… Alrededor del veinte por ciento.

—Si es el ochenta por ciento, entonces diría que estabas hablando bastante serio.

En medio del silencio que finalmente había caído entre el duque y el rey, se escuchó una voz alegre.

—Lo siento, llego tarde… ¡Oh, Iseria cuánto tiempo sin verte!

La reina, que llevaba una bata de baño a juego con su esposo, llegó tarde al salón. Intercambió saludos con el duque y su esposa, quienes se levantaron para saludarla antes de sentarse en el sofá junto al rey.

—No, lo siento mucho.

—Llegas tarde, ¿qué pasó?

La reina respondió a la pregunta de su marido de forma indiferente.

—¿No sería un desperdicio no nadar en un baño tan grande? Me puse una meta de veinte vueltas, pero para cuando terminé, ya era tarde.

Una pareja bastante parecida entre sí, pensaron los duques.

Después de que le informaran de la historia hasta ahora, la reina dio una respuesta inmediata antes de que el duque pudiera cerrar la boca.

—Rachel será la próxima reina. ¡Eso no cambiará!

—Sin embargo, esto ya no es posible. Rachel está en contra…

—Entonces, duque déjame cambiar la pregunta —la reina se incorporó—. Sin Rachel, ¿crees que el país puede funcionar con eso como rey?

Una pregunta simple que sonó como un fuerte argumento. El duque y el rey se quedaron en silencio completamente. La duquesa mientras tanto miraba hacia la nada.

—Parece que no hay objeciones… Siendo ese el caso, tendremos que suponer las demandas de Rachel incluso a riesgo de enfadarla… al menos debemos encontrar una forma de mantener su confianza hacia la familia real mientras tratamos de convencerla.

—Eres… Eso no es razonable…

El rey trató de discutir con ella, pero la reina lo interrumpió.

—Es irrazonable, pero debemos hacerlo. “Falleces en cinco años y la destrucción llegará al reino”. ¿Realmente puedes reírte ante esta hipótesis?

Al escuchar las palabras de la reina, los dos hombres se quedaron sin palabras.

—Oye, ¿nuestro objetivo no está muy lejos…? ¿Qué tal si tomamos un baño?

—No es fácil pensar… Por ahora, probablemente debería ir a comprobar.

—¡Iseria, esta posada tiene un spa de belleza para bajar de peso que simplemente debes probar!

—¡Oh, cielos! ¡Qué lindo!

En nombre de las aguas termales, los cuatro se pusieron de pie y escaparon de la realidad.


[1] El Capitolio es un edificio monumental, generalmente situado en un lugar elevado, que suele estar destinado a ser sede parlamentaria o administrativa de una nación.

[2] Una suite es un Conjunto de dos o más habitaciones de un hotel que, comunicadas entre sí, forman un alojamiento.

[3] Las cursivas solo se utilizan para demostrar que está haciendo mucho énfasis en estas palabras.

[4] Otro nombre para este juego de cartas sería: Monopolio Millonario, Presidente o Capitalismo. Tiene un montón de nombres diferentes, y bastante pocas variaciones en sus reglas.

[5] Los deméritos son acciones, cualidades o circunstancias que reducen el valor o mérito de algo.

Den
Estuve a punto de morir con los párrafos tan largos de este capítulo, y ese vocabulario... Creo que tardo más en traducir un capítulo de esta novela (de 8-10 páginas) que uno del Conde y el Hada (de 20 páginas aprox.) xd

Sharon
Dios, no puedo dejar de reir, jajajaja. Me encanta cómo la reina le puso fin a la discusión con el argumento más fuerte de todos: O hacemos lo que Rachel quiere, o el reino muere. Así de sencillo XD

| Índice |

4 thoughts on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 20: El duque solicita audiencia con el rey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *