Vida en prisión de la villana – Capítulo 7: La noble dama disfruta plenamente del gourmet

Traducido por Den

Editado por Sharon


Como Elliot dijo, no le preparó ninguna comida.

Esto era, por supuesto, su venganza por hacerlo retroceder bajo la amenaza de un arma.

Pero este no era el objetivo principal. Había decidido reducir esto a una prueba de resistencia y que, después de debilitarse por la falta de comida, ella cedería e inclinaría su cabeza.

En lugar de alimentarla, el guardia de la prisión debía comer cada día frente a su celda. Con esta estrategia, alimentarían el hambre de Rachel al hacer que los deliciosos alimentos que originalmente era para ella se los comieran en frente suyo.

No importaba cuán extraordinaria fuera Rachel, no podía vivir sin comida. Así, el miedo a no tener nada para comer le traería la victoria al Príncipe. Rápidamente se desanimaría. Por lo que Elliot mostró su confianza.

Por eso el guardia de la prisión estaba sentado en su escritorio frente a los barrotes de hierro, entusiasmado por comer lo que había traído.

—¡Aiya, para vosotros, las familias nobles, incluso el pan negro tiene un sabor diferente! ¡La textura es tan suave, casi no tiene acidez en el sabor y huele muy fresco!

El guardia estaba revisando el menú, usando una voz monótona como si fuera un periodista gourmet incompetente. Pero aún así era efectivo para la mujer dentro de la prisión donde Rachel se quejaba de su propia comida.

—Es agradable tener avena, pero como pensé no hay suficiente leche en polvo después de todo… Aunque hay pasas, así que está bien.

—¡Y esta pechuga de pollo a la plancha! Aunque se ha enfriado, el sabor está completamente adherido, um. Aiya, aiya, ¿esto no es extravagante para un prisionero?

—Si es una comida que estalla, entonces la mía ciertamente también tiene un sabor fuerte… Pero este pato asado, su carne se ha vuelto dura después de ser remojada en salsa. Bueno, supongo que este es el límite de la comida enlatada.

—¡Y es una suerte tener postre…! ¡Um, esta naranja es un poco agria, pero está buena!

—Ah, este melocotón blanco encurtido en sirope está bastante bueno. Carece de un sabor maduro y fresco, pero esta clase diferente de dulzura sigue siendo buena.

Rachel estaba comiendo unas latas que había traído con ella en su mesa plegable y una silla colocadas en su celda, y sonrió dulcemente cuando sus ojos se encontraron con el silencioso guardia de la prisión.

—Después de todo son conservas, así que el sabor no es tan bueno. Al parecer el Sr. Guardia tuvo una comida satisfactoria. Qué envidia.

—¡Jajajaja! Bueno, si tienes envidia entonces discúlpate con el príncipe lo antes posi… ¡Esperaaa!

El guardia se puso de pie de un salto, golpeándose el pie contra el escritorio y haciendo un fuerte grito cuando la bandeja de metal y los platos cayeron en el suelo de piedra. Con unos ojos ligeramente llorosos, comenzó a gritar hacia los barrotes de hierro.

—¡No digas cosas que no coinciden con tu corazón!

—Cielos, sólo quería unirme a su espíritu y compartir una conversación, ya que parecía que estaba disfrutando una deliciosa comida.

—¡Como un noble, ¿tu única habilidad es sacar de quicio a las personas?!

—Ah, ¿fue el menú del almuerzo? Entonces tendré que comenzar a pensar en hacer arreglos en torno al menú del Sr. Guardia~.

—¡Está bien! ¿Intimidaciones son lo único que salen de tu boca? ¡Intimidación necesita intimidación a cambio!

—¡Bueno, eso no es bueno! Los nobles no luchan en el mismo círculo. Pretenden pelear justa y honradamente, no se involucran directamente y hacen que otros realicen sus tácticas sucias…

—¿No es ese tu trabajo ahora?

Para esta dama que decía lo que quería, el guardia de la prisión, enfadado, la señaló con el dedo.

—¡Está bien! Tú… ¡¿crees que puedes durar tanto?!

—Oh, qué miedo.

—¡Esas conservas que trajiste eventualmente se acabarán!Después de que tengas hambre e inclines tu cabeza, ¿crees que el príncipe considerará tomar tu mano?!

Mientras seguía gritando… Los ojos del guardia de la prisión se dirigieron gradualmente a la gran pila de cajas apiladas en una esquina.

Eso… ¿Posiblemente duraría meses?

♦ ♦ ♦

Después del informe del guardia, la estrategia de exhibición de comida fue inevitablemente abandonada.

—¡Maldita sea! ¡Maldita sea! ¡Maldita seaaaaa!

El hermoso príncipe había desatado su ira, retorciendo horriblemente su rostro de una manera que nunca debería mostrar. Estaba en un sitio donde otros podrían verlo, y Sykes, el capitán de los caballeros, y George, el hijo del duque, respiraron hondo y compartieron una mirada. Unos pocos sirvientes que tuvieron la mala suerte de estar en la habitación en ese momento, también estaban tratando de eliminar su presencia pegándose cerca de la pared.

Por ahora, estaba claro que Rachel era hábil.

El príncipe Elliot siguió clavando su pie en el suelo, pero él, que era un completo incompetente, no pudo imaginar lo siguiente que deberían hacer después de todo lo que había sucedido. Generalmente se producen huelgas de hambre dentro de las prisiones, pero ahora se estaba enfrentando con el problema opuesto ya que sus tácticas fueran eludidas debido a una gran cantidad de comida almacenada.

—Rachel… En lugar de llorar de hambre, ¡la acosaremos con especies que harán la comida aún más deliciosa!

—Según el informe de los guardias de la prisión, parece que hay suficiente espacio en su menú para…

—¡¿Podemos cortar el suministro de agua?! ¡Si no puede beber agua libremente, entonces no podría hacer nada más!

—Para hacer eso, tendríamos que destruir el camino por el que pasa el suministro de agua. Y si lo hiciéramos mal, entonces la mitad del palacio real se inundaría.

—¡Maldita seaaaaaaa!

El príncipe se estaba volviendo loco desde el primer contraataque de Rachel. Su resistencia era un poco débil.

—¿Qué te gustaría hacer?

A la pregunta de Sykes, soltó una orden.

—¡Suficiente, déjala en paz a excepción de la patrulla ocasional! ¡Ese chico solo le dará algo de entretenimiento si la persigue torpemente!

El príncipe hizo un plan inusualmente bien pensado con el que George concordaba… Aunque no lo dijo en voz alta. Se acercó al hijo del duque con una vena palpitando en su frente.

—George, ¿puedes contener al duque Ferguson?

Su estupidez regresó de inmediato, y George sacudió la cabeza dentro de su corazón. Bueno, había predicho que su hermana mayor trabajaría con los nervios del príncipe al menos hasta este punto.

—En cualquier caso, no hay forma de que saquemos todos los víveres de adentro por ahora. Bueno, no importa lo que diga, me aseguraré de que el duque, mi padre, no le brinde más apoyo.

—Hmm. Rachel ha podido prepararse para esta vida solo porque su fortaleza financiera y la cantidad de recursos detrás del duque son incomparables. Una vez ella descubra que su padre se ha retirado, y su casa se ha convertido en su enemigo, seguramente se desanimará. Asegúrate de hacerlo.

—¡Sí!

Estaba más allá de la imaginación de estos dos que Rachel no había usado los recursos del duque sino que había hecho todo esto por sus propios medios.

Para empeorar las cosas, había algo más que no podían haber esperado. El hecho de que el duque y su esposa ya habían renunciado a George, el heredero de su familia.

♦ ♦ ♦

Después de eso, pasaron unos días.

Por la tarde, cuando el guardia de la prisión estaba de patrulla, Rachel hizo el movimiento inusual de llamarlo.

—Señor carcelero.

—¿Hm? ¿Qué? ¿Se ha enfriado un poco tu cabeza?

—Creo que es Su Alteza quien necesita enfriar su cabeza.

—¿Qué sucede…?

Parecía que no había tenido que soportar nada, ya que Rachel sostenía una lata de olor dulce con una cuchara dentro. Parece que estaba comiendo el postre justo ahora.

—Señor carcelero, ¿ya no comes tres comidas al día aquí?

—Ah, ese plan fue cancelado. Lejos de hacerte daño, acabé pareciendo un idiota.

—Es así.

Rachel se veía linda mientras inclinaba la cabeza hacia un lado y hacia una cara preocupada.

—Comer sola no es suficiente.

—Jo… Eres descarada, pero puedes decir cosas lindas.

—Incapaz ver el rostro lloroso del señor carcelero, no puedo sentir que gané, y la comida no sabe deliciosa.

—¡Abusona! ¡Ve a leer tu libro en silencio!

—¡Sí, así!

—¡Cállate!

| Índice |

4 thoughts on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 7: La noble dama disfruta plenamente del gourmet

  1. YAMI says:

    Es genial esta chica, no espera nada de nadie, ese estupido principe y hermano están condenados.
    Gracias por su trabajo y tiempo.
    Espero con ansia el próximo capítulo

    • Den says:

      Recuerda que puedes leer más capítulos (aun no publicados en la página) a partir de la Kovel Times nº27 . ¡Muchas gracias por leer y comentar <3!

Responder a YAMI Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *