Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 52: El mayordomo de la villana significa problemas

Traducido por Sharon

Editado por Sakuya


Lo que había más allá de la puerta era el mar.

Tiararose cubrió su boca de inmediato por miedo a ahogarse, pero no había agua. Un pez movió sus aletas mientras nadaba cerca y le hizo cosquillas en la mejilla.

—Impresionante… El mar, quiero decir, no hay agua, pero los peces están nadando.

¿Es posible que estuvieran nadando en el aire?, se preguntó. Rápidamente negó ese pensamiento.

Este es un lugar especial para la Reina Pearl.

Los peces no nadaban en el aire. Si alguna vez viste un pez nadando elegantemente en el agua, nunca podrías creer que esto fue posible.

Tiararose observó los hermosos peces mientras inspeccionaba el cuarto.

Las elegantes paredes eran iguales a la arena blanca. Tenía conchas dispersas en diferentes partes, evocando a una verdadera playa.

Había algunas lámparas de coral instaladas cada cierta distancia e iluminaban el lugar levemente.

El piso de mármol estaba cubierto por una alfombra de azul oscuro. Tenía un bordado dorado delicado, y Tiararose disfrutó simplemente de verlo.

Y, lo que había más allá…

— ¿El anillo de la Reina Hada?

Tiararose estaba mirando al fondo del cuarto.

Estaba en un pedestal en la cámara vacía. Era alto, y sobre él yacía un almohadón y el anillo.

No pasará nada si lo miro.

Lentamente se acercó hasta alcanzar el pedestal. El brillante anillo era hermoso, las palabras simplemente no podían expresar cuánto.

Era platino, con un borde celeste y una perla en el. Cuando miró más de cerca, vio que desprendía cierto aire. Podía sentir que era especial e importante.

—Así que este es el anillo…

Tiararose sintió que era digno de la Reina Hada.

Se sintió celosa de la heroína que pudo apropiarse de él, Aishira. Sentía que era tan hermoso que podría mirarlo por horas. Por supuesto, si lo hiciera Aquasteed sabría que dejó el castillo.

—Me pregunto qué sucederá si me lo pongo.

—Cielos, es la primera vez que la persona preciada por la Reina Pearl vino aquí.

— ¿Viniste aquí sin saber el efecto del anillo?

— ¿Qué…?

Tiararose tembló por la sorpresa de la inesperada voz.

Después de todo, no debería haber nadie más que ella.

Rápidamente miró sus alrededores, pero no se encontró con nadie. Comenzó a sudar mientras se preguntaba dónde podrían estar… Y entonces se dio cuenta. Excepto ella, los únicos otros seres en el cuarto eran los peces.

¿Ellos son los que están hablando?

Las hadas existen, así que peces voladores que hablaban… No sería tan extraño. Seguramente.

—Mi nombre es Tiararose Lapis Marineforest.

Ella dio un paso adelante y se inclinó ante los dos peces.

— ¡Marineforest! Ah, ¿te refieres al rey de este país?

—Tiene la bendición de la Reina Pearl, así que no puede ser cualquiera.

— ¡N-No! ¡No soy el rey!

Tiararose sacudió la cabeza violentamente ante el increíble malentendido. Era tan ridículo decir que ella era el rey. Les dijo que era la princesa, y los peces asintieron satisfechos.

—No tenemos mucha información nueva —dijeron mientras aleteaban las aletas.

—Nunca dejamos este lugar, así que no escuchamos nada. No sabemos qué sucedió los últimos cientos de años.

—Es así…

El pez dijo que sólo sabían del viejo Marineforest, así que le preguntaron sobre el presente.

—Desafortunadamente, no sé mucho sobre el antiguo Marineforest. Sin embargo, puedo decir con orgullo que ahora es el país más hermoso. Las personas son amables y es muy pacífico.

—Oh, ya veo, ya veo. Eso es bueno.

—Me hace feliz saber que es hermoso.

Los peces nadaban felices por un momento antes de dedicarle una mirada sospechosa.

— ¿Entonces por qué viniste aquí?

— ¿Qué?

—Este es el cuarto donde yace el anillo de la Reina Pearl. Tiararose, ¿por qué viniste a tomar el anillo? —le preguntaron con gravedad.

— ¡…!

Difícilmente podía decirles que sólo tenía curiosidad por el escenario oculto y se pasó a dar una mirada. Por supuesto que no podía decirles.

Tiararose sonrió con una expresión preocupada.

—Ah, ya sé.

— ¿Qué?

—Quiere matar al actual rey y tomar el reino para ella.

—Oh, ya veo.

— ¡No, eso está mal!

Ella nunca pensaría en algo como eso. No tenía interés en el trono. Tiararose les explicó que quería saber más sobre el reino, y por eso fue allí.

—Trataron a una chica como yo que viene de otro país con amabilidad. Nunca pensaría en hacer algo como eso…

En su lugar quería apoyara a Aquasteed, el futuro rey.

—Oh, bueno, eso es aburrido.

—Tiene un alma tan interesante, esperaba más de ella.

Los peces se rieron entre sí, y Tiararose suspiró.

Sentía que prefería morir antes que matar a alguien más, aunque si ella hubiera sido la villana que se supone que sería, las cosas habrían resultado diferentes.

¡Pero no actuaré como una villana!

— ¿Alma interesante?

—Es diferente a la de humanos normales. Tiene algo mezclado.

—…

Tiararose pensó que debía ser por los recuerdos de su vida pasada. No había nada más aparte de eso que fuera extraño en ella. Y no era buena en pensar las cosas con demasiada profundidad.

[Sakuya: Se nota…]

Pero más que eso, sentía que prefería cavar su propia tumba antes que investigar demasiado.

—Pareces saberlo. Que eres especial.

—Un poco, quizás…

—Pero no lo dirás, supongo.

Tiararose les ofreció una sonrisa en lugar de responder.

— ¿Tiararose Lapis Marineforest, era?

—Sí.

—Deberías tomar el anillo contigo.

El pez tocó la perla con su aleta. Los ojos de Tiararose se abrieron por la sorpresa. Ni siquiera en sus sueños había imaginado que podría llevárselo. Ella no era la heroína.

Se quedó tiesa y miró al misterioso anillo con la perla.

Era pequeño, lo más probable para el dedo meñique. Muy adecuado para Pearl, que era una mujer.

¿Qué debería hacer?

Por supuesto que tenía curiosidad. Sin embargo, sentía que, como la villana, no debería tenerlo. Al mismo tiempo, también sentía que debería tomarlo ya que tenía permiso.

Después de todo, Tiararose amaba este juego otome. No necesitaba más razones que esa.

Los peces miraron a Tiararose, que estaba indecisa y dijeron:

—Como la niña amada por la Reina Pearl, tienes el derecho a tomarlo.

— ¿Tengo el derecho…?

¿Aunque fuera la villana?

Pero también era cierto que adquirió el derecho en el momento en que la bendijeron. En ese caso, quizás realmente no hubiera problema con que tomara el anillo.

—El anillo de la Reina Pearl…

Sharon
Mi precioso~

Tiararose se decidió y lentamente extendió la mano.

Cuando tocó el accesorio, sintió un escalofrío recorrerla. Era como si la sangre en sus venas se calentara de repente, y se abrazó con fuerza.

—…Haah… Haa…

Ni siquiera me lo puse y ya tiene tanto poder…

Tiararose tembló. Le recordaron una vez más el poder de los reyes y reinas.

Tomó el anillo con sus manos y lentamente se lo puso en el meñique izquierdo.

Un calor se extendió desde ahí y recorrió cada parte de su cuerpo. Era como si el anillo estuviera recreando su cuerpo.

—Hmm, se está convirtiendo en parte de ti.

— ¿…?

—Sí… Debería tomar un día para que termine, creo.

—Sí, también lo pienso. No debes sacarte el anillo hasta que ese día pase.

Tiararose se sintió algo frenética y se preguntó por qué no le habían dicho algo tan importante antes. Bueno, ahora tendría que dejárselo puesto.

Cuando estaba por responder, escuchó un gran golpe en la puerta por la que entró.

— ¡Tiara!

— ¡¿Huh?! ¡A-A-A-A-Aqua! ¡¿Por qué estás aquí?!

—Esa debería ser mi pregunta.

Aquasteed estaba sin aliento cuando se paró frente a ella.

Había llegado después de hablar con Elliot, y como sólo podían entrar aquellos benditos por la Reina Hada del Mar, entró por consejo de su asistente.

—… ¿Qué es este lugar? Y Tiara, ¿qué es ese anillo?

¡Oh!

Aquasteed estaba sonriendo, pero Tiararose sudó frío. Había usado el pasaje secreto para llegar allí, así que ¿cómo supo dónde se encontraba?

Extendió su mano izquierda y explicó que era el anillo de la Reina Hada.

—Ohhh, así que tú eres el siguiente rey.

— ¿Un pez…?

—Este es el lugar donde sólo los niños benditos por la Reina Pearl pueden entrar. Pero es bastante sorprendente que dos personas recibieran su bendición.

Los peces se rieron fuertemente mientras nadaban alrededor de Aquasteed.

—El anillo que Tiararose tiene era de la Reina Pearl. Cuida muy bien de él a partir de ahora.

—No hay nada más que podamos decir. Deberían irse, niños benditos.

— ¡M-Muchas gracias…!

Un viento comenzó a soplar como si les dijera que se fueran rápidamente. Las aletas de los peces se ondearon y la puerta se cerró detrás de ellos.

Tiararose se inclinó. Estaba agradecida de haber podido llegar a ese lugar.

♦ ♦ ♦

En el camino de ida, había estado llena de alegría mientras se acercaba al escenario oculto, pero al regresar tenía miedo y no sabía qué hacer.

Aquasteed sonreía, caminando a su lado. Sonreía, pero era obvio que estaba de mal humor. Y ella no sabía cómo arreglarlo.

Había hecho una promesa, y la rompió al escaparse del castillo con Levy.

Después de un largo silencio, fue Aquasteed quien habló primero.

—Tiara, ¿sabías que el anillo de la Reina Hada estaría aquí?

—…

El silencio era afirmativo.

¿Pero cómo… podía alguien de un país vecino saber algo que la familia real no? Era la princesa ahora, sin embargo, seguía siendo inimaginable.

Tiararose sentía que sería difícil mantener la verdad oculta.

—…La Señorita Akari me dijo.

— ¿La Señorita Akari? ¿Cómo sabía-? Ah, ¿quizás con el poder de la Oración Sagrada?

—…

Aquasteed llegó convenientemente a su propia conclusión, así que Tiararose siguió sonriendo sin detenerse.

El poder de la Oración Sagrada de la heroína era enorme, y prometía paz y prosperidad sólo por existir.

—Es verdad que tú y la Señorita Akari son cercanas, pero me hubiera gustado que me lo hubieras contado también.

—Lo lamento Príncipe Aqua… Lo haré la próxima vez.

—Por favor. Casi tuve un ataque al corazón.

Tiró de sus hombros y la abrazó.

Había estado muy preocupado; sus manos la recorrieron para verificar que no estuviera herida. Su cabello, mejillas, hombros y espalda. Enterró su nariz en su cuello y rio.

—Tiara, hueles como el mar. Es extraño —dijo y la besó gentilmente.

—Mm… Príncipe Aqua, tú también. Este lugar está lleno con el poder de la Reina Pearl.

—Eso es verdad. No sabía que un lugar así existía. Ahora, allí está la salida. Tenemos mucho que discutir cuando regresemos al castillo. Prepárate, no habrá tiempo para dormir esta noche.

—…Sí.

La dulce atmósfera que había hace tres segundos desapareció. Tiararose sólo pudo asentir ante el humor de Aquasteed que pareció oscurecerse de nuevo.

De cualquier forma, ¿qué le sucedió a Levy?

Dijo que esperaría en la entrada, pero lo más probable es que no apareciera con Aquasteed ahí. Era posible que lo descubrieran, pero ella no pensaba que el mayordomo fuera tan torpe.

—Elliot está esperando en la entrada.

—Sí —dijo Aquasteed y señaló a la salida. —Deberíamos apresurarnos.

Tiararose asintió con una sonrisa. Se sentía mal por Levy, pero regresaría a casa por ahora.

—Me gustaría beber algo del té de Philliane.

—Sí, podemos relajarnos y… ¡¿?!

Aquasteed dirigía a Tiararose de la mano por la salida. Se encontraron con Elliot colapsado en el suelo. Aquasteed se movió de inmediato frente a Tiara para cubrirla mientras miraba los alrededores para descubrir lo sucedido.

Sharon
¡¡¡Con Elliot no te metas!!!

Pero no había nadie más. El sol comenzaba a ocultarse, y estaba algo oscuro. Podía ver bien en la oscuridad, pero decidió que no sería lo más sensato permanecer allí por más tiempo.

— ¡Príncipe Aqua!

—Está bien. Permanece detrás mío, Tiara…

Al siguiente instante, un fuerte golpe bajó sobre Aquasteed. Él tomó su espada rápidamente y lo bloqueó de inmediato. Su mano se entumeció por el impacto, pero no tenía tiempo para preocuparse por ello.

—Te mueves más rápido de lo que esperaba.

— ¡¿Levy?!

Levy fue empujado por la fuerza del ataque, pero aterrizó en sus pies tranquilamente. El hombre que vestía un traje de mayordomo inmaculado se paró frente a ellos con una sonrisa.

Aquasteed le miró mal y desenvainó la espada. Calmó su respiración y miró al arma de su oponente. Sin embargo, no encontró nada.

¿Fue magia?

Ese no parecía ser el caso. Aquasteed asumió que se trataba de alguna clase de truco.

—Lo tomaré de ti.

—Quieres- ¡¿Tiara?!

No permitiría eso.

Aquasteed patió algo de tierra y avanzó hacia Levy en un destello. Si su oponente no llevaba un arma, entonces lo mejor sería pelear de cerca.

Ondeó su espada, pero Levy la evitó fácilmente.

Es rápido. 

Era posible seguirlo con los ojos, sin embargo, Aquasteed sabía que no era una velocidad que pudiera igualar. En cualquier caso, debía detenerlo con magia. Y cuando estaba por usarla… Un afilado cuchillo se acercó volando.

— ¡¿Qu-?!

—No es como si no me gustara el combate cercano —dijo Levy sin dejar de arrojar cuchillos.

— ¿De dónde salieron esas armas…? —Aquasteed frunció el ceño mientras las bloqueaba con su espada.

¿Cómo podía haber tantos cuchillos ocultos en un uniforme de mayordomo? El príncipe comenzó a sudar mientras golpeaba las armas desesperadamente.

No me subestimes, pensó Aquasteed mientras liberaba su magia. No le preocupaba que fuera una batalla de un lado a la defensiva.

La expresión de Levy se volvió ligeramente preocupada.

—…Vamos a ver cómo manejas esto.

—Supongo que no eres uno de esos príncipes que les deja todo a sus guardias —dijo Levy irritado.

Sacó otro cuchillo de su manga y lo lanzó hacia Aquasteed. Él odiaba que sus suministros parecieran interminables, pero no podía hacer nada más que evitarlos hasta que no tuviera más.

Golpeó los cuchillos en el aire y se concentró en usar ataques mágicos poderosos.

Por eso no lo notó.

Que Levy se estaba acercando mientras hacía malabares con sus armas.

Y cuando se dio cuenta, era demasiado tarde. Un poderoso golpe se enterró en su estómago, y Aquasteed cayó a sus rodillas.

—Bueno, entonces…

— ¡!

Levy se giró para mirar a Tiararose, y sus ojos se desviaron a su mano izquierda.

Estaba detrás del anillo de la Reina Hada.

— ¡Ahhh!

— ¡Tiara!

La voz de Aquasteed hizo eco en la playa.

— ¡Detente Levy! ¡¿Por qué estás haciendo esto?!

—Porque quiero salvar a Olivia.

—… ¿Qué?

Ella miró a Levy, sorprendida por su respuesta.

¿La villana de la secuela está involucrada en algún problema?

Nunca había visto a Olivia en persona, pero era una villana como Tiararose. Era inevitable que estuviera interesada.

—Pero, en ese caso… ¿Por qué no me lo pides? Quizás hay algo que pueda hacer para ayudarla.

Tiararose le habló con calma, pero sus ojos la miraron con frialdad.

—Pretendo ayudarla de la forma más rápida.

“No tengo tiempo de confabularme contigo”, pareció decir.

Con una velocidad que sus ojos no pudieron seguir, Levy tomó el anillo. Sin embargo, su expresión no cambió en ningún momento.

— ¿Por qué…?

Miró a Tiararose una vez y se alejó.


Sharon
A pesar de todo por alguna razón no puedo estar enojada con Levy… Aunque culpo al 100% a Tiararose.

| Índice |

11 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 52: El mayordomo de la villana significa problemas

  1. Ruki V01 says:

    El anillo mágico y 2 bendiciones y sigue siendo inútil.
    Hacé algo más allá de ser protegida mamita! Me hace sentir pena por el príncipe Aqua.

    • Shisai says:

      Te faltó leer uno más (el 53 de subió el 16 a las 15 hs horario argentina) y luego puedes revisar el indice de capítulos para revisar fecha de proximo cap, siempre subimos en la fecha que lo indica a las 15 hs argentina de ese dia

  2. Zayra says:

    Pienso lo mismo!!! Me desespero ver que no hiciera una barrera para proteger a su príncipe y todavía tiene el descaro de dejar qué le roben el preciado anillo de la reina. Me recuerda a Bararina-sama.

  3. Bri says:

    Creo k este volumen ponen a tiara con una personalidad parecida a akari. Pero ahora ya no es una pelea entre personajes sino de jugadores de otome. Gracias por el capítulo.

  4. Missuny says:

    Ya me enojó la actitud de tiara ಠ︵ಠ creo que lo va a arruinar y luego el príncipe se va a quedar con aishira después de todo >:T creo que en parte se lo merece

    • Sharon says:

      Hola por ahí~ No creo que se separen, porque Aqua es maravilloso y la ama realmente. Pero Tiara me está exasperando un poco con su actitud… Gracias por leer con nosotros, espero que lo estés disfrutando~

    • Sharon says:

      Siento que el autor se quedó un poco corto en esta parte, ¿verdad? La actitud de Tiara deja mucho que desear, pero aparte parece diferente a la de antes. Veremos a dónde nos lleva con esto. Gracias por leer, y espero seguir viéndote por acá~

  5. nura says:

    no mames esperar para ver como la caga nooo bueno esperar que hace ahora que no tiene el anillo
    puede poner una barrera para salvar niños pero no una para bloquear a levy e.e

    • Sharon says:

      La verdadera pregunta sería si realmente quería bloquear a Levy~ Ok, no XD Espero que sigas disfrutando de la novela con nosotros, gracias por leer~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *