Viviré con humildad y confianza – Capítulo 66

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


Tsuruhana-san se ha vuelto más y más audaz cada día.

Parece que ya ni siquiera me pone en su mira.

Ella y sus amigas siempre arman un gran alboroto para llamar la atención de Kaburagi. Molesto hasta el extremo. ¿Cómo puede Kaburagi tener algún interés en ella por algo así?

Y, la insatisfacción de mi grupo no ha hecho más que crecer.

En varias ocasiones, las voluntariosas Serika-chan y Kikuno-chan han llevado a mi grupo a chocar con ellos.

Y, aparentemente, cada vez, se burlaban de ellas “Woww~ Estos dos zapatos son tan espantosos” lo que las enfurecía más.

— ¡No puedo soportar esto por más tiempo! ¡Siguen haciendo más ruido y no reflexionan sobre cómo molestan a Kaburagi-sama en absoluto! ¡Reika-sama, por favor dígales algo a ellas también!

— ¡Sí! ¡Ni siquiera Tsuruhana-san debería ser capaz de enfrentarse a usted, Reika-sama!

Whoa whoa, no tengo ese tipo de poder, ¿vale? Tsuruhana-san me mira con desprecio.

Después de todo, estoy bastante segura de que cuando fuimos a esa excursión y me vio luchando por escalar la montaña, decidió que no tenía nada que temer.

Realmente luché ese día. Cuando estaba a mitad de camino de la montaña, ella y sus amigas ya habían hecho un escándalo por Enjou y Kaburagi en la cima.

Al final, Kaburagi se quebró y gritó “¡Cállate!”. Y mientras todo esto sucedía, se me pegaba la etiqueta de “totalmente inútil”.

Esto es malo…

¿No hay alguna manera de arreglar las cosas pacíficamente?

Unos días más tarde, durante un descanso, alguien entró en nuestra clase para gritar.

Era el nuevo presidente del Consejo Estudiantil.

— ¡Oye, Tsuruhana! ¡Deja de irrumpir en las clases de los demás! ¡Estás causando problemas a los estudiantes de aquí!

— ¿Hahh? ¿Quién te crees que eres, Externo?

—No quiero que me lo digan cerebros de aspiradora como tú. Haz lo que te digo y vuelve. Y, además, no creas que no puedo ver esos piercings a través de tu cabello. Van en contra de las normas de la escuela. Quítatelos.

— ¡¿Qué has dicho?!

Aunque un grupo de chicas empezaron a mirarlo, no mostró signos de ceder.

—No me hagas repetirlo. Saca tus piercings, y sal de esta clase. Hemos recibido un aluvión de quejas sobre ti.

Tal vez le presionaron porque él era una cabeza entera más alto que ellos, pero se arremolinaron y luego se fueron.

Se sintió como si toda la habitación diera un suspiro de alivio.

Mis compañeros de clase empezaron a mirar al presidente con una mirada de respeto.

Sí, como se esperaba de ti, Stuco Pres de pelo plateado.

Mientras lo aplaudía en mi mente, Pelo Plateado se volvió hacia mí.

—Y haz tu trabajo como representante de clase correctamente.

Me regañaron.

Uu, lo siento.

Habiendo dicho todo lo que necesitaba, el presidente del Consejo Estudiantil también se fue.

—Este nuevo presidente del Consejo Estudiantil puede ser un poco genial.

—Sí, es tan varonil. ¡Ah! Pero fue tan grosero con Reika-sama. Qué imperdonable.

—No, no me importó en absoluto.

Las chicas que estaban aturdidas de repente siguieron sus comentarios para apaciguarme.

Realmente no me importa. En cambio, estoy agradecida por su rescate. Sip sip, realmente fuiste un tipo justo, ¿no es así, Pelo Plateado?

Pero, wow, buen trabajo viendo esos pequeños piercings debajo del pelo. ¿O fue que alguien delató?

—Según recuerdo, fue este presidente del Consejo Estudiantil el que se enfrentó al Emperador en la batalla de caballería del año pasado, ¿no es así?

—En realidad, yo también pensé que era genial…

—Eh-, en realidad, yo también…

¿Oh ho~? Parece que ya tiene varias admiradoras. Y es más accesible que el inalcanzable dúo Kaburagi y Enjou.

— ¿Cómo se llamaba?

—Mizusaki-kun. Mizusaki Arima-kun.

Respondí con fluidez.

Todos me miraron sorprendidos, pero por supuesto que lo conozco.

¡Porque siempre he simpatizado en secreto con él!

En cuanto al porqué, es porque estaba en Kimidol, y como rival de amor del Emperador que perdió al final, para mí, ¡es un compañero de acecho!

¿Arima (tiene un caballo) es un Atema (caballo de acecho)? Pfftpfftpfft, qué tontería.

Pero, aunque los dos somos caballos de acecho, su posición era decisivamente diferente a la de Kisshouin Reika. Nunca hizo nada sucio como Reika, y luchó contra el Emperador de frente hasta el final. Debido a eso, incluso formó una amistad entre hombres con el Emperador.

Después de pasar todo ese tiempo expresando su amor por ella, ¿al final le arrebatan su heroína? ¡Un verdadero caballo al acecho! ¡Si yo soy el malvado caballo acechador, entonces tú eres el buen caballo acechador! ¡Somos camaradas acosadores!

Tenías el pelo plateado en el manga, así que es un poco raro que tu pelo sea negro, pero creo que también te ves muy bien así, Compañero Caballo Acechador.

Y bueno, para empezar, a nadie en Japón, o mejor dicho, a nadie en la tierra le crece el pelo plateado. Creo que te verías bien si te tiñeras de plata también, pero definitivamente no lo harías, ¿verdad?

Sabes, fue genial ver la portada del manga con el Emperador de pelo negro y el presidente de pelo plateado flanqueando a la heroína.

Pero, de todos modos, soy tu aliada, compañero Caballo Acechador. Te cuidaré, así que, siéntete libre de ir directamente a la autopista de tu caballo acechador.

— ¿Reika-sama? ¿Pasa algo?

—No, nada de eso.

Todo el mundo me miraba con expresiones extrañas. No es bueno, no es bueno.

Sonreí y fingí que no había pasado nada.

♦ ♦ ♦

La advertencia del compañero Caballo al acecho no sirvió de nada porque Tsuruhana-san y compañía se estaban dando el gusto de apreciar a Kaburagi como de costumbre.

Y su hostilidad hacia nosotros se hizo más y más obvia.

Recientemente, Tsuruhana-san finalmente me golpeó a propósito.

—Vaya, lo siento mucho, Kisshouin-san. ¿Estás bien?

—…Sí.

—No eres muy atlética y eres lenta también, así que realmente necesitas cuidarte más.

TWITCH.

Tsuruhana-san y unas cuantas chicas se reían, pero las otras chicas se dieron cuenta de que las cosas estaban mal e intercambiaron una mirada.

— ¡Hey! ¿Qué crees que le estás haciendo a Reika-sama?

—Fue un accidente, dije. Eres tan molesta.

— ¡¿Qué has dicho?!

Mierda, se está convirtiendo en un problema. Las detuve en un momento de pánico.

Parece que Serika-chan y las otras están cerca de su límite. Supongo que no puedo aguantar por mucho más tiempo…

♦ ♦ ♦

Hoy fui a mi salón de belleza favorito.

Uf, por fin puedo relajarme. A las órdenes de mi madre, tuve lo de siempre. Tratamiento para mi cabello, y un recorte para las puntas también.

Disfruté elegantemente del té de hierbas que trajeron.

—Ah-, esto es…

La estilista estaba jugando con mi pelo cuando sus ojos se abrieron.

¿HMn? ¿Qué es lo que pasa?

—Reika-sama, tienes el pelo blanco aquí atrás.

¡¡EEEEEEHHHHHHHHHHHHHHH!!

— ¿¡Ca-cabello blanco!?

—Sí. Es el medio, así que no se nota mucho. ¿Ves?

Sentí como si mi corazón se detuviera por el shock.

En el espejo opuesto, ciertamente había algo de pelo blanco en la parte posterior de mi cabeza.

Hablando de eso, últimamente la parte de atrás de mi cabeza se ha sentido un poco rara. Pensé que tal vez un espíritu me estaba poseyendo, pero era yo la que tenía el pelo blanco…

Es el estrés. Me crecieron pelos blancos por el estrés. ¿No le pasó también a la Reina del Rococó?

Una doncella en su tercer año de secundaria con pelo blanco…

—Está bien, Reika-sama. Volverá a la normalidad en poco tiempo. No sería bueno quitarlo, así que lo cortaré en la base. Y también te daremos un spa para la cabeza. No es muy bueno estar demasiado tensa.

—…Por favor.

Caminé inestablemente hacia el puesto de champú.

Ya he terminado. A este paso, toda mi cabeza se volverá blanca.

Cambiar el presidente de pelo plateado por la reina de pelo blanco…

Me decidí y tomé mi decisión.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *